1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Editorial

Victoria de Feijóo, éxito del BNG y hundimiento de la izquierda suicida

La victoria de Rueda es también la del líder popular sobre Ayuso y el PP más radicalizado, pues no solo conserva la mayoría absoluta, sino que mantiene en la irrelevancia a Vox

19/02/2024

<p>Alfonso Rueda y Alberto Núñez Feijóo, durante el acto de cierre de campaña, el 16 de febrero. / <strong>PP</strong></p>

Alfonso Rueda y Alberto Núñez Feijóo, durante el acto de cierre de campaña, el 16 de febrero. / PP

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

La lectura fácil y no por ello menos pertinente de las elecciones gallegas del 18 de febrero es que el PP tiene un fuerte arraigo social, que las distintas izquierdas constituyen un sistema de vasos comunicantes y que en pocas partes como en Galicia se da lo que se conoce como el voto dual: se opta por según qué partidos dependiendo de qué elecciones se trate. Pero, además de lo evidente, hay otras lecturas que conviene hacer. 

La primera es que las organizaciones territoriales, es decir los viejos partidos, siguen siendo muy importantes a la hora de afrontar unas elecciones. Las dos fuerzas ganadoras, el PP y el BNG, tienen una presencia sobre el terreno de la que carecen los demás. El PP la mantiene en toda la geografía. Eso le ayuda a adaptarse a cada circunstancia específica, y a mitigar errores puntuales. La campaña de los conservadores empezó a peligrar cuando esgrimió como argumento la amnistía y Puigdemont, asuntos que no le interesaban a gran parte de su electorado. Pero en Galicia permanece viva aquella idea de Manuel Fraga de “la mayoría natural”. El PP gallego nunca ha necesitado de otra fuerza de derecha. Ni siquiera ahora, cuando, por primera vez, ha entrado otra en la cámara gallega, Democracia Ourensana. La segunda enseñanza es que hacer una campaña autolesiva, con apoyos tan dudosos como el de Isabel Díaz Ayuso menospreciando la conexión ferroviaria Vigo-Lisboa en detrimento de la Madrid-Lisboa en el mitin de… Vigo, no implica necesariamente ser arrojado a las tinieblas exteriores si estás arropado amorosamente por el universo mediático, tanto público como concertado.

Salvando a Rueda de una posible derrota, el soldado Feijóo se ha salvado a sí mismo

En clave nacional, la victoria de Rueda es también la de Feijóo sobre Ayuso y el PP más radicalizado, pues no solo conserva la mayoría absoluta, sino que mantiene en la irrelevancia a Vox, pese a la confesión espontánea de que él también negoció la amnistía con Puigdemont. Salvando a Rueda de una posible derrota, el soldado Feijóo se ha salvado a sí mismo. 

El BNG, aunque no tiene la extensión territorial del PP, posee sólidos vínculos con el sindicalismo y el tejido asociativo y cultural. Ha tenido que hacer un esfuerzo de adaptación poniendo de relieve las reivindicaciones sociales y el feminismo, más allá de las convicciones identitarias que se le suponen. Su resultado demuestra que la unidad real es un activo electoral. Los nacionalistas la ejemplificaron no solamente con el abrazo efusivo a los antiguos socios de Yolanda Díaz, sino también a antiguos dirigentes que hasta hace poco, en el viejo estilo izquierdista, eran execrados. El éxito del BNG se puede calificar de estructural, más allá de estos comicios concretos, gracias también a dos aspectos que no suelen considerarse importantes en las opciones de izquierdas: no bastan las siglas, el candidato o candidata es decisivo, y la campaña no puede consistir solamente en una exposición de motivos o ideologemas. Así ha logrado no sólo resistir, sino obtener el mayor avance de todas las candidaturas, seis escaños, pese a haber sido comparado por tierra, mar y aire con Bildu, ETA y tutti quanti

La debacle de Sumar y Podemos no se debe únicamente a la gran bronca retransmitida en directo

La presencia territorial del gran derrotado del 18F, el PSdeG, está únicamente enfocada a la dimensión municipal, donde no le ha ido tradicionalmente nada mal, y le sigue yendo bien. En las generales, todo se supedita al candidato a la Moncloa, pero en la dimensión autonómica nunca ha sido un partido unido, sino una confederación de intereses locales o provinciales. En las pasadas convocatorias, los buenos o malos resultados de las listas socialistas dependían de si el candidato tenía apoyos en esta o aquella provincia. Bien es cierto que, en esta ocasión, el candidato tuvo solamente tres meses para darse a conocer, o más exactamente, para hacer recordar que había sido el secretario general de los socialistas gallegos hacía siete años. Así, Besteiro no pudo ganar ni siquiera en Vigo, la ciudad donde reina Abel Caballero: el BNG fue la fuerza más votada.

Las izquierdas rupturistas llegaron a tener una considerable extensión en Galicia, pero la carencia de cemento organizativo y la enorme diversidad de los materiales impidieron construir nada duradero. La debacle de Sumar y Podemos no se debe únicamente a la gran bronca retransmitida en directo: en las elecciones generales pasadas, Sumar (con Podemos) obtuvo dos escaños en Galicia, pero en las autonómicas de 2020, todavía unidos, ya habían pasado de liderar la oposición a Feijóo a desaparecer del Parlamento, después de toda una legislatura de desavenencias públicas. Aunque la unidad no se demuestra sólo en el nombre de la candidatura, el hundimiento debería servir como aviso del pésimo futuro que espera a las fuerzas lideradas por Yolanda Díaz e Ione Belarra. 

El BNG ha regresado. Pero para poder ser alternativa de gobierno necesita socios que le ayuden a compensar esos 16 puntos de diferencia 

Otra posible lección para las fuerzas progresistas estatales es que, del mismo modo que los incendios forestales se combaten en invierno, limpiando el monte, las elecciones se preparan cuatro años antes, y nunca en función de otros intereses que no sean los del electorado concreto llamado a las urnas. Quizá sea necesario esbozar líneas genéricas en las convocatorias autonómicas que se celebran con las municipales, pero hacerlo en una tan específica como las de Galicia es un suicidio. 

Parecería que el BNG ha regresado para quedarse como líder de la oposición. Para poder ser alternativa de gobierno, necesita penetrar en el electorado galleguista del PP (lo que, en cierta forma, ha conseguido el pasado domingo), pero sobre todo, socios que le ayuden a compensar esos 16 puntos de diferencia que todavía le separan del PP. El PSOE de Pedro Sánchez, que pierde un tercio de sus diputados, debería tomar conciencia de que a veces es mejor renunciar a encabezar el gobierno que no participar en él.

La lectura fácil y no por ello menos pertinente de las elecciones gallegas del 18 de febrero es que el PP tiene un fuerte arraigo social, que las distintas izquierdas constituyen un sistema de vasos comunicantes y que en pocas partes como en Galicia se da lo que se conoce como el voto dual: se opta por según qué...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

6 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. pipe49

    Buenas tardes. Tengo que discrepar con el enfoque de parte del artículo y que se recoge en su titular: "... la izquierda suicida". Primero porque se mete en el mismo saco a churras y merinas y habría que afinar cuando se habla de LA izquierda. Pero, sobre todo, quiero mostrar mi desacuerdo con denominar lo que le pasado a Podemos como un suicidio. A Podemos le HAN SUICIDADO. Saludos

    Hace 2 meses 3 días

  2. carlos3

    Creo que hay factores que no se tienen en cuenta, sobre todo para conseguir un proyecto ganador. Cuando empezó la debacle de la Marea, yo estaba en una asamblea en la que un dirigente se lamentaba de que hubiese desaparecido la efervescencia en las redes y el boca a boca, pero no se había dado cuenta de que la cúpula se había encerrado en un búnquer impenetrable para las bases; los grupos de trabajo, en teoría de reunión semanal, no se convocaban jamás. No había un correo electrónico o un teléfono de contacto para sugerencias u observaciones, etc. Quienes estábamos en la base dejamos de considerarnos parte, con el resultado que conocemos, fomentado por las luchas de intereses personales arriba. El candidato del PSdG puede haber sido el mejor desde hace mucho tiempo, pero creo que sus problemas con la justicia, y la mala imagen de la institución que lo dejó limpio de culpa, le han hecho perder puntos. Si añadimos el desastre que transciende del funcionamiento interno del Partido Socialista, en mi opinión, se ve que necesita resolver problemas graves para tener apoyo social. Respecto del BNG, creo que Ana Pontón ha sido una magnífica candidata, pero su organización política también necesita mejorar mucho: carece de democracia interna, por lo que no hay debate ni autocrítica, y, aparte de ella, creo que carece de otras figuras que atraigan voto. Algunas, como el representante en el Congreso, en mi opinión, generan mucho rechazo, que, también según mi criterio y lo que percibo, se traduce en un boto antiBNG que se expresa en el PP. En Galicia creo que la mayoría nos hemos hartado del PP hace tiempo, pero no vemos tan claro que la izquierda, aparte de su discurso, vaya a mejorar las cosas, y sí vemos que cuenta con demasiados elementos parasitarios en su seno, que van a mantener el sistema de hacer política del PP, como ya sucedió en los dos gobiernos progresistas que tuvimos. Por cierto: ambos concluidos con un conselleiro premiado en la lotería.

    Hace 2 meses 3 días

  3. Fernando

    Por estas fechas se cumplen ya más de veinte años de la guerra en Irak y su extensión contra Siria y Libia; más de quince de la crisis financiera; diez años de los ataques a Yemen; cuatro años del Covid; dos años del comienzo de la guerra en Ucrania y de la encarcelación del periodistaa Pablo González en Polonia (o diez años desde el Maidan); un año del acoso e intento de demolición por la "Ley del solo si es si" y de la "realidad inventada" sobre las ocupaciones; cuatro meses de genocidio en Gaza. Y desde 2015 seguimos con la "Ley Mordaza": https://ctxt.es/es/20220201/Firmas/38745/derechos-fundamentales-ley-mordaza-policia-jueces-libertades-reforma.htm

    Hace 2 meses 3 días

  4. florcurrasrua

    Para muchos electores de izquierda, cualquiera de los 4 candidatos sería "votable". Pero tienes que escoger uno. Besteiro es probablemente el mejor candidato que ha tenido el PSOE en Galicia en mucho tiempo. La onda fue optimizar el voto en Pontón y le tocó perder. Debería continuar y convencer. A esos que leen los resultados como duelo Feijóo/ Sánchez les digo que no tienen ni idea de lo qué es Galicia. Y los surrealistas de "debacle por amnistía" no se enteran de nada y cobran por ir a tertulias. Patéticos.

    Hace 2 meses 3 días

  5. ecac

    Enésima cagada de los "Patéticos Sátrapas Opacos Estigmas", denigrando a "Izquierda Socialista" y arrastrando el "Agonía"-Ogro Goliat, a las demás Izquierdas: "Unida Podemos Sumar".- FERRAZ 170 cada vez con menos Espinas y Pétalos LA ROSA ROJA, tras los reiterados batacazos en la elecciones generales y autonómicas próximas pasadas, de todos conocidas y sabidas, en plena segunda década del siglo XXI, tiempos democráticos irreales.- Cómo las operetas tragicómicas Constituciones Exprés pppsoe.com.es Partido Anti-Socialismo-Oscuro y anti-Obreros-currantes-Españoles", siempre en fuera de la jugadas o en orsay: "Liga Progresista en la Izquierdas Globalizadoras y Plurales".-ESPAGNISTÁN.-La Piel de Toro.-Es menester ver ¿Hasta Cuando Habrá Que Aguantar Los Usos y Abusos del PODER reyezuelos políticos, metidos con calzador franquista y fascista, tras el Traspaso de Poderes Desde El Pardo hasta su trueque-cambalache en La Zarzuela.-Ferraz 170.-Génova 13.

    Hace 2 meses 3 días

  6. florcurrasrua

    La "izquierda suicida" nunca existió. Juntos tampoco habrían conseguido demasiado. Las ciudades ofrecen variedad, nunca suficiente. La máquina electoral del PP es demoledora. Aparte de la compra de medios y bombardeo continuo de sus caras y consignas, no dejan metro del territorio por cubrir. Reparten sus papeletas casa por casa, y llevan a los vecinos en coche a los colegios. No sólo las monjas, también alcaldes o afiliados se vuelcan como cara amable y solícita. Quién no iba a ir, o no sabe a quién votar, se queda con "estos tan simpáticos que están cerca". Las retorcidas leyes electorales hacen el resto.

    Hace 2 meses 3 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí