1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

europa fortaleza

El enfoque antimigración de Meloni y Sunak se convierte en tendencia

Las ideas extremistas de los líderes de Italia y Reino Unido están ganando terreno entre los centristas europeos, en un intento desesperado y xenófobo de crear bloques políticos de cara a las elecciones europeas de junio

Richard Braude / David Broder (Jacobin) 13/03/2024

<p>Giorgia Meloni y Rishi Sunak, durante una visita de la primera ministra a Londres, el 27 de abril de 2023. / <strong>Simon Dawson (No 10 Downing Street)</strong></p>

Giorgia Meloni y Rishi Sunak, durante una visita de la primera ministra a Londres, el 27 de abril de 2023. / Simon Dawson (No 10 Downing Street)

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

“Ella nunca retrocedió; ni siquiera cuando la cosa se puso difícil”. Cuando el primer ministro británico, Rishi Sunak, dio un discurso en Roma el 23 de diciembre de 2023, evocó a su predecesora Margaret Thatcher, al mismo tiempo que halagaba a su anfitriona Giorgia Meloni, comparándola con su heroína del partido británico conservador. Sunak sugirió que la primera ministra italiana mantenía el legado de Thatcher en sus medidas dirigidas a los retos actuales: porque hoy “debemos aplicar el radicalismo de Thatcher a la inmigración ilegal”.

Muchos comentaristas destacaron la cordial relación entre ambos, con la aparición de Sunak en la reunión organizada por el partido Fratelli d'Italia de Meloni “para devolverle el favor” por asistir a su cumbre de inteligencia artificial, que estuvo prácticamente desierta. Si bien hace tres años se reprendió a un diputado conservador por participar en un evento de extrema derecha en Roma con oradores similares, hoy Sunak acoge a Meloni como una conservadora afín.

Sunak no desentona en este contexto: mientras que el partido de Meloni tiene un pasado fascista y promueve la “teoría del gran reemplazo”, su compromiso con las instituciones euroatlánticas le ha otorgado un puesto estable en el centroderecha europeo, cada vez más próximo al cristianodemócrata Partido Popular Europeo. El ‘radicalismo’ evocado por Sunak se ha generalizado. Cuando Meloni visitó Londres en abril, el equipo de Sunak incluso le pidió que apoyase su plan de enviar solicitantes de asilo rechazados a Ruanda, independientemente de su país de origen. Meloni accedió, llegando a afirmar que la palabra “deportación” no se aplica a la expulsión de migrantes llegados de forma ilegal.

Equipo Europa era una iniciativa que pretendía obtener ayuda de Túnez para controlar la inmigración a través del Mediterráneo, externalizando la represión

Casi tres años después de la puesta en marcha del Brexit y la transformación del régimen fronterizo de Reino Unido, podemos observar con perspectiva el camino tomado: y ciertamente es un camino romano; en eso tenemos que darle a Sunak la razón. Con el aumento de personas que intentan acceder por los cruces marítimos, en parte debido al Brexit, pero también a la fuerte opresión en Calais, el Estado británico ha comenzado a emplear herramientas conocidas para la aplicación de la legislación fronteriza, como dejar que las personas mueran en el mar, firmar acuerdos bilaterales con países de procedencia de los inmigrantes y criminalizar a los presuntos “contrabandistas de personas”.

Y no solo en Gran Bretaña: este verano, Meloni se dirigió a Túnez como cabecilla del Equipo Europa, junto con el primer ministro holandés, Mark Rutte, y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen. Equipo Europa era una iniciativa que pretendía obtener ayuda del Estado de Túnez para controlar la inmigración a través del Mediterráneo, externalizando la represión a terceros países con trayectoria de pocos derechos humanos, en una política que se ha normalizado en la UE. Desde 2016 se firmaron acuerdos similares, primero con Turquía y luego con Libia. Ante las pugnas entre los países de la UE por la distribución interna de inmigrantes, el bloque se ha puesto de acuerdo en un enfoque de “fortaleza europea”, con firmes fronteras externas. Sin embargo, el acuerdo con el Túnez de Kais Saied ha fallado estrepitosamente, y se ha convertido en un pozo sin fondo de dinero de la UE que, ni ha protegido la vida de los inmigrantes, ni ha cumplido los deseos de la derecha de bloquear las salidas.

Albania y Ruanda como colonias de inmigrantes

Quizás fue el fracaso de Meloni, tras meses de diplomacia infructuosa con Túnez, lo que la llevó a anunciar a bombo y platillo otra iniciativa inviable: crear centros de detención en Albania. Dado que pretendía externalizar el control migratorio a un tercer país, tenía una clara similitud con el plan de Gran Bretaña relativo a Ruanda, en este caso utilizando a un Estado no perteneciente a la UE, otrora colonizado por la Italia fascista. El acuerdo pasó por los parlamentos de ambos países, pero aun así agitó a los derechistas italianos.

El primer ministro de Albania, Edi Rama, también asistió al encuentro del partido Fratelli d’Italia en Roma. Rama es crucial para la relación especial entre los primeros ministros de Italia y Reino Unido. Ya había colaborado de forma activa con el gobierno conservador británico, para impedir que sus propios ciudadanos cruzaran el Canal de la Mancha. Su plan de deportación puso fin de forma efectiva a la inmigración marítima albanesa al Reino Unido en 2022.

Ambos planes se basan en relaciones claramente mal equilibradas: tanto Albania como Ruanda son economías diminutas con una enorme emigración neta (un tercio y la mitad de sus poblaciones, respectivamente), mientras que el Reino Unido e Italia son potencias capitalistas importantes. Podría decirse que son relaciones neocoloniales. De hecho, la oposición albanesa no se ha tomado bien la propuesta de que los nuevos centros de detención, pese a encontrarse en territorio albanés, deban estar bajo soberanía italiana. En Ruanda, por otro lado, la líder de la oposición, Victoire Ingabire Umuhoza, ha criticado enérgicamente el plan, y lo ha calificado como una aprobación británica de la opresión política y las desapariciones forzadas llevadas a cabo por este Estado del África Oriental.

Por otro lado, mientras que los acuerdos previamente firmados con Turquía y Libia (y el intento de acuerdo con Túnez) se centraban en países de tránsito, estos nuevos acuerdos con Albania y Ruanda no se centran en sus propios ciudadanos ni en las personas que cruzan de paso (aunque podamos notar cierta complicidad entre los tres países para detener la movilidad de la clase trabajadora). El plan de deportación de Ruanda, que presentó por primera vez hace dieciocho meses el entonces primer ministro, Boris Johnson, propone deportar a las personas que llegan de manera irregular al Reino Unido cruzando el canal, y detenerlas en Ruanda mientras las autoridades británicas evalúan sus solicitudes. El plan italiano es similar, pero en lugar de prometer deportar a personas que ya han llegado al territorio italiano a un tercer país, propone que los buques que rescatan a personas en el mar sean redirigidos a Albania y retenidos en los centros mientras se evalúan sus solicitudes. Los detalles del plan (plagados de problemas judiciales y prácticos) no se han publicado, y es probable que ni siquiera existan.

¿Qué significarían realmente estos acuerdos en la práctica? En ambos casos eliminarían una de las pocas vías que tenían las personas de clase trabajadora fuera de la UE para obtener documentos: entrar de manera irregular, solicitar asilo y posteriormente demostrar haberse integrado, por ejemplo, por estudiar, trabajar o tener familia en su nuevo país. Los planes británicos e italianos para impedir que las personas soliciten asilo en territorio nacional no son solo una política de disuasión, sino un intento de eliminar todas las vías para que las personas que llegan puedan intentar quedarse.

Quizás reticentes a seguir la línea de racismo explícito de Trump, afirman estar protegiendo a los inmigrantes al criminalizar a cualquiera que facilite su entrada ilegal

Encarcelar a los conductores de barcos

Sunak y Meloni también han adoptado una retórica idéntica contra la explotación de los inmigrantes por parte de los contrabandistas de personas. Quizás reticentes a seguir la línea de racismo explícito de Trump, afirman (como ya hicieran muchos gobernantes anteriores) estar protegiendo la vida de los inmigrantes al criminalizar a cualquiera que facilite su entrada ilegal. Pero no es más que un farol: mientras Europa y el Reino Unido levanten barreras a la entrada legal, habrá organizaciones e individuos facilitando la llegada ilegal, ya sea por razones humanitarias, por lucro, o ambos.

Culpar a los conductores de barcos ha servido históricamente tanto a la derecha como a la izquierda. Para la derecha, funciona como un enfoque de control fronterizo de “encerrarlos y tirar la llave”, uniendo racismo con sadismo. Sin embargo, los partidos de centro-izquierda también han utilizado a menudo la estrategia, en reacción a la muerte de inmigrantes en el mar (como denunció recientemente el Partido Laborista de Gran Bretaña, tras un desastre marítimo en el Canal de la Mancha). Al igual que la sonriente publicación de Instagram de Sunak y Meloni, a menudo este enfoque se basa en la confusión deliberada entre ‘trata de personas’ y ‘contrabando humano’, dando por hecho que cualquiera que ayude a cruzar la frontera debe ser una especie de abusador violento y cruel.

Actualmente hay unos mil inmigrantes en cárceles italianas por contrabando de personas, de los cuales la gran mayoría simplemente están acusados de conducir una embarcación. El Gobierno de Meloni ha aprobado nuevas leyes que endurecen las sentencias. Mientras tanto, el Gobierno británico ha luchado en los tribunales para establecer que su prioridad es procesar a los conductores de pequeñas embarcaciones, incluso si esto significa infringir la ley internacional de derechos humanos. En los últimos meses han tenido lugar una nueva ronda de cumbres (ya sea la “guerra global contra los contrabandistas” anunciada en la ONU, o la “Alianza Global de la UE para combatir el contrabando de personas”), en un intento de solucionar el espinoso problema de las libertades de los inmigrantes, priorizando su derecho a protección de los espantapájaros contrabandistas.

Lejos de ver la postura de Meloni como una excepción sin influencia en Bruselas, debemos entenderla en términos del creciente éxito de la derecha italiana

Impacto europeo

La línea Sunak-Meloni también tiene un impacto más amplio en la política europea, antes de las elecciones europeas programadas para junio de 2024. De hecho, lejos de ver la postura de Meloni como una excepción nacionalista sin influencia en Bruselas, debemos entenderla en términos del creciente éxito de la derecha italiana a la hora de promover su perspectiva, en vez de pelear sobre qué países reciben a qué inmigrantes. En tiempos del ministro del Interior ultraderechista Matteo Salvini en 2018-19, Italia fue partidaria de reformar el Reglamento de Dublín, que manda procesar las solicitudes de asilo en el país de llegada de los inmigrantes. Italia insistió en que otros miembros de la UE deberían ayudarla acogiendo a inmigrantes que llegaban a Europa por las costas italianas. Pero Meloni cambió de opinión el año pasado, aceptando que Europa (del Este) ha prestado mucha ayuda al acoger a los refugiados ucranianos y que el papel de Italia ahora será proteger a Europa de cualquier entrada por mar.

Roma y Londres a veces afirman estar salvando vidas al reforzar las fronteras de los países periféricos a la UE para detener a las personas antes de que intenten cruzar el Mediterráneo. Tales preocupaciones humanitarias claramente son marketing político (y facilitan las cada vez más estrechas relaciones de Meloni con el Partido Popular Europeo, el grupo de centro-derecha predominante al que pertenece la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen). Sin embargo, no se debe asumir que su objetivo sea evitar totalmente la inmigración. Más bien, lo que estamos viendo hoy en día es un aumento de la represión a la inmigración, a veces a cambio de permitir la entrada a unos pocos no europeos afortunados (y/o más ricos) como trabajadores invitados, sin derecho a la ciudadanía.

Esta es la realidad que hay detrás de las principales cláusulas nuevas de legislación migratoria aprobadas por estos gobiernos abiertamente derechistas, pero también en otros países por todo el continente. Recientemente, en Francia, el Gobierno de Emmanuel Macron aprobó una nueva ley de migración que limita el acceso de los inmigrantes a las prestaciones sociales, establece cupos de llegadas y limita la reunificación familiar. La ley (que también tiene un ángulo “humanitario” ya que permite una regularización condicional para una minoría de inmigrantes y contempla exenciones para sectores económicos con escasez de mano de obra) no se habría aprobado sin el apoyo del partido Rassemblement National de Marine Le Pen.

El fascismo actual es una farsa, con dos primeros ministros dando una charla nombrada en honor a una película de fantasía sobre cómo luchar contra la nada

Del mismo modo, el Consejo de la Unión Europea alcanzó un ‘histórico’ nuevo pacto sobre migración y asilo, que no solo mantiene los principios básicos del principio de Dublín que los reformistas llevan años rebatiendo, sino que también destaca la necesidad de mantener fronteras externas sólidas y mostrar ‘solidaridad’ con los Estados del sur y del este, que reciben la mayoría de los solicitantes de asilo. El nuevo pacto fue criticado por los grupos de izquierda y los ecologistas en el Parlamento de la UE, así como por Amnistía Internacional, que señaló que el procedimiento de solicitud ‘racionalizado’ se traduce de facto en más detenciones en las fronteras, en financiación de detenciones de solicitantes de asilo en países fuera de la UE, e incluso en permitir a los Estados eximirse de proteger los derechos humanos en situaciones de emergencia.

Parecería entonces que el aparente extremismo de las opiniones de Meloni y Sunak está encontrando rápidamente apoyo entre los centristas europeos, en un intento desesperado, y racista, de crear bloques políticos antes de las elecciones europeas de junio.

Sin embargo, incluso sus pretenciosas mitologías señalan la futilidad de su apoyo rabioso a las prisiones y fronteras, y de su ira engañosa contra los contrabandistas de personas. El evento de Roma al que Sunak y Meloni se dirigieron fue, oficialmente, una reunión anual de las secciones juveniles del partido de extrema derecha italiano. Fundado por la misma Meloni en 1998, este encuentro ‘Atreju’ lleva el nombre del joven y combativo protagonista de la novela de fantasía y película La historia interminable, un cuento sobre un mundo mágico amenazado por una fuerza misteriosa llamada ‘La Nada’.

Si el fascismo italiano se basó una vez en una trágica mezcla de guerra tecnológica y mitos manipulados, la versión actual es una farsa, con dos primeros ministros dando una charla motivacional en una reunión nombrada en honor a una película de fantasía de los años ochenta sobre cómo luchar, literalmente, contra la nada. O más bien, una historia sobre su falsa pero sangrienta guerra contra las clases trabajadoras no europeas, un arma para dividir y distraer a los votantes de Europa de la guerra clasista que libran entre sí.

—-------------------

Este artículo se publicó originalmente en Jacobin

Traducción de Almudena ArroyoSilvia Ortega ProZ Pro Bono para Internacional Progresista.

“Ella nunca retrocedió; ni siquiera cuando la cosa se puso difícil”. Cuando el primer ministro británico, Rishi Sunak, dio un discurso en Roma el 23 de diciembre de 2023, evocó a su predecesora Margaret Thatcher, al mismo tiempo que halagaba a su anfitriona 

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Richard Braude / David Broder (Jacobin)

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. fguardo

    La Universidad del País Vasco ha creado la "Cátedra de Ciberseguridad" con fondos europeos del "programa de I+D+I en IA y ciberseguridad, en asociación con la Universidad de Tel Aviv y asesoramiento militar. Esto se realiza en España a través del INCIBE (Instituto Nacional de Ciberseguridad), que en medio del genocidio en Gaza, acoge a ejecutivos de empresas israelíes cuyos productos "han sido probados en combate". https://www.incibe.es/incibe/sala-de-prensa/el-gobierno-lanza-32-catedras-universidad-empresa-inteligencia-artificial-y

    Hace 2 meses 15 días

  2. Fernando

    "Las políticas fronterizas europeas están sacrificando vidas de inmigrantes en aras de las ganancias corporativas. La estrategia militarizada de la UE no hace más que exacerbar la debacle migratoria, al tiempo que socava los derechos humanos y la democracia". Del excelente artículo en inglés (en la página dar al botón derecho y click en traducir): https://truthout.org/articles/europes-border-policies-are-sacrificing-migrant-lives-for-corporate-profits/

    Hace 2 meses 15 días

  3. José Luis Porcar

    Aumenta aceleradamente la entropía del sistema humano, a nivel planetario. La humanidad está en quiebra de valores que posibilitarían su salvación. Más nos valdrá a las minorías que todavía mantenemos valores de dignidad y solidaridad que mantengamos o creemos vínculos que nos permitan enfrentar, o al menos intentarlo, esta locura del poder planetario. Al menos, las próximas elecciones al Parlamento Europeo, nos servirán para saber dónde estamos en esta nEuropa en decadencia.

    Hace 2 meses 15 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí