1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Hinault, Serranillos, Mito

Marcos Pereda 9/12/2015

<p>Hinault y Gorospe durante una de las etapas de la Vuelta de 1983.</p>

Hinault y Gorospe durante una de las etapas de la Vuelta de 1983.

RTVE

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Es, seguramente, la etapa más recordada en la historia de la Vuelta a España. No la más dura, no, tampoco la más épica, pero sí la más recordada. Por todo. Por sus protagonistas, por la situación, por la tele. Pero también por lo jóvenes que fuimos, por lo que estaba cambiando España, por ese aire de arcaísmo deviniendo en modernidad que nunca antes existió, que nunca después vivimos. El 8 de mayo de 1983 dos millones de personas saludan a los ciclistas en Madrid. Dos millones. Ese mismo domingo se celebran las primeras elecciones autonómicas en España. Cambios, cambios. Por todo eso, claro. Hinault, Serranillos. Sin más.

Y es que en 1983 España era diferente, muy diferente. “Nos alojaban en hoteles indignos. Imaginen un hotel en pueblecitos de Asturias, en los Pirineos. Se comía mal. A veces no había agua caliente ni por la noche ni por la mañana”. Estertores de la época anterior, salto a un nuevo tiempo. Y, en la tele, ciclismo. Por primera vez en años, en la tele ciclismo. La televisión pública iba a ofrecer, en directo, todas las etapas de la Vuelta a España, en lugar de los pequeños resúmenes de ediciones anteriores. Todos, organizadores, patrocinadores, el propio ente público, se juegan mucho con aquella decisión. ¿Habrá mimbres? ¿La gente comprará el producto?

El caso es que todo parecía favorable para que ese joven/viejo deporte despegara. Al menos la participación era de campanillas, con el flamante Renault del invencible Bernard Hinault a la cabeza. Pero, al margen de los chicos de Guimard (dicen que trae un chaval buenísimo, un jovencito rubio de gafitas, Laurent nosequé), estaba también el italiano Saronni, y una representación hispana de enorme calidad, con todos los hombres que podían contar en aquel tipo de pruebas, desde promesas por confirmar como Pedro Delgado o Álvaro Pino hasta realidades más que hechas en las piernas de Marino Lejarreta o el añorado Alberto Fernández.

Con todo en la salida hay un único favorito. Y es que si estaba Le Blaireau en liza no podía ser de otra forma: Hinault permanecía imbatido en vueltas de tres semanas, con la única excepción de su abandono en el tour de 1980. Abandono por una tendinitis en la rodilla…

Conociendo el carácter del bretón no es de extrañar que el pelotón se mantuviera respetuoso en las primeras jornadas, en las que incluso un gregario del Renault (ese gafitas del que hablábamos antes….su nombre es, ahora sí, Laurent Fignon, y volverá a salir en este relato) se imponga en una etapa, mientras otro hombre de Guimard, Dominique Gaigne, hacía lo propio en el prólogo y se regalaba unos días de amarillo.

Pero todo salta por los aires cuando llegan las primeras cuestas. En Castellar de n´Hug vence Alberto Fernández y en Viella se impone Marino Lejarreta, pegándole un serio aviso a Hinault, que se convertiría en correctivo cuando, dos días después, el mismo vasco se alzara como vencedor en Panticosa, en una de esas cronoescaladas que el bretón solía dominar de forma inmisericorde y en la que, ese día, se le había visto subir haciendo eses, congestionado el gesto.

Algo pasaba con Hinault y nadie sabía qué era. La mayoría pensaba que era fruto de la habitual falta de kilómetros invernales del francés, que seguramente fuera entrando en calor con los días. Solo él mismo y su director conocían la verdad: su rodilla derecha se resentía. Se resentía de tantos años arrastrando desarrollos imposibles, se resentía de su forma brutal y violenta de concebir el ciclismo, se resentía de sus incursiones en la pista, de aquella caída temprana en la Étoile des Espoirs en un lejano 1975. Todo se le viene encima al gran campeón, que cada noche en el hotel cojea más ostensiblemente…

El que se muestra espumoso, radiante, es Marino Lejarreta. “Lo único que le pido es que se case. Es tan tímido…”, declara su madre en Dicen. Pero el joven Marino anda muy ocupado ese mes, entre levantar los brazos en los Lagos de Covadonga (primera y legendaria ascensión en la historia de la Vuelta), cortarse en abanicos camino de Soria y ser el estandarte, en suma, del resurgir del ciclismo hispano. Y, con él, otros nombres. Alberto Fernández, que es líder unos días, que coge un catarro inoportuno por no abrigarse al final de una etapa. O Álvaro Pino, que encuentra en León su recompensa de gallego corajudo y tenaz. O, en suma, la nueva sensación del ciclismo, el jovencísimo Julián Gorospe, el ídolo del campo amateur vasco, una especie de Julen Guerrero diez años antes, que se mostraba ahora dominante entre los mayores, y que se presentaba en la 17º etapa vestido de amarillo y con la carrera bien encarrilada. Su director, un antiguo coequipier de Anquetil casi imberbe, que responde al nombre de José Miguel Echavarri, se frota las manos, pero es prudente. “Sí, el chico está bien, está fuerte y tiene ventaja. Pero el otro…con el otro nunca se sabe”.

El otro es Hinault, y cada día pasa un nuevo calvario, con una pierna que le duele más y más. Cualquier ciclista, cualquier persona, hubiera abandonado en aquel momento. Tienes tres Tours, Bernard, tienes dos Giros y una Vuelta…vámonos para casa, para tu amada Yffiniac, y dejemos a estos locos españoles con su carrera de golpes continuos, de batalla todos los días. Pero cualquier otro no es Hinault. Y él aguanta, los dientes apretados, escupiendo rabia e impotencia kilómetro tras kilómetro. Incluso tiene que escuchar a bocas demasiado grandes, como la de Javier Mínguez, que acusan a los equipos extranjeros de estar compinchados entre sí y hacer triquiñuelas. Y él, el bretón, por una vez calla. Calla y rumia su venganza. Que llega, como les llega siempre a los más grandes campeones.

El 6 de mayo de 1983 amanece nublado en Salamanca, punto de partida de la etapa. Los periodistas que leen los periódicos se asombran de la contundencia de Alfonso Guerra: Habrá referéndum sobre la OTAN, dice, y saldrá el No… También se enteran del incidente que había tenido el día antes Hinault con un chico, al que había dado una patada después de que el chaval le palmease en la espalda. “De forma condescendiente”, dice el bretón. Los ánimos no podían estar más caldeados. Gorospe era líder, Pino estaba a menos de medio minuto e Hinault a 1´11´´. La etapa era dura, por los puertos de Peña Negra, El Pico, Serranillos y La Paramera, pero nadie pensaba que pudiera ocurrir lo que realmente acabó pasando. Y es que así son los genios.

En Peña Negra, un puerto alto, largo, áspero, Hinault hace una primera aceleración acompañado de su equipier Pascal Poisson (y así muestra el precioso maillot negro de la Renault de aquel día, cuando, no se sabe bien la razón, los franceses cambiaron sus colores…). Es rápidamente neutralizado. España celebra, el bretón no puede con los nuestros, todo está ganado. Hinault sonríe. La rodilla le duele, pero la rodilla siempre le duele. Sus piernas, en cambio, están mejor que nunca. Y sabe lo que debe hacer, lo que han planeado Guimard y él.

Empieza Serranillos y el jovencito Fignon, ese de las gafas, se pone a tirar como un loco. Hace cinco, seis kilómetros a toda velocidad, con el plato grande metido y las piernas a punto de explotar, rompiendo por completo un pelotón que empieza a atisbar la magnitud de la tormenta que se avecina. Pero, con todo, el líder aguanta, Gorospe marcha a rueda de Hinault, que va a rueda de Fignon, que lleva el corazón estrujado por el esfuerzo. Y es entonces cuando ocurre. El bretón se alza en pie sobre los pedales y acelera violentamente…dolorosamente. Después de un centenar de metros se sienta y empieza a tirar con piernas y espaldas como nunca antes lo había hecho. “Jamás vi a un ciclista con esa fuerza de riñones, a nadie”, dice Guimard, “tenía más potencial que Merckx, aunque ganase menos”. Y el líder, el rubio Gorospe, el guapo Gorospe, la esperanza Gorospe, se rompe por dentro. Hinault lo ha triturado.

Por delante solo Lejarreta y Belda, que iba escapado antes de la masacre, pueden aguantar la rueda del de la Renault, sin darle jamás un relevo. En el velódromo de Ávila Hinault se impone al sprint. “Tenías que ver su cara, me dio miedo esprintarle”, dijo Marino. “Si resulta que le gano después de ir todo el rato a rueda es capaz de pegarme”, pensaba el pequeño Belda.

No importa, Hinault es líder, claro. Se baja de la bici, apenas puede caminar pero intenta que no se le note. Los periodistas le rodean. “Dedico esta victoria a Javier Mínguez, hoy he demostrado que no necesito ayuda de nadie. No con palabras, sino sobre la bicicleta”. Y se fue, su maillot amarillo, sus andares dubitativos, su aspecto de camorrista de barrio…

Su rodilla rota…Porque aun el día siguiente se descolgará Hinault en Navacerrada (apenas un boulevard, escribirá, un poco exageradamente, Pierre Chany). Pero nadie se atreve a atacarle. Incluso, fanfarrón, amaga un último golpe poco antes de la cima. Teatro. Ha dominado a todos, ha atemorizado al pelotón. En el hotel le tienen que ayudar a subir las escaleras. En Madrid, el último día, apenas puede caminar al bajarse de la bicicleta, su rostro contraído no por el esfuerzo, sino por la agonía. Algo se le está deshilachando allí adentro, en su rodilla. Algo que le impedirá ir al Tour de ese año y que pondrá al muchacho de las gafitas (Fignon, ¿le recuerdan?) ante una gran oportunidad.

Pero no importaba. Los campeones, los mitos, son así. Y sobre las rampas de Serranillos escribió Hinault una de sus más bellas leyendas.

 

 

 

Es, seguramente, la etapa más recordada en la historia de la Vuelta a España. No la más dura, no, tampoco la más épica, pero sí la más recordada. Por todo. Por sus protagonistas, por la situación, por la tele. Pero también por lo jóvenes que fuimos, por lo que estaba cambiando España, por ese aire de arcaísmo...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Marcos Pereda

Marcos Pereda (Torrelavega, 1981), profesor y escritor, ha publicado obras sobre Derecho, Historia, Filosofía y Deporte. Le gustan los relatos donde nada es lo que parece, los maillots de los años 70 y la literatura francesa. Si tienes que buscarlo seguro que lo encuentras entre las páginas de un libro. Es autor de Arriva Italia. Gloria y Miseria de la Nación que soñó ciclismo y de "Periquismo: crónica de una pasión" (Punto de Vista).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí