1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

DOCUMENTOS CTXT / Alegato de la defensa de Guillermo Zapata

¿Por qué estamos aquí?

Eduardo Gómez Cuadrado / Daniel Amelang López 16/11/2016

<p>Guillermo Zapata durante la noche electoral de Ahora Madrid, el 24 de mayo de 2015.</p>

Guillermo Zapata durante la noche electoral de Ahora Madrid, el 24 de mayo de 2015.

Nacho Goytre

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

---------------------------------
CTXT ha acreditado a cuatro periodistas --Raquel Agüeros, Esteban Ordóñez, Willy Veleta y Rubén Juste-- en los juicios Gürtel y Black. ¿Nos ayudas a financiar este despliegue?

---------------------------------

Voy a ser necesariamente breve, por cuanto considero que el propio devenir del procedimiento que ha llegado hasta este Tribunal, y que ha sido de conocimiento público, es ya un alegato a favor de la inocencia del Sr. Zapata.

Lo primero que cabe preguntarse es ¿por qué estamos aquí? No estamos aquí como consecuencia de la labor investigadora del juez de instrucción, que hasta en tres ocasiones archivó el procedimiento afirmando que no existía delito en los hechos investigados. 

Tampoco estamos aquí por la voluntad del Ministerio Fiscal, tan beligerante con estos asuntos en otras ocasiones, como no puede ser de otra manera, pero que en el presente caso ha solicitado la absolución del Sr. Zapata. 

Tampoco ve indicios de delito el Magistrado de esta casa el Sr. D. Ricardo De Prada, que hasta en dos ocasiones dictó votos particulares interesando el archivo de la presente causa, cuando le correspondió resolver sobre los recursos planteados por los querellantes contra los sucesivos archivos del juez de instrucción.

Estamos aquí porque dos magistrados de esta Ilma. Audiencia, el Sr. López y la Sra. Espejel, consideran, muy razonadamente, que el tuit publicado por el Sr. Zapata hace ahora casi 6 años podía ser "objetivamente ofensivo" para las víctimas del terrorismo, y así además lo ha mantenido la asociación de víctimas que sostiene la acusación de manera muy legítima, evidentemente, pero, en humilde opinión de esta defensa, un tanto furibunda.

Dos jueces de esta Audiencia, decía, consideran que no hay delito alguno en la publicación del ya famoso tuit, y otros dos jueces consideran que "puede" haberlo. Venimos pues a este Tribunal a intentar romper el empate, con la ventaja, eso sí, de que en este caso la Fiscalía también se alinea con nuestras posiciones, cosa a lo que sinceramente no está muy acostumbrado este letrado, todo hay que decirlo.

Se nos ha argumentado que el motivo para reabrir una y otra vez la causa ha sido, como ya se ha dicho, que el tuit que publicó el Sr. ZAPATA en 2011 pudiera ser "objetivamente ofensivo" para las víctimas del terrorismo. Pero lo que nosotros cuestionamos es si ese hecho es suficiente como para informar una sentencia condenatoria.

El escritor israelí Amos Oz escribía en Una historia de amor y oscuridad que a menudo los hechos amenazan la verdad, es por ello necesario que analicemos, en primer lugar, los hechos de forma objetiva, desde la distancia: en enero de 2011, el Sr. Zapata publicó un tuit, entrecomillado, en el que se hacía eco de un conocido "chiste de humor negro". Este "chiste" pasó desapercibido durante más de 4 años hasta que salió a la luz pública, tras la labor de prospección realizada por algunos medios de comunicación como consecuencia de su nombramiento como Concejal de Cultura y Deportes del Ayuntamiento de Madrid, en el año 2015.

Hasta aquí no existen discrepancias entre las partes. Los escritos de acusación de las acusaciones populares recogen los hechos de esta forma, y consideran por ello que son constitutivos de delito. En el caso de la acusación sostenida por la Asociación Dignidad y Justicia, única presente hoy aquí, porque considera que el chiste resultó "objetivamente ofensivo" para las víctimas del terrorismo.

Sin embargo, resulta necesario subjetivizar y contextualizar los acontecimientos para eliminar esa pátina de antijuricidad de la que se los ha envuelto para permitir que llegásemos a esta Sala. No basta con que un chiste o comentario pudiera ser de "humor negro" o de "mal gusto", sino que debe analizarse también su contexto para valorar la intencionalidad del autor.

Recordará este Tribunal que en un caso reciente, el popularmente llamado de "los titiriteros", en su Auto 378/2016, de 14 de septiembre (FJ 1º), esta misma Sección llegó a la conclusión de que "el contexto manifiesta que los hechos no revisten los caracteres de delito" y ordenó el archivo del procedimiento en cuanto al delito de enaltecimiento del terrorismo.

El contexto, en definitiva, resulta imprescindible para dar sentido a unos hechos que, analizados exclusivamente desde un prisma objetivo, pudieran parecer, a simple vista, constitutivos de delito.

Y es precisamente eso lo que se ha logrado mediante las pruebas practicadas en este juicio oral: contextualizar y explicar el sentido del controvertido tuit del Sr. Zapata.

De la prueba practicada se desprende que la expresión se escribió en el marco de un debate surgido en torno al despido como bloguero del diario El País del director de cine Nacho Vigalondo. El Sr. Vigalondo había publicado en Twitter el siguiente mensaje: "Ahora que tengo más de 50.000 followers y me he tomado cuatro vinos podré decir mi mensaje: ¡El holocausto fue un montaje!". Dicho comentario y otros subsiguientes que mezclaban títulos de películas de Spielberg y "humor negro antisemita" generaron, como no podía ser de otra manera, una ardua polémica que pudo seguirse con el hashtag (etiqueta) #holocaustovigalondo, y que culminó pocos día después con la cancelación del blog que el cineasta mantenía en el diario de PRISA, por considerar que dichos comentarios eran inaceptables e incompatibles con su línea editorial. Sin embargo ninguna asociación judía se querelló contra él. 

El realizador explicó desde el primer momento que dichas afirmaciones fueron hechas en tono jocoso y con el único objetivo de parodiar precisamente la actitud de los negacionistas del Holocausto. Pero fue demasiado tarde para dar explicaciones porque el bosque ya no dejaba ver los árboles, tal y como ha sucedido en el presente caso como consecuencia del "ruido" mediático y político que ha generado.

En dicho escenario los tuiteros intercambiaron durante semanas opiniones sobre cuáles eran o debían ser esos límites del llamado "humor negro", y fue precisamente en dicho escenario en el que el Sr. Zapata, como otros cientos de usuarios, algunos de los cuales han declarado hoy aquí, publicó el texto que actualmente le mantiene procesado. Un tuit, entrecomillado, porque se limitaba a citar un ejemplo, sin hacer suyo el contenido. Por lo tanto, ni se estaba hablando de terrorismo, ni de ETA, ni del Holocausto, ni de absolutamente nada que pudiera interpelar a la víctimas de ningún tipo de violencia. Se debatía simple y llanamente de los límites del llamado "humor negro" y de cómo ese tipo de humor generaba un efecto distinto en la calle y en "la red".

El delito de humillación a las víctimas del terrorismo es un delito intencional. Es decir, el autor del mismo tiene que tener la voluntad inequívoca de herir el honor o la imagen de las víctimas. Tiene que apelar a las mismas de manera directa, o cuando menos eventual, con el objetivo de hacerles daño o generarles dolor; es por ello un delito que no puede cometerse por imprudencia porque no es ese ni el tenor ni el espíritu de la norma. Se hace necesario por tanto, para que la conducta sea penalmente reprochable, un dolo específico del elemento subjetivo de injusto.

Sin duda hacer una valoración o enjuiciamiento de las intenciones de una persona es harto complejo por cuanto se trata de entrar en consideraciones pertenecientes a la más estricta intimidad del sujeto activo, por lo que "normalmente ha de deducirse, por lógicos criterios humanos, de los actos y hechos externos configuradores del propósito de ofender" (STS de 14 de febrero de 1991, rec. 2241/1988). 

Estoy convencido de que ninguna de las personas que estamos hoy en esta sala, y cuando digo ninguna incluyo a mi distinguida compañera de la acusación popular, creen realmente que el Sr. Zapata estaba queriendo insultar o desacreditar a la Sra. Villa con su tuit, y mucho menos al resto de víctimas del terrorismo etarra.

Humildemente considero que a nadie se le escapa que es una tremenda desproporción pretender aplicar el tipo penal contenido en el artículo 578.1 del Código Penal al contenido del mensaje vertido por el Sr. ZAPATA en la red social Twitter. Resulta evidente que el espíritu de la norma que contiene dicho artículo no está pensado para sancionar el "humor negro", nos guste este más o menos, como tampoco está pensado el contenido del artículo 510 del Código Penal (los llamados "delitos de odio") para criminalizar los "chistes" sobre cualquier tipo de minoría étnica, de genero, de nacionalidad, orientación sexual, discapacidad o de cualquier otro tipo, o incluso los chistes sobre gremios profesionales, incluidos jueces o abogados, porque estaríamos con ello penalizando el humor en general, algo a todas luces insostenible. Entendemos que ese es el motivo por el cual solo se ha personado en la causa una única  asociación de víctimas, porque el resto han entendido el absurdo que supondría mantener una acusación en las circunstancias que aquí traen causa.

Es jurisprudencia ya consolidada que se consideran punibles solo la realización de actos que entrañen descrédito, menosprecio o humillación de las víctimas de los delitos terroristas o de sus familiares. Se trata de perseguir conductas especialmente perversas de quienes calumnian o humillan a las víctimas al tiempo que incrementan el horror de sus familiares. Actos todos ellos que producen perplejidad e indignación en la sociedad y que merecen un claro reproche penal (STS 656/2007, de 17 de julio). 

El tuit publicado por el Sr. Zapata pudo ser desafortunado, especialmente si sacándolo de contexto queremos investirlo de una intencionalidad que nunca tuvo, pero el Sr. Zapata no crea nada, no inventa nada con ánimo de desprecio, únicamente cita como ejemplo (no olvidemos que entre comillas) un "chiste" conocido popularmente, en un contexto de debate sobre los límites del llamado "humor negro", y además sin que la referencia a Dña. Irene Villa se hiciese en su calidad de víctima del terrorismo de ETA.

Como señalaba el Ministerio Fiscal en su escrito de fecha 22 de febrero de este año, en el que solicita el sobreseimiento libre de la causa, no aparece dato alguno que permita afirmar que el tuit fuera emitido con ocasión de mensajes a favor de organización terrorista, de ensalzamiento de organizaciones o miembros de la misma, o de provocar dolor o aumentar el sufrido por parte de las víctimas de terrorismo. Y añade la fiscalía: La actuación del investigado ha sido pedir perdón a quien se considerara ofendido por el mismo y se ha pronunciado inequívocamente contra la violencia terrorista. Todo ello, añadimos nosotros, tal y como se ha acreditado con el ramo de pruebas aportado junto con el escrito de defensa, en el que por cierto se incluía una carta de agradecimiento por su labor de apoyo a las víctimas, del presidente de la mayoritaria y principal asociación, la AVT.

Descartada, por todo lo anterior, la existencia de cualquier tipo de dolo en la conducta del Sr. Zapata, y resultando evidente, a la vista de las pruebas practicadas, que el texto del tuit en unión a la conducta del querellado, claramente excluyente de cualquier voluntad y finalidad ofensiva, permiten establecer que los actos cometidos por el acusado son objetivamente un vehículo inidóneo para la comisión del delito de humillación de víctimas del terrorismo. 

Contamos en nuestra jurisprundencia reciente con un precedente muy similar y cercano en el tiempo. Se trata de la sentencia 20/2016, de la Sección 1ª de esta Audiencia Nacional, en la que se absuelve al Sr. Cesar Montaño, más conocido por su nombre artístico, César Strawberry, de un delito muy similar al que aquí trae causa, a pesar de haber reconocido haber publicado unas expresiones polémicas en Twitter. La Sala valoró que la actitud pública del acusado fue siempre contraria a actos terroristas, como sucede en el presente caso; y que detrás de los mismos no existía ningún tipo de apoyo a la violencia, como sucede también en el presente caso.

Me gustaría finalizar este informe con las palabras de la propia Irene Villa, la cual, a raíz de la polémica surgida, publicó una columna de opinión en el diario La Razón titulada Más fuerte que el odio (que consta en las actuaciones) y en la que salía en defensa de los ataques furibundos que estaba sufriendo el Sr. Zapata a consecuencia de la publicación del tuit que aquí trae causa. Decía la Sra. Villa: Todas las críticas destructivas, exaltaciones de la ira y el rencor, sí que son denunciables, condenables y creo que todos tenemos que defender en bloque, como han hecho conmigo, a quienes han sido objeto de amenazas que nos hielan la sangre por su vileza, simplemente por el mero hecho de pertenecer a un partido político. Pero los chistes, francamente, son sólo eso, chistes con los que uno se puede reír o no. Y hay que tener presente que no hace daño el que quiere sino el que puede. Lo que me hace sentir francamente satisfecha de toda esta polémica es el cariño que, estoy completamente segura, es mucho más fuerte que el odio.

-------------------------

Eduardo Gómez Cuadrado y Daniel Amelang López son los abogados que defendieron a Guillermo Zapata en la Audiencia Nacional. El concejal madrileño fue absuelto el pasado 15 de noviembre. 

 

 

---------------------------------
CTXT ha acreditado a cuatro periodistas --Raquel Agüeros, Esteban Ordóñez, Willy Veleta y Rubén Juste-- en los juicios Gürtel y Black. ¿Nos ayudas a financiar este despliegue?

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Eduardo Gómez Cuadrado /

Autor >

Daniel Amelang López

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Jesús Díaz Formoso

    hISTORIAS DEL TOP. Alucinante: Sin indicios de delito, la Sala de lo Penal del Tribunal de Orden Público y fabricante de titulares para los muy corruptos medios de manipulación decide admitir a trámite una Querella contra -entre otros- Borrell. SIN INDICIOS DE DELITO. Al contrario de lo que se dice en la noticia de Público - http://www.publico.es/politica/audiencia-nacional-ordena-declaracion-borrell.html -desde luego que el Juez ha de tener en cuenta la existencia de indicios (pruebas que sustenten la imputación en algo más que meras "sospechas") para decidir sobre la incoación de procesos penales. Borell no es santo de mi devoción. Pero si el artículo 24 de la Constitución, y el mismo artículo 6, 2º del Convenio de Roma de 1950: la Presunción de Inocencia. De esa que tanto presumen los corruptos. Ahora parece que bastan las sospechas para "investigar" a los adversarios políticos, convertidos en el "Enemigo", a quienes por ello se les/nos niegan los Derechos Humanos. El TOP debe desaparecer. Y sus integrantes deben ser investigados, pues este Auto no es un mero indicio, sino una Prueba Documental de lo que, en mi opinión, bien pudiere resultar una Prevaricación (dictar una resolución injusta a sabiendas de su injusticia). HEMOS DE LOGRAR ACABAR CON LOS TRIBUNALES POLÍTICOS. P.D. Enhorabuena, compañeros!

    Hace 5 años

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí