1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Cracovia: martirizada por Hitler y Stalin, feudo de la ultraderecha polaca

Tras haber sufrido la represión nazi y soviética, los habitantes de la ciudad de Juan Pablo II se han convertido en los más fervorosos seguidores del PiS

Gorka Castillo Cracovia, Enviado Especial , 25/05/2016

<p>Memorial a las víctimas de la deportación del gueto de Cracovia.</p>

Memorial a las víctimas de la deportación del gueto de Cracovia.

G.C.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Las luces del distrito de Podgórze, el otro barrio judío de Cracovia, el que recibió el fuego de la infamia nazi durante la II Guerra Mundial, anuncian que el turismo mundial ya prepara su desembarco desde la otra orilla del río Vístula. El cielo de Podgórze fue étnicamente depurado por el III Reich pero al menos no devoró los vestigios de las matanzas como le sucedió a Varsovia y Lodz. El gueto de Cracovia quedó congelado el 3 de marzo de 1941 como testimonio de la ignominia: más de 15.000 almas hacinadas en 30 calles, 320 edificios de viviendas, 3.167 habitaciones. Cuatro familias por vivienda y el resto durmiendo al raso. Quedan por doquier restos de la huida final de los nazis ante el asalto soviético: la fábrica en la que el especulador Oskar Schindler ocupó a miles de judíos a cambio de escapar del crematorio de Auschwitz-Birkenau, un hermoso zapato de mujer incrustado en una ranura, la fachada carcomida por el tiempo de un edificio con las ventanas tapiadas y, al fondo, la Plaza de Bohaterów, la puerta de salida hacia un viaje penoso a la eternidad. Polonia lleva 75 años supurando por aquella herida. El gueto es uno de los lugares más visitados de una ciudad hermosísima pero también muy derechizada y ultracatólica. En Cracovia, sus 750.000 habitantes pueden recibir misa cada cuarto de hora en alguna de las 130 iglesias que ocupan el centro urbano. Un récord inigualable.

Aquí, el Partido Ley y Justicia (PiS) de Jaroslaw Kacscinsky y su gran marioneta, la primera ministra Beata Szydlo, que amasa todo el poder político del país desde el pasado mes de octubre, aplica sin problemas todo un arsenal ideológico. Con un apoyo superior al 65% de la ciudadanía, el PiS comenzó en Cracovia a saldar sus cuentas pendientes con el pasado. Con el uso de una retórica a veces incendiaria, tanto Kacscinsky como Szydlo proclamaron en la gran Plaza del Mercado que en Polonia se desarrolla una guerra “contra el postcomunismo” enraizado en unas élites burocráticas  que siguen controlando la vida de los polacos.

Ezbieta Nowakowska, una comerciante, de 45 años, del barrio judío de la ciudad relata el problema que, a su juicio, está produciendo una política ultraconservadora: “Pocos días después de ganar las elecciones de octubre, el Sejm (el Congreso) reformó el Tribunal Constitucional, y el presidente Adrezej Duda tomó juramento, durante la noche, a los nuevos jueces. Los medios de comunicación comenzaron a ser controlados por el Gobierno y los mensajes son cada día más antieuropeístas y cristianos. Escuche la radio”. Ezbieta dice ser una de las pocas personas en Cracovia que es de izquierda “porque la izquierda es inexistente en Polonia. El primer objetivo del PiS cuando llegó al poder en 2005 fue destruir la izquierda”. Ahora forma parte del Comité de Defensa de la Democracia (KOD) que cada sábado, haga sol o nieve, reúne a cientos de seguidores, hostigados por la policía, que salen a las calles de las principales ciudades del país en defensa de la democracia. “Lo peor de todo es que la sociedad cree cada vez más a Kacscinky”, añade.

Contradictoria esta hermosa Polonia desbordada por los mitos, que lo mismo enarbola la bandera del orgullo frente a los dos mundos que le aplastaron en el siglo XX, el alemán y el ruso, que abandona en el cuarto de sombras de su memoria su Constitución de 1791, la primera de corte democrático que se redactó en Europa. El actual drama polaco emerge de la presión asfixiante de las fuerzas conservadoras, siempre profundamente católicas, que bebieron de los dogmas opusianos difundidos por su ciudadano más admirado, Karol Wojtila, el papa de Wadowice, un pequeño pueblo a 50 kilómetros de Cracovia, empeñado durante años en que las autoridades del Voivodato borraran cualquier recuerdo del pasado socialista, incluida la memoria y los monumentos a los polacos que ayudaron a liberar la ciudad del yugo nazi. Para esas fuerzas, hoy hegemónicas sin discusión en buena parte del país, Polonia camina de la mano de Dios.

Basta con caminar por las calles de Cracovia un día por la mañana. Un soleado miércoles de mayo. En la pared del antiguo edificio de la tenebrosa policía secreta del régimen hay un ramo de flores recién cortadas y sobre ellas una inscripción anónima en la que puede leerse en polaco: “A 14 estudiantes asesinados por los comunistas”. Una mujer, con un suéter azul y el pelo rubio recogido con una goma, mira la estela. Tiene el rostro muy serio y pocas ganas de hablar. “Los soviéticos estuvieron 44 años, los nazis sólo seis”, masculla en inglés.

La madre Polonia siempre es buena. Lo fue cuando los nazis llegaron a Cracovia en 1941 y lo es ahora que gobierna el PiS. A Ezbieta Nowakowska le molesta un poco la exaltación del dolor que hace el Gobierno del pasado. Le enoja el recorrido “martirológico” del Holocausto que comienza en el gueto de Podgórze y concluye 50 kilómetros al este, en Auschwitz u Oswiecim, que es cómo la conocen los polacos. Le irrita el nuevo delito de “mentira histórica” instaurado por Kacscinky si alguien vuelve a recordar “los campos de concentración polacos”. No fueron polacos, fueron nazis, “ni siquiera alemanes”, dice. Hay una fractura social en Polonia pero ¿hasta dónde llegará esta confrontación? La señora Nowakowska, rubia, flaca y resuelta, aún no lo sabe.

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. R Poblee Parga

    No son capaces de vivir en paz, se van al extremo, con ese paternalismo catolico patetico, como no son capaces de equilibrarse, la izquierda no es mala, el comunismo no es malo, busca lo mejor para la gente, lo malo son los politicos oportunistas , inmorales , no relijiosamente sinoque de actitud, y burocratas que se encuentran en todos los espectros ultra , moderado, extremo, verdes, humanistas , pufff , etc, con esa actitud involucionan, como no se dan cuenta como amasan para una futura WWIII, si se seran , como dice el chavo del 8 :/ . PD. con lo maravilloso que es la democracia sin temor de quien camina a tu lado y poder decir lo que piensas sin que te detengan, te maten o te desaparezcan y escribo desde Chile, creo que cacho un poco del tema puh! tienen que corregirse al tiro antes de que sea muy tardepara arrepentirse y no puedan parar la avalancha! :(

    Hace 4 años 9 meses

  2. chema Díaz

    Poner en el mismo plano al nazismo con el gobierno pro sovi´ñetico me parece que es o desnformación o la manipulación histórica mas burda.O quizá algo peor :un anticomunismo digno de Mc Carthy.me decepcionan.

    Hace 4 años 10 meses

  3. Gabriel Benavides

    Buenas tardes: En primer lugar, decir que me ha gustado mucho tu artículo, siempre leo contexto y cuando el tema me interesa, pues mucho mejor. De todas formas, no he podido evitar realizar una serie de puntualizaciones y aclaraciones que creo que son pertinentes. Después de vivir algo más de un año en Cracovia, he de decir que realmente me pesa, que no exista la izquierda en Polonia. Pero esto es debido a varios factores. En primer lugar, como bien dices, la iglesia católica tiene un gran poder en Polonia. Es asombroso ver cómo incluso la gente más joven tiene por axiomas normas y costumbres sobre los que no se debate, cosas muy básicas como son los derechos de la mujer, las obligaciones para con el culto, derechos civiles, etc. Claro, esto en las zonas rurales es mucho más acusado. Estamos hablando de un país de un tamaño similar al de España donde la ciudad más grande es la mitad que Barcelona y donde las zonas agrarias están muy poco desarrolladas. La gente por costumbre acude a misa como mínimo, una vez al mes. Mucha gente lo hace por puro postureo, pero, de todas formas, allí no oye vítores a la izquierda, precisamente. En segundo lugar, otro factor es sin duda el comunismo. Imaginad que aquí en España, la opinión publica relacionara a todas las derechas como herederas del franquismo, y que bastara una acusación para que ese político pasara a ser un proscrito y a estar muerto políticamente, y encima, tengas a la iglesia católica repitiendo eso como un mantra. Eso es lo que ocurre, grosso modo, en Polonia. Cualquier atisbo de un político que traiga ideas frescas similares a las de la social-democracia, es tildado por los grandes partidos (PiS, extrema derecha, populista, ultra católico y ultra nacionalista y conservador y PO, similar al PP) de feroz comunista. Ya está, fin del juego, GAME OVER. Ser un comunista es considerado ser un Anti-Polaco. Es cierto que entre 2001 y 2005 gobernó en Polonia el Partido Socialista, el ataque por parte de la derecha fue tan visceral que ahora mismo no tiene representación parlamentaria. Es habitual ver carteles relacionando al SLD (PSOE) con símbolos comunistas, cuando os aseguro, he leído algunas de sus propuestas y son mucho más modestas que las del PSOE de aquí, así que, ni hablar de PODEMOS o cosa que se le parezca. Para que veáis lo radical de PiS, hace un par de elecciones llevaba en su programa electoral la prohibición de cualquier método anticonceptivo. Ese es el nivel. En tercer lugar, existe un eje este/oeste muy claro. En el gráfico que os adjunto, podeis observar como el oeste de Polonia apoya a la derecha moderada y el este al PiS. El contacto de esas zonas con Alemania, (de hecho, hasta la II Guerra Mundial, ese territorio pertenecía a Alemania) hace que haya una concentración del voto en esas zonas para el PO. Esto se sigue viendo en estas últimas elecciones, pero no ya de una manera tan clara. La parte este de Polonia es donde el comunismo arraigó de una forma más acusada, por esa razón es la parte donde el efecto rebote del PiS ha tenido más éxito. Otra razón de peso es la altísima abstención. Estas elecciones han tenido la más alta participación en 8 años, pues se ha conseguido llegar… ¡al 50%! En España, bajar del 70% es considerada una baja participación. La alta abstención, sobre todo en las ciudades, hace que el voto rural, concentrado en el PiS, no tenga rival. Son pocas ciudades y encima abstencionistas. Después de estas aclaraciones quiero entrar en el tema de la ciudad de Cracovia. No es cierto, ni mucho menos que sea un feudo del PiS. Al menos, no más que otras zonas de Polonia. Cracovia es la capital de Malopolska, una región gobernada por el PO. Además, por lo que respecta al ayuntamiento, está dirigido desde 2002 por Jacek Majchrowski, cuyas dos primeras legislaturas fue candidato… ¡Por el Partido Socialista! Aunque ahora a derechizado sus posturas y se presenta como independiente en su propio partido, no es una persona ni mucho menos extremista y goza de gran popularidad en Cracovia. Es más, si hablas con simpatizantes del PiS, se quejan de una supuesta represión por parte de la policía municipal de Cracovia en las reuniones y mítines en la plaza del mercado, cuya presencia es más que entendible, pues básicamente son skins y otra fauna similar. Ahora se reúnen en el Blonia, que es un gran prado triangular donde Juan Pablo II hacía sus mítines. Que la iglesia controla la vida en la ciudad y hay misas a todas horas, es cierto. Pero ni mucho menos en Cracovia es más acusado que cualquier otra zona de Polonia. Me gustaría también decir, que el nivel político de Polonia y de sus gobernantes, no tiene nada o poco que ver con el de sus habitantes, sobre todo los que tienen menos de 40. La mayoría gente es abierta y europeísta, habla inglés, pero se encuentra en una encrucijada, les han dicho desde jóvenes, sus padres, los políticos y la iglesia, que le comunismo es el demonio y castró al pueblo polaco. No están de acuerdo con ninguno de los dos partidos, pero no tienen otro movimiento al cual votar. Están huérfanos. Su respuesta a todo es “no entro en política”, o “la política para los políticos, yo no entiendo”. Aunque si rascas en sus ideas, posiblemente cuadran con una mentalidad de izquierdas, pero socialmente no se pueden arriesgar. El éxito del PiS, y en menor medida del PO es la autocensura, el crear tabús y sacar del debate de la opinión publca puntos de vista perfectamente democráticos. Por tanto, y para finalizar, me gustaría que esa aclaración pudiera ser tenida en cuenta en sucesivos artículos sobre la deriva autoritaria de Polonia, que da para un número entero. Muchas Gracias. https://en.wikipedia.org/wiki/File:Parlamentswahl_Polen_2015_Wahlkarte.svg Gabriel.

    Hace 4 años 10 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí