1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

La muerte holandesa por cansancio vital

Para el Gobierno neerlandés, vivir no debería ser obligatorio para las personas mayores “que han desarrollado un deseo de morir persistente y activo”. Su propuesta cuenta con el apoyo mayoritario del Parlamento

David Morales Urbaneja La Haya , 28/10/2016

<p>La señora Van Duin en un momento de su intervención en la televisión pública holandesa para defender su derecho a elegir cuando morir.</p>

La señora Van Duin en un momento de su intervención en la televisión pública holandesa para defender su derecho a elegir cuando morir.

Nos.nl

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

---------------------------------
CTXT ha acreditado a cuatro periodistas --Raquel Agüeros, Esteban Ordóñez, Willy Veleta y Rubén Juste-- en los juicios Gürtel y Black. ¿Nos ayudas a financiar este despliegue?

---------------------------------

La señora Van Duin carga con 91 años a sus espaldas y vive sola en Oegstgeest, un pequeño municipio cerca de la ciudad de Leiden, en el suroeste de Holanda. Se queja de los achaques típicos de su edad y teme que un día, si se cae al suelo, no se pueda volver a levantar. Sentada en su sofá con un perro blanco en su regazo, defiende frente a la cámara de la televisión pública holandesa Nos su derecho a elegir cuándo dejar este mundo.

Con un tono de voz firme, habla de la muerte como algo deseable. “No despertarme me parece la mejor medicina. Cuando me levanto cada mañana pienso: uf, otro día”. Su vida, afirma, “ya no tiene sentido”. Ha tenido una vida, pero lo que tiene ahora es “es algo nulo, sin valor”.

-- ¿Y sus seis hijos?

-- Tienen sus trabajos, sus vidas y sus familias. Mientras, yo estoy aquí, sola. Y no puedo estar sola.

La mayoría de sus vástagos viven en Amsterdam, a 40 kilómetros de Oegstgeest, y la visitan de vez en cuando. “Después se van”, se queja ella.

En estos momentos la señora Van Duin tendría casi imposible conseguir ayuda legal para morir porque la ley actual considera imprescindibles ciertos criterios médicos, como sufrimiento insoportable y sin perspectivas de mejora. La última propuesta del Gobierno holandés abre, sin embargo, la puerta a que personas como Van Duin, si realmente están decididas, puedan pedir un final digno para sus vidas.

Hablar de eutanasia en Europa significa dirigir la mirada hacia el norte. En 2002 Holanda se convirtió en el primer país del mundo que la legalizó, actuando como avanzadilla de otros. Le siguieron Bélgica y Luxemburgo, mientras que Suiza aprobó el suicidio asistido. Fuera del viejo continente, Colombia, Canadá y algunos Estados de Estados Unidos han imitado el ejemplo. En España el Código Penal prohíbe la eutanasia activa y el suicidio asistido.

La nueva propuesta del Gobierno holandés se dio a conocer hace dos semanas y se basa en una pregunta extraña, incluso incómoda, para unos oídos mediterráneos: ¿Debe seguir viviendo alguien que, por los motivos que sean, considere que ya ha tenido “una vida completa” y quiera por ello morirse?, se lee en la carta conjunta, dirigida al Parlamento, de la ministra de Sanidad, Edith Schippers, y el ministro de Justicia, Ard van der Steur.

En 2002 Holanda se convirtió en el primer país del mundo que legalizó la eutanasia. Le siguieron Bélgica y Luxemburgo, mientras que Suiza aprobó el suicidio asistido

La cuestión obliga a aclarar un término que, de entrada, resulta confuso. ¿Qué significa haber tenido “una vida completa”? Los ministros responden en la misiva: aquellas personas “a menudo de edad avanzada que, desde su punto de vista, consideran que ya no tienen más perspectivas en la vida, desarrollando como consecuencia un deseo de morir persistente y activo”. Los ministros cierran así una puerta, pero al mismo tiempo abren una ventana de dimensiones impredecibles.

La puerta es la referencia a la gente “de edad avanzada”, aunque de momento aún no se haya establecido una edad mínima. El director de la Asociación Holandesa para un Final Voluntario de la Vida (NVVE), Robert Schurink, recuerda que los jóvenes no podrían acogerse a este proyecto de ley. “Los chicos con impulsos suicidas pueden recibir ayuda profesional. Existe un teléfono especial para muchachos con este tipo de problemas”.

La ventana es que las personas mayores podrán solicitar un suicidio asistido si defienden con argumentos sólidos que están cansadas de vivir. Hablando en plata: no necesitarán estar enfermas.

Dos términos se repiten entre los defensores de la eutanasia: “morir con dignidad” y “autonomía”. El director de la NVVE señala que, de no aprobarse la propuesta de los ministros, la alternativa sería que estas personas “dejasen de comer y de beber” e insiste: “Mucha gente mayor vive en esta situación, ya no ven un capítulo más en sus vidas”.

La nueva ley supondría además la creación de una nueva profesión, una especie de orientador social con formación en Psicología, Enfermería y Medicina. Se encargaría de evaluar y aprobar o rechazar las solicitudes de muerte por cansancio vital. También garantizaría que estas no se deben a una simple depresión o a un problema médico tratable.

“Revisarían todas las opciones disponibles para intentar darle al solicitante un significado a su vida”, puntualiza Schurink. En caso de que el demandante insistiera, los orientadores podrían dar luz verde a la eutanasia. La medicina mortal se obtendría semanas después con una prescripción en una farmacia.

De momento, la Real Sociedad Médica Holandesa (KNMG), con sede en Utrecht, ha preferido guardar silencio. “Primero queremos evaluar de forma exhaustiva la carta (de los ministros) y sus consecuencias antes de dar una reacción oficial”, han dicho fuentes de la federación de doctores, que calculan para mediados de diciembre la toma de esa posición.

En 2015 se aplicaron 5.516, lo que supone una media aproximada de 15 al día y un 3’75% de las muertes en todo el país. Hace 10 años se practicaron 1.933

Por otro lado, el Gobierno ha recibido algunas críticas por ignorar las conclusiones del informe Schnabel, un documento redactado por un comité de expertos que estudió durante dos años el asunto. En él, desaconsejaron extender las posibilidades legales del suicidio asistido para personas “con una vida completa” porque consideraron que el actual marco jurídico “es suficiente”.

Los ministros discreparon. La ley aprobada en 2002 no cubre la “solicitud legítima” de aquellos que consideran que su vida ya está completa y que han sufrido “la pérdida de una pareja” o “de sus seres queridos”, replican en la carta enviada a la Cámara Baja. “Hay gente para la que que cada día que pasa es uno más en espera de la muerte. Estas personas preguntan cómo pueden poner fin a su vida de una manera digna”, mantienen.

La propuesta encontraría en el Parlamento actual un apoyo mayoritario: es defendida por los partidos de la actual gran coalición, el liberal VVD del primer ministro, Mark Rutte, y el socialdemócrata PvdA. También la ven con buenos ojos los social liberales del D66 y los Verdes de Izquierda. En contra están los socialistas del SP y los democristianos del CDA. Ambos critican que el Gobierno haya ignorado las conclusiones del informe Schnabel, aunque cada uno aporta sus matices. Los primeros relacionan la propuesta con las políticas de austeridad del Gobierno y piden que se destinen más recursos al cuidado de la gente mayor. Los segundos califican de mito la idea de que se trate una elección individual, añadiendo que una medida así afectaría también a la familia y a la sociedad.

No obstante, ya no hay tiempo para que se apruebe en la actual legislatura ya que en marzo de 2017 se celebrarán elecciones. Será labor del próximo gobierno desarrollar o no la propuesta de los actuales ministros.

La eutanasia en Holanda hoy

De momento, la ley holandesa que regula la eutanasia es tajante. No se permite a extranjeros y solo pueden acogerse personas que padezcan un sufrimiento insoportable y sin perspectivas de mejora. Si el paciente la solicita, el doctor debe informarle de qué otras posibilidades terapéuticas existen. Si el enfermo persiste en su idea, otro colega facultativo evaluará de nuevo su cuadro médico.

La nueva ley supondría la creación de una nueva profesión, una especie de orientador social que se encargaría de evaluar y aprobar o rechazar las solicitudes de muerte por cansancio vital

En caso de que ambos lleguen a la conclusión de que los dolores sufridos por el paciente son insoportables y su cura es imposible, la eutanasia se aprueba. Esto ocurre, según los expertos, en un 55% de los casos. En el 45% restante la solicitud es rechazada, el paciente cambia de opinión o muere antes de que se tome la decisión final.

Los médicos deben seguir todos los pasos del procedimiento de forma meticulosa. De hecho, si se saltan alguno y suministran una inyección letal de forma errónea, se arriesgan a una condena de hasta 12 años de cárcel.

Las estadísticas, frías e implacables, arrojan datos que contestan a dos preguntas clave para entender la magnitud del asunto. ¿Cuánta gente muere en Holanda por eutanasia o suicidio asistido al año? ¿Por qué motivos la piden?

Las respuestas, gracias a la transparencia de los Comités Regionales de Revisión de la Eutanasia, son precisas. En 2015 se aplicaron 5.516, lo que supone una media aproximada de 15 al día y un 3’75% de las muertes en todo el país. No es baladí, sobre todo teniendo en cuenta que hace 10 años se practicaron 1.933, menos de la mitad.

La legislación permite la eutanasia a partir de los 12 años de edad. Si el paciente tiene entre 12 y 15 años necesita del consentimiento de sus padres, pero entre los 16 y 17 años no es imprescindible

¿Los motivos? Varios, pero el año pasado el 72’5% se debió a un solo factor: el enfermo padecía cáncer. Muy por detrás quedaron otros trastornos como los del sistema nervioso (5.6%), las enfermedades cardiovasculares (4.2%) o las pulmonares (4%). También hubo casos por demencia (109 casos en 2015, 2% del total) y por trastornos psiquiátricos (56 casos, 1% del total).

La legislación holandesa permite la eutanasia a partir de los 12 años de edad. Si el paciente tiene entre 12 y 15 años necesita del consentimiento de sus padres, pero entre los 16 y 17 años no es imprescindible. Los progenitores son informados y se les implica en la toma de la decisión, pero la última palabra la tiene el menor. En 2015 se aprobaron eutanasias para dos adolescentes.

El expediente 2015-59 arroja luz precisamente sobre un caso que tuvo como protagonista a una chica de 16 años diagnosticada con leucemia mieloide aguda cuando tenía 14. Fue sometida durante 18 meses a tratamientos “pesados, dolorosos y nauseabundos”, indica el informe, e incluso se sometió a un trasplante de células madre que no dio resultado.

Finalmente, los médicos llegaron a la conclusión que a la chica le quedaban unas pocas semanas de vida, solo siendo posible la aplicación de tratamientos paliativos. Sufría herpes zoster, fatiga y náuseas y había descrito su sufrimiento como “insoportable” porque había “perdido el control de su vida”, describe el informe.

Tras comunicar su deseo de morir lo antes posible, el médico que la atendía constató que no había posibilidad de mejora. Añadió que, por razones de conciencia, él mismo no podía aplicar la eutanasia. Otro colega facultativo corroboró la gravedad del caso, comprobó que la adolescente era mentalmente competente y que entendía la naturaleza de su decisión. Sus padres fueron informados en todo momento del proceso. Días después, recibió una inyección que acabó con su vida.

Autor >

David Morales Urbaneja

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

5 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. libertad de testar 2

    Para que se me entienda. Actualmente, si yo me muero, como no tengo hijos, la mitad de mis bienes irían a parar a mi padre, aunque yo no lo quiera así, porque el Código Civil actual le reserva esa parte. Sin embargo, si mi padre falleciera antes que yo, mi herencia ya iría íntegramente a quien yo designara, es decir, pordría hacer testamento con total libertad. En estas circunstancias, si yo ahora mismo estuviera enfermo terminal, sufriendo dolores insoportables o estuviera incapacitado para hacer las cosas más elementales de la vida, aún así decidiría que prolongasen mi vida artificialmente todo lo posible si de esa manera lograba sobrevivir a mi padre aunque solo fuera un día. En definitiva, la falta de libertad de testar limita ahora mismo mi propia libertad de decidir sobre los tratamientos paliativos o, si la ley lo permitiera, sobre la eutanasia o el suicidio asistido. La falta de libertad de testar puede condicionar muchos aspectos de la vida, los riesgos que se asumen, y también la posibilidad efectiva de decidir sobre la propia muerte.

    Hace 4 años 5 meses

  2. libertad de testar

    Yo creo que lo que plantea el gobierno de los Países Bajos es razonable y ya me gustaría ver en España algún avance en este sentido. Pero a algunos el hecho de que nos permitieran decidir cuando morir no nos soluciona un problema que se produce con la muerte de cada persona. Me refiero a la Sucesión, que está regulada, para gran parte de los españoles, por el Código Civil. No me vale ser libre de decidir mi muerte si el Código Civil español me no me da una amplia libertad para repartir mi herencia como yo quiera, y no obligándome a reservar la mayor parte para los herederos forzosos (legitimarios). En Galicia, Aragón, el País Vasco, Navarra y Cataluña existe mucha mayor libertad testamentaria que en el resto de territorios de España. En países latinoamericanos, como México o Cuba, también hay mucha más libertad de testar que, por ejemplo, en Madrid o en Castilla. El parlamento de Colombia está preparando ahora mismo ampliar la libertad de testar. En definitiva, con o sin derecho a la eutanasia, el Código Civil español impide a la gente morir tranquila y sabiendo que sus bienes irán a parar a quien los merece realmente.

    Hace 4 años 5 meses

  3. libertad de testar

    Yo creo que lo que plantea el gobierno de los Países Bajos es razonable y ya me gustaría ver en España algún avance en este sentido. Pero a algunos el hecho de que nos permitieran decidir cuando morir no nos soluciona un problema que se produce con la muerte de cada persona. Me refiero a la Sucesión, que está regulada, para gran parte de los españoles, por el Código Civil. No me vale ser libre de decidir mi muerte si el Código Civil español me no me da una amplia libertad para repartir mi herencia como yo quiera, y no obligándome a reservar la mayor parte para los herederos forzosos (legitimarios). En Galicia, Aragón, el País Vasco, Navarra y Cataluña existe mucha mayor libertad testamentaria que en el resto de territorios de España. En países latinoamericanos, como México o Cuba, también hay mucha más libertad de testar que, por ejemplo, en Madrid o en Castilla. El parlamento de Colombia está preparando ahora mismo ampliar la libertad de testar. En definitiva, con o sin derecho a la eutanasia, el Código Civil español impide a la gente morir tranquila y sabiendo que sus bienes irán a parar a quien los merece realmente.

    Hace 4 años 5 meses

  4. Maju

    Estoy muy de acuerdo, no sólo para las personas mayores: el derecho a una muerte digna debe estar disponible para todos y todas. Basta ya de paternalismo odioso que sólo consigue hacer daño con su pretensión de "protegernos" de nosotros mismos!

    Hace 4 años 5 meses

  5. luis

    Dos que desean morir, no pueden... 60.000 que no quieren, mueren al día por hambre. ¿Hay relación? Sí, la hipocresía ocultando el latrocinio bajo la capa de que les preocupa la vida. En España más de 3.000 suicidios. ¿Se les da publicidad?

    Hace 4 años 5 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí