1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

LECTURA

Elsa von Freytag-Loringhoven: la artista que dio cuerpo a la vanguardia

Introducción del libro que reivindica el legado de la creadora alemana

Joana Masó / Éric Fassin 20/04/2024

<p><em>Fuente</em>, ¿de Marcel Duchamp? En la Galería Nacional de Arte Moderno de Roma. / <strong>Vanesa Jiménez</strong></p>

Fuente, ¿de Marcel Duchamp? En la Galería Nacional de Arte Moderno de Roma. / Vanesa Jiménez

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Hubo un tiempo en que íbamos a los museos para descubrir lo que todavía no habíamos visto y para aprender lo que aún no sabíamos. Sin embargo, en los últimos años, un paseo por las salas de un museo permite constatar todas las ficciones que se nos siguen contando y que hoy, devoradas por el paso del tiempo, se desmoronan ante nuestra mirada. Quizás por ello, en 2019, tras visitar centros de arte que albergan obras canónicas en sus colecciones, empezamos a leer ensayos y novelas que arrojaban luz sobre la historia de una de las obras que cambió las prácticas artísticas durante la vanguardia.

En los años 2000, y a raíz del hallazgo de varios documentos hasta entonces desconocidos, la crítica formuló la hipótesis de que una artista olvidada podía haber sido la autora de Fuente (Fountain), el urinario icónico que la historia del arte atribuía a Marcel Duchamp. Aunque no procedíamos del ámbito de la historia del arte, sentíamos que la erosión de los discursos hegemónicos sobre las grandes obras de arte era ya una realidad que se imponía como una experiencia común que iba más allá de las disciplinas y las competencias. También presentíamos que esta erosión obstinada provenía de los numerosos cuerpos y prácticas ausentes, y que siguen sin formar parte de nuestra historia.

Tardamos meses en entrever hasta qué punto el olvido de esta mujer inauguraba un conflicto de memoria y de interpretación que podía cambiar el sentido de una obra central en la vanguardia. La historia del arte nos había ofrecido un relato retrospectivo y debilitado: en 1917, bajo el seudónimo de R. Mutt, un provocador Marcel Duchamp envió un urinario a uno de los mayores acontecimientos del mundo del arte neoyorquino con la intención de poner en jaque la escena artística del momento. Sin embargo, se desconocían las razones por las que Duchamp tardaría dos décadas en reconocer públicamente la pieza como una obra propia, como si ese silencio largamente sostenido fuera un misterio o un secreto que, en el fondo, no quisiera decir nada. La historia no explicó qué podía significar ese silencio, ni el de aquellos y aquellas que lo hicieron posible, del mismo modo que Duchamp nunca contó por qué, en una carta de la época, había aludido a una mujer involucrada en la presentación del urinario bajo un seudónimo masculino. En el umbral de nuestro siglo, en el que no se ha cesado de retejer los hilos perdidos en la trama de la memoria heredada, esta mujer a la que no se había dado nombre abría una brecha para empezar a recordar otros cuerpos que encarnaron la vanguardia artística y cuya historia no fue transmitida.

Muchas de sus acciones tuvieron lugar en espacios públicos sin que nunca llegaran a ser documentadas

Ella era una artista y escritora alemana que se había exiliado a los Estados Unidos cuando estalló la Primera Guerra Mundial en Europa y que, instalada en Nueva York, se relacionó con la vanguardia artística y literaria. Algunos de sus contemporáneos la fotografiaron desnuda, vestida con tejidos experimentales de su propia creación o con objetos encontrados en la calle. Otros la retrataron para recordar que con su cuerpo había reinventado el trabajo de modelo, actividad a medio camino entre la performance y la crítica al sistema del arte imperante. Podía llegar a una sesión de posado llevando ocultas, bajo su impermeable, unas latas de tomate que cubrían sus pechos; exhibir una jaula de canario como si fuese un collar, o utilizar frutas, legumbres y otros accesorios sustraídos de los grandes almacenes. Trabajó así con objetos que ya existían, como una recolectora de todo lo que producía y desechaba el mundo material. Con ellos, desplegó un arte vivo, un arte que no la sobreviviría. Sus acciones no fueron reconocidas como performances, un término que todavía no existía para nombrar la intervención pública de carácter artístico. Muchas de sus acciones tuvieron lugar en espacios públicos sin que nunca llegaran a ser documentadas, y solo algunas, muy pocas, en las que expresaba su disconformidad hacia la pintura comercial y el mercado del arte, pudieron ser vistas en las galerías de Nueva York. Siempre contrariaron la mirada de los que las presenciaban, desconcertados ante aquel cuerpo que ya no era joven, a veces desnudo, y que, con un fuerte acento extranjero, proclamaba a voces que el arte no podía desarraigarse de la vida.

Esa mujer tuvo muchos nombres, el último de los cuales, y con el que firmó sus poemas y su autobiografía, sería tan difícil de pronunciar como de recordar: Elsa von Freytag­-Loringhoven. Un olvido que ha persistido en nuestras historias del arte y de la literatura, de las que sigue ausente, puesto que ni tan solo las genealogías feministas de la performance han enlazado todavía sus intervenciones públicas con las de tantas otras mujeres que, tiempo después, también pusieron sus cuerpos en lugares donde nadie las esperaba.

Nacida en Alemania en 1874 como Else Plötz, en poco más de una década, a través de sus distintos matrimonios, pasó a llamarse sucesivamente Else Endell, Else Greve y, finalmente, baronesa Else von Freytag­-Loringhoven. En los Estados Unidos, sus poemas se publicaron bajo su nombre de pila americanizado, Elsa, o con las siglas con las que firmó masivamente su obra escrita: EvFL. Pero la mayoría de los artistas y escritores de su tiempo nunca la llamaron por su nombre. Se refirieron a ella como “la baronesa”, reduciéndola a un personaje excéntrico y aludiendo a su fugaz unión con un arruinado barón alemán que se suicidó al final de la guerra. La condición de aristócrata ficticia que parecía singularizarla, y otorgarle un estatuto de excepción, desdibujó su presencia dentro de los movimientos de vanguardia y contribuyó a invisibilizarla como artista. Su nombre impronunciable dejó rápidamente de circular después de su muerte en París, en 1927.

Pronto quisimos adentrarnos en su producción escrita, los poemas conservados y una deslumbrante correspondencia de corte ensayístico que, a excepción de unos pocos textos, escribió en inglés, una lengua extranjera que había aprendido durante el exilio pero que acabó convirtiéndose en su lengua literaria, que incluso mantuvo cuando regresó a Alemania. Su profusa producción contrastaba con su escasa presencia en el mundo editorial, que solo empezaría a hacerle un lugar casi un siglo después de su muerte. Esa falta de difusión nos llevó a viajar para poder acceder a los manuscritos tan bien custodiados en archivos y reservas de museos estadounidenses. Al ver de cerca sus trabajos artísticos, y tocarlos, nos dimos cuenta de que guardaban el polvo sin guardar la memoria. El polvo ocultaba el mismo olvido al que la cultura de nuestro tiempo todavía los relegaba, negando la centralidad que muchos de sus coetáneos reconocieron a Elsa, al reivindicar la singularidad de su práctica artística.

Elsa von Freytag-Loringhoven, durante una de sus performances. / Bain Photos

A la luz de los escritos de los años 1910 y 1920, EvFL fue una artista que entrelazó el arte con la vida, volviendo indiscernibles los contornos autónomos de la poesía y el dibujo, de la escultura y el objet trouvé, tanto en sus acciones como en sus relatos autobiográficos. Su exploración artística cristalizó en formas precarias, como los objetos reelaborados mediante ensamblaje, en acciones­-denuncia o en el trabajo como modelo emancipada de la función de musa. Progresivamente, fue convirtiendo el amor y la sexualidad en los lugares desde los que lanzar una crítica al arte de sus contemporáneos. Y, en la última etapa de su vida, experimentó escribiendo sobre la sexualidad tanto en sus poemas fonéticos o visuales como en su autobiografía inconclusa. Fue sin duda una de las primeras mujeres en relatar el deseo de orgasmo, un orgasmo que buscó en las relaciones con hombres artistas a los que amó, pero no necesariamente admiró. Todas esas tentativas estaban atravesadas por la fragilidad de las experiencias, y por los materiales perecederos con los que trabajaba que acabaron desapareciendo.

A la luz de los escritos de los años 1910 y 1920, EvFL fue una artista que entrelazó el arte con la vida

Precisamente porque los “restos” que utilizaba no acabaron constituyendo obras propiamente dichas, y porque casi nunca las firmaba, nos incomodaba que su redescubrimiento reciente por parte de la crítica la convirtiera en la autora que nunca fue de una obra que nunca reivindicó, la del urinario de 1917[1]. Creíamos que en la confusión entre ser reconocida como artista y ser considerada como autora se escabullía aquello que estuvo en juego durante los años en que Elsa compartió distintos lugares con Marcel Duchamp.

Él, que tampoco figuró como autor de la Fuente hasta dos décadas más tarde, entre 1915 y 1916 vivió, como EvFL, en uno de los estudios para artistas del edificio Lincoln Arcade de Nueva York. Fue Elsa quien formuló las primeras críticas de las piezas de Marcel que ella había visto en su taller –de la Fuente y del Gran vidrio–, y quien lo encumbró como el gran artista del cristal, de la distancia y del frío. De manera obsesiva, lo puso como ejemplo del artista por excelencia del arte sin vida, un arte hecho de vidrios, bombillas, plumas o celuloide. Sin embargo, ambos compartieron una constelación de prácticas que, sin llegar a confluir, se situaron en la misma órbita. Buscaron maneras de escapar a la pintura, y trabajaron con objetos encontrados en los que el arte dejaba de distinguirse con nitidez de otras esferas de la vida. Ninguno de los dos firmó los objetos con los que experimentaron durante ese final de década, porque no los consideraron propiamente obras de arte. Cuando Duchamp empezó a “hacer obras que no fueran de arte”[2], no tenía pretensión alguna de crear obra. El proyecto de Marcel se alimentaba de objetos ya hechos que habían sido fabricados industrialmente, los ready-mades, mientras que el arte de la vida de Elsa era un arte sin obra y sin permanencia en el tiempo. Por todo ello, en aquella época no vendieron ni expusieron ninguno de sus objetos.

Más allá del discurso canónico que todavía hoy celebra la Fuente como el paradigma de la crítica institucional formulada por Duchamp contra el arte de sus contemporáneos, el urinario podía entenderse como el emblema de un momento artístico sin autores y sin obra, ya que nadie reivindicó su autoría en aquel momento, nunca llegó a mostrarse en un contexto expositivo y el objeto como tal se perdió casi de manera inmediata. Desapareció, quizás porque fuera destruido o robado, y el único rastro de su existencia lo encontramos en la conocida fotografía de Alfred Stieglitz. Marcel, que nunca estampó su firma sobre el urinario de porcelana, escribió en él las letras de otro nombre, R. Mutt, cuyo significado se mantendría como un misterio durante los siguientes quince años y del que ninguna publicación reveló que se trataba de su seudónimo.

La crítica empleó muchas palabras y muchos libros para ocultar el sentido de ese silencio, pero la mayoría de los archivos y hemerotecas que visitamos una y otra vez estaban repletos de narraciones que nos hablaban en voz baja de ese potente mutismo como de una construcción colectiva. Descubrimos lentamente que la invención de Mutt, el artista mudo, por inexistente, había sido secretamente custodiada por un pequeño grupo de artistas y escritores que se movían en el círculo de Louise y Walter Arensberg. Los Arensberg eran una pareja de mecenas que, durante las largas y alcohólicas noches de la segunda mitad de 1910, acogieron en su apartamento de Central Park a artistas estadounidenses y europeos exiliados de la Primera Guerra Mundial mientras duró la neutralidad política de los norteamericanos. Encabezado por Duchamp, el grupo integrado, entre otros, por Man Ray, Francis Picabia y Gabrielle Buffet-­Picabia, Arthur Cravan, Mina Loy, Juliette Roche, Albert Gleizes, Joseph Stella, Edgar Varèse y William Carlos Williams se benefició del acompañamiento de los Arensberg, y de hecho Duchamp contó con su apoyo económico a lo largo de toda su trayectoria.

Durante esos pocos años, la práctica artística no se desplegaba a través de autores que mostraban y vendían obras por los cauces habituales del mercado del arte. Se ensayaron acciones colaborativas, intervenciones más o menos improvisadas en los salones de arte independiente, escritos colectivos, revistas efímeras y objetos sin firmar que se confundían con la vida cotidiana. Fue, ante todo, un momento “sin historia”, ya que el círculo en torno a los Arensberg era un espacio de sociabilidad que nunca se constituyó ni en grupo ni en movimiento artístico o literario que pudiera ser identificado como tal. Tanto es así que la historia del arte lo acabó agregando al movimiento dadá, que llegaría a Nueva York muy poco después. Ese periodo anterior a la irrupción de dadá quedó sepultado por los movimientos de vanguardia organizados. Pero, a diferencia del grupo informal que se daba cita por la noche en casa de los Arensberg, incorporarse a movimientos como dadá requería la autorización legítima de sus cabezas visibles y, las más de las veces, un manifiesto público para ser reconocidos.

Ese periodo anterior a la irrupción de dadá quedó sepultado por los movimientos de vanguardia organizados

Se esfumó, pues, ese momento sin nombre en torno a la Fuente en el que nos adentrábamos para redescubrir una historia sin historia. Debido a la posterior vinculación de Duchamp con dadá y el surrealismo, la Fuente acabó siendo considerada una obra dadaísta que había puesto en crisis al mundo del arte. Se desvaneció entonces la posibilidad de que el urinario perdido iluminara, más allá de sí mismo y del propio trabajo del artista, el conjunto de prácticas de esa época caracterizada por la ausencia de obras y de autores.

Pronto nos dimos cuenta de que necesitábamos dar un nombre a ese breve periodo para que pudiera existir en nuestras frases y fijarlo en nuestras memorias: lo llamamos “el momento Lichtenberg”, por su brevedad. Los ready-mades de Duchamp y los ensamblajes de EvFL que acabaron extraviándose reflejaban un arte sin obra al que le faltaba el autor, un fenómeno que podía relacionarse con el conocido aforismo de Lichtenberg que aludía al “cuchillo sin hoja al que le faltaba el mango”[3].

El filósofo del siglo XVIII Georg Christoph Lichtenberg fue una de las figuras que André Breton rescató, hacia los años cuarenta, como un antepasado del surrealismo. Los surrealistas veían sus aforismos a medio camino entre el humor y la producción paradójica de sentido, tan cercana a la sensibilidad de la vanguardia del siglo XX. Hoy, las máximas de Lichtenberg, al margen del absurdo que los surrealistas tanto habían elogiado, abren una vía para señalar la fecundidad de todos aquellos problemas y momentos que, por ilógicos o inconexos, quedaron sin explorar.

La referencia a Lichtenberg nos permitía evocar una experiencia histórica en la que prácticas artísticas de escasa legitimidad se situaban al borde de lo ilegible. El cuchillo sin hoja y sin mango, que en sus aforismos no dejaba de ser un cuchillo, los espejos sin cristal y sin marco, que seguían siendo espejos, nos invitaban a pensar hoy en un “momento” en el que el arte, aunque no dispusiera de obra o autor, irrumpiría afirmativamente como tal. La referencia a Lichtenberg significaba la promesa de que ese arte no desaparecía tras la desaparición de las obras. Con ella podíamos dibujar los contornos de ese breve periodo antes de dadá. Y todo ello posibilitaba atisbar los gestos artísticos que desafiaban la fascinación por la firma y el mercado del arte centrado en la obra. Fueron unos años que se diluyeron en otros marcos de sentido, y no fueron percibidos como tentativas de romper el maleficio de la autoría que hallamos en el corazón de nuestra historia del arte, que sigue siendo una historia de grandes nombres, de grandes autores.

Elsa von Freytag­-Loringhoven, de quien Duchamp dijo que “no era futurista, sino que era el futuro”[4], emerge ahora, un siglo después de su muerte, como una de las mujeres que con su trabajo y con su vida participaron plenamente en el eclipse de las autorías fuertes. Por ello, hoy una genealogía feminista puede acercarse a ella no como a una autora expropiada de su obra, sino como a una artista que, como algunos de sus contemporáneos, no hizo obra para poder hacer arte. La radicalidad de la propuesta que legó a la posteridad no podía ser expropiada, pero sí ignorada. Reparar el olvido de Elsa dentro de la historia del arte no consistía, pues, en atribuirle el urinario de Duchamp, sino en repoblar un paisaje que conducía a imaginar un momento que nunca existió en la narrativa del arte. Aquella mujer olvidada llevaba a cuestas un momento y un pasado más grandes que la historia.

El potencial transformador que ella encarnó sigue siendo el de una vanguardia futura. Una vanguardia en la que la vía experimental de EvFL se encontró con el urinario firmado por un autor que nunca existió. Aunque el momento Lichtenberg apenas perduró en el tiempo, su espectro persiguió a Duchamp tanto en forma de obsesión como de nostalgia, puesto que, a partir de 1930, se volcó en la interminable repetición del urinario perdido, que replicó y moldeó hasta el fin de sus días en ediciones numeradas para galerías y museos. De Elsa, de Nueva York a París, pasando por Alemania, sobrevivieron algunos objetos, poemas y escritos autobiográficos que formulaban esa otra relación del arte con la vida. Una relación que su editora Margaret Anderson definió como “the art as the person”, el arte entendido como la persona. De aquellos años, nos han llegado testimonios y memorias, diarios y cartas, documentos vivos que nos cuentan que esta otra vanguardia fue posible durante el tiempo de un eclipse. Esta otra historia de la Fuente no nos propone tanto una nueva cartografía de la vanguardia, sino más bien un viaje imprevisto en el que revisitamos lugares por los que ya habíamos pasado.

----------------------------------

Este texto pertenece al libro Elsa von Freytag-Loringhoven. La artista que dio cuerpo a la vanguardia (Arcadia, 2024), de Joana Masó y Éric Fassin.



[1] Véase, entre otros, Julian Spalding y Glyn Tomson, «Did Marcel Duchamp Steal Elsa’s Urinal?», The Art NewsPaper, 1 de noviembre de 2014, comisarios de la exposición A Lady’s Not A Gent’s, Summerhall, Edimburgo, octubre de 2015; Siri Hustvedt, Recuerdos del futuro. Barcelona: Seix Barral, 2019; y Gloria

G. Durán, Baronesa dandy, reina dadá. La vida-obra de Elsa von Freytag-Loringhoven. Madrid: Díaz & Pons, 2013.

[2] Marcel Duchamp, Escritos: Duchamp du Signe. Barcelona: Editorial Gustavo Gili, 1978, p. 89.

[3] Georg Christoph Lichtenberg, Aphorismes. París: Le Club Français du Livre, 1947. Prefacio de André Breton, introducción y traducción de Marthe Robert.

[4] Marcel Duchamp, citado por Kenneth Rexroth, La poesía americana en el siglo xx. Buenos Aires: Editorial Nova, 1971, p. 77.

Hubo un tiempo en que íbamos a los museos para descubrir lo que todavía no habíamos visto y para aprender lo que aún no sabíamos. Sin embargo, en los últimos años, un paseo por las salas de un museo permite constatar todas las ficciones que se nos siguen contando y que hoy, devoradas por el paso del tiempo, se...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Joana Masó

Autor >

Autor >

Éric Fassin

Sociólogo y profesor en la Universidad de Paris-8. Ha publicado recientemente 'Populismo de izquierdas y neoliberalismo' (Herder, 2018)

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí