1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

¿Qué ha fallado?

El orden al que una mayoría social aspiraba no ha venido de la mano del cambio, sino del retroceso. El deseo de un país distinto se ha visto superado por el miedo a que ese cambio no fuera posible

Jorge Lago 29/06/2016

<p>Boomerang</p>

Boomerang

LA boca del logo

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Es pronto quizá para valorar, pero es necesario empezar a pensar, y hacerlo de forma colectiva. Valgan pues estas líneas como una primera reflexión más llena de intuiciones que de certezas.

La primera pregunta es clara a tenor de los datos: si no se han sumado linealmente los votos de IU y Podemos, ¿ha fallado la confluencia? Antes de responder, atendamos a dos datos más: Cataluña no ha perdido prácticamente posiciones y ha mantenido los escaños del 20D, mientras Euskadi ha mejorado sus resultados. En Cataluña hay una confluencia que ha funcionado, al menos mucho mejor que en el resto del Estado, y en Euskadi la confluencia esta más difuminada por la menor presencia allí de IU, pudiendo decirse sin exagerar que, en Euskadi, Unidos Podemos es básicamente Podemos y Equo. Es decir, y como primera valoración, hay con-fluencia y confluencias, hay formas de confluir que funcionan, otras que, al parecer, no tanto. Esto no explica qué ha fallado, pero ya arroja una primera conclusión: no es un todo o nada. Quizá la pregunta esté en el qué, en el qué proyectan y suponen unas y otras formas de confluir. En aceptar que las sumas a veces restan y otras multiplican o mantienen la suma.

Se ha perdido más de un millón de votos y no cabe respuesta rápida: se puede argumentar que se han perdido por la izquierda, o por el centro, por la abstención de los ideologizados o, justamente, por la de los que no se identificaban en una ideología definida. Pero, seamos francos, además de perder un millón largo de votos, no se ha logrado sumar a mucha más gente, llegar a una mayoría social. Para dar respuesta a esta pérdida, muchos apelan a la explicación del miedo: Rajoy habría explotado el miedo (pre y pos Brexit) a un gobierno de UP, y Sánchez lo habría permitido e, incluso, alentado. Si fuera cierta esta explicación, debería de serlo también su reverso: UP no habría sabido vencer el miedo trasmitiendo ilusión y necesidad de cambio, no habría sabido conectar con las aspiraciones de una mayoría por un país mejor.

Son habituales, pero sirven para más bien poco, las explicaciones que ponen en el otro la culpa de la derrota propia: si Rajoy ha ganado es porque no hemos sabido vencerle. Y al miedo al cambio solo se le podía vencer representando las aspiraciones de una mayoría social por un país mejor y unas vidas mejores. Y conviene entender bien una cosa: una misma persona puede tener miedo al cambio y, a la vez, aspirar a un país mejor. La pregunta, por tanto, es cuál de esas dos caras que prácticamente todos tenemos (miedo a que todo vaya peor, deseo y necesidad de un país mejor), acaba inclinando la balanza. Pude leer hace tiempo esta frase, que creo que viene a cuento: “En una sociedad que experimenta una crisis orgánica, la necesidad de algún tipo de orden, sea conservador o revolucionario, se vuelve más importante que el orden concreto que colma esta necesidad" (La frase es, por cierto, de Laclau).

Es claro que el orden al que una mayoría social aspiraba no ha venido de la mano del cambio, sino del retroceso. Y una primera hipótesis se impone: en los últimos seis meses, las condiciones y decisiones políticas nos han alejado de una meta creo que imprescindible: hacer creíble que el país mejor que todos deseamos (sin duda de maneras muy distintas pero compatibles) era posible. La dureza de la batalla política y mediática, la crudeza de las negociaciones, los errores (muchas veces forzados, qué duda cabe) cometidos, han hecho que nos replegáramos sobre nosotros mismos, y que en una campaña electoral no diera tiempo para revertir este repliegue. De forma más o menos inconsciente, en los meses previos a la repetición electoral hemos procurado reflejar al país (parecernos a él, “ser el pueblo”), es decir, hemos acabado apelando a una mayoría social desde lo que es (golpeada, precaria, empobrecida, exiliada, anclada en la incertidumbre y el agotamiento), pero no desde lo que desea y a lo que aspira: un país mejor, igualitario, con justicia social y económica, sin privilegios y sin saqueadores. Nos ha costado representar bien lo que los ciudadanos desean ser con los demás, el tipo de sociedad que tibiamente imaginan y no terminan de creer posible. No les hemos convencido de que otro país era posible (por mucho que lo desearan), o de que nosotros éramos capaces de poner en marcha ese otro país (y esto duele por encima de todo). Ha ganado el miedo porque ha vencido la resignación: no se puede, aunque se quiere.

Creo que frente al miedo solo cabía intentar parecerse (¡y bien sé que no era fácil!) a las aspiraciones de una mayoría social heterogénea, al deseo de cambio, a esa aspiración clara y evidente, expresada al menos desde el 15M, de otro país, otras instituciones, otra representación política, otros sueños. Una aspiración que, esta sí, era transversal a toda esa mayoría social sin embargo plural y distinta: precarios, jóvenes exiliados, parados, trabajadores estables, amas de casa, trabajadoras inciertas, clases medias a punto de dejar de serlo, profesionales liberales urbanos sin futuro, pensionistas pobres, jubilados y jubiladas de los que vive toda una familia. No aparecer como ellos, si no como el país que quieren ser.

Rajoy siempre iba a ganar si lo que primaba era lo que somos frente a lo que queremos ser, pero en el ciclo político que se abre el 20D nos hemos visto abocados a parecernos a nosotros mismos, quizá demasiado. Porque no asusto a nadie si digo que la composición de la confluencia ‘Unidos Podemos’ no representa al pueblo ni se parece del todo a él. No es este un país de activistas sociales destacados (aunque sin ellos no habría Podemos y no habría dignidad ni derechos), de militantes comprometidos (imprescindibles y lo mejor de este país, pero insuficientes para llegar al resto de la sociedad), de una sociedad civil organizada con capacidad de autogobierno (si la hubiera, no hubiese sido necesario Podemos). No es este un país, tampoco, de una clase trabajadora organizada y con gran poder de movilización y acción social (si lo fuera, no tendríamos las reformas laborales que tenemos, desgraciadamente). Imaginar que el país es como nosotros mismos, pensar desde lo que somos y no desde (y hacia) toda la gente que falta aún por sumarse, eso nos destina trágicamente a una esquina (más amplia que nunca, sí, pero una esquina) del tablero político.

Creo que el ciclo político post 20D se debatía entre el retroceso (miedo y necesidad de orden) o el avance (aspiración a un orden nuevo). Y la conclusión, en forma de mera intuición, se me antoja clara: hemos dado más miedo que ilusión. Y así las cosas, la resignación de Rajoy (ese ‘preferiría no hacerlo’, esa mediocridad sin embargo aceptada y reivindicada por él mismo, mezcla del espíritu trágico del 98 y de la línea editorial del Marca) ha triunfado porque ha sabido parecerse más a los temores de este país en un momento de enorme incertidumbre. Una incertidumbre que no solo viene de la mano de la crisis económica y política, sino de la falta de referentes ideológicos, narrativos e identitarios: quiénes somos, con qué nos identificamos, cómo es el país que queremos. Esas preguntas quedaron sin respuesta durante la larga crisis que arranca, al menos, en 2008. Viene, claro, de antes, pero se agudiza a finales de 2010 y estalla en las plazas del 2011. Podemos no representó aquel estallido, pero sí fue su resultado: la necesidad de nuevas formas y nuevos relatos, de nuevos acuerdos bajo la constatación de que las viejas identidades políticas y las viejas ideologías ya no operaban. Se necesitaba algo nuevo que aunara el profundo deseo de cambio que, como decía líneas atrás, era transversal a una parte muy importante de la ciudadanía (no en vano, un 80% de los hogares españoles simpatizaron con el 15M, aunque luego votaran al bipartidismo carentes de otros referentes). Y aquí entra el valor de las confluencias: cuando fueron vistas como la encarnación de ese deseo de cambio, funcionaron (ahí están los casos de las alcaldías de Madrid, Barcelona, Coruña o Cadiz, ahí están también los ejemplos de En Comú Podem o de Podemos en Euskadi este 26J), pero si eran percibidas como una reactualización de las identidades políticas previas a la crisis, al 15M, a la ola de ilusión despertada el 20D, quizá no, no funcionan.

En este 26J no ha ganado la ola de ilusión que anidaba incluso en quienes nunca nos iban a votar. Ese deseo por un país distinto que toda una mayoría amplia de españoles compartía, se ha visto superado por el miedo a que ese cambio no fuera posible o a mejor, aunque fuera deseable. Algo de esta derrota se explica por meses de dura contienda política, se explica por un repliegue sobre nuestras posiciones para defendernos de los innumerables golpes, se explica por un resultado endiablado el 20D y una comprensible desilusión por no haberlo resuelto sin unas segundas elecciones. Se explica, en fin, por muchos factores que obligan, hoy y quizá por encima de todo, a tres cosas: seguir confiando en un pueblo digno que desea cambio pero no ha podido verlo en este 26J; tener claro que si la ventana de oportunidad para ese cambio se ha cerrado (y es mucho aventurar que así haya sido), lo ha hecho con Podemos dentro (71 diputados y 5 millones de votos es todo menos un resultado despreciable en dos años de existencia); seguir construyendo un movimiento político popular abierto y democrático, capaz de convencer a nuestro pueblo de que el cambio no solo es deseable, sino posible.

Es pronto quizá para valorar, pero es necesario empezar a pensar, y hacerlo de forma colectiva. Valgan pues estas líneas como una primera reflexión más llena de intuiciones que de certezas.

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Jorge Lago

Editor y miembro de Más Madrid.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

24 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Luisa Ignacia

    Me quito el sombrero don Jorge . Contar con un análisis tan preciso dos segundos después del tsunami electoral que ha sufrido unidos podemos es un lujo. El diagnóstico es preciso y el camino debe re diseñarse sobre esos parámetros sin desvíos ni entretenimientos. Felicidades por no perder ni un segundo en lamerse las heridas. Necesitamos repensar el todo para que este movimiento imprescindible salga de su histórico y cómodo rincón .

    Hace 5 años 4 meses

  2. arthur

    el problema que son unos separatistas y comunistas, ese es el problema, que tenemos a sediciosos dandoles de comer mientras muchos españoles estamos comiendo piedras.

    Hace 5 años 4 meses

  3. Bautista

    Segundo mensaje que se me ha sido borrado. Me pregunto quien sera' el que esta' a cargo de la censura. El pueblo espaniol no esta preparado para un cambio ni mucho menos entender a los dirigentes de Podemos

    Hace 5 años 4 meses

  4. Bautista

    Tratare de nuevo, tendre que escribir segmentado antes que borren el comentario con "publicidad" Aca hay comentaristas que estan en desacuerdo con que los dirigentes de Podemos hagan analisis academico de la realidad politica. Estoy de acuerdo con los dirigente de Podemos para cambiar es necesario abandonar la mediocridad y un cambio real no se podria lograr si no se hace un esfuerzo para superar lo ya existente. Creo que hay que ir mas alla de las corridas de toros.

    Hace 5 años 4 meses

  5. Bautista

    Parece ser que aqui se aceptan solamente comentarios que hablan en contra de Podemos , yo estaba haciendo un comentario que no le echa toda la culpa a Podemos y a automaticamente fue borrado por un "advertisement" es increible el control que se tiene sobre los espacios de expresion

    Hace 5 años 4 meses

  6. JRG

    El problema es que en Podemos están noqueados y ahora mismo no tienen NI IDEA de por donde les ha caído la hostia. No se la esperaban y les ha pillado totalmente desprevenidos. No saben qué perfiles de votantes son los que se han abstenido. Si han sido de IU cabreados, de Podemos desanimados,... están en totalmente en blanco. . En mi opinión han tenido que ser múltiples factores al tiempo para perder un 20% del electorado. Seguramente los virajes ideológicos absurdos e impostados de Pablo tienen algo que ver. Y no responder con contundencia a los continuos ataques del PSOE también. Está claro que "tender la mano" al PSOE no ha funcionado para atraer a parte de su electorado, que ha resistido muy bien.

    Hace 5 años 4 meses

  7. lepej

    Se le ha olvidado decir otra cosa que NO es este país. No es un país de élites de millonarios universitarios postmodernos preocupados solamente por hacer carrera y vendernos el libro de Laclau-Errejón como si fuera la bilblia (religión cívica dicen), mientras intentan destruir toda identidad colectiva que no sea la suya propia, es decir la nada más absoluta de un populismo impostado de diseño y marketing. Felicidades por el vacío ideológico que han contribuido a hacer hegemónico, ahora los que si tienen ideología y conciencia de sus intereses, es decir, la OLIGARQUÍA, tienen vía libre para seguir controlándolo todo. Incluidos a ustedes. Pero que digo, si SON ustedes.

    Hace 5 años 4 meses

  8. Anónimo

    Yo anticipé el resultado con un mes de antelación: http://www.ivoox.com/confluencia-es-posible-sorpasso-audios-mp3_rf_11619622_1.html Vendo mi análisis. El dinero ira destinado a ayuda humanitaria.

    Hace 5 años 4 meses

  9. mentalmennte

    Lo que ha fallado es Podemos. Desde que se constituyó en España el partido, cometieron gravísimos errores traicionando sus propios fundamentos democráticos, y ganándose el odio de su propio electorado futuro. Por lo que se gana 4 opositores por el precio de 1. -1 por la traición -1 por la oposición a la ideología primera -1 por la oposición a la ideología segunda -1 por la confusión generalizada creada Si esto sigue así, sin pedir disculpas a los ciudadanos de España, ni tampoco rectificar a los fundamentos fundacionales del partido, seguirá desinflándose y cosechando tortasso tras tortasso de los ciudadanos.

    Hace 5 años 4 meses

  10. Mentalmente

    Ha fallado Podemos, ha fallado Pablo Iglesias, el ego y la voluntad de poder de Pablo Iglesias es el gran error. Y el error de los seguidores que le amparan, que han legitimado esa traición a los electores. Desde que se constituyó este partido en España. Dejó de ser pro-democracia y pasó a ser pro-partitocracia (y de izquierda proresista). Traicionó las espectativas de democracia y transversalidad. Produjo 3 efectos: - Engaño y confusión, a quienes le siguieron la corriente. - Resentimiento por los electores demócratas que se sintieron traicionados por la falta de democracia, la deriva partidista e ideológica del partido. Que lo convirtieron en una casta intelectual. - Oposición de aquellos que no eran partidarios de la democracia al principio. - Oposicion de aquellos que no son partidarios del izquierdismo progresista. Se gana 3 enemigos por el precio de 1. Y si continúa en esa senda sin pedir disculpas o rectificar, seguirá desinflándose la burbuja,

    Hace 5 años 4 meses

  11. Ricardo Urbina

    Desde el dia 26, la Cúpula y los Militantes de Podemos, andan preguntándose, por el motivo de la perdida de al menos 900.000 votos.Pues bien, la cosa es muy sencilla, ya lo adelantó Erejon en su dia; La Hegemonía del voto, se mueve en la tensión entre el núcleo irradiador y la seducción de los sectores aliados laterales

    Hace 5 años 4 meses

  12. Ricardo Urbina

    Desde el dia 26, la Cúpula y los Militantes de Podemos, andan preguntándose, por el motivo de la perdida de al menos 900.000 votos.Pues bien, la cosa es muy sencilla, ya lo adelantó Erejon en su dia; La Hegemonía del voto, se mueve en la tensión entre el núcleo irradiador y la seducción de los sectores aliados laterales

    Hace 5 años 4 meses

  13. Ricardo Urbina

    Desde el dia 26, la Cúpula y los Militantes de Podemos, andan preguntándose, por el motivo de la perdida de al menos 900.000 votos.Pues bien, la cosa es muy sencilla, ya lo adelantó Erejon en su dia; La Hegemonía del voto, se mueve en la tensión entre el núcleo irradiador y la seducción de los sectores aliados laterales

    Hace 5 años 4 meses

  14. Ricardo Urbina

    Desde el dia 26, la Cúpula y los Militantes de Podemos, andan preguntándose, por el motivo de la perdida de al menos 900.000 votos.Pues bien, la cosa es muy sencilla, ya lo adelantó Erejon en su dia; La Hegemonía del voto, se mueve en la tensión entre el núcleo irradiador y la seducción de los sectores aliados laterales

    Hace 5 años 4 meses

  15. pcer

    Me parece un analisis muy acertado. Destaco esta parte: "hemos acabado apelando a una mayoría social desde lo que es [...], pero no desde lo que desea y a lo que aspira" No basta con decir las cosas malas que ha hecho Rajoy y el PP (que todo el mundo las sabe). Hay que enviar el mensaje que la prioridad es RESOLVER LOS PROBLEMAS DE LA GENTE (de manera creible, con cuentas que cuadren, etc) y no de que un vez conseguido el poder lo unico que se va a hacer es buscarse los "ovillos de lana" tipicos de la izquierda para entretenerse en cosas que no importan a la maoria

    Hace 5 años 4 meses

  16. Enrique

    Yo no sé si sois los del círculo cercano a Errejón al completo los culpables pero por ahí parece que anda la cosa, porque estáis haciendo varios de vosotros el ridículo con vuestros sesudos análisis. Mira, esto lo entiende cualquiera: es más difícil cambiar de voto que no hacerlo. Os habéis preocupado más en rascar algún voto marginal de por ahí que en retener los votos que ya teníais. Y a esto respondéis con la excusa de "uy, es que nos hemos replegado y no nos ha dado tiempo a revertirlo en campaña". ¡Pero si no os ha dado la gana de responder ni una vez a las patrañas del PSOE! ¿Con quién os creéis que os disputáis el electorado? ¿Con el PP? Es lógico que haya una parte del electorado que se desilusione (ojo, se han ido a la abstención, porque repito que cambiar de voto es más difícil) cuando se le está diciendo durante toda la campaña de múltiples formas que tenéis unas ganas locas, locas de gobernar con el PSOE. ¿Hace falta recordar quién gobernaba durante el 15M? Si ya sabemos que tendréis que llegar a acuerdos (o no, porque al PSOE ni quiere ni le dejan), pero primero habrá que pelear en las elecciones. Que la confluencia era necesaria, y por tanto buena, se demostró en diciembre en Galicia y Cataluña, donde ya estaba IU. No hay más que mirar a Marinaleda en Sevilla, el ejemplo prototípico de fuedo de IU, donde la suma de Podemos e IU ha sido casi perfecta respecto al 20D. ¿Por qué ahí sí y en otros sitios no? Porque ahí hay una lucha real de calle, no constantes ñoñerías de "tender la mano" a vete tú a saber quién.

    Hace 5 años 4 meses

  17. TOMA JAU

    Han fallado muchas cosas, la primera es que PODEMOS no da ninguna confianza de gobierno, son bisoños y asamblearios, no ha demostrado hasta la fecha nada y lo mas grave, no gusta su "bamboleo" ideológico, siendo los principales pasos del baile una formas que transmiten una terrible desconfianza. Resentidos y sectarios, y en su mayoría incompetentes...es dificil engañar a mas de 25.000.000 millones de españoles- La gente prefiere a un ladrón que a un tonto que te marca caminos a precipicios.

    Hace 5 años 5 meses

  18. Miguel

    El retroceso es al que nos llevarían las absurdas políticas económicas que propone Podemos

    Hace 5 años 5 meses

  19. jose

    Y del hecho de que usted, Jorge Lago, haya tenido unos reaultados catastróficos como cunero impuesto por el oficialismo en Salamanca, donde ni dios lo conocía a usted, no explica nada?? Ni una palabra? Si a alguien le parece que a los salmantinos de izquierdas nos representa una gitana gallega feminista que fue en las listas del PP, o un potentado editor madrileño heredero de una gran fortuna inmobiliaria y en metálico... háganselo mirar. Han tenido la basura de resultados que han sembrado. Por cierto, en Salamanca siguen esperando a que usted dé explicaciones. La espantada que dio el otro día fue vergonzante para muchos miembros de nuestro círculo salmantino.

    Hace 5 años 5 meses

  20. Juan A. Fer

    Gran pucherazo, no todos se pueden equivocar y por tanto, gran pucherazo

    Hace 5 años 5 meses

  21. Juanfri

    Hay indicios crecientes de PUCHERAZO en la adjudicación de Actas Electorales que gestiona INDRA Así que OJO INVESTIGUEMOS

    Hace 5 años 5 meses

  22. Pedro Salmantino

    Buenos días. Yo creo que han fallado muchas cosas. Principalmente el convertirse en un partido más. ¿Cómo se explica que, en un partido que representa a la gente, le manden a usted a Salamanca sin tener ninguna relación con la provincia?. Evidentemente, esto creó un descontento masivo, el cual ha acabado en unos resultados pésimos, pese a la buenísima campaña que desde Unidos Podemos han realizado (por la que les felicito). Un saludo.

    Hace 5 años 5 meses

  23. zen

    Si ofreces un alternativa de gobierno, que pasa por tener que contar necesariamente con el PSOE ,"tenderle la mano"; pero éste, por pasiva y por activa, deja claro que NO (no lo veo, no lo veo). Entonces ya tu alternativa está fracasada. Tan difícil es esto de entender. No puedes esperar que se apoye una alternativa en la que uno de los socios está agrediendo al otro y casi con toda exclusividad. El poder, marco el territorio, en la matriz "sorpasso", y hay se empezó la guerra entre posibles socios de gobierno. Mientra PP, se paseaba viendo como le hacían el trabajo sucio, y cosechando alcachofas.

    Hace 5 años 5 meses

  24. Luis

    Pues tal vez no haya fallado gran cosa. Pero hay que aprender lecciones: no creerse las encuestas, seguir trabajando duro, intentar aprovechar las (pocas) opciones que nos da el "sistema", seguir demostrando que gobernamos mejor allí donde lo hacemos (como los ayuntamientos del cambio)... Y sobre todo, con nuestros representantes tenemos que hacer propuestas para defender en las instituciones los Derechos Humanos, la justicia social... y tenemos que conseguir derogar la LOMCE, las reformas laborales y las leyes mordaza. Tenemos muchas cosas que hacer, seremos el principal partido de la oposición y la bienaventurada falta de mayoría absoluta en el Congreso nos permitirá que nuestras propuestas puedan ser tomadas en consideración.

    Hace 5 años 5 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí