1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

PRIVATIZACIÓN

Clubes de fútbol: ¿un bien de interés cultural?

Colectivos de aficionados piden a las administraciones que otorguen catalogación de BIC a las entidades deportivas para salvaguardar sus señas de identidad y su viabilidad ante posibles decisiones perjudiciales de sus dueños

Ricardo Uribarri 12/03/2024

<p>Concentración de aficionados del Valencia CF contra Peter Lim. / <strong>X (@LibertadVCF)</strong></p>

Concentración de aficionados del Valencia CF contra Peter Lim. / X (@LibertadVCF)

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

¿Debe ser considerado un club de fútbol como un bien de interés cultural con el fin de conseguir la protección que los poderes públicos otorgan a un monumento o una obra de arte que tengan la misma catalogación? Colectivos de seguidores de distintas sociedades anónimas deportivas consideran que sí, y por eso han hecho esta propuesta ante las administraciones correspondientes con el fin de salvaguardar el patrimonio y la identidad de las entidades de posibles decisiones de los dueños que pongan en peligro los símbolos más importantes de los equipos e incluso su viabilidad. El precedente del Recreativo de Huelva ha animado a otras aficiones a seguir el mismo paso.

A priori puede resultar raro que un equipo deportivo comparta figura jurídica con la Sagrada Familia de Barcelona, la Alhambra de Granada, la Mezquita de Córdoba o el Palacio Real de Madrid. Pero también lo haría con el flamenco, las fallas valencianas, la jota aragonesa y la Romería del Rocío. Manifestaciones culturales que representan a nivel nacional y mundial a una comunidad, una ciudad o una localidad, y en la que se ven identificadas miles de personas. Justo lo que representan muchos clubes para sus ciudades. Es un símbolo más de ese lugar, en muchos casos de los más reconocidos a nivel nacional e internacional.

Si el bien protegido estuviera en peligro por una mala gestión, los poderes públicos podrían incluso llegar a expropiar

¿Qué supone para un equipo de fútbol recibir el reconocimiento de ser Bien de Interés Cultural (BIC)? En líneas generales obliga a los propietarios a conservar y proteger sus bienes, su patrimonio, para evitar su destrucción, deterioro o pérdida. Es decir, un máximo accionista de una sociedad anónima deportiva no podría, de manera unilateral, cambiar los colores del equipo, el escudo, el himno o incluso llevarse el club a otra ciudad, como ya ha pasado en algún caso en el fútbol nacional (Ciudad de Murcia convertido en Granada 74) e internacional. Además, debe aportar toda la información que requieran los poderes públicos sobre el estado de los bienes y facilitar su inspección, y, en el caso de una posible venta de las acciones, la administración, regional o local, tendría un derecho de tanteo. En última instancia, si el bien protegido estuviera en peligro por una mala gestión, los poderes públicos podrían incluso llegar a expropiar el club deportivo.

Eso es lo que pasó en Huelva con el Recreativo en 2016. En este caso fue el máximo propietario del club, Pablo Comas-Mata, a través de la sociedad Gildoy, el que solicitó un año antes que la entidad fuera declarada Bien de Interés Cultural para obtener ventajas fiscales y evitar una posible liquidación por culpa de las deudas que la ahogaban, entre ellas una con Hacienda. Esa petición coincidió con el 125 aniversario de la fundación del club, que tiene la condición de ser el más antiguo de España.

Al estar en marcha el expediente de solicitud de BIC, la ley ya daba poderes a la administración para actuar aunque aún no se hubiera aprobado oficialmente. De esa manera, el 6 de junio de 2016, y ante la delicada situación financiera del club, el Ayuntamiento expropiaba por interés social el 75% de las acciones, en poder de Gildoy, y se quedaba con la entidad, de la que ya poseía el 23% del accionariado. Poco después, el 26 de julio, llegaba la aprobación de la Junta de Andalucía para declarar al Recreativo como BIC de interés etnológico, catalogación que también se otorgó al Real Club Recreativo de Tenis de Huelva, atendiendo a valores históricos, etnológicos y de bienes inmuebles.

Sin embargo, Comas-Mato recurrió la expropiación ante los tribunales. En primera instancia no le dieron la razón, pero el pasado mes de enero el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía dictó sentencia contra la expropiación llevada a cabo por el Ayuntamiento onubense. En el fallo se habla de que la decisión del consistorio fue “desproporcionada”. Antes de tomar esa decisión, el Ayuntamiento “podía haber impuesto un plan de ajuste, o aprobar una subvención como medida cautelar urgente o apoyar al club en sus reiteradas solicitudes a la AEAT de rehabilitar el plan de pagos ofreciendo algún tipo de garantía”. Además, el TSJA recuerda que el informe del interventor puso de manifiesto que “la situación financiera en aquel momento del Ayuntamiento, que estaba inmerso en un plan de ajuste, era incompatible con la expropiación”. El actual equipo de gobierno de la ciudad de Hueva, distinto al que había cuando se tomó aquella decisión, va a presentar un recurso de casación ante el Tribunal Supremo, lo que de momento paraliza que se haga efectiva la sentencia del TSJA.

Colectivos de aficionados apuestan por conseguir la catalogación de BIC para sus equipos como un primer paso de protección

Esta circunstancia no ha desanimado a colectivos de aficionados de otros clubes, que apuestan por conseguir la catalogación de BIC para sus equipos como un primer paso de protección ante decisiones de los responsables de las entidades que puedan poner en peligro su identidad o estabilidad futura. Llegado el caso extremo de tener que plantearse una expropiación, seguro que los poderes públicos tomarán nota de lo sucedido con el Recreativo para no repetir errores. Pero antes, hay un camino que recorrer. El de la aprobación de las administraciones de la solicitud para que un equipo se convierta en BIC. Eso es lo que está esperando el colectivo Libertad VCF, plataforma de seguidores del Valencia CF que se muestran totalmente en contra de la gestión del máximo accionista del club, el singapurense Peter Lim.

La asociación planteó hace un año esta posibilidad a los representantes políticos del Ayuntamiento valenciano, que fueron receptivos, hasta el punto de que el Partido Socialista y Compromís presentaron una moción al pleno municipal para apoyar la declaración como Bien de Interés Cultural del Valencia CF y también del Levante UD, los clubes centenarios de la ciudad, que fue aprobada por unanimidad y que está la espera de ser presentada a la Consellería de Cultura de la Generalitat antes de ser elevada al Consell. Compromís también presentó una propuesta idéntica en el Ayuntamiento de Alicante para que el Hércules CF recibiera el mismo tratamiento, siendo también aprobada por todos los miembros del pleno. El pleno del Ayuntamiento de Murcia también aprobó en 2019 una moción para iniciar los trámites para convertir al Real Murcia en un Bien de Interés Cultural.

El vicepresidente de Libertad VCF, David Núñez, explica que el motivo principal para tomar esta iniciativa es “que la declaración de BIC proporciona una serie de garantías jurídicas para que, en caso de que el bien pueda entrar en riesgo de destrucción, se puedan tomar medidas desde la Administración para fiscalizar y evitar ese peligro. Es una medida preventiva, pero que también defiende ya de facto una serie de hechos relacionados con la identidad, como puede ser el cambio de municipio por la venta de la plaza o la modificación del escudo”.

Además, contarían con un arma jurídica a la que recurrir si la situación financiera de la entidad llegara a poner en peligro su viabilidad, algo que no descartan. “El club ha estado en riesgo de entrar en causa de disolución en dos ejercicios consecutivos y se ha evitado a través de una aportación extraordinaria del máximo accionista, haciendo una ampliación de capital, para no perder su inversión. La situación financiera del club es gravísima y, en un caso extremo, los poderes públicos estarían respaldados por la ley (artículo 21 de la Ley 4/1998, de 11 de junio, del Patrimonio Cultural Valenciano) para poder intervenir y llevar a cabo una expropiación, evitando su desaparición. Lo que hemos hecho es un primer paso, es poner una tirita antes de que haya una herida mayor, pero el fin último sería el de poder llegar a ese extremo, porque no nos fiamos de la gestión económica”.

En el procedimiento para la tramitación de la declaración como BIC del Valencia y del Levante, los propietarios de ambos clubes han presentado alegaciones en la Consellería de Cultura en contra de esa posibilidad y han solicitado que sea denegada. El escrito del Valencia CF reconoce que esa catalogación “implica cierta dependencia de la administración pública, lo cual resulta del todo incongruente con el espíritu de privatización y autonomía financiera de una sociedad anónima, pudiendo incluso desvirtuar la naturaleza misma de esa sociedad anónima”. Al respecto, David Núñez afirma que “nos ha creado bastante indignación, porque llega a comparar el Valencia con empresas como Inditex o Codorniu y sobre el riesgo de disolución dice que es una posibilidad que está contemplada en la ley de sociedades de capital, es decir, no la descarta”. El portavoz de la plataforma define como “sospechosa” la paralización que ha experimentado la tramitación del expediente en los últimos meses, ya que “debería ir más rápido”.

En este mundo de las sociedades anónimas conviene hacer valer el sentimiento con una población

El último colectivo de aficionados que ha pedido la denominación de Bien de Interés Cultural para su club es el de Accionistas Unidos del Sevilla Fútbol Club, que hace unas semanas presentó esa solicitud con un expediente de 149 páginas ante la Delegación de Cultura en Sevilla de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía. Uno de sus promotores es Francisco López, que señala a CTXT que “creemos que el Sevilla debe ser considerado un BIC porque sería un reconocimiento más que merecido. Es una entidad que tiene 134 años de historia, que es fruto del trabajo y del seguimiento de miles de sevillanos y andaluces y que tiene seguidores en todo el mundo. Es parte de la ciudad, está intrínsecamente relacionado con ella y con la comunidad autónoma. Al margen de que se reconozca que es patrimonio de su gente. En este mundo de las sociedades anónimas, donde un inversor o cualquier fondo puede hacerse cargo de una entidad, conviene hacer valer el sentimiento con una población”.

López admite que esa consideración le daría al Sevilla FC “una protección ante posibles movimientos societarios que pudieran alterar la identidad del club y la vinculación con su gente. Estamos viendo que otros equipos pierden completamente el arraigo de la propiedad con la sociedad civil que lo promueve. Incluso que ha habido clubes que han desaparecido porque los intereses societarios de fondos de inversión o de personas adineradas que terminan haciéndose con ellos no van en consonancia con la afición”.

El portavoz de Accionistas Unidos SFC reconoce que para que esta iniciativa salga adelante se necesita “la implicación de los grupos políticos. Esto es una decisión política. Sería importante que haya una movilización social del sevillismo detrás de esta petición. Estamos abiertos a que colectivos de aficionados de otros clubes que se vean en la necesidad de reclamarlo contacten con nosotros para ayudarles en lo que podamos. Los clubes han surgido históricamente del pueblo, de la gente, no los han creado las empresas. Que la ley de sociedades anónimas deportivas haya desplazado completamente a los aficionados es algo muy grave. Y a la gente que le cueste entender que un club sea catalogado como un bien de interés cultural le diría que esto no va sobre gustos sino sobre reconocimiento. El flamenco, por ejemplo, es un BIC, pero no a todo el mundo le gusta el flamenco. Si miramos qué entidades tienen en Sevilla un movimiento tan importante en número de personas que la sigan, igual solo encontramos al otro equipo de la ciudad y a las hermandades”.

¿Debe ser considerado un club de fútbol como un bien de interés cultural con el fin de conseguir la protección que los poderes públicos otorgan a un monumento o una obra de arte que tengan la misma catalogación? Colectivos de seguidores de distintas sociedades anónimas deportivas consideran que sí, y por eso han...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ricardo Uribarri

Periodista. Empezó a cubrir la información del Atleti hace más de 20 años y ha pasado por medios como Claro, Radio 16, Época, Vía Digital, Marca y Bez. Actualmente colabora con XL Semanal y se quita el mono de micrófono en Onda Madrid.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. jmfoncueva

    En mi opinión, esto del fútbol es aprovechar la receta capitalista de privatizar las ganancias y socializar las pérdidas. El ejemplo del Recreativo es claro: eso de que sea "el Decano" del fútbol español es una verdadera roncha económica para el onubense de a pie, sobre todo al que no le gusta ese deporte, y que ve cómo un equipo que pertenece a las categorías inferiores por méritos propios, mantiene un estadio que nunca llenará cobrando las entradas y que siempre tiene la boca abierta y los bolsillos rotos. Si es historia, que le pongan un museíto acorde con su repercusión, y a los demás, lo mismo. ¿Cultura? ¡Venga ya! Salud y paz para todos, hooligans incluídos.

    Hace 2 meses 16 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí