1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Un mensaje durísimo

El extraño caso de los ladrones que no roban, el ministro locuaz, los fiscales purgados y una lluvia de monedas afiladas

Cristina Fallarás 25/02/2017

<p>El Ministro de Justicia, Rafael Catalá, durante un Consejo de Ministros</p>

El Ministro de Justicia, Rafael Catalá, durante un Consejo de Ministros

La Moncloa

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT necesita 300 suscriptores mensuales para ser sostenible y cada vez más independiente. En febrero te puedes suscribir por 50 euros al año. De regalo, te mandamos El Dobladillo, nuestro mensual en papel ecológico e interactivo.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------ 

El pasado 6 de enero, día de Reyes, alguien entró en el domicilio del hombre llamado Juan Pablo Lozano, en Murcia. Cuando la familia regresó a casa, descubrió que habían revuelto muebles y cajones, pero no se habían llevado nada.

Que habían entrado en dicho domicilio lo sabían desde el fiscal general hasta el ministro de Justicia. En primer lugar, porque Lozano es fiscal anticorrupción en Murcia. Pero también se sabía porque la noticia apareció en los periódicos y porque el fiscal superior anticorrupción de la región, Manuel López Bernal, hizo llegar la denuncia “a todas las instancias a las que teníamos acceso y obligación de informar”. Entre otras la Fiscalía General del Estado y la Delegación del Gobierno correspondiente.

Investigar a quienes corrompen y son corrompidos consiste en ver pasar monedas con el canto convertido en filo de puñal. Entonces, sucede a veces que los crímenes se conocen, pero nada se mueve.

No era la primera vez que entraban en el domicilio de Juan Pablo Lozano. A mediados de julio de 2016 ya habían allanado esa morada. Entonces se llevaron solo un ordenador. En la máquina, parte de la documentación referente a los casos de corrupción que estaba investigando. También en aquella ocasión la noticia se publicó en los medios de comunicación, de la misma manera que se comunicó a las autoridades pertinentes. Entonces, el fiscal jefe Manuel López Bernal afirmó: “Parece que están mandando un mensaje de que pueden acceder a tu casa y a tu intimidad y a la de tu familia”.

No era la primera vez que entraban en el domicilio de Juan Pablo Lozano. A mediados de julio de 2016 ya habían allanado esa morada

Este crimen se conocía, por duplicado, pero nada había sucedido. Hasta que el jueves pasado, día 23 de febrero, el fiscal López Bernal, el mismo que había hablado de “un mensaje” tras el robo en casa de su compañero, volvió a desgranarlo con su obstinada serenidad en la Cadena Ser: “Lo que no puede ser es que al final los perseguidos seamos los fiscales que luchamos contra la corrupción, por delante de los corruptos”. Entonces, todo el mundo pareció darse cuenta de que en el aire flotaban las monedas a punto de caer. Y caerían de filo, no de canto. Hay crímenes que solo se conocen efectivamente cuando se puede echar mano de ellos.

“Fiscales perseguidos”

No sorprende, en este caso, que quienes se dedican al crimen y la corrupción utilicen métodos mafiosos para amedrentar a quienes les investigan. Alguien, en la radio, la mañana del jueves, pronunció las palabras “la Mafia de los años 20”. El fiscal anticorrupción López Bernal repitió “la Mafia de los años 20”, y todo estaba dicho. Lo que asombra es el silencio institucional que ha reinado hasta ahora en torno a las coacciones, atropellos o amenazas que sufren los fiscales. Y la falta de respuesta.

Pero el autor de la denuncia pública, López Bernal, azote contra la corrupción en Murcia, hace un par de días que ya no está en su cargo. Ni él, ni quien era su superior al frente de la Fiscalía Anticorrupción española, Antonio Salinas.

Salinas ha sido sustituido por Manuel Moix, el único de los siete candidatos al puesto sin experiencia alguna en anticorrupción

Salinas ha sido sustituido por Manuel Moix, el único de los siete candidatos al puesto sin experiencia alguna en anticorrupción. A dicho “mérito” se suman su intento de archivar el caso de espionaje con fondos públicos en la Comunidad de Madrid y el de frenar la publicación de los llamados Correos de Blesa, entre otros. A López Bernal le cesó el pasado miércoles 22 el Fiscal General del Estado, José Manuel Maza, precisamente cuando se encontraba en plena investigación de diversos casos de corrupción que salpican al presidente de Murcia, Pedro Antonio Sánchez.

No son los únicos fiscales que han caído esta semana, también han echado al progresista Javier Zaragoza de la Fiscalía de la Audiencia Nacional o al fiscal superior del País Vasco, Juan Calparsoro. Los medios lo han llamado “la purga”, y parece que, como los crímenes que permanecen callados, esto también se sabía hace tiempo.

“Gravedad extrema”

El ministro de Justicia del actual Gobierno conservador, Rafael Catalá, se caracteriza por su locuacidad y la soltura con la que opina sobre las decisiones que toman o incluso están a punto de tomar los jueces. Resulta muy improbable que ignorara, entre otras agresiones a los fiscales anticorrupción, el robo del ordenador de Juan Pablo Lozano y los repetidos allanamientos de morada que ha sufrido.

Sin embargo, preguntado Catalá por la nueva denuncia pública de Manuel López Bernal, ese mismo miércoles tardó apenas un par de horas en responder que debería haberlo denunciado antes. Lo denunció, pero el ministro decidió no darse por enterado: “Si cualquier fiscal considera que tiene alguna limitación a su autonomía, tiene cauces internos para ponerlo de manifiesto ante la Fiscalía y por lo tanto garantizar su completa autonomía en el ejercicio de sus funciones. Y si considera el Fiscal Superior de Murcia que tiene algún problema para el ejercicio de sus responsabilidades, debería quizás haberlo puesto en conocimiento anteriormente de la Fiscalía General para ser tutelado en sus derechos”.

Alrededor de 500 kilómetros al norte, en la sede de la Fiscalía de Medioambiente de Galicia, el presidente de la Unión Progresista de Fiscales (UPF) recibió las palabras del ministro con el desagrado que habitualmente le suponen este tipo de declaraciones. Álvaro García Ortiz, con sus gafas redondas de fina montura metálica, acostumbra a insistir en que los fiscales trabajan para los ciudadanos, jamás para tal o cual gobierno. El miércoles probablemente pensó lo mismo que declara hoy al teléfono:

–La respuesta del ministro es inadecuada. Tú nunca le dices a una víctima de violencia, y es algo que nosotros vemos a diario, “usted lo que tiene que hacer es denunciar”. No. Nunca le debes hacer un reproche a una víctima. Lo que tienes que hacer es ampararla, y darle un espacio para que eso que le ha ocurrido no le vuelva a ocurrir ni a ella ni a su entorno. Eso es lo que tenía que haber hecho el ministro, decir “esto es un problema, vamos a atajarlo”.

–Es algo locuaz, Catalá.

–El problema del ministro es que tiene esa manía de comentar todo lo que ocurre en la Justicia, como si fuera un comentarista judicial. Y además se pone siempre en términos de confrontación. ¿Por qué tiene que confrontar el ministro con Bernal? Es absurdo. Tiene que poner los medios, decir que el ministerio y todos los medios públicos están a disposición de este servidor del Estado para que no se sienta como ha manifestado que se siente. Punto.

Uno de los problemas es que las cosas no suelen suceder así, y cuando le has visto el filo a la moneda, puede ocurrir que en cada esquina haya un afilador. El propio presidente de la UPF ha denunciado de nuevo que el fiscal anticorrupción de Palma de Mallorca, Miguel Ángel Subirán, lleva tres años sufriendo tal grado de persecución –entradas en su casa, amenazas, empujones, acorralamiento, acoso a su familia…– que ha llegado a pedir permiso de armas. Y tres años parecen mucho tiempo para que el asunto no se haya atajado. Lozano, en Murcia, y Subirán, en Palma, son ejemplos, pero no los únicos.

El fiscal anticorrupción de Palma de Mallorca, Miguel Ángel Subirán, lleva tres años sufriendo tal grado de persecución que ha llegado a pedir permiso de armas

El magistrado y miembro de Jueces para la Democracia Joaquim Bosch se ha convertido en una de las voces más destacadas en denunciar los problemas a la hora de investigar y juzgar la corrupción política en España. Responde por escrito: “Estas presiones no son habituales. Pero es cierto que sí existen en situaciones de cierta relevancia pública. Su gravedad es extrema, porque buscan alterar la actuación de un organismo como el Ministerio Fiscal, que está obligado a reclamar el cumplimiento del ordenamiento jurídico. Por ello, el allanamiento del domicilio de un fiscal debería implicar un gran esfuerzo de investigación para que no quede impune”.

“Investigación”

“El allanamiento del domicilio de un fiscal debería implicar un gran esfuerzo de investigación para que no quede impune”, decía Bosch. Al otro lado de la línea, la portavoz de la Policía Nacional de Murcia, de nombre Piedad, trata de zafarse de la llamada en la que se le pregunta acerca de la investigación sobre los dos ataques sufridos por el fiscal anticorrupción Juan Pablo Lozano en julio de 2016 y el pasado día de Reyes.

–Claro que se investigó. Esta persona lo denunció casi un mes después de que los hechos sucediesen. Se hizo la investigación oportuna, se vio cómo se había accedido a la vivienda y el modus operandi que podría haber llevado al interior. No había prácticamente nada revuelto y no se habían llevado nada. Pero no se sabe la autoría.

–¿No se llegó a ninguna conclusión clara?

–A ninguna.

–Pero Lozano sufrió dos allanamientos de morada, uno en julio y otro el pasado 6 de enero.

–No recuerdo… Sí… Es posible, pero no lo recuerdo exactamente. Pero es posible, sí. Entonces… no sé si en el primero llamó y en el segundo tardó en llamar y se presentó un mes después… o algo así.

–Según tengo entendido, en el segundo no robaron nada, pero en contra de lo que usted afirma, la casa sí estaba desordenada. Y en el primero robaron su ordenador. ¿Insiste usted en que no se llevaron nada?

–Pues no me acuerdo ahora mismo. Posteriormente hemos tenido muchos casos aquí de robo y es posible que se llevasen el ordenador, no me acuerdo.

–Robar en casa de un fiscal anticorrupción y llevarse solo el ordenador no parece un robo común, de esos que hay tantos como usted dice.

–Sí, pero es que a lo mejor no sabían que era fiscal anticorrupción (Ríe).

–Mujer, si no se llevaron más que el ordenador y no robaron ninguno de los objetos de valor que había en la casa…

–No tengo claro que se llevasen el ordenador, la verdad.

–Le digo que sí se llevaron el ordenador y fue denunciado.

–Pues ahora mismo no hay nadie detenido por esos hechos. Sé que se llevó a cabo una investigación, pero no puedo darle más datos de la misma.

–Pues si le parece bien y tiene tiempo, se informa y me llama cuando tenga más datos.

El teléfono suena exactamente 50 minutos después. Es Piedad.

–De lo que me has pedido, poca cosa te puedo decir, pero sí es verdad que hubo efectivamente dos robos, uno en verano y otro recientemente, a principio de año. En julio se llevaron un ordenador y dejaron toda la casa revuelta. Y este último también entraron, pero no se llevaron absolutamente nada, aunque la casa estaba también revuelta. Vamos, que ni siquiera se llevaron documentación que él tenía allí. Y la investigación no establece que hayan sido las mismas personas, ni nada de nada.

–¿No creen que puedan haber sido las mismas personas o con la misma intención?

–No hemos podido establecer una relación.

–Sin embargo, parece que el hecho de que en ambas entradas lo revuelvan todo y solo se lleven de casa de un fiscal el ordenador, ni objetos de valor ni…

–Es que ¡no sabemos exactamente lo que había en la casa! Sé que había documentación allí y no se la llevaron, ¿vale?

–Insisto, en un domicilio suele haber objetos de valor que no se llevaron.

–No se llevaron nada. Solo en el primer caso el ordenador. Y en el segundo nada, aunque estaba toda la casa revuelta.

–Y eso podría indicar que no son ladrones comunes. ¿Se ha investig…

–Pues puede indicarlo, pero esas suposiciones las tienen que hacer ustedes.

Más o menos a la misma hora que la portavoz Piedad toreaba al otro lado de la línea la anterior conversación, este viernes, el delegado del Gobierno en Murcia, Antonio Sánchez-Solís de Querol, afirmaba que él nada sabía de denuncias sobre presiones o coacciones por parte de la fiscalía anticorrupción de su región. “Me remito a las palabras del ministro de Justicia y no tengo nada más que comentar. He tenido durante este tiempo muchas conversaciones con el fiscal superior saliente, pero no ha habido ninguna denuncia en la delegación del Gobierno relativa a esas supuestas presiones o coacciones que dice que ha podido sufrir”. Acto seguido, tal y como dejaba caer Piedad, apuntaba la posibilidad de que los allanamientos de morada sufridos por el fiscal Lozano, el desbarajuste de cajones y estantes sin robo, fuera un asunto de delincuencia común.

Por si faltaba algún pronunciamiento, prácticamente a la misma hora, el portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, añadía en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros: “Yo creo que las declaraciones de unos y de otros tienen que tener contención. Los fiscales muchas veces dicen, con razón, que se les presiona, o que hay una presión mediática sobre ellos. Creo que si saben de alguna conducta delictiva o de algún tipo de presión lo que tienen que hacer es denunciarlo o ponerlo en conocimiento por escrito de la fiscalía”.

“¿En qué barco estamos?”

En la última semana, la Fiscalía General ha sustituido al fiscal anticorrupción por el único candidato al puesto sin experiencia en el ámbito; el ministro de Justicia ha criticado al fiscal anticorrupción de Murcia por denunciar coacciones, al que acababan de cesar mientras investigaba por corrupción al presidente de su Comunidad; se han hecho públicas agresiones, amenazas y coacciones a los fiscales anticorrupción que, pese a ser conocidas, las instituciones parecían o habían decidido ignorar; se ha llevado a cabo lo que muchos consideran una “purga” en el ministerio fiscal: y como guinda, el delegado de Gobierno en Murcia ha declarado que los allanamientos de la morada de un investigador de la corrupción de cuyo domicilio no se ha sustraído nada más que un ordenador apuntan a un caso de delincuencia común.

El delegado de Gobierno en Murcia ha declarado que los allanamientos de la morada de un investigador de la corrupción de cuyo domicilio no se ha sustraído nada más que un ordenador apuntan a un caso de delincuencia común

“Los fiscales anticorrupción son muy molestos para los políticos contra los que se dirigen sus actuaciones”, reconoce el magistrado Joaquim Bosch, de Jueces para la Democracia. “Se trata de profesionales de gran solvencia jurídica y su papel ha sido determinante en la lucha contra la corrupción. A partir de ahí, los fiscales pueden encontrar todo tipo de dificultades en su labor, como ha denunciado López Bernal”.

Las dificultades suponen un escollo. Pero más preocupante es la falta de respuesta por parte de las instituciones a las que los fiscales pertenecen. O sea, la Fiscalía General y el Ministerio de Justicia. “En el caso de López Bernal, sorprende que la respuesta no haya sido: ‘No se trata de una persona sola, somos una institución y vamos a respaldar a nuestra gente”, lamenta García Ortiz, de la Unión Progresista de Fiscales. Considera que las instituciones deberían haber cerrado filas con alguien que denuncia lo que denunció el destituido fiscal de Murcia. Sin embargo, la respuesta institucional ha sido la contraria. “Eso provoca una desazón. ¿En qué barco estamos? Los problemas se resuelven apartando a las personas, lo que se hace es quitarlos de en medio”, denuncia. “El mensaje es durísimo”.

La alarmante consecuencia de todo ello es que cada vez resulta más difícil encontrar fiscales que se quieran dedicar a la lucha contra la corrupción, precisamente en un momento en el que se ha convertido en el charco negro donde boquea sin crédito la política española. “En el último concurso hubo problemas para cubrir las plazas”, lamenta el presidente de los fiscales progresistas. “Ahora mismo no es atractivo ser fiscal anticorrupción para los fiscales”.

Las monedas puñal que flotan sobre los fiscales anticorrupción han comenzado a caer, y no precisamente contra sus cabezas. Los crímenes de los que nadie se da por enterado, de repente un día, en la voz terca de un hombre apartado, mueven el aire. Y quién sabe qué ponen en marcha. 

CTXT necesita 300 suscriptores mensuales para ser sostenible y cada vez más independiente. En febrero te puedes suscribir por 50 euros al año. De regalo, te mandamos El...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

12 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Antonio Tostón De la Calle.

    Este hombre se ha marcado un infanta Cristina, un Rosario Bárcenas o un Ana Mato: -"No me consta".-

    Hace 4 años 6 meses

  2. Repollo

    http://cadenaser.com/programa/2017/03/23/hoy_por_hoy/1490273481_187884.html min 12. Presidente del CGPJ sobre el tema

    Hace 4 años 7 meses

  3. Jesús Díaz Formoso

    Soldeor, es LITERATURA. En palabras de George Santayana, "La Biblia es literatura, no dogma" (Introducción a la Ética de Spinoza).

    Hace 4 años 7 meses

  4. soldeor

    que demonios es esa parrafada del evangelio

    Hace 4 años 7 meses

  5. Jesús Díaz Formoso

    No juzguéis a los demás, si queréis no ser juzgados. Porque con el mismo juicio que juzgareis, habéis de ser juzgados; y con la misma medida con que midiereis, seréis medidos vosotros. // Mas tú, ¿con qué cara te pones a mirar la mota en el ojo de tu hermano, y no reparas en la viga que está dentro del tuyo? O ¿cómo dices a tu hermano: Deja que yo saque esa pajita de tu ojo, mientras tú mismo tienes una viga en el tuyo? // ¡Hipócrita!, saca primero la viga de tu propio ojo, y entonces verás bien para sacar la paja del ojo de tu hermano. // JESÚS DE NAZARET, Mateo, capítulo 7.

    Hace 4 años 7 meses

  6. Jesús Díaz Formoso

    El Pacto noies contra, sino POR la corrupción. https://www.youtube.com/watch?v=ob5VVqr7GvE

    Hace 4 años 7 meses

  7. Sasio

    El PP ha acabado con la democracia en España al liquidar la división de poderes. Lo han hecho para proteger a sus corruptos, parece.

    Hace 4 años 7 meses

  8. biug17man

    Y luego hablan de Cubazuela estos golfos.... nos roban, nos mienten, nos mediatizan, nos engañan y después vamos y 8 millones de patriotas les votamos....

    Hace 4 años 7 meses

  9. Barbandesis

    En los años 30 en la república de Weimar, un personaje llamado Adolf, empezo a medrar y hacer cosas similares y sucedio lo que todos sabemos, la historia se repite.

    Hace 4 años 7 meses

  10. Vicente

    Estemos llegando a unos tiempos peligrosos. No seria de extrañar que de un dia para otro estallase "Otra toma de le Bastilla". Y que esta vez, no va a ser como la del 36. No esta vez no van atener a sus " amigos del Alma" Alemania e Italia, para hecharles una manita. Espero que reflexionen.

    Hace 4 años 7 meses

  11. Jorge

    Irrespirable Están matando La Milana. Veremos cuánto tarda Azarías a reaccionar.

    Hace 4 años 7 meses

  12. Poyo

    Pues que se preparen los fiscales.El otro día el periodista(bueno hay que llamarlo de alguna forma)Inda próximo al poder, en una tertulia televisiva dijo que los fiscales constitucionalmente están sujetos al principio de jerarquía(se olvidó de decir que también lo están al de legalidad) y de ahí infirió que era como el ejército...(teniente fiscal firme,arrestado por contradecir a su superior,7 días de arresto)

    Hace 4 años 7 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí