1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

obituario

Kiptum: el adiós prematuro del ‘elegido’

La muerte a los 24 años del plusmarquista mundial de maratón, en un accidente de tráfico, deja al atletismo sin el corredor que parecía destinado a bajar de las dos horas en la larga distancia

Ricardo Uribarri 14/02/2024

<p>Kelvin Kiptum posa junto a su marca histórica de la carrera en Chicago del pasado 8 de octubre. / <strong>Chicago Marathon</strong></p>

Kelvin Kiptum posa junto a su marca histórica de la carrera en Chicago del pasado 8 de octubre. / Chicago Marathon

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Con apenas tres maratones disputados, Kelvin Kiptum se había convertido en uno de los nombres propios del deporte mundial actual. No es para menos cuando hablamos del plusmarquista mundial de una de las pruebas más emblemáticas del atletismo, pero sobre todo del primer hombre en recorrer la mítica distancia de los 42 kilómetros y 195 metros en menos de 2 horas y un minuto, concretamente en 2:00:35, que fue el tiempo con el que ganó y logró el récord el pasado mes de octubre en Chicago. A sus 24 años, todos los focos le señalaban como el destinado a ser el primero de la historia en bajar de las dos horas. Una carrera meteórica cortada de raíz por culpa de un accidente de tráfico en su Kenia natal que acabó con su vida y la de su entrenador.

Kiptum estaba concentrado en el Valle del Rift, santuario de los mejores maratonianos keniatas y etíopes, para preparar sus próximas citas, el maratón de Rotterdam del próximo 14 de abril y, sobre todo, los Juegos Olímpicos de París, prueba en la que se iba a estrenar representando a su país y en la que tenía puestas todas sus ilusiones, ya que era uno de los grandes favoritos a la victoria. Pero en un desplazamiento por carretera realizado entre las localidades de Eldoret y Kaptagat, el pasado domingo 11 sobre las once de la noche (hora local), perdió el control del coche que conducía y chocó con un árbol de grandes dimensiones. Cayó por un terraplén y falleció al instante junto a su entrenador Gervais Hakizimana. En el vehículo viajaba también una mujer que resultó herida. Pese a su juventud, Kelvin ya estaba casado y tenía dos hijos de siete y cuatro años. Había sido padre con apenas 16 años.

Nacido en Chepkorio, su infancia transcurrió en la granja que tenía su familia, donde ayudaba a cuidar el ganado. Su interés por el atletismo comenzó al ver a un primo suyo que hacía de liebre [corredores cuya función es marcar el ritmo en algunos tramos de la carrera] del gran corredor etíope Gebrselassie. Poco a poco fue dedicándole más tiempo al deporte y mostró su deseo de dedicarse al atletismo, lo que motivó el disgusto de su padre, que quería que se formara para ser electricista. Muy joven conoció al que ha sido su entrenador estos años, el también fallecido Hakizimana, antiguo atleta que se ejercitaba por los alrededores de la casa de Kelvin. “Entrenaba cerca de la casa de sus padres y él, con apenas 10 años, me veía y corría descalzo detrás de mí. Yo le intentaba ahuyentar”, recordaba el técnico hace unos meses.

Donde él vivía no había pistas donde entrenar, por lo que siempre se sumaba a grupos que corrían en carreteras. Eso fue lo que le hizo decantarse desde el principio por las pruebas de asfalto y no por las que se celebran en el tartán. Cuando Kelvin tenía 15 años, Hakizimana se convirtió en su entrenador. Un año después empezó a competir en pruebas locales y a los 18 ganó su primera carrera, la media maratón de Eldoret. Lo hizo con unas zapatillas prestadas, porque no tenía dinero para comprarse unas.

Pese a su juventud, Kelvin ya estaba casado y tenía dos hijos de siete y cuatro años. Había sido padre con apenas 16 años

Poco a poco pudo participar en medias maratones europeas. Completó hasta 11 pruebas de ese tipo entre 2018 y 2022. Debutó a nivel internacional en la de Lisboa, donde ni siquiera llevó su nombre en el dorsal, quedando quinto y ya con un registro inferior a la hora. Poco después ganó la francesa de Belfort y bajó de nuevo de los 60 minutos. Durante los meses de la pandemia de covid, en 2020, entrenó en Kenia, principalmente en el bosque, con la idea de empezar a correr maratones en 2022, algo inusual en un chico tan joven. Habitualmente, los grandes triunfadores de la maratón son corredores que han tenido una trayectoria en la pista y acaban su carrera en la larga distancia. Pero Kiptum iba a romper con ese estereotipo. A finales de 2020 participó en la media maratón de Valencia, presencia que repitió un año después.

Tan buen sabor le dejó su experiencia en la ciudad levantina que fue la que eligió para correr en diciembre de 2022 la primera maratón de su vida. No partía entre los favoritos, pero se llevó la victoria con un tiempo de 2:01:53, que se convertía en ese momento en la cuarta mejor marca de la historia, a tan solo 39 segundos del récord mundial. Por supuesto, era el mejor tiempo de un debutante en una maratón. Un aspecto llamó la atención. Cuando lo normal es que la segunda parte de la carrera se haga en un tiempo superior a la de la primera, Kiptum, hizo los últimos 21 kilómetros de la prueba en 1:00:11, es decir 91 segundos menos que los primeros 21. Una circunstancia que se iba a repetir posteriormente.

Por ejemplo en Londres, donde en abril de 2023, volvía a repetir triunfo en la segunda maratón que disputaba, con un crono de 2:01:25. Es decir, en apenas cuatro meses logró rebajar su marca en 28 segundos, hasta quedarse a solo 16 segundos de la mejor marca mundial que tenía su idolatrado compatriota, Eliud Kipchoge. De nuevo, Kelvin volvió a mejorar su segundo parcial en la carrera, que en este caso fue de 59:45, menos de una hora. El segundo clasificado entró casi tres minutos después. Su táctica de acelerar el ritmo a la altura del kilómetro 30 resultaba imposible de seguir para los rivales.

Tres maratones y tres victorias, con sus tres marcas entre las siete mejores de todos los tiempos, incluido el mejor tiempo de la historia

El gran día llegó el pasado 8 de octubre de 2023, en la maratón de Chicago, cuando conseguía la victoria con un crono de 2:00:35, la mejor marca de la historia, rebajando nada menos que en 34 segundos el registro que tenía Kipchoge. Era la primera vez que un atleta conseguía bajar de las dos horas y un minuto en la maratón, salvo por la prueba específica que hizo Kipchoge en Viena en 2019, en la que valiéndose de hasta 41 liebres que entraban y salían del recorrido y de la presencia de un coche que marcaba el ritmo, logró bajar de las dos horas, un tiempo que no fue homologado por la Federación Internacional. En la ciudad estadounidense, Kiptum hizo la segunda parte del recorrido en 59:47 y corrió los últimos kilómetros a más de 21 km/h. El segundo clasificado llegó a meta casi tres minutos y medio más tarde. Lo más sorprendente es que tras la prueba confesó que no había entrenado como le hubiera gustado. La culpa la había tenido una época de lluvias en su país que llenó la zona de barro su lugar de entrenamiento, así como el padecimiento de una amigdalitis aguda que le dejó débil unos días. Como era de esperar, la Federación Internacional de Atletismo (IAAF) le declaró el mejor atleta en carreras de asfalto en 2023.

Tres carreras de maratón y tres victorias, con sus tres marcas entre las siete mejores de todos los tiempos, incluido el mejor tiempo de la historia. ¿Cómo consiguió eso Kiptum? A sus cualidades físicas innatas se sumaba una preparación casi obsesiva. Según su entrenador, su vida consistía en “entrenar, comer y dormir”. De hecho, veía a su familia un solo día a la semana. Kelvin confesó que “es una elección hecha a conciencia junto a mi esposa para centrarme al 100% en mis objetivos”. Los otros seis días los dedicaba al trabajo, y llegó a realizar una media de 250 kilómetros semanales, con picos que superaban los 300 kilómetros. Alguna vez, Hakizimana le aconsejó que bajara el ritmo por miedo a una posible lesión, “pero él nunca quería”, reconocía. Por buscar una comparación, su gran referencia, Kipchoge, suele correr entre 180 y 220 kilómetros semanales. Claro que él tiene 39 años, 15 más que Kiptum.

Los Juegos iban a convertirse en la primera vez que competiría con Kipchoge, un duelo que ya no podremos ver

El plan de trabajo habitual de Kelvin era: los lunes, sesiones de trote que entre la mañana y la tarde llegaban a los 40 kilómetros. Los martes hacía sesión de pista por la mañana o carrera alternando ritmos lentos y rápidos y 12 kilómetros de rodaje por la tarde. Los miércoles completaba unos 40 kilómetros de rodaje entre las sesiones de mañana y tarde. Los jueves el trabajo se intensificaba: dedicaba la mañana a hacer entre 30 y 40 kilómetros cerca del ritmo de maratón para después descansar por la tarde. El viernes volvía a hacer unos 40 kilómetros de rodaje entre las sesiones de mañana y tarde. El sábado repetía el plan del martes y el domingo copiaba el del jueves con descanso por la tarde. Con esta preparación iba a buscar la hazaña de bajar de las dos horas en Rotterdam y sobre todo, la medalla olímpica en París.

Los Juegos iban a convertirse en la primera vez que competiría con Kipchoge, un duelo que ya no podremos ver. De él siempre decía que “cuando era pequeño le veía entrenar y yo me decía que un día sería como él”. Tras conocer su fallecimiento, Eliud, ha señalado que está “profundamente triste por el trágico fallecimiento del plusmarquista mundial de maratón y estrella en ascenso. Un deportista que tenía toda una vida por delante para alcanzar una grandeza increíble. Ofrezco mi más sentido pésame a su joven familia”. Su país, Kenia, está conmocionado por la muerte del joven atleta. El presidente de la nación, William Ruto afirmó que “Kelvin era nuestro futuro. Un deportista extraordinario que ha dejado una huella extraordinaria en el mundo”. Kiptum parecía el elegido, pero ahora tendrá que ser otro el que haga realidad el lema que siempre decía: “No hay límite para la energía humana”. 

Con apenas tres maratones disputados, Kelvin Kiptum se había convertido en uno de los nombres propios del deporte mundial actual. No es para menos cuando hablamos del plusmarquista mundial de una de las pruebas más emblemáticas del atletismo, pero sobre todo del primer hombre en recorrer la mítica distancia de...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ricardo Uribarri

Periodista. Empezó a cubrir la información del Atleti hace más de 20 años y ha pasado por medios como Claro, Radio 16, Época, Vía Digital, Marca y Bez. Actualmente colabora con XL Semanal y se quita el mono de micrófono en Onda Madrid.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí