1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

  294. Número 294 · Marzo 2023

  295. Número 295 · Abril 2023

  296. Número 296 · Mayo 2023

  297. Número 297 · Junio 2023

  298. Número 298 · Julio 2023

  299. Número 299 · Agosto 2023

  300. Número 300 · Septiembre 2023

  301. Número 301 · Octubre 2023

  302. Número 302 · Noviembre 2023

  303. Número 303 · Diciembre 2023

  304. Número 304 · Enero 2024

  305. Número 305 · Febrero 2024

  306. Número 306 · Marzo 2024

  307. Número 307 · Abril 2024

  308. Número 308 · Mayo 2024

  309. Número 309 · Junio 2024

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

YUK HUI / FILÓSOFO Y PROFESOR

“La oposición entre inteligencia humana y artificial tiende a plantearse de forma muy ingenua”

Oier Etxeberria 10/05/2024

<p>El filósofo Yuk Hui. / <strong>Dani Blanco (ARGIA)</strong></p>

El filósofo Yuk Hui. / Dani Blanco (ARGIA)

En CTXT podemos mantener nuestra radical independencia gracias a que las suscripciones suponen el 70% de los ingresos. No aceptamos “noticias” patrocinadas y apenas tenemos publicidad. Si puedes apoyarnos desde 3 euros mensuales, suscribete aquí

Esta conversación tuvo lugar en el contexto de unas jornadas organizadas por el centro cultural Tabakalera (Donostia-San Sebastián) con el objeto de pensar las relaciones entre tecnología, arte y sociedad. Contar con un filósofo cuya formación se dio inicialmente en el campo de la ingeniería informática parecía indicado para hablar de cuestiones que atañen a las tres áreas mencionadas. Además, el lugar que ha venido a ocupar la propuesta filosófica de Yuk Hui no ha dejado de crecer en los círculos que tratan de pensar la Inteligencia Artificial, los nuevos objetos digitales o la herencia de la cibernética. Considerado por muchos como un filósofo imprescindible para redescubrir la Historia de la tecnología, Yuk Hui ha enseñado en la Universidad Leuphana, la Universidad Bauhaus, la Universidad de la Ciudad de Hong Kong, ha sido profesor invitado en la Academia de Arte de China y actualmente es catedrático de Filosofía en la Universidad Erasmo de Rotterdam. Ha sido el coordinador de la Red de Investigación de Filosofía y Tecnología desde 2014​ y es miembro del jurado del Premio Berggruen de Filosofía y Cultura desde 2020. Sin duda, los vínculos que mantuvo en vida con Bernard Stiegler (1952-2020) han contribuido a que sus reflexiones hayan irrumpido con fuerza en el ámbito filosófico, pero no hay que olvidar  la prolífica producción teórica que ha llevado a cabo durante los últimos años, con libros como Fragmentar el futuro (Caja Negra, 2020), Sobre la existencia de los objetos digitales (Materia Oscura, 2023), The question concerning technology in China: An Essay in Cosmotechnics (2016, de próxima aparición en Caja Negra) y Recursividad y contingencia (Caja Negra, 2022), que han sido traducidos a una docena de idiomas.

Desde las perspectivas abiertas por la teoría de los medios, la crítica de la tecnología o la nueva ontología orientada a los objetos, es habitual encontrarse con proposiciones filosóficas basadas en el rechazo a la modernidad y la ilustración, en cuanto configuraciones históricas que han apostado por una versión muy reduccionista y empobrecida de la razón. ¿Qué significa para usted poner la cuestión técnica en el centro de esta tradición filosófica? ¿Cree que puede ser el modo de corregir este déficit consustancial al proyecto moderno?

No se trata de perfeccionar el proyecto moderno. Mi propuesta en relación a lo que yo llamo Cosmotécnica tiene que ver más bien con la posibilidad de un cambio de dirección. He realizado un análisis pormenorizado de lo que significa la modernidad en The question concerning technology in China, refiriéndome a ella como una época en la que se produce una ruptura metodológica y epistemológica en Europa, donde acontece una Revolución Científica que da paso a una Revolución Industrial. Hasta el siglo XVI, en China y en India, tanto la tecnología como la ciencia ocupaban posiciones muy avanzadas, pero lo que sucede en Europa en ese momento es un cambio radical. Esta es la razón por la que el historiador, bioquímico y sinólogo Joseph Needham se preguntaba por qué la ciencia y la tecnología modernas tuvieron su epicentro en Europa y no en China e India. El paradigma que se produce entonces responde a un tipo de pensamiento muy específico que funciona muy bien en su aplicación al campo científico y también al tecnológico. Pero no hay que olvidar que su conversión en un valor universal y su consecuente exportación al resto del mundo es inseparable de los procesos de colonización y de globalización. Es importante, cuando hablamos de la modernidad, pensar que se trata de una forma particular de ver el mundo. Una forma particular de conocimiento que se convierte en universal o, mejor dicho, que se acepta como tal.

El concepto de naturaleza que asumimos es un producto del marco propuesto por la modernidad

Y ¿cómo se relaciona esto con su propuesta sobre la Cosmotécnica o Tecnodiversidad?

Antes de empezar a responder a lo que entiendo por ambos conceptos, me gustaría dar un pequeño rodeo y centrarme en el concepto de naturaleza. Para nosotros, el término naturaleza corresponde a una totalidad que es externa al ser humano y que no es artificial. Pero, como han demostrado antropólogos e investigadores como Philipe Descola o Eduardo Viveiros de Castro, este concepto de naturaleza es moderno y está fundamentado en su oposición a la cultura. Me gusta recordar al respecto aquella anécdota que cuenta Henri Michaux en el diario que escribió durante un viaje a Ecuador. Parece ser que fue al llegar a un parque urbano, con sus plantas y árboles debidamente ordenados, cuando una mujer que participaba en aquel viaje, procedente de la ciudad de Manaos, exclamó: “¡Ah, por fin la naturaleza!”, tras haber cruzado el Amazonas en canoa. Creo que se trata de una escena que ilustra cómo el concepto de naturaleza que asumimos es en gran medida un producto del marco propuesto por la modernidad, ya que para esta persona la jungla no es naturaleza, pero sí lo es en cambio una parte de ella. Por supuesto, siempre hubo otras formas de entenderlo, no nos olvidemos del animismo o el analogismo. Por esta razón el antropólogo Eduardo Viveiros de Castro acuñó el término de multi-naturaleza. Para los modernos existe una sola naturaleza y una multiplicidad de culturas. En cambio, desde una perspectiva antropológica, uno puede reivindicar la existencia de una sola cultura y múltiples naturalezas. La oposición entre naturaleza y cultura no tiene por lo tanto la universalidad que se le adjudica. Para los indios de América, por ejemplo, la mayoría de plantas y animales poseen un alma, una naturaleza específica y una predisposición, por lo tanto, a la comunicación. En resumen, tienen una facultad que los incluye en lo que nosotros entendemos por cultura, en cuanto que ese alma los dota de conciencia reflexiva e intencionalidad. ¿Tiene sentido seguir hablando de naturaleza según esta cosmovisión? Por lo demás, si esta tesis es correcta, deberíamos pensar también qué significa este giro, para el saber técnico y el campo de la tecnología.

Pero, en ese caso, ¿no sería quizás más interesante deshacerse definitivamente del término naturaleza, abandonar su uso, y tratar de entender el mundo y nuestro lugar en él por medio de otras ideas o locuciones?

Para mí, la cuestión es que no podemos extraer un concepto como el de naturaleza de forma aislada y pensar luego en cambiarla. Lo que por el contrario sí podemos pensar es que hay una multiplicidad de naturalezas y por lo tanto también de tecnologías y técnicas, y entonces preguntarnos por qué esta heterogeneidad, esta historia de tecnologías múltiples que intento ahora reconstruir, ha sido oscurecida por el proceso de la modernidad. Esta es la idea que subyace en la idea de tecnodiversidad o la cosmotécnica múltiple. Al fin y al cabo, la tecnología no puede ser separada de otras realidades como la religión, la estética o la filosofía. La tecnología atraviesa todos estos fenómenos que la motivan y a su vez la limitan. La definición que propongo para definir la cosmotécnica se produce en esta conjunción entre el orden cósmico y el orden moral a través de las actividades técnicas.

Algunas premisas de la cibernética, como la idea de que se puede acceder a lo desconocido a través de lo ya conocido, pueden seguir siendo extrañas para el modo en el que solemos entender el conocimiento. Norbert Wiener, el fundador de la cibernética, soñaba con un mundo en el que no habría nada “desconocido” que descubrir, puesto que su realidad respondería a una acumulación de registros o hechos que simplemente podrían ser analizados, procesados y combinados de forma infinita. ¿Qué significa esto para nuestros sistemas perceptivos y para nuestra comprensión de la inteligencia?

Sigo pensando que la cibernética fue el evento filosófico más importante del siglo XX, por la siguiente razón: la cibernética ha superado la oposición entre el mecanicismo y el organismo a través del concepto de la retroalimentación y el feedback de la información. Cuando decimos que gracias a la cibernética es posible descifrar lo desconocido a través de lo conocido, nos referimos a un proceso en el que a través de la interacción recursiva conseguimos producir una imagen de nuestro objeto de interacción, sobre su posición y sobre los diversos aspectos que lo determinan. Dicho de otro modo, se produce una circularidad entre un ser y su entorno, un movimiento no lineal de autoajuste orientado a la definición de un conjunto. De ese modo accedemos a lo que en principio era desconocido para nosotros. Este es el modo en el que funciona básicamente la inteligencia artificial.

El lenguaje hablado también se produce gracias a la integración de toda una serie de automatismos. Pero ¿cree que son estos comparables a los automatismos probabilísticos con los que opera la inteligencia artificial para moderar la incertidumbre?

Lo que urge es preguntarse si hay una única inteligencia o, más bien, una multiplicidad de ellas

La pregunta sobre la inteligencia es muy compleja y abierta, pero lo que urge es preguntarse si hay una única inteligencia o, más bien, una multiplicidad de ellas. En mi opinión, la oposición entre la inteligencia humana y la artificial tiende a plantearse en forma muy ingenua. No hay por qué pensar que son la misma cosa, pero se trata de una oposición que nos sitúa en un callejón sin salida. Es importante tener en cuenta que a lo largo de su historia la propia noción de IA ha tenido diferentes acepciones. En 1956, durante la famosa conferencia de Dartmouth, cuando se acuñó el término IA, la idea era imitar más de cerca la inteligencia humana a través de una noción neuronal de la inteligencia. En aquella época las operaciones de la lógica simbólica servían de modelo para la adquisición del conocimiento común del mundo. Los informáticos se propusieron representar el mundo mediante la lógica formal o simbólica. Pero ya en 1961 Marvin Lee Minsky escribió un artículo titulado “Pasos hacia la inteligencia artificial” en el que confesaba que nadie podía definir realmente lo que es la inteligencia, y su modelo podría ser sólo contingente. Este desplazamiento fue criticado en los años setenta por el filósofo Hubert Dreyfus por considerarlo demasiado cartesiano. Pocos años más tarde, surgiría otra propuesta en base a la idea de que la mente funciona gracias a una constelación de neuronas que están constantemente interactuando y evaluándose entre ellas. Usando la terminología cibernética, se diría que esas neuronas se van actualizando de forma recursiva hasta encontrar la respuesta adecuada. Esta manera de entender la inteligencia es conocida como conexionismo y es el modelo en el que se fundamenta hoy la inteligencia artificial. De ese modo, la realidad se entiende como una gran acumulación de datos que poseemos y que podemos manejar, gracias a que disponemos –claro está– de una potencia computacional enorme. Para decirlo de forma muy resumida, en el campo de la IA hemos pasado del racionalismo clásico al empirismo, pero estas dos formas diferentes de entender la inteligencia ya fueron discutidas en Europa en los siglos XVII y XVIII. Más tarde, el propio Emmanuel Kant trató de demostrar que, en realidad, ni el empirismo ni el racionalismo son capaces de explicar nuestras capacidades cognitivas. Puesto que la razón práctica opera reclamando cosas que no podemos probar, como Dios, el alma inmortal y la libertad. Preguntas que son irreductibles tanto al empirismo como al racionalismo, y que nos indican la existencia de otras formas de entender la inteligencia. Por ejemplo, en relación con la IA podríamos preguntarnos: ¿en qué se basa el comportamiento moral?

Siguiendo este hilo, en diversos pasajes de Art and Cosmothecnics afirma la importancia de seguir pensando en el arte como una forma de conocimiento. Pero si el arte siempre ha sido una experiencia que permite el acceso a lo no-racional, sostiene que filosóficamente hay que distinguir esta forma de no-racionalidad tanto de lo irracional como de la racionalidad científica.

Hay cosas que no podemos demostrar pero que poseen existencias efectivas, que juegan un papel importante en nuestra manera de elaborar el pensamiento y en nuestra vida en general. Me gusta pensar que son cuestiones irreductibles a la categoría de lo irracional, por eso me decanto a considerarlos no-racionales o a decir que pertenecen a la categoría de lo desconocido. No somos capaces de racionalizarlas completamente, pero tampoco podemos actuar sin asumir su existencia. Por ejemplo, podemos remitirnos al concepto de lo bello. Para nosotros es algo muy normal ver una flor y decir que es hermosa o bonita. Pero si intentamos definir lo bello, enseguida tenemos que remitirnos a su opuesto, a su negatividad. No se puede, por lo tanto, demostrar que esa belleza exista como tal, como una cosa, pero sin ese concepto no podría haber un juicio estético, ni habría arte. Creo que es importante asumir esta imposibilidad para pensar la cuestión estética, sea desde una perspectiva clásica o contemporánea del arte.

Otra cuestión que aparece en sus ensayos sobre la tecnodiversidad es la dialéctica entre lo particular y lo universal. En algún momento, ha enunciado que es preciso pensar filosóficamente lo local y pensar la filosofía localmente. Pero, ¿cómo pueden estas localidades, en esta época de las grandes infraestructuras y plataformas transnacionales, contribuir al desarrollo y a la imaginación de la tecnología en lugar de estar simplemente subordinadas a ella?

No creo que haya que oponer lo universal y lo particular. Para aclarar esta posición me gustaría referirme a una anécdota que leí en el famoso libro de Paul Hazard La crisis de la conciencia europea. Cuenta cómo, en el siglo XVII, antes de la llegada de la Ilustración, Luis XIV y su Gobierno, interesados en instaurar el comercio francés y difundir la verdadera fe, enviaron una delegación a Siam (Tailandia) mediante la que trataron de convencer al príncipe para que se convirtiera al cristianismo. Pero la respuesta que obtuvieron generó mucha sorpresa. Ya que el príncipe alegó que, si la Providencia divina hubiera querido que reinara una sola religión, nada le hubiera sido más fácil que llevar a cabo semejante plan; pero puesto que Dios había tolerado una multitud de religiones diferentes, la conclusión era bien sencilla: Dios prefiere ser glorificado por una prodigiosa cantidad de criaturas que lo alaban cada uno a su manera. Esta historia ilustra a la perfección la importancia de la diferencia frente a la universalidad y permite superar la relación entre lo particular y lo global con relación a mi propuesta de pensar la tecnodiversidad. Una propuesta que no se refiere solo a la pluralidad tecnológica, sino a la idea de generar una matriz que nos permita pensar problemas como el cambio climático o la crisis ecológica. Esta matriz consta fundamentalmente de tres elementos: la tecno-diversidad, la noo-diversidad (noo- del griego nous: ‘mente’ o ‘intelecto’) y la biodiversidad. Para mí es importante pensar estas tres diversidades conjuntamente, puesto que están interconectadas.

¿Podría poner un ejemplo concreto que nos permita entender mejor la conexión entre estas tres variables que hace coincidir en el concepto de tecnodiversidad?

La tecnodiversidad es una propuesta donde las actividades técnicas, ecológicas y reflexivas se articulan recursivamente. Por ejemplo, en relación a la biodiversidad, hoy no podemos pensar solamente en preservar unas u otras especies, hay que pensar el modo en el que podemos convivir con ellas. Hay que tener en cuenta la variedad de respuestas que es capaz de ofrecer cada región o cosmovisión ante un desastre de una dimensión determinada, sea nacional o internacional. Hay en estas respuestas, por supuesto, niveles de eficacia variable. Pero luego llegan los pesticidas, por ejemplo, que son universales. Sabemos que ir a por la estructura biológica del insecto puede ser una solución muy eficaz, pero también somos conscientes de los múltiples desastres que genera. Utilizo el ejemplo de los pesticidas como un ejemplo de no respeto hacia las noo-diversidades, que a su vez provoca un problema en la biodiversidad. Si nos remitimos a la historia hay diversas dinámicas con relación a estas tres diversidades. Aunque las tecnologías que utilizamos hoy son cada vez más homogéneas y la noo-diversidad no se respeta, por no hablar de la biodiversidad. Insisto en que necesitamos pensar en el concepto de lo local a través de esta matriz.

La tecnodiversidad es una propuesta donde las actividades técnicas, ecológicas y reflexivas se articulan recursivamente

Una cuestión recurrente en sus escritos es la relación que históricamente se ha establecido entre naturaleza y tecnología. Según la cibernética, ya no podemos pensar en las máquinas como un aparato de causalidad lineal, pero en el seno de esta metaciencia la idea de la naturaleza parece explotar también en todas direcciones. Pienso en teorías como la de la hipótesis Gaia, conocidas por situarse en la intersección de la cibernética y la naturaleza. ¿Podría desarrollar esta cuestión?

En Contingencia y recursividad traté de interpretar la historia de la filosofía moderna europea desde la oposición entre mecanismo y organismo. Por ejemplo, para René Descartes y muchos otros la filosofía dominante era mecanicista. Para ellos, incluso los seres humanos podían ser entendidos como mecanismos que operan siguiendo causalidades lineales. Causalidad lineal significa que si había un efecto –si algo sucede– tenía que haber una causa anterior a ella y que podría remitir, asimismo, a otra causa y así sucesivamente, hasta llegar a la causa primera, o sea a Dios. En resumidas cuentas, en el mecanicismo nos encontramos con una máquina determinada por causalidades lineales. El ejemplo del reloj puede ser ilustrativo al respecto. Si una pieza de un  reloj mecánico se rompe, es la totalidad de la máquina la que se rompe, ya que se trata de una máquina lineal. Al contrario, si rompemos una pata a una araña, esta puede seguir apoyándose en otras patas y continuar funcionando. Existe una diferencia entre una causalidad diversa que un organismo vivo expone y que el mecanicismo es incapaz de explicar. Tenemos que volver a Emmanuel Kant para explicar esta diferencia, concretamente a un libro titulado La crítica del juicio (1790), que consta de dos partes. En la primera se ocupa del juicio estético y a continuación del juicio teleológico, y ahí es donde se pone a pensar en la biología. Se trata de la diferencia que podemos encontrar, como forma de actuar, en el juicio estético y el juicio teleológico.

Pero ¿qué relación guarda este encuentro entre dos formas de actuación con la cibernética?

La cibernética, como idea latente, se encuentra ya aquí, en alguien que afirma que existe un juicio determinante, que impone lo universal a lo particular, pero que también existe otro tipo de juicio, reflexivo, que trata de buscar lo universal en lo particular. Dando un salto hacia la cibernética, recordemos el primer capítulo del famoso libro Cibernética o el control y comunicación en animales y máquinas de Norbert Wiener, en el que ya en la introducción opone el tiempo newtoniano (mecánico) y el tiempo bergsoniano (vivencial). En resumidas cuentas, Norbert Wiener viene a decir que las máquinas cibernéticas, al ser capaces de autorregularse, han superado esta oposición entre vitalismo y mecanicismo. Una idea que tendrá muchísimas aplicaciones como la “hipótesis Gaia” propuesta y desarrollada por un ingeniero que trabajaba para la NASA llamado James Lovelock. ¿Qué era Gaia? Según Lovelock, antes de trabajar con Lyn Margulis, que más tarde impuso una nueva definición, un sistema cibernético o una máquina capaz de hacer operaciones homeostáticas. De ese modo, para nosotros ahora mismo Gaia remite a dos imágenes, por un lado la cibernética y por otro la ecología.

¿Cuáles serían, finalmente, las consecuencias políticas que en su opinión se podrían derivar de esta imagen doble?

Hay quien está pensando en la tierra como una nave espacial con la que podríamos desplazarnos a otra galaxia. Yo sugiero que es mejor eliminar esas ideas y volver a pensar en volver a poner los pies en la tierra. Por ejemplo, la cuestión clave de la ecología, para mí no es tanto proteger a los animales y las plantas, sino profundizar en la cuestión y las posibilidades de la coexistencia. Pensar en la tecnología desde ese punto de partida. ¿Qué pasa con esas máquinas que están entrando, por ejemplo, ahora mismo en la Amazonía? ¿Qué tipo de convivencias se producirán entre las cosmovisiones que habitan el territorio y la tecnología recién adquirida? ¿Qué procesos de adaptación se pueden dar?

Esta conversación tuvo lugar en el contexto de unas jornadas organizadas por el centro cultural Tabakalera (Donostia-San Sebastián) con el objeto de pensar las relaciones entre tecnología, arte y sociedad. Contar con un filósofo cuya formación se dio inicialmente en el campo de la ingeniería informática parecía...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Oier Etxeberria

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí