1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

ANÁLISIS

Reino de España: Duelos y quebrantos

Construir una alternativa de gobierno de izquierdas supone un esfuerzo consciente que pasa por el debate estratégico y el reforzamiento democrático organizativo

Antoni Domènech / G. Buster / Daniel Raventós (SINPERMISO) 9/11/2016

<p>Penitentes en la Basílica Inferior de Asís, por José Jiménez Aranda.</p>

Penitentes en la Basílica Inferior de Asís, por José Jiménez Aranda.

sinpermiso

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

_____________

CTXT ha acreditado a cuatro periodistas —Raquel Agüeros, Esteban Ordóñez, Willy Veleta y Rubén Juste— en los juicios Gürtel y Black. ¿Nos ayudas a financiar este despliegue?

 

_____________

La remodelación del Gobierno en funciones –no ha sido otra cosa— cierra el largo interregno de 319 días que ha tardado Rajoy en doblegar el cuestionamiento institucional de su candidatura. Tras dos elecciones generales (20 de diciembre y 26 de junio), dos sesiones de investidura (Pedro Sánchez y el propio Rajoy), un torpe golpe interno chusquero en el PSOE, la negociación de un brutal ajuste trienal con la UE y la entrada en vigor de la reforma de la ley del Tribunal Constitucional (LO 15/2015) que le permitirá reprimir legalmente la insumisión institucional catalana.

Rajoy ha resuelto en buena medida los problemas con sus mandantes, las élites rectoras españolas –sociales, económicas y mediáticas— que llegaron a ponerlo abiertamente en cuestión  como agente fiduciario de sus intereses y aspiraciones. Y hay que decir que, en la dura y tenaz batalla, ha ganado autonomía respecto de ellas. Para empezar, respecto del propio PP, ahora convertido en su mero instrumento. Ha conseguido, además, avasallar, es decir, convertir en meros vasallos a sus aliados de C’s. Y en poco menos que eso a los barones territoriales del PSOE que, a costa de hundir por mucho tiempo –acaso para siempre— los horizontes electorales generales de su propio partido,  terminaron facilitando el bochornoso espectáculo del abstencionazo. Rajoy ha ganado incluso autonomía respecto de su propio gobierno, que está ahora a lo que mande el antiguo registrador de la propiedad pontevedrés. La única instancia de que depende y a la que se debe es la Unión Europea.

 Rajoy ha ganado incluso autonomía respecto de su propio gobierno que está ahora a lo que mande el antiguo registrador de la propiedad pontevedrés

En la nueva legislatura, Rajoy solo tiene dos objetivos: aplicar el ajuste trienal negociado con la UE y mantener integérrimo el marco constitucional en Cataluña. Lo demás es “política”, y, como bien ha adelantado el nuevo portavoz Méndez de Vigo, “mucho diálogo, mucha negociación”… pero para nada.

Porque el nuevo Gobierno Rajoy no está para hacer política. Está para gobernar, verbo que ahora no significa otra cosa que la puesta por obra tecnocrática de los diferentes, y a veces encontrados, intereses de las clases dominantes, el arbitraje entre los cuales –y la representación de los mismos ante la UE— se reserva a través de los aparatos del Estado. Como él mismo ha dejado dicho, la política ni es “razonable, ni es conveniente”, por mucho que se levanten los estandartes del “regeneracionismo” contra la corrupción y de la “democracia representativa” para agitar contra una hipotética suma mayoritaria de minorías parlamentarias, o los espantapájaros del “independentismo” para chantajear en la negociación de la financiación autonómica y el “peligro populista”. 

Si no fuera por esta reconquistada autonomía –un cesarismo de andar por casa— de Rajoy, la gravedad de la derrota sufrida por las izquierdas sería inversamente proporcional a la levedad de su remodelado gobierno. Pero la derrota, consecuencia de la desmovilización social y electoral de la izquierda social antes de las segundas elecciones del 26 de junio, ha confirmado la falta de una alternativa política creíble sustanciable en la formación de una coalición de las izquierdas con un programa de gobierno serio a la altura de los graves desafíos del momento, y particularmente de los europeos.

La remodelación del Gobierno

Parece obligado decir algo de los designados por Rajoy para gestionar los ministerios. El núcleo duro sigue estando compuesto por los encargados de la gestión económica. De Guindos, el detonador y negociador del rescate bancario de 2012, negociador del ajuste trienal, quien al parecer repite esperando hueco abierto en el Consejo del Banco Central Europeo. Montoro, el Torquemada de la financiación autonómica y ejecutor del ajuste presupuestario, quien ha remodelado el viejo búnker de la Guerra Civil bajo el Ministerio de Hacienda, muy consciente, al parecer, de su popularidad. Y se ha liberado de otras tareas a Soraya Sáenz de Santamaría para que se vuelque, con el Aranzadi en una mano y el CNI en la otra, contra la insumisión catalana. Y de momento, ya se ha recrudecido la represión contra cargos públicos como, entre otros, la presidenta del Parlament de Cataluña, Carme Forcadell, y la alcaldesa del ayuntamiento de Berga, Montserrat Venturós. Es una declaración de intenciones.

Con semejante gobierno, ¿alguien duda de que Rajoy decidirá a su buen placer quién será su sucesor al término de su mandato?

El resto son apaños. Nadal tiene que gestionar la irritación de los “señores de las energías”, que muestran su creciente frustración –menguantes beneficios mediante— sentando en sus consejos de administración a ex altos cargos del PSOE. De la Serna tendrá que lidiar con los “señores del cemento” desde Fomento, el ministerio que más recortes ha sufrido en el gasto público. Tejerina en Agricultura y Dastis en Exteriores tienen que recuperar una gestión mínimamente eficaz de las ayudas comunitarias y de los Consejos europeos, tras los despropósitos de Miguel Arias Cañete e Isabel García, por una parte, y los frívolos desvaríos petulantes de Margallo, cuya talla internacional se deja medir perfectamente por la de su principal oponente, el ministro principal de Gibraltar, Picardo. Catalá continuará en Justicia buscando asegurar la eficaz instrumentalización de unos tribunales presupuestariamente asfixiados y ahogados en sus propios expedientes.

El resto es el grupo de los perdedores: los condenados a la “política” en el sentido marianista; los que habrán de servirle de parapeto contra las salpicaduras. Empezando por Cospedal, secretaria general del PP de la Gürtel y Bárcenas, perdedora de Castilla-La Mancha, y ahora castigada a gestionar la deuda armamentista de un ejército que ha dejado de ser operativo en términos OTAN. Siguiendo por Zoido en Interior, el inútil que ha sido incapaz de levantar una alternativa en Andalucía, ni con Ciudadanos, al PSOE en crisis de Susana Díaz. Luego están los ministros de las mareas: Fátima Báñez, responsable de la gestión del paro, de la precariedad laboral y de la caja de las pensiones, de la que solo ella puede dar cuentas; Méndez Vigo, encargado de una unánimemente vilipendiada reforma educativa que ni siquiera diseñó él, sino Wert (que está en París, tan ricamente de embajador en la OCDE). Mención aparte merece el misterio insondable del nombramiento de Dolors Montserrat en Sanidad, la única explicación del cual es que es parte de todas las cuotas posibles: catalana del PP que habla el castellano casi como una lengua extranjera, lo que tiene su retranca en una militante de este partido, mujer del PP y miembro de una familia del PP con empresa morosa con Hacienda. Dicen las crónicas periodísticas aficionadas a las human stories que Rajoy le comunicó la noticia en un funeral.

Con semejante gobierno, ¿alguien duda de que Rajoy decidirá a su buen placer quién será su sucesor al término de su mandato?

Los ritmos

Cumplido el expediente, ¿cómo serán los ritmos?

Rápidos. El ajuste trienal supone recortes de un 0,5% del PIB durante tres años. Ello exige realizarlos en el primer semestre, para poder hacer los ajustes con la evolución macroeconómica en el segundo semestre de cada año, junto con la negociación del siguiente presupuesto por un gobierno minoritario que, en el mejor de los casos, cuenta con seis votos menos de la mayoría necesaria.

¿Y las contrarreformas, en especial pensiones y laboral?

Aquí el margen es mayor, se extiende a la primera mitad de la legislatura. Entra en el terreno de la “política”, de ese “mucho diálogo y negociación” ordenado por Rajoy, cuyo objetivo principal es tener entretenidos a los interlocutores sociales y a la oposición hasta que acepten lo inevitable. Vaciada la caja de reserva de la Seguridad Social en un año, sin reforma fiscal, comenzará un endeudamiento en los mercados de bonos de la seguridad social para mantener las prestaciones a corto plazo. Y, dada la proporción entre empleos precarios y estables que se crean, lo que se espera es que el ámbito de la negociación colectiva se vaya reduciendo mientras sigue cayendo la proporción de las rentas del trabajo, los salarios, en el conjunto de la renta nacional.

¿Y las incógnitas?

Muchas. Porque todo este programa de gestión neoliberal de la precaria situación socioeconómica se sostiene sobre un castillo de naipes. A ella se ha referido De Guindos como “la gran vulnerabilidad”. En primer lugar, las tasas de crecimiento dos puntos por encima de la Eurozona, aunque empiezan a decaer, son el resultado directo de la moratoria electoral de más de un año del austeritario programa procíclico europeo de ajuste y consolidación fiscal. El recorte trienal del 0,5% del PIB, con la contracción del comercio internacional actual, supone adelantar una recesión que se está cocinando a nivel internacional.

Entra en el terreno de la “política”, de ese “mucho diálogo y negociación” ordenado por Rajoy, cuyo objetivo principal es tener entretenidos a los interlocutores sociales y a la oposición

En segundo lugar, las actuales cifras macroeconómicas dependen de factores exógenos coyunturales: el desplome de los precios de la energía, la repatriación de los últimos beneficios de América Latina o la política de “flexibilización cuantitativa” del BCE. Ocurre, en tercer lugar, que la tasa de beneficios –en pleno esfuerzo de desapalancamiento— del capitalismo de amiguetes políticamente promiscuos característico de la Segunda Restauración  borbónica sigue dependiendo en buena medida del gasto público, y a pesar de su recuperación parcial en 2014-15, sigue sin llegar a los niveles de 2010-11.

Es más, con semejante panorama, y dada la correlación entre caída de salarios y aumento de beneficios en la renta nacional, que casi es de suma-cero, lo que comienza a vislumbrarse como inevitable, aun con independencia de la voluntad de los distintos actores sociales y del propio gobierno, es una confrontación decisiva en el terreno social.

¿Crisis de la Segunda Restauración? ¿Qué crisis?

Pero la crisis estructural del régimen político nacido en 1978 va mucho más allá de la erosión de las bases económicas y los ritmos de crecimiento que permitieron durante 15 años, hasta el giro ultraneoliberal de Zapatero de mayo de 2010, el pacto social del “Estado del medioestar” (con un claro déficit en relación con la media de la Eurozona).

Como hemos repetido muchas veces en SinPermiso, esa crisis afecta a todas las instituciones y sectores de la Segunda Restauración. La rápida sucesión al frente de la Corona en 2014, para hacer frente a los desafueros de Juan Carlos I y al caso Urdangarin, ha conseguido como mucho frenar los ritmos de erosión de su legitimidad para acompasarlos a los del propio régimen que corona. Bien visible ha sido en las consultas preceptivas para la formación del gobierno en estos últimos meses. Y en el republicanismo y el independentismo, que crecen.

El Congreso de los Diputados puede servir para intentar negarle a Rajoy una mayoría que legitime sus políticas más descarnadamente antisociales y antidemocráticas

El Estado de las autonomías está desahuciado por sus propios inventores: el PP está en faena de plena recentralización judicial y fiscal; el PSOE aboga por un Estado federal inanemente utópico, por la obvia imposibilidad de proceder a una reforma constitucional controlada; el resto, simplemente, quiere otra cosa, sea la que sea. El turnismo bipartidista PP-PSOE, apoyado periódicamente por la extinta CiU y el incombustible PNV, ha pasado a mejor vida en este ciclo electoral y tras el abstencionazo de los barones territoriales del PSOE. Descanse en paz, enterrado por la “gestión técnica” de un Rajoy sostenido en el báculo de Ciudadanos y consentido por el 60% del Comité Federal del PSOE. Es evidente que no es esa la fórmula de la estabilidad política del Reino de España. Y para qué hablar de la contradicción constitucional per se entre la realidad plurinacional del Reino y su uniformización constitucional borbónica y franquista como “pueblo” que hace que una solución democrática, con urnas como en Escocia, sea simplemente imposible. Solo queda añadir la corrupción endémica…

Aunque se pretendan ignorar, las causas estructurales de la crisis de la Segunda Restauración siguen actuando. El mandato del remodelado Gobierno de Rajoy –mandato de la UE, porque más de 16 millones de votantes se expresaron contra los 7 que lo apoyaron en las pasadas elecciones— es hacer frente a dos crisis y solo a dos: ajuste fiscal trienal e insumisión institucional catalana. Dentro de tres años, todos calvos…

Una nueva fase y sus retos

Entramos, pues, en una nueva fase política y social de un largo ciclo. Las izquierdas han sufrido una dura derrota electoral que, quieras que no, ha abierto ya una nueva fase de reestructuración organizativa que pasará por tanto por Congreso extraordinario del PSOE como por el debate estratégico y organizativo de Unidos Podemos y sus confluencias. De la capacidad de resistencia social y sindical contra la nueva avalancha de recortes y contrarreformas que se avecinan y de los resultados de la reestructuración de las izquierdas en sus tres componentes –PSOE, Unidos Podemos más confluencias y las distintas izquierdas independentistas (ERC, CUP, Bildu, BNG)— dependerá en lo fundamental la duración de esta segunda legislatura.

Casi no ha empezado, cuando ya todos los partidos han comprendido el escaso espacio de oposición efectiva, para no hablar de control, que ofrece el Congreso de los Diputados. Uno de los argumentos de los participantes en el abstencionazo ha sido desmentido incluso antes de la constitución del remodelado Gobierno de Rajoy. El Congreso de los Diputados puede servir para intentar negarle a Rajoy una mayoría que legitime sus políticas más descarnadamente antisociales y antidemocráticas. Puede y debe servir de altavoz de las luchas de resistencia. Y debe ser una experiencia que permita formar a cuadros de las izquierdas. Pero el equilibrio de fuerzas se determinará en las confrontaciones en otras instituciones, como en los ayuntamientos del cambio, ante los tribunales y en las movilizaciones de resistencia.

Construir una alternativa de gobierno de izquierdas supone un esfuerzo consciente que pasa por el debate estratégico y el reforzamiento democrático organizativo. Pero tiene que articularse una mayoría social que dependerá de tres escenarios: la capacidad de resistir a las políticas del PP, la aparición de un polo de izquierdas en el Congreso extraordinario del PSOE y el reequilibrio estratégico de Unidos Podemos y las confluencias en la nueva fase abierta. Sin la articulación de estos tres escenarios, los ritmos y su duración los impondrá Rajoy.

 ----------------------------

Este texto está publicado en SinPermiso.

_____________

CTXT ha acreditado a cuatro periodistas —Raquel Agüeros, Esteban Ordóñez, Willy Veleta y Rubén Juste— en los juicios Gürtel y Black. ¿Nos ayudas a financiar este despliegue?

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Antoni Domènech /

Autor >

G. Buster /

Autor >

Daniel Raventós (SINPERMISO)

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí