1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

  309. Número 309 · Junio 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

OLIGOPOLIO DEPORTIVO

Multipropiedad: el nuevo enemigo del fútbol

Diferentes millonarios y fondos de inversión se han convertido en dueños de varios equipos al mismo tiempo en distintos países, lo que supone un riesgo para la integridad del deporte

Ricardo Uribarri 26/07/2023

<p>Momento en el que se oficializó la compra del club brasileño Vasco da Gama por parte del fondo 777 Partners. / <strong>Twitter (@VascodaGama)</strong></p>

Momento en el que se oficializó la compra del club brasileño Vasco da Gama por parte del fondo 777 Partners. / Twitter (@VascodaGama)

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Al olor del negocio en que se ha convertido el fútbol en los últimos años y de la popularidad y repercusión que genera, numerosos empresarios millonarios, fondos de inversión y hasta fondos soberanos de algunos países han dado el paso de invertir en el sector y convertirse en accionistas, mayoritarios o no, de clubes que son sociedades anónimas deportivas. Muchos de ellos no se conforman con tener el control de un solo club o participar en su gestión, sino que hacen lo mismo en varios equipos de distintos países, dando paso a un fenómeno que no para de crecer en el sector: la multipropiedad. Colectivos internacionales de aficionados ya han dado la voz de alarma sobre los peligros que entraña esta práctica, pero uno de los reguladores que debería velar por evitarlos, la UEFA, se limita a poner una tirita en la herida en lugar de tomar medidas contundentes.

Los números reflejan lo que está sucediendo en el fútbol. Hace poco más de 10 años, en 2012, había 40 clubes en régimen de multipropiedad a nivel internacional. Hoy en día hay 180 (de los que 66 son de máxima categoría), según recoge el último informe del panorama futbolístico de la UEFA. En países como Inglaterra, Italia, Alemania y Bélgica, los clubes con relaciones cruzadas en sus accionariados suponen más de un tercio del total en la primera división. Un reportaje de la revista World Soccer, elaborado por el periodista Steve Menary en marzo de 2023, eleva la cifra a 268 clubes en 60 países, estando controlados por 99 grupos de multipropiedad.

En 2012 había 40 clubes en régimen de multipropiedad a nivel internacional. Hoy en día hay 180

Algunos de los más importantes son el City Group, detrás del que está el Abu Dhabi United Group, propiedad del jeque bin Zayed Al Nahyan, miembro de la familia real de Abu Dhabi y que tiene vinculación accionarial en mayor o menor medida con 12 clubes de los cinco continentes, entre ellos el Manchester City. La empresa de bebidas Red Bull, presente en seis entidades. Pacific Media Group, empresa del sector de los medios y el entretenimiento, que es accionista hasta en ocho clubes europeos. Bolt Global Football, propiedad del inversor estadounidense David Blitzer, que es accionista en ocho clubes, entre ellos el Alcorcón en España. O el fondo de inversión privado 777 Partners, con presencia en siete entidades.

¿Qué riesgos están detrás del aumento de la multipropiedad? Es evidente que existe el peligro de pervertir la competición, al menos de cara al exterior, cuando dos clubes con vinculaciones comunes se midan entre sí. Algo que la propia UEFA reconocía en el informe citado anteriormente: “El auge de la inversión de varios clubes tiene el potencial de representar una amenaza material a la integridad de las competiciones europeas, con un riesgo creciente de ver dos clubes con el mismo dueño o inversionista enfrentándose unos a otros en la cancha”.

Una situación que, de hecho, ya ha ocurrido. En la Europa League de 2018, se tenían que medir el Red Bull Salzburgo y el RB Leipzig, ambos controlados por la compañía austriaca. Oficialmente, la UEFA no permite que dos clubes con un mismo dueño puedan jugar entre sí desde que, a finales de los 90, la empresa ENIC adquiriera en poco tiempo participaciones en el Tottenham, Rangers, Slavia de Praga, AEK de Atenas, Basilea y Vicenza. Pero hecha la ley, hecha la trampa. Dietrich Mateschitz, el multimillonario dueño de la empresa de bebidas, dijo a la institución futbolística que dejaba de ser propietario del club alemán y que se quedaba solo como patrocinador. La UEFA se lo creyó y permitió el encuentro. Lo mismo hizo en 2020, cuando se encontraron el Milan y el Lille. Los dueños de la entidad italiana alegaron que la francesa estaba controlada por una filial y que no tenían poder de decisión.

La multipropiedad provoca que muchos equipos pierdan su independencia, quedando como meros satélites de otros clubes más poderosos, que los tomarán casi en calidad de filiales. Eso puede generar que se produzca un mercadeo de jugadores entre entidades vinculadas entre sí con condiciones económicas distintas a las del mercado. O que el club más poderoso de un grupo haga adquisiciones de jugadores para cederlos a uno de sus equipos dependientes por un valor que ese segundo equipo no podría alcanzar, lo que desvirtúa el potencial real de la entidad. Incluso que se puedan comprometer activos importantes de una entidad por intereses particulares de los propietarios. El máximo accionista del Leeds United, el italiano Andrea Radrizzani, puso como aval el estadio del club inglés, Ellan Road, para conseguir un préstamo bancario para comprar la Sampdoria de Génova.

La multipropiedad provoca que muchos equipos pierdan su independencia, quedando como satélites de otros clubes

Las operaciones de multipropiedad han crecido mucho después de la pandemia, dándose cifras récord de cambios de accionariado mayoritario en los clubes tanto en 2021 como en 2022. Steve Menary, que participó en el reciente Congreso Europeo de Hinchas celebrado en Manchester, donde se abordó este problema, explica a CTXT que este fenómeno “ha crecido, en parte, porque muchos clubes que eran económicamente débiles antes del virus lo son aún más ahora. Algunos de estos ‘inversionistas’ son depredadores. Están buscando ganancias porque eso es lo que hacen los inversores. Cuando hagan una inversión, ya estarán pensando en cómo salir y qué beneficio quieren. Si no pueden obtener ganancias, eliminarán los activos, por lo que venderán a los jugadores. ¿Y qué le pasa al club entonces cuando se venden todos sus mejores jugadores?”.

Otro efecto de esta situación es que puede ahondar más las diferencias entre el fútbol de Europa occidental y el oriental. El motivo, según Menary, es que “estos grupos de inversión apenas compran clubes en Europa del Este, ya que durante la época comunista, la mayoría de los estadios eran propiedad del gobierno o los ayuntamientos. Esto sigue siendo a menudo así. Entonces, los inversores no tienen un activo físico (un estadio) si compran un club en Europa del Este. Solo tienen jugadores que pueden lesionarse o jugar mal y valer menos. De esta forma, la multipropiedad aumentará la división entre Europa del Este y Europa Occidental”.

Según va creciendo la red de clubes relacionados entre sí, aumentan las posibilidades de que surjan más duelos que les enfrenten. De hecho, esta próxima temporada pueden darse varios casos con equipos clasificados para torneos continentales. El propio Milan podría encontrarse con el Toulouse, dos clubes que comparten accionista mayoritario en la figura de la empresa RedBird Capital; los propietarios del Aston Villa, Nassef Sawiris y Wes Edens, tienen una participación en el club portugués Vitoria Sport Clube; y el máximo accionista del Brighton, Tony Bloom, también está en el accionariado del Royal Unión Saint-Gillose belga.

Ante esto, la UEFA emitió un comunicado hace unos días en el que afirmaba que aceptaba la admisión de todos estos clubes en sus competiciones tras recibir garantías de “la implementación de cambios significativos por parte de los clubes y sus inversores relacionados”. Unos cambios que, según el organismo, tienen que ver con “la reducción significativa de la participación de los inversores en uno de los clubes, o la transferencia del control efectivo y la toma de decisiones de uno de los clubes a una parte independiente (y) restricciones significativas en la capacidad de proporcionar financiación a más de un club”. Además, “estos clubes han aceptado que no se traspasarán jugadores entre sí, directa o indirectamente, hasta septiembre de 2024, ni utilizarán ojeadores ni bases de datos conjuntas”.

Da la sensación de que la UEFA toma medidas cosméticas por aquello de guardar las apariencias

¿Realmente se puede estar tranquilo con la promesa de “la transferencia del control efectivo y la toma de decisiones de uno de los clubes a un parte independiente”? ¿Cómo controlar de forma efectiva que ese gestor independiente no sea realmente una mera figura decorativa que siga las indicaciones de unos superiores? Da la sensación de que la UEFA toma medidas cosméticas por aquello de guardar las apariencias de cara al exterior, pero que no quiere sellar del todo el grifo del dinero que entra en el fútbol. De esta forma se abre la puerta a operaciones como la compra del Manchester United, cuyos dos principales postulantes a hacer efectiva la operación son el gobierno de Qatar, que ya controla el PSG a través de un fondo soberano de inversión, y la empresa INEOS, que es dueña del Niza.

Al respecto, Menary señala que “la UEFA no ha sido lo suficientemente fuerte porque antes no hizo nada con respecto a Red Bull. Ahora dicen que estos clubes (Brighton/USG, etc.) no pueden comprar y vender entre sí, pero ya este verano dos jugadores han ido de Salzburgo a Leipzig (Sesko y Seiwald) y ambos están en la fase de grupos de la Liga de Campeones. Entonces, es una respuesta débil. Además, me gustaría saber cómo proponen vigilar esta prohibición de no compartir información de exploración. ¿Comenzarán a pinchar los teléfonos de los ojeadores? Es ridículo”.

El periodista británico no es muy optimista respecto a la eficacia de las medidas tomadas por la UEFA para frenar la multipropiedad. “Deberían prohibirla, pero no lo harán porque eso afectaría a los grupos de Oriente Medio. No solo los saudíes (Newcastle) y los Emiratos Árabes Unidos (Manchester City), sino también los qataríes que quieren comprar más clubes y su jefe, Nasser Al-Khelaïfi, también es el jefe del PSG y la ECA (Asociación de Clubes Europeos). La multipropiedad es como Internet. Ya está demasiado avanzada y ahora nadie sabe cómo controlarla. Estas nuevas reglas son solo retoques”.

Al olor del negocio en que se ha convertido el fútbol en los últimos años y de la popularidad y repercusión que genera, numerosos empresarios millonarios, fondos de inversión y hasta fondos soberanos de algunos países han dado el paso de invertir en el sector y convertirse en accionistas, mayoritarios o no, de...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ricardo Uribarri

Periodista. Empezó a cubrir la información del Atleti hace más de 20 años y ha pasado por medios como Claro, Radio 16, Época, Vía Digital, Marca y Bez. Actualmente colabora con XL Semanal y se quita el mono de micrófono en Onda Madrid.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. agustin-ruiz-martin

    Ufffff... que tiene que ver el Real Madrid, su presidente y su estadio en este artículo??? Más bien, al contrario.

    Hace 10 meses 26 días

  2. ecac

    LIGA DE LAS ESTRELLAS.-Presidente Galáctico Individual-Sociedad Irregular en Comandita: "Actividades Crematísticas Sumergidas MADRID Florentino CODERE".-Ogras Faraónica-PIRÁMIDE.-"Nuevo Estadio ACS-SANTIAGO BERNABÉU".

    Hace 10 meses 26 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí