1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

GUILLEM MARTÍNEZ / AUTOR DE 'LA GRAN ILUSIÓN'

“En sentido político estricto, el Procés es un engaño”

Vanesa Jiménez Madrid , 7/12/2016

<p>Guillem Martínez, en una imagen reciente.</p>

Guillem Martínez, en una imagen reciente.

Fotografía cedida por el entrevistado

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

---------------------------------
En enero CTXT deja el saloncito. Necesitamos ayuda para convertir un local en una redacción. Si nos echas una mano grabamos tu nombre en la primera piedra. Del vídeo se encarga Esperanza. 

Donación libre:

---------------------------------

Guillem Martínez (Cerdanyola,  Barcelona, 1965) se ha pasado el último año a caballo entre el Congreso y el Parlament, mirando muy de cerca el Gatopardo de Madrid y Barcelona. De aquí y de allí ha escrito mucho para CTXT; crónicas parlamentarias, entrevistas y tribunas para entender lo que pasaba y lo que no. “No está claro que todo lo que se mueve exista”.

Martínez, que es un gran contador de historias --también cocinero para los amigos--, publica ahora La gran ilusión. Mito y realidad del proceso indepe (Debate), un relato fundamental sobre el Procés català. El libro es una obra periodística exhaustiva, que termina justo donde arranca el título: “Desde 2012 no ha pasado nada legal o jurídicamente importante ni desestabilizador”. Cuenta el autor que lo más difícil ha sido la gente, los partícipes de esta historia, que no estaban por la labor de aparecer. Y también cuenta que más de una vez, mientras investigaba, ha concluido que todo ha sido una improvisación un tanto cínica. “Básicamente es un proceso para mantener con vida a una serie de partidos que estaban muy tocados”. 

Los lectores de CTXT saben que no hay crónica parlamentaria firmada por Martínez sin onomatopeyas. Y que el humor se lo toma muy en serio. La gran ilusión es distinto. Más prudente, más austero. Pero no se alarmen, no es Zzzz. Está lejos de serlo.

¿Ha buscado este libro? 

Sí. No me cuadraba el escenario. No me encajaba que el mensaje fuera sincero. Empecé hace tiempo con los primeros artículos en el diario El País. Después seguí en CTXT. Tenía que llegar a la base del mensaje propagandístico, al análisis de su estructura. Y fijarla en el libro. La prensa, incluso la digital, acaba envolviendo pescado, tal vez digital. Había que fijar esta época. Estamos en un mundo en el que lo que dicen los políticos no se corresponde con lo que piensan, ni con la realidad. El objetivo de lo que dicen, en ocasiones, parece ser vertebrar estados de ánimo. La ideología son estados de ánimo, en eso se está quedando. Y eso, el uso abusivo de la propaganda de democracia, no pasa solo en Cataluña, ocurre, en diversos grados, en todo el mundo. No nos hubieran dado nunca el voto sin garantías de que podíamos votar en contra de nuestros intereses. 

Dedica un largo prólogo a la historia de Cataluña, ¿hay algo definitorio en ese pasado?

No, no lo hay. No hay esencias nacionales en la historia de ninguna nación. Quería explicar la historia a un lector no necesariamente catalán --también al catalán-- con otro punto de vista y otros datos. Sí hay algunas constantes intelectuales en Cataluña que son curiosas. Una está formada ya en el Medievo, con la Corona de Aragón, momento en el que se cree que Cataluña tiene encaje bilateral con el Estado. No lo tuvo. Esto es una fantasía que nunca se ha cumplido, pero es una fantasía vigente, que no ha desaparecido del todo. No creo que este Estado u otro tolere una relación bilateral, pero ahí está esa convicción catalana. Hay otro rasgo diferencial, que es la incapacidad de la sociedad catalana para entender el concepto Estado, lo cual no es necesariamente malo. Esta incapacidad se ha demostrado en el Procés, cuando las élites que lo han liderado no entendían qué es un Estado, ni siquiera el español, con el que tenían que negociar.

El Procés sigue instalado en el éxito. Hay un público dispuesto a creérselo

Describe el Procés casi por antagonismo con el río presocrático, lo define como un pantano…

Hay dos Procés. El social, iniciado casi a la par que el Nou Estatut, y el gubernamental, iniciado en 2012, que no ha tenido ningún momento de ambigüedad. Hasta ahora no ha tenido ninguna opción, y parece ser que eso es lo que quería. Era solo un discurso propagandístico. Y para que existiese ese discurso era muy importante el periodismo, el que hay en España y en Cataluña. La gente se lo cree, la gente se lo ha creído. Esto iba a ser un antes y un después, esto era la creación de un Estado por mecanismos democráticos... No ha sucedido, ni sucederá nada de todo esto. Aun así no se percibe el fracaso. Yo diría que el Procés sigue instalado en el éxito. Hay un público dispuesto a creérselo, ciudadanos honrados dispuestos a creer que se hará alguna de las consultas anunciadas. Hay un secretismo mágico, respetado, que da pie a pensar que siempre hay algo escondido detrás de la ausencia de resultados. Algún arma secreta que hará posible el Procés. Eso es un éxito, que algo que está muerto siga vivo es un éxito. La última fórmula posible que ahora baraja el processime es omitir la fechas y los resultados, y proponer un proceso en... 40 años, por ejemplo. Un chollo para un político hispano, vamos.

¿Cómo ha sido ese periodismo, en España y en Cataluña?

El periodismo peninsular suele estar más comprometido con la cohesión social que con la información. Parece ser que cree que su función es eliminar el mal rollo. En ese sentido, sus posicionamientos, márgenes, límites y marcos acostumbran a ser los utilizados por los gobiernos. Hay temas que no existen para los gobiernos, por lo que no existen para la prensa, y por lo que, a su vez, sólo existen de manera marginal y desprestigiada en la sociedad. Pero también existe todo lo contrario, algo que demuestra el poderío de esta cultura: la posibilidad de que existan puntos, en el Gobierno y en la prensa, que no existirían en una sociedad informada. Ejemplos: el Procés gubernamental, en Cataluña, o la fantasía de que las pensiones no sólo no han sido recortadas, sino que están trabajosamente garantizadas, en el Estado.

Si no se hacen leyes, si no se hace desobediencia, no se hace nada. Y esa era la voluntad inicial del Govern, me temo

La diferencia entre Procés ciudadano y Procés gubernamental recorre todo su libro...

El Procés ciudadano empieza en los tramos finales del Nou Estatut y culmina con una serie de consultas municipales que ya intentaron mangonear los partidos, que después, ¡zas!, se declararon procesistas. Se encargaron de modular todo para que fuera lo más ambiguo posible. Los menos ambiguos fueron, de hecho, Falange, PP y Ciutadans, los únicos que se mostraron, junto al PSC, en contra de estas consultas ciudadanas. Cuando el Gobierno catalán asume la propuesta ciudadana de un referéndum, en 2012, empieza la gran épica oral. Y la paralización absoluta. El Procés termina por no desestabilizar nada. Si no se hacen leyes, si no se hace desobediencia, no se hace nada. Y esa era la voluntad inicial del Govern, me temo. 

Marca un hito en el 15M, cuando el conflicto territorial desaparece en favor del conflicto económico, político, democrático...

El conflicto territorial era el único posible desde hacía 40 años. El 15M quería hacer discusiones en positivo. Espontáneamente se dejó de aludir, por ello, al territorio. No hubo banderas, ni de un tipo ni de otro. Ni siquiera republicanas. En la acampada de Barcelona se apoyó la autodeterminación sin mucha pasión, y digo sin mucha pasión porque no era el epicentro del debate. No se quería hacer de la autodeterminación una gran agenda distinta del resto de puntos planteados en la agenda de ruptura democrática. 

Explica que Mas recoge el testigo de una parte de la sociedad, que se apropia del Procés.

En Cataluña había dos núcleos de protestas. Uno era el 15M y otro eran las consultas, aunque no siempre estaban diferenciados. Mas cogió la bandera más cercana a él. No creo que pudiese modular un discurso social, pero sí uno nacional. Cuando se votó la Ley Ómnibus, con la que se inició el fin del Bienestar en Cataluña, se rodeó el Parlament y Mas llegó en helicóptero para evitar a los indignados, lo que indica su poco dominio del tema social. Antes de coger la bandera del Procés, aquel gobierno agotado intentó coger otra, la del orden frente al caos del 15M. Algo que resultó, socialmente, muy violento. La adopción de la vía Procés les supuso un chollo.

 El importe de los recortes superó en porcentaje al de Grecia de aquel momento

Mas gobierna en plena austeridad, con un modelo que usted define como business friendly...

No lo defino yo. Lo definía con esas palabras el programa de CDC en 2010, que sólo planteaba un improbable pacto fiscal, y un más que probable mafioso sistema económico business friendly. Sí, el electorado catalán se parece mucho al español. Vota bandera y omite mirar de frente lo que esconde esa bandera. En aquel año se introduce la austeridad con algún criterio racista. La lógica es: “Estamos en crisis, España y los españoles no sabrán solucionarla. Vamos a mirar a Europa, y a enseñarles que nosotros lo haremos bien, porque a diferencia de España somos Norte”. De hecho, el importe de los recortes supera en porcentaje al de Grecia de aquel momento. Esto lo ves paseando hoy por Madrid y paseando por Barcelona. En Madrid ha pasado algo gordo, en Barcelona ha pasado algo más gordo. Se nota una mayor depresión social en Barcelona. Gente pidiendo en la calle, pérdida del consumo... Un día, en Gràcia, conté, en el epicentro de la crisis, casi 80 mendigos. 

Sí, pero CiU vuelve a ganar las elecciones en 2012, aunque con 12 escaños menos...

El resultado fue victorioso, mucho, con lo que habían hecho... Volvían a ganar las elecciones pese a los recortes más grandes de Europa. Y sólo con el cambio de discurso, de dar la vara con la cosa business friendly, pasaron a darla con la cosa Procés. Y no supieron valorar esa victoria hasta pasados los días. Fue inesperado para ellos no comerse el mundo con ese cambio propagandístico. 

Apenas tres años después, Mas se convierte en “el amo del marco Cataluña”.

Hay un momento mágico en el que todos los partidos abandonan el Pacte pel Dret a Decidir, salvo la CUP. Con la fantasía de desobediencia, omiten el referéndum y hacen una consulta inocua, que la prensa catalana y la madrileña presentan como épica y desafiante. Y Mas queda como el amo del Procés. Sin enfrentamientos o desobediencia real con el Estado. Homs --Francesc Homs, exconsejero de Presidencia de la Generalitat-- contó en el Supremo hace poco que hubo un pacto con el Gobierno de Rajoy para celebrar la consulta. La única condición era que Mas no valorara los resultados. Los valoró, y el Estado dio por roto el pacto. Esa fue toda la desobediencia. Es decir, ninguna. Una ruptura de un pacto cutre y ademocrático entre caballeros.

La versión oficial es que el Procés ha servido para cargarse Convergència. Yo diría que no, que ha permitido prolongar su discurso

Escribe que “la obra de Pujol solo es valorable hoy”.

Fue muy difícil valorarla socialmente en tiempo real porque el Estado no estuvo acertado en el más que posible caso de estafa bancaria que fue Banca Catalana. El Estado lo politizó, y la lectura resultante es que el Estado estaba contra Pujol. Pujol terminó en un limbo. El ataque hacia él, transformado con facilidad y rapidez en ataque a Cataluña, primó sobre la percepción del delito financiero realizado. Lo de Pujol solo es valorable desde que hay datos, desde que el Estado, precisamente gracias al Procés, ha filtrado información sobre los Pujol. Datos sobre las cuentas en el extranjero. Queda por saber si esas cuentas de él y de su familia son anteriores o posteriores al acceso a la Generalitat. Es decir, si es pasta evadida, o es fruto de un expolio continuado, como todo apunta. Y no creo que lo sepamos nunca oficialmente. No creo que haya juicio. 

El Procés ha posibilitado la mutación de Convergència, con cierto éxito. Tendría que haber desaparecido por la corrupción, por introducir en España la austeridad con más violencia que en Europa… y todo esto ha quedado detrás de la nube que es el Procés. La versión oficial es que el Procés ha servido para cargarse Convergència. Yo diría que no, que ha permitido prolongar Convergència. Ha permitido prolongar su discurso y refundación.

De Maragall, el “antónimo de Pujol”, dice que es modelo de Ada Colau.

Es el modelo del canon de la alcaldía progresista, que consiste en llevar, sin radicalidad o estridencia, a la clase media a sitios a los que la clase media no había soñado llegar. Es una parte del modelo que se tiene que reformular ahora. No había tantos alcaldes como él. Maragall decía que un ayuntamiento es todo lo que va desde los romanos hasta lo que tú cambies. Es decir, modulaba una transformación progresista lenta.  

¿Y Puigdemont, que se declara independentista?

El independentismo procesista consiste solo en decirlo, no en hacerlo. Puigdemont, en ese sentido, no ha hecho, hasta ahora, nada nuevo. Ha ampliado el diálogo con las izquierdas, y poco más. Tiene genio lingüístico, cosa que no implica ser un genio. Y está preparando un desenlace a largo plazo. De vez en cuando te cuela una fecha para la independencia, lejana, como quien no quiere la cosa. Llegó a decir algo parecido a que el hombre que hará independiente Cataluña quizás no ha nacido aún… Pero, bueno, tiene una paleta de colores mayor que Mas. 

Sobre el Estatut recoge una cita del periodista Pep Campabadal: “Unos, el PP, estaban por la amputación. Otros, los del PSOE, por la castración química”.

Zapatero es en parte creador de la crisis territorial --pese al “apoyaré el Estatuto que salga del Parlamento de Cataluña”-- y en parte creador de la crisis de bienestar y democracia en España, con su reforma constitucional exprés y posdemocrática. Al final resultó ser más peligroso que un mono con una pistola. Hubo una reunión en Moncloa entre el presidente del Gobierno y Mas en la que se cargan la parte de la financiación del Estatut, de carácter federal. En esa reunión se pactó echar a Maragall de la presidencia y dejar vía libre a Mas. Al final el aparato PSC luchó por lo suyo e impuso a Montilla. El Estatut se reformuló, sin atributos federales. Se elimina la palabra nación del preámbulo, pese a ser muy naíf, se eliminan artículos que aparecen, tan ricamente, en otros estatutos... Hoy no se sabe qué contiene ese Estatut. Un político medio no sabe qué artículos están vigentes y cuáles no. Haces un estatuto, se trocea en el Congreso y después se trocea en el Constitucional… Un despropósito. 

Ni han tenido la capacidad intelectual ni la voluntad política de hacer nada. La gran duda es cómo acabará, las propagandas acaban mal

¿“La gran ilusión” ha sido un éxito o un fracaso?

Para mí, es un éxito gubernamental sin paliativos, pero un fracaso político en el sentido de que esto no conduce a nada. Ni han tenido la capacidad intelectual ni la voluntad política de hacer nada. La gran duda es saber cómo acabará, las propagandas acaban mal. El 11M, por ejemplo, es el final de una burbuja propagandística que acabó muy mal. Aquí sin embargo parece que acabará sin mayor problema. En sentido político estricto es un engaño.  

¿El independentismo ha dejado de ser algo improbable? 

Sí, eso es un cambio. Era algo friki, visto como sospechoso por todo el mundo, por ejemplo por Convergència. Ahora no sé qué es, no sé si el procesismo es independentismo... Pero sí, se ha despenalizado la palabra. Y esto ha ocasionado indirectamente erosión al Estado. El Estado está recurriendo por lo penal a una construcción propagandística. No ha legislado nada, con lo cual está cazando moscas con cañones. Y esto es muy contraproducente para los cañones.  

¿Queda algo real?

Lo único real es la crisis española. La crisis democrática, social, de Estado… una crisis bestial negada desde el Estado. Probablemente, el único que puede negarla, porque está en crisis desde el siglo XVII. La crisis pasa por abrir temas fijados en la Restauración, que se cerraron con siete sellos en la Transición. Algún día tendremos que hacer algo para que no se nos vaya la energía en este país, que tendría que abrir una compuerta cerrada en el XIX y dejar que pase el agua. Eso es lo único real. Lo irreal es el Procés, que no ha hecho nada al respecto. No ha aprovechado la crisis española. Sus elementos de presión sobre el Estado son folclóricos. No puedes hacer nada efectivo manifestándote con una bandera y una camiseta y consumiendo productos catalanes. Pero, claro, al final se trataba de eso. 

---------------------------------
En enero CTXT deja el saloncito. Necesitamos ayuda para convertir un local en una redacción. Si nos echas una mano grabamos tu nombre en la primera piedra. Del vídeo se encarga Esperanza. 

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Vanesa Jiménez

Periodista desde hace casi 25 años, cinturón negro de Tan-Gue (arte marcial gaditano) y experta en bricolajes varios. Es directora adjunta de CTXT. Antes, en El Mundo, El País y lainformacion.com.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

31 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Francesc

    Uf, es que a Guillem Martínez le gusta meterse en berenjenales porque es un iconoclasta. Pero bueno, alguien se tiene que meter con la propaganda del procés de Catalunya, igual que alguien tiene que denunciar la falsa ilusión de que España va bien, o que nos tienen engañados con cualquier clase de religión. Las creencias son para los creyentes y la política para los ciudadanos. Y así nos va.

    Hace 4 años 11 meses

  2. antonio

    Pido excusas por la repetición del mensaje. Cosas del Windows 10 y su navegador. Y no me engaño, temazcal. Tú dabas datos de los votantes de partidos independentistas en las diferentes elecciones autonómicas y de ahí deducías que los votantes independentistas subían. Yo daba datos del porcentaje de estos votos con respecto a los votantes totales, datos que reflejan que los votantes de los partidos independentistas pierden en porcentaje. Podemos hablar ahora de los independentistas que hay en otros partidos, o de los no independentistas que hay en Convergencia, pero eso son hipótesis y no datos.

    Hace 4 años 11 meses

  3. Ramonet

    Es exactamente lo que necesitamos; negativitas de lo que sucede en Catalunya. No pasa nada, no va a pasar nada. No existe el problema catalán. No pierdan más el tiempo, pues. Déjennos es paz. Mientras tanto, nosotros a lo nuestro que es lo imposible, según este “gran” estadista español.

    Hace 4 años 11 meses

  4. Fartdetot

    Ah, reconforta ver el miedo que tiene los españoles ante la posibilidad de una Cataluña independiente. Y el amigo Guillermito es muy español. Y contribuye a divulgar entre los españoles las mentiras sobre Cataluña. Esperemos que tenga la merecida recompensa. Naturalmente, la historis de Epaña es totalmente cierta y es, sin duda, la única nación verdadera en el mundo. El resto del planeta no son más que "regiones con particularidades" que han sido engañados por políticos manipuladores para no sentirse parte de esa Gran Nación: Lesotho, Nepal, Eslovaquia, Jamaica... todo es España.

    Hace 4 años 11 meses

  5. Temazcal

    Jo*er Antonio, qué pesao. Engáñate cuánto quieras. Bastaría con que 56.000 de los 994.189 votantes de PSC, CSQEP y Unió que se autodefinen como federalistas o confederalistas y republicanos se dieran cuenta de que sus partidos van de farol y les gusta más un rey y una bandera española constitucional que a Manolo el del Bombo. Eso sin contar con que ICV y En Comú ya tienen una facción independentista reconocida con miembros como Jaume Asens, Gala Pin o Sara Vilà. Esos siempre van en el sí durante la campaña y en el no el día después de las elecciones.

    Hace 4 años 11 meses

  6. Brauli

    Este tipo de análisis periodísticos recuerda el de todos los analistas políticos internacionales que vaticinavan a sus lectores una larga vida a la Unión Soviética poco antes de su hundimiento. ¿Grado de aciderto? ¡Cero! Mientras tanto, en el Pentágono recibían un libro de un militar venezolano, el general de brigada Víctor José fernández Bolívar, que reproducía la teoría cíclica de un filósofo de la historia catalán, Alexandre Deulofeu (1903-1978), que ya en los años cincuenta del siglo XX vaticinó que, en los alrededores del año 2000, la Unión Soviética se hundiría y las dos Alemanies se reunificarían. Deulofeu ya vaticinó, al final de la Segunda Guerra Mundial, que los imperios coloniales vencedores francés e inglés entrarían en su decadencia, mientras que la Alemania vencida se pondría en diez años al frente de Europa. ¿Grado de acierto? ¡100%!

    Hace 4 años 11 meses

  7. antonio

    En el 2010 votaron 3.170.065 personas, de ellas CIU + ERC + Solidaritat + Reagrupament obtuvieron el 49,99% de los votos. En el 2012 votaron 3.678.867 personas, de ellas CIU + ERC + Solidaritat + CUP obtuvieron el 49,18%. Y en el 2015 votaron 4.115.187 personas, y de ellas JxS + CUP obtuvieron el 47,8% de los votos. Parece que sí, que va bajando.

    Hace 4 años 11 meses

  8. antonio

    En el 2010 votaron 3.170.065 personas, de ellas CIU + ERC + Solidaritat + Reagrupament obtuvieron el 49,99% de los votos. En el 2012 votaron 3.678.867 personas, de ellas CIU + ERC + Solidaritat + CUP obtuvieron el 49,18%. Y en el 2015 votaron 4.115.187 personas, y de ellas JxS + CUP obtuvieron el 47,8% de los votos. Parece que sí, que va bajando.

    Hace 4 años 11 meses

  9. antonio

    En el 2010 votaron 3.170.065 personas, de ellas CIU + ERC + Solidaritat + Reagrupament obtuvieron el 49,99% de los votos. En el 2012 votaron 3.678.867 personas, de ellas CIU + ERC + Solidaritat + CUP obtuvieron el 49,18%. Y en el 2015 votaron 4.115.187 personas, y de ellas JxS + CUP obtuvieron el 47,8% de los votos. Parece que sí, que va bajando.

    Hace 4 años 11 meses

  10. antonio

    En el 2010 votaron 3.170.065 personas, de ellas CIU + ERC + Solidaritat + Reagrupament obtuvieron el 49,99% de los votos. En el 2012 votaron 3.678.867 personas, de ellas CIU + ERC + Solidaritat + CUP obtuvieron el 49,18%. Y en el 2015 votaron 4.115.187 personas, y de ellas JxS + CUP obtuvieron el 47,8% de los votos. Parece que sí, que va bajando.

    Hace 4 años 11 meses

  11. antonio

    En el 2010 votaron 3.170.065 personas, de ellas CIU + ERC + Solidaritat + Reagrupament obtuvieron el 49,99% de los votos. En el 2012 votaron 3.678.867 personas, de ellas CIU + ERC + Solidaritat + CUP obtuvieron el 49,18%. Y en el 2015 votaron 4.115.187 personas, y de ellas JxS + CUP obtuvieron el 47,8% de los votos. Parece que sí, que va bajando.

    Hace 4 años 11 meses

  12. Abad

    Un imitador de Gregorio Morán.

    Hace 4 años 11 meses

  13. antonio

    Veamos los últimos resultados de las elecciones autonómicas. En el 2015 votaron 4.114.244 personas y JxS + CUP obtuvieron el 47,8%. En el 2012 votaron 3.678.867 personas y Convergencia + ERC + CUP + SI obtuvieron el 49,18%. En el 2010 votaron 3.170.065 personas, y Convergencia + Esquerra + SI + Reagrupament obtuvieron el 49,99%. Es decir, obviamente el independentismo va disminuyendo. Aunque algunos presenten como un aumento un mayor número de votos, deberíamos de tener en cuenta el número total de votantes.

    Hace 4 años 11 meses

  14. Temazcal

    2010: CiU+ERC+Solidaritat+Reagrupament = 1.564.758 votos 2012: CiU+ERC+CUP+Solidaritat = 1.787.426 votos 2014: Sí-sí en la consulta del 9N = 1.861.753 votos 2015: Junts pel Sí+CUP = 1.966.508 votos BAIA BAIA... Parece que el prusés va a menos...

    Hace 4 años 11 meses

  15. Rafael Pardo Guerrero

    Después del artículo no hace falta leer el libro...queda todo claro.

    Hace 4 años 11 meses

  16. Alex

    Menudo panfleto, no me extraña que escribiese para El País. Lástima que se le de cancha por aquí...

    Hace 4 años 11 meses

  17. Antonio

    Este pajaro se,retrata cuando menta a Maragall i a la virgencita Colau, entonces el popo se le hace,aguita y empieza,a,repartir florecitas de,esa,Catalunya sociata , regional y sumisa con el regimen de los borbones, esos que esa difusa masa del centro de la peninsula adora como dioses.

    Hace 4 años 11 meses

  18. Jim

    Los montajes políticos para perpetuarse y aguantar la crisis no los niego, pero el independentismo ha venido para quedarse.

    Hace 4 años 11 meses

  19. Merce

    Lo haría, pero veo que solo comentan los de una parte. Y para ser también insultada, paso. Qué triste!

    Hace 4 años 11 meses

  20. JORGE MERUANE

    MANUELITO DEJE DE DROGARSE HIJO

    Hace 4 años 11 meses

  21. Ramon

    Tu opinión y la mía no cuentan, Guillem. Lo que cuenta es como deseas que se resuelva el deseo de autodeterminación de Catalunya. Lo que espero de tí es saber si estás por decidirlo en un referendum en el que tú puedas apoyar libremente tu unionismo, y yo mi independentismo. Y que el pueblo decida en libertad. Si estás por eso, tienes todo mi respeto desde la discrepancia. Si no, para mí no serás mas que otro 'Martínez el Facha'.

    Hace 4 años 11 meses

  22. Prisciliano

    Suscribo cada palabra de este señor, no le conocía. Como llevo diciendo mucho tiempo, Cataluña independiente hoy no, maaaañaaanaaa.

    Hace 4 años 11 meses

  23. Kurco

    En vuestro periódico sólo leo propaganda contra el procés. Qué os diferencia del abc o la razón? Habéis pensado en informar sin posicionaros o enfrentar el asunto debatiendo desde ambos puntos de vista? Este articulo, además, esta lleno de sentencias lapidarias sin ningún argumento de las mismas. Es lo contrario de la imagen que pretendéis dar como periódico. Una lástima.

    Hace 4 años 11 meses

  24. sam

    Como periodista afirmo que dudo de sus conclusiones, como historiador afirmo que no tiene ni pajolera idea

    Hace 4 años 11 meses

  25. JordiP

    Guillem Martínez, ese gran historiador, más original que Pío Moa y más punzante que Jiménez Losantos. Endavant, nano. La Patria te lo agradecerá y premiará. Y, si no la aciertas (que no la acertarás), que Dios te lo demande.

    Hace 4 años 11 meses

  26. Mirari

    Lo estupendo es que el proceso social siga adelante,y creciendo.Es importante que el movimiento popular sea el que empuja,y que pongan en aprietos a la clase política.El movimiento independentista ya ha ganado.En Cataluña el pueblo va a decidir,Eso ya es efectivo.El resultado es lo de menos.

    Hace 4 años 11 meses

  27. pol

    en los madriles Guillem va a caer tan simpático como Boadella. «Buen chico, Guillem, buen chico!»

    Hace 4 años 11 meses

  28. Alba

    Vale muy bien, podemos inventar, desmentir o criticar lo que sea porque siempre sale gratis. Al final va a ser que Cataluña ni siquiera existe, pero mira por donde la aportación que ha estado haciendo al Estado es imprescindible. Eso no cuenta al parecer, no cuenta que los catalanes quieran defender su lengua. ¿Eso también es mentira?.. Todo el rollo independentista es lo que menos me importa, lo que si importa es que cada cual se administre en su casa, y las líneas de la casa de cada cual están muy definidas en nuestros mapas. ¿A qué si?... ¿O también va alguien a negar eso?

    Hace 4 años 11 meses

  29. Screen

    Resumen: -El procés no existe -El catalán no existe (como dice Manuel: es un robo del valenciano. que se fue expandiendo al ritmo que la reconquista iba de sur a norte... todo muy claro) -La historia de Catalunya es una mentira (mientas que las historias de todo el mundo lucen más que un san luís) -Si tan insignificantes somos no se para que se molesta el Sr. Martínez en dedicarnos un libro ????????

    Hace 4 años 11 meses

  30. Kate Bird

    No, coordinar el libreto y concepto crítico de "La cultura de la Transición" mientras estás a sueldo de El País sí es un engaño y de los grandes Guillem. Como decir que vas a cerrar el CIE y forzar su reapertura. O aplicamos un baremo para todos o sólo convenceremos a militantes acríticos. Lo siento como socio de CTXT, pero Guillem representa el periodismo sectario y de trincheras (sí, también lo hay desde otras opciones políticas, como él mismo denuncia aunque luego es incapaz de mirarse en el espejo). Es sorprendente como luego, desde nuestra cuerda ideológica, no seamos capaces de denunciar el procesismo de los nuestros, de Barcelona En Comú, En Comú Podem o CSQEP. Eso nos resta credibilidad. Como también nos resta credibilidad vivir obsesionados, como Guillem, con el "proceso" seguramente para no tener que hablar de nuestras propuestas por el simple hecho de que no tenemos una alternativa más ilusionante y popular (¿reforma con el PP-PSOE y C's?) y así desviamos la atención. Es una pena ver como nos convertimos en el coche escoba del régimen en Cataluña. Allí donde no llega el PSOE, por disfunciones evidentes, llega Podemos con partidos que sin nosotros iban a desaparecer como ICV para asegurar la Monarquía. En Cataluña por ejemplo nos presentamos con un programa (Catalunya Sí Que Es Pot) que prometía un "proceso constituyente no subordinado", oferta suficiente para que el SÍ no llegase al 50%, y luego votamos en contra del proceso constituyente al lado del PP y C's. ¿Eso no es un engaño? ¿De qué no sirve decir que otros engañan si después escondemos el engaño en nuestra filas? ¿Qué clase de nueva política se puede construir así? Espero que Cebrián disfrute con el libro de Guillem Martínez. Seguro que lo hará y promocionará cómo se merece. Vende y es útil. Saludos.

    Hace 4 años 11 meses

  31. Manuel

    Ni siquiera el catalán es catalán. Pregunten por autores literarios clásicos de catalán. No exiten. La lengua es el valenciano y nos la robaron hace tiempo, reconocidos ahora como dialecto. Que las personas engañadas por el procés lean un poco y que el pueblo valenciano y balear despierte. Ni somos catalanes ni hablamos un dialecto del catalán. La historia de Catalunya es una mentira tras otra.

    Hace 4 años 11 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí