1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

reino unido

El disidente Galloway abre el debate sobre el sionismo del Partido Laborista

El líder del nuevo Partido de los Trabajadores centra sus propuestas de la elecciones de Rochdale en la cuestión palestina, aprovechando el peso del voto de la comunidad asiática y el apoyo de los laboristas a Israel

Andy Robinson Rochdale , 22/02/2024

<p>George Galloway en una manifestación propalestina el pasado mes de enero. / <strong>Redes sociales</strong></p>

George Galloway en una manifestación propalestina el pasado mes de enero. / Redes sociales

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Dentro de un almacén, al lado de la concesionaria de Suzuki, mientras cae una llovizna gelida en las anodinas afueras de Rochdale, el carismático político y disidente de izquierdas George Galloway ha puesto en marcha un plan audaz: convertir la indignación de muchos votantes por el genocidio en Gaza en la fórmula ganadora para las elecciones parciales que se celebran a finales de este mes en esta sufrida ciudad posindustrial del norte de Inglaterra. Increíblemente, puede que lo consiga.

“Estas elecciones se celebran con el trasfondo de un genocidio en marcha en Gaza; aquí hay una comunidad asiática de dimensiones importantes y con un elevado grado de conciencia política; ellos invitaron a Galloway a presentarse en estas elecciones”, dice Peter Higgins, organizador de la campaña del candidato en Rochdale, en una entrevista en el cuartel general de la operación.

“Hay gente aquí que no sabe qué está pasando en Gaza o no lo entiende, y hay gente a la que le da lo mismo, pero un número importante de votantes en Rochdale ve lo que pasa en Gaza y ve un genocidio. Se siente indignada”, añade.

El agresivo y, a veces, polémico Galloway –nacido hace 69 años en Dundee y famoso por su demoledor discurso contra la guerra en Iraq en el Congreso estadounidense en 2005– ya logró ganar a rivales laboristas en tiempos del blairismo. Se impuso en el este de Londres (2005) y en Bradford (2012) –al igual que Rochdale, una ciudad deprimida del norte– con un fuerte apoyo de ciudadanos inmigrantes de origen asiático.

Más del 6% de la población de Rochdale nació en Pakistán o Bangladesh

Ahora, como líder del nuevo Partido de los Trabajadores, pretende hacer lo mismo en Rochdale, una ciudad muy cercana a Manchester de 220.000 habitantes, el 30% de origen asiático, principalmente pakistaní y, en menor medida, bangladesí. Más del 6% de la población nació en Pakistán o Bangladesh, y en la mayoría de los casos no puede votar. Pero los asiáticos de segunda o tercera generación son votantes con una elevada conciencia en cuestiones de política internacional, sobre todo de la masacre en Gaza. 

Galloway entiende cómo llegar a estos votantes mediante un ataque al apoyo incondicional que el líder laborista ha dado al bombardeo israelí. “Las opciones son fáciles”, como bien anunció el candidato en el vídeo que presenta su campaña. “Galloway luchará por Palestina y por la gente de Rochdale, y Keir Starmer luchará por Israel”.

Convertir a Gaza en la cuestión central de unas elecciones en el norte de Inglaterra parece una apuesta difícil. Pero Galloway es favorito en las casas de apuestas electorales, tras estallar la semana pasada un escándalo en el que el candidato laborista, de origen pakistaní, Azhar Ali, fue desautorizado por Starmer por declaraciones consideradas antisemitas.

A Starmer le ha salido el tiro por la culata: ha utilizado las falsas acusaciones de antisemitismo para purgar a la izquierda mediante una caza de brujas digna de una obra de teatro de Arthur Miller. 

Cientos de activistas propalestinos, entre ellos el exlíder Jeremy Corbyn, han sido defenestrados. Sin embargo, en esta ocasión, una de las principales víctimas ha sido uno de los allegados más leales de Starmer. El diario conservador Daily Mail publicó la semana pasada un vídeo de Ali en una reunión a puerta cerrada en Rochdale con líderes comunitarios asiáticos, en la que expresaba su convicción de que Netanyahu sabía de antemano del ataque de Hamás del 7 de octubre, a la vez que acusaba a los propietarios de los grandes medios de comunicación de ser judíos. Decir eso está terminantemente prohibido en el Partido Laborista de Keir Starmer.

Cientos de activistas propalestinos, entre ellos el exlíder Jeremy Corbyn, han sido defenestrados

Las palabras de Ali son un indicio de que ya estaba preocupado por el impacto electoral en Rochdale debido a la postura proisraelí de Starmer. A fin de cuentas, en años anteriores, Ali había sido aliado de lobbistas proisraelís como Louise Ellman, exdiputada por Riverside en Liverpool, que dimitió del partido antes de la caída de Corbyn denunciando un inexistente prejuicio antisemita en la izquierda del partido; a cambio recibió el puesto bien remunerado de vicepresidenta del Consejo de Liderazgo Judío. 

Obviamente Ali llegó a la conclusión de que tenía que corregir la impresión de que él también era amigo incondicional de Israel y Netanyahu, pero la filtración a la prensa forzó a Starmer a desautorizar a su propio candidato. Ali sigue siendo el nombre en las papeletas electorales, pero sin contar con la infraestructura del partido para hacer campaña y sacar a sus votantes a las urnas. Es difícil que gane. Galloway puede ser el beneficiado aunque hay otros cuatro candidatos.

Casi un tercio de la población de Rochdale procede de Pakistán, Bangladesh e India, con una importante comunidad de refugiados de países como Afganistán o Siria. Esto se traducirá en el 20% del electorado, según los analistas. Pero puede atraer suficientes votos por la cuestión Gaza.

“En tres distritos de Rochdale, que son mayoritariamente de origen asiático, Galloway probablemente tendrá la mayoría”, dijo en una entrevista el economista y escritor Paul Ormerod, natural de Rochdale. En las elecciones generales en 2020 “el voto musulmán explicó la amplia ventaja de 10.000 votos de los laboristas, por tanto, puede haber problemas para ellos esta vez”.

Pero, “no es solo la comunidad asiática la que se siente indignada por lo que está pasando en Gaza”, dice Higgins. “Hay muchos trabajadores blancos que también pueden ver con sus propios ojos que lo que pasa es un genocidio, no es solo una comunidad. Creemos que vamos a sacar votos de los dos lados”.

La coalición de Galloway pretende abarcar varios segmentos del electorado. Por un lado, trabajadores –de todas las etnias– de bajos ingresos atraídos por la defensa socialista de la sanidad pública y el presupuesto social, salarios dignos, fuertes sindicatos y la nacionalización de empresas de servicios públicos, compromisos que Starmer ha abandonado desde que sustituyó a Jeremy Corbyn al mando del partido. Por otro lado, aquellos jóvenes que fueron movilizados en su día por Corbyn, desencantados con Starmer y que se sitúan al frente del movimiento de solidaridad con Palestina.

Pero la clave de una posible victoria de Galloway serían los votantes de origen asiatico que ven con recelo a Starmer, un abogado formado en derecho humanitario, que ha insistido en que no considera que el bombardeo de Gaza constituya un genocidio ni que el bloqueo de Israel sea una violación de la ley internacional.

La clave de una posible victoria de Galloway serían los votantes de origen asiatico que ven con recelo a Starmer

Starmer ha levantado aún más ampollas en estas comunidades al negarse a apoyar con claridad la creación de un Estado palestino y mostrarse tibio en su apoyo a un alto el fuego en Gaza.

Si gana Galloway, crecerá la preocupación en la cúpula laborista de que la indiferencia del líder laborista ante la masacre de casi 30.000 palestinos pueda pasar factura en las urnas durante las elecciones generales que se celebran este año. “No se puede dar por hecho que Rochdale va a ser una elección de Gaza, pero es obvio que esto podría ser el caso”, escribió el columnista de The Guardian Martin Kettle.

“Starmer está totalmente desacreditado por su postura respecto al genocidio”, dijo Audrey White, militante laborista en Liverpool, otro blanco de la caza de brujas de los lobbies israelíes que fue expulsada del partido tras la caída de Corbyn. “Galloway es un luchador sin igual por la justicia en Palestina y tiene posibilidades de ganar en Rochdale”.

Esto no es solo de interés local o nacional en Reino Unido. Existe un fenómeno parecido en Estados Unidos, donde se celebrarán elecciones presidenciales en noviembre. Todo indica que Joe Biden corre el riesgo de perder votos en estados con importantes comunidades asiáticas y musulmanes, muchos de ellos críticos con la estrategia demócrata.

Una treintena de representantes demócratas de la comunidad árabe en Michigan –unas 280.000 personas, una de las más grandes de Estados Unidos– han anunciado que no votarán a Biden ni en las primarias demócratas de este mes ni en las presidenciales de noviembre.

La pérdida de votos podría resultar catastrófica para Biden, que ganó por un estrechisimo 2,2% en Michigan, en 2020 –solo 154.000 votos– tras la victoria de Trump en 2016. En la ciudad de Dearborn, donde la comunidad de origen palestino es la más grande del país, crece la preocupación demócrata.

Por supuesto, Palestina no es un asunto prioritario para la mayoría de los votantes en Rochdale o Dearborn, ni tan siquiera para muchos asiáticos musulmanes. Según la encuestadora británica More in Common, las cuestiones más importantes para los votantes musulmanes en ciudades como Rochdale son la economía, la inflación y la salud pública, al igual que para el resto de los votantes. Pero la indignación moral es un factor infravalorado por los psicólogos y expertos en demografía electoral. Reino Unido y Estados Unidos tienen los movimientos sociales más importantes de protesta contra el genocidio en Gaza del norte global, visibilizados en las masivas manifestaciones de Londres y Washington. “Lo extraordinario de estas protestas propalestina es la cantidad de votantes desafectos (...)”, escribió el periodista Matt Taibbi tras la gran manifestación contra el genocidio en Gaza en Washington el mes pasado. 

Galloway no es el único candidato propalestino que puede causar problemas a Starmer en los próximos meses. Tras serle negado el derecho de volver a presentarse por el partido laborista, el propio Corbyn, con toda seguridad, propondrá una candidatura anti Starmer en su escaño londinense bajo la bandera del nuevo proyecto ‘Paz y justicia’. “Jeremy va a presentarse”, dijo Audrey White. La campaña de Corbyn en Islington, donde ha sido elegido repetidamente durante tres décadas, estará centrada en la condena al genocidio israelí. Corbyn tiene una enorme credibilidad entre los votantes indignados por las escenas vistas en Gaza, y por ser un viejo aliado de la causa palestina. Cabe recordar que fue expulsado del grupo parlamentario laborista tras ser calificado de antisemita por Starmer y el actual liderazgo.

Otros candidatos independientes propalestinos, algunos afiliados también a ‘Paz y Justicia’, se han presentado en distritos de Londres con importantes comunidades asiáticas como Ilford y Bethnal Green. Andrew Feinstein, un veterano activista antiapartheid judeo-sudafricano, acaba de anunciar que disputará el escaño de Starmer en el distrito londinense de Holburn.

En un nuevo sondeo, el apoyo de votantes musulmanes a los laboristas ha caído del 86%, en las elecciones de 2020 cuando Corbyn era candidato, al 46% según una encuesta publicada esta semana por la Red Musulmana Laborista (LMN). Solo el 29% de musulmanes dicen que se identifican con los laboristas. “La dirección laborista debe cambiar de rumbo o correrá el riesgo de perder el apoyo de la comunidad musulmana durante una generación”, advierte la LMN en un comunicado.

Aunque los candidatos de Starmer en dos elecciones parciales en el sur de Inglaterra derrotaron holgadamente a sus rivales conservadores, hay algunos indicios preocupantes para la dirección laborista, que ya daba por descontado que ganaría las elecciones con mayoría absoluta. Según una encuesta de Savanta, la amplia ventaja de los laboristas sobre los conservadores ha caído siete puntos en los últimos meses. Todo indica que las espeluznantes imágenes de la masacre de casi 10.000 niños en Gaza han ido reforzando la percepción de que Starmer es un político frío y sin corazón.

Dentro de un almacén, al lado de la concesionaria de Suzuki, mientras cae una llovizna gelida en las anodinas afueras de Rochdale, el carismático político y disidente de izquierdas George Galloway ha puesto en marcha un plan audaz: convertir la indignación de muchos votantes por el genocidio en Gaza en la fórmula...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Andy Robinson

Es corresponsal volante de ‘La Vanguardia’ y colaborador de Ctxt desde su fundación. Además, pertenece al Consejo Editorial de este medio. Su último libro es ‘Oro, petróleo y aguacates: Las nuevas venas abiertas de América Latina’ (Arpa 2020)

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Marcoafrika

    Supongo que nuestros queridos socialdemócratas siguen la frase acuñada en la época de la dictadura franquista: Spain is different. Pero no, no lo es y eso parece evidente ante los titubeos gubernamentales respecto a su posición sobre el genocidio nazi-sionista contra sus esclavos palestinos. No se pueden llorar lágrimas de cocodrilo (o quizás sí, pero lo pagarán de algún modo) mientras se mercadea con el Estado terrorista de Israel y se posterga el reconocimiento del Estado Palestino, que desaparecerá en poco tiempo si su masacre continua. Sabemos que el cinismo suele ser moneda común en la política neoliberal (capitalista a secas), pero, también, eso pasará recibo al gobierno actual y seguiremos intentando supervivir en el peor escenario que podíamos imaginar cuando la conflagración mundial sea ya un hecho.

    Hace 1 mes 27 días

  2. pipe49

    Quizá Pedro Sánchez, el Psoe y Sumar deberían tomar nota: no andan tan sobrados de apoyo del voto de izquierdas, el más consciente, como para ser tan tibios como están siendo ante un genocidio e incondicionales de los designios del Imperio.

    Hace 1 mes 28 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí