1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Campeona

Las múltiples vidas de una luchadora: Nadia Nadim

La futbolista afgana se ha convertido en una referente para los refugiados tras llegar a lo más alto de su profesión, superando una infancia marcada por el asesinato de su padre y el exilio a Dinamarca

Ricardo Uribarri 2/03/2024

<p>La futbolista Nadia Nadim en un partido con la selección danesa.</p>

La futbolista Nadia Nadim en un partido con la selección danesa.

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

A sus 36 años, Nadia Nadim confiesa sentir que ha vivido siete u ocho vidas. No es una afirmación que deba extrañar si se repasan todas las circunstancias adversas que ha tenido que afrontar y superar desde que nació en la ciudad afgana de Herat. El destino se ha empeñado en mostrarle su lado más difícil, pero con tesón y esfuerzo, ella ha logrado darle la vuelta hasta alcanzar éxito y reconocimiento a nivel mundial y convertirse en un referente por su historia de superación. Gran parte de todas las cosas buenas que ha conseguido se las debe al fútbol, el deporte que cambió su porvenir. Ahora, afronta la recta final de su carrera con una nueva etapa en Europa al firmar con el Milán, tras dejar atrás Estados Unidos y una grave lesión de ligamentos.

Cuando tenía 11 años, la tragedia llamó por primera vez a la puerta de Nadim. Su padre, Rabani Khan, un general del ejército de Afganistán, fue secuestrado por los talibanes y seis meses después asesinado en el desierto. Viendo la situación, su madre Hamida, una directora de escuela, decidió vender todo lo que tenían y huir del país con Nadia y sus cuatro hermanas. Metidas en una furgoneta pasaron toda la noche viajando hasta cruzar la frontera con Pakistán. Allí estuvieron dos meses escondidas en un piso hasta que, poniéndose en manos de una mafia, consiguieron unos pasaportes falsos para viajar a Milán, en Italia. Apenas unos días después, aparecieron dos hombres con aspecto de Europa del Este que las llevaron hasta un aparcamiento lleno de camiones y les dijeron que se metieran en la parte trasera de uno. Era 23 de abril del año 2000. La idea era viajar hasta Londres, donde su madre tenía familiares. Pero después de varios días de viaje, sin apenas comer ni beber, teniendo que hacer sus necesidades en un cubo, acabaron en una ciudad de Dinamarca llamada Randers, donde las bajaron del camión y las dejaron abandonadas a su suerte.

Su padre, Rabani Khan, un general del ejército de Afganistán, fue secuestrado por los talibanes y seis meses después asesinado en el desierto

Su madre acudió a una comisaría, y desde allí fueron transportadas en tren al centro de acogida de refugiados de Sandholm, situado al norte de Copenhague y que está a cargo de la Cruz Roja desde 1986, donde pidieron asilo político. En él, refugiados de todo el mundo viven en barracas de estilo militar a la espera de que sus solicitudes de asilo sean tramitadas o bien sean deportados. Dos meses después fueron trasladadas a otro centro de refugiados, en Aalborg, más acogedor que el anterior y en el que tenían más libertad para moverse. Allí Nadia y sus hermanas recibieron clases de idiomas y ella tuvo su primer contacto con el fútbol, al jugar con otros niños y niñas en un pequeño campo con las porterías rotas. Para ella fue una sorpresa ver que otras niñas hacían deporte. En su país nunca había visto a una mujer haciéndolo.

Cerca del centro estaba la instalación de un club juvenil, el Gug Boldklub, y solía ir para ver cómo entrenaban. Un día se armó de valor y le preguntó al entrenador si podía jugar. La respuesta fue positiva, y tan buena impresión le dio al técnico que le dijo que volviera al día siguiente. Durante el rato que corría tras el balón, Nadia olvidaba sus problemas. Siete meses después de llegar al centro de refugiados de Aalborg, la familia recibió la gran noticia: su solicitud de asilo había sido aceptada y podían seguir en Dinamarca.

Se quedaron a vivir en Aalborg y ella siguió dedicando tiempo al fútbol, hasta el punto de que, viendo sus cualidades como delantera, el entrenador del Gug recomendó su fichaje al B-52, un club de la ciudad con mayor potencial. De allí pasó al Team Viborg y en 2006 logró firmar su primer contrato profesional con el IK Skovbakken. De sus primeros pasos en el fútbol danés le quedan dos recuerdos a Nadia. El primero es que tardó en quitarse la idea de que estaba haciendo algo malo al jugar al fútbol por el hecho de ser una mujer, pensamiento originado por lo que había vivido de pequeña en Afganistán. Y el segundo es que nunca terminó de sentirse integrada del todo en los equipos por el carácter tan distinto que tenía en comparación a sus compañeras danesas. Ella seguía su instinto e improvisaba, mientras que el resto se limitaba a seguir las reglas y a hacer todo lo que decía el entrenador. De alguna manera la veían como una chica que quería destacar y eso la incomodaba.

Reconoce que aún hay momentos en que no se siente realmente aceptada en la sociedad danesa

En 2006, al cumplir los 18 años, recibió la nacionalidad danesa. Fue entonces cuando la Unión de Fútbol Danesa se interesó por reclutarla para que jugara con la selección nacional. Sin embargo, las reglas de elegibilidad de la FIFA estipulaban que tenían que pasar cinco años desde que obtuviera la nacionalidad para poder competir con Dinamarca. La federación danesa presentó una apelación y consiguió que el organismo hiciera una excepción, permitiéndole jugar con el país desde 2009. Con su debut con Dinamarca en la Copa Algarve de ese año, Nadia se convirtió en la primera jugadora nacionalizada en jugar para la selección absoluta danesa. A pesar de ser un motivo que la enorgullece, Nadia reconoce que aún hay momentos en que no se siente realmente aceptada en la sociedad danesa, porque piensa que muchos la siguen viendo como una foránea. “He sentido eso la mayoría de los días de mi vida”.

En 2012 fichó por el Fortuna Hjorring, con el que debutó en la Liga de Campeones, marcando en su primer partido continental, y logró el título nacional de Liga en 2014. A finales de ese año dejó Dinamarca para dar el salto a Estados Unidos, donde militó año y medio en el Sky Blue. De ahí pasó al Portland Thorns, club en el que se convirtió en máxima goleadora del equipo en la temporada 2016 y ganó el título nacional en la campaña siguiente. En septiembre de 2017 regresó a Europa para unirse al Manchester City, pero no terminó de acoplarse y un año y medio después dejó la entidad inglesa para firmar en enero de 2019 con el Paris Saint Germain. En la capital francesa estuvo dos años y medio, en los que se convirtió en la capitana del equipo, ganó la Liga de la campaña 2020-2021 y alcanzó buenos registros goleadores. En junio de 2021 decidió regresar a Estados Unidos para jugar con el Racing Louisville, donde las lesiones graves la han perseguido.

El término políglota se le queda corto, porque habla hasta 11 idiomas (danés, inglés, alemán, francés, sueco, noruego, persa, dari, urdu, hindi y árabe)

A los pocos meses de su llegada al equipo del estado de Kentucky se rompió el ligamento cruzado anterior, lo que le tuvo muchos meses de baja, aunque se recuperó justo a tiempo para poder disputar la Eurocopa de Inglaterra en el verano de 2022. Sin embargo, en septiembre de ese año, volvió a sufrir la misma lesión y esta vez le costó perderse el pasado Mundial de Australia y Nueva Zelanda. El 2022 fue aciago para ella, porque en el mes de noviembre, y mientras colaboraba como comentarista de una televisión en un partido del Mundial de Qatar, se enteró de que su madre había fallecido con apenas 57 años tras ser atropellada por un camión.

Ese Mundial le creó ciertos problemas de reputación en Dinamarca al convertirse en embajadora del certamen. En octubre de 2023, y tras recuperarse a nivel físico, volvió a jugar con la selección danesa y a finales de enero ha regresado a Europa, donde ha emprendido la que puede ser una de las últimas etapas de su carrera profesional, en las filas del Milán, en esa ciudad que le trae recuerdos del pasado. A lo largo de su carrera, Nadia ha marcado más de 200 goles y ha representado a la selección danesa en 105 partidos.

De forma paralela a su trayectoria como futbolista, Nadia estudió Medicina, graduándose en 2022 en la especialidad de cirugía plástica. El término políglota se le queda corto, porque habla hasta 11 idiomas (danés, inglés, alemán, francés, sueco, noruego, persa, dari, urdu, hindi y árabe). En 2018, Forbes la clasificó como la número 20 en su lista de “mujeres más poderosas en el deporte internacional”, y en 2019 fue designada como campeona de la UNESCO en educación de niñas y mujeres. Su idea siempre ha sido utilizar el altavoz que dispone como jugadora de fútbol conocida para luchar por las causas que cree justas y, especialmente, para dar a conocer los problemas que sufren los refugiados. Al respecto, no duda en afirmar que “la nacionalidad no es tan importante como los derechos humanos básicos. El mundo, después de todo, es para todos”. Una vida como la suya, con tantos matices, con tantas facetas (refugiada, deportista de alto nivel, cirujana, políglota, defensora de causas sociales, feminista y musulmana), merecía ser contada, y por eso en 2021 protagonizó el documental Nadia. En él se hace la siguiente reflexión sobre lo que le espera en relación con lo que ha pasado: “¿Los próximos 30 años de mi vida serán tan intensos?”. Lo que tiene claro es que, venga lo que venga, estará preparada para afrontarlo: “No creo que sea invencible, pero es como ‘mierda, necesitas todo un ejército para derribarme’”.

A sus 36 años, Nadia Nadim confiesa sentir que ha vivido siete u ocho vidas. No es una afirmación que deba extrañar si se repasan todas las circunstancias adversas que ha tenido que afrontar y superar desde que nació en la ciudad afgana de Herat. El destino se ha empeñado en mostrarle su lado más difícil, pero...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ricardo Uribarri

Periodista. Empezó a cubrir la información del Atleti hace más de 20 años y ha pasado por medios como Claro, Radio 16, Época, Vía Digital, Marca y Bez. Actualmente colabora con XL Semanal y se quita el mono de micrófono en Onda Madrid.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí