1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Radiografía de los que no controlaron el saqueo

¿Quién falló en su obligación de controlar todo lo demás que estaba pasando en el Canal de Isabel II? ¿Quién cobraba por velar por los intereses de los propietarios de la compañía, que no son otros que los ciudadanos de la Comunidad de Madrid?

Ana Tudela 23/04/2017

Pedripol

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

-----------------------------------------------------------------------------------------------------

Tenían un botón en el sistema informático que se llamaba “Clavos”. Les pareció muy burdo y entonces le cambiaron el nombre a “Botón B”, que en opinión de alguien debió sonar mucho más sutil. En realidad el primer nombre era el más preciso porque definía exactamente la función de esa opción del sistema informático, que no era otra que colar los mayores clavos en los cobros a la empresa a la que pertenecían y para la que trabajaban: el Canal de Isabel II. Así dijo Jaime Lafora que se hacían las cosas en Hispanagua, filial de Canal de la que había sido despedido y donde, aseguró también, se enchufaba a gente ligada al partido cuando el Canal no podía hacerlo directamente.

18 de octubre de 2016. Comisión de Estudio del Endeudamiento de la Comunidad de Madrid. Ese día, con la información sobre irregularidades en el Canal ya en manos de la Fiscalía, con un listado de destituciones recientes ordenadas entre responsables del Canal, conociéndose ya las implicaciones de personas ligadas al Canal (como Edmundo Rodríguez Sobrino, responsable de la filial Inassa de Canal en América Latina durante 10 años y hoy imputado por el juez Eloy Velasco) con los Papeles de Panamá desvelados en España por El Confidencial y La Sexta (una investigación a nivel mundial que ha merecido un premio Pulitzer), pareció no quedar duda alguna de que lo ocurrido en el grupo que nació para abastecer de agua de calidad a los madrileños había sido durante años un descontrol.

¿Quién falló en su obligación de controlar desde este detalle todo lo demás que estaba pasando en el Canal de Isabel II? ¿Quién cobraba por velar por los intereses de los propietarios de la compañía, que no son otros que los ciudadanos de la Comunidad de Madrid?  

Los vigilantes

Esa misma mañana, justo antes de que Lafora compartiese las historias del botón “Clavos”, habían comparecido ante la Comisión dos de las personas que firmaban los informes de auditoría de Extensia, filial del Canal de Isabel II en América Latina, una de ellas encargada también desde 2008 hasta 2014 de auditar las cuentas del propio Canal. Miguel Ángel Faura y Borja Guinea, socios de la auditora KPMG, fueron preguntados una y otra vez por la compra en Brasil por parte del Canal de Isabel II de una compañía, Emissao, cuyo valor había caído en picado casi nada más ser adquirida, como se había puesto de manifiesto en la comisión y había contado El Confidencial, y que se había comprado de un modo ya de por sí extraño para tratarse de una inversión hecha por una sociedad española cien por cien pública.

Para ponerse en situación: sigan el recorrido del dinero que permitió comprar Emissao, operación que ha sido el ariete que hizo abrir las puertas y ventanas de las cuentas públicas de las empresas de Madrid y ha llevado a prisión incondicional entre otros al expresidente de la Comunidad Ignacio González, provocado la imputación de su hermano, de su cuñado, del exmáximo responsable de los negocios en América Latina del Canal, Edmundo Rodríguez, del consejero delegado de OHL, Javier López Madrid, entre otros.

Ustedes abren el grifo del agua y, mientras se duchan cantando alguna coplilla, el contador va girando. La cifra que marque pasa a su factura y de ahí a la cuenta del banco, que envía el dinero al Canal de Isabel II. El Canal entregó parte de ese dinero a dos filiales que tiene en América Latina: Extensia, que es la sociedad holding que agrupa todas las participadas latinoamericanas del Canal, e Inassa, filial del Canal en Colombia. Estas dos empresas le hacen un préstamo a otra filial del Canal, Soluciones Andinas, con sede en Montevideo (Uruguay). ¿A qué se dedica Soluciones Andinas? A nada. Está hueca. Es una sociedad pantalla. Con el dinero que recibe compra el 14 de noviembre de 2013 una empresa brasileña, Emissao, por 21,3 millones de euros. Al año siguiente esa empresa ya solo tiene un valor de 10,3 millones. Un año después, 5,5 millones. ¿Dónde está el dinero que pagó por el agua de la ducha, el dinero que salió de su cuenta del banco y se prestó para comprar una empresa en Brasil?¿Qué vieron los auditores de esta operación?

Ustedes abren el grifo del agua y, mientras se duchan cantando alguna coplilla, el contador va girando. La cifra que marque pasa a su factura y de ahí a la cuenta del banco, que envía el dinero al Canal de Isabel II

Lo primero que explicaron en la comisión los dos socios de KPMG es que Soluciones Andinas es tan pequeña (de hecho, como se ha dicho, no hace nada por lo que ni siquiera tiene ingresos y solo los tendría si Emissao le repartiese en algún momento dividendo) que “no alcanza los límites que establece la legislación uruguaya y, por tanto, no está sujeta a una auditoría obligatoria en Uruguay”. Es decir, que la primera consecuencia de que se eligiese utilizar una empresa en ese país para comprar otra en un país diferente es que no había obligación de controlarla. Y nadie dijo nada. Por supuesto, dijeron los socios de KPMG y ahora se entiende mucho mejor, “la dirección de Canal no encargó a ningún auditor que hiciera trabajo alguno al respecto”. Lo segundo es que, “según la normativa brasileña de auditoría que se aplica a la entidad, los estados financieros locales de Emissao tampoco tienen la obligación de ser auditados” en las cuentas globales (lo que se llama el consolidado).  

Resulta que la empresa que se había comprado en Brasil, lejos de ser la inversión del siglo, tenía los balances tan dañados que no cumplía ni los ratios de solvencia financiera mínimos para conseguir nuevos contratos con la administración pública (se entiende que brasileña) y hasta se puso en duda si esa situación podía afectar a la renovación de los contratos que ya tenía. Y a pesar de esa debilidad se pagaron 21,3 millones de euros y nadie dijo nada. Eso sí, se utilizó el argumento de los contratos futuros y presentes para justificar que el préstamo con el que se había comprado la empresa (que se lo debía a todos los madrileños) se decidió capitalizar, es decir, transformar la deuda que se devuelve periódicamente a una participación en una empresa en Brasil que se recuperará (o no) el día que esa empresa se venda.

Las cuentas públicas de Canal de Isabel II Gestión no recogieron que la inversión en Brasil se había deteriorado tan rápido. ¿Cómo es posible? Porque lo que recogen las cuentas tanto de Extensia como de Canal es un cálculo al que llaman “valor recuperable” que se basa en proyectar a futuro el negocio que puede hacer Emissao. Las tasas de crecimiento previsto que se le aplicaron a la empresa, muy superiores a las que se utilizan en otras del mismo sector como puso de manifiesto la diputada de Ciudadanos Susana Solís, ocultaron el deterioro. Y nadie dijo nada. Cuando en la Comisión de Endeudamiento se preguntó a los auditores cuál era la causa, se limitaron a repetir que no se consideró que hubiera riesgo de no recuperar el dinero que se había prestado para comprar Emissao (hecho que habría obligado a hacer una provisión en las cuentas) y afirmaron: “Hicimos nuestras comprobaciones y llegamos a las mismas conclusiones que la compañía”. La proyección de ingresos y crecimiento futuros, a pesar de que dependía de una estabilidad de la que Emissao carecía (de hecho necesitaba incluso que le capitalizasen el préstamo para llegar a unos mínimos de solvencia que le permitiesen conseguir contratos nuevos y mantener los existentes), les pareció correcta. Ni siquiera es posible acogerse a que, hecho el cambio de préstamo a capital, ya no hubiera que preocuparse porque, tal y como recogen las cuentas de 2015 (las últimas presentadas por el momento), la operación aún no se había realizado. “Se producirá durante el transcurso del ejercicio 2016”, explican dichas cuentas.

Sin embargo, en la propia memoria de Extensia de 2014 aparecía un listado de valoración de las participadas en la Memoria en el que se ve un deterioro de 16 millones en Emissao (la brasileña) y que Soluciones Andinas (la uruguaya a través de la que se compró Emissao) se valora ya en menos cuatro millones.

En la propia memoria de Extensia de 2014 se ve un deterioro de 16 millones en Emissao (la brasileña) y que Soluciones Andinas se valora ya en menos cuatro millones.

No es esto lo único que debió llamar la atención de KPMG y no lo hizo o no lo suficiente como para provocar que incluyesen alguna salvedad en su informe de auditoría. Tal y como figura en las cuentas anuales de Extensia y en la denuncia presentada ante la Fiscalía por Canal Gestión a mediados de julio de 2016, KPMG se encargó de la due diligence de Emissao antes de que la empresa fuese adquirida. “Este informe pone de manifiesto la mala situación en que se encontraba Emissao en términos de procedimientos y de suministro de información”, explica la citada denuncia. “Los resultados de este informe no fueron comunicados al órgano de administración de Canal Extensia”, continúa la denuncia, “ni aparentemente fueron tenidos en consideración a la hora de determinar finalmente el precio de la transacción. Sin embargo, a lo largo de 2014 fue necesario proceder a ajustes significativos en el balance de la sociedad”. Parece por tanto que el deterioro en la valoración inicial tiene bastante que ver, según la denuncia, con que no se tuviese en cuenta en la valoración inicial el informe de due diligence de KPMG, por lo que el auditor, que era también KPMG, debió poner especial atención a dicha valoración y su deterioro.

Por otro lado, la brasileña Emissao no se compró entera. Un porcentaje quedó en manos de un empresario brasileño, Sebastiao Cristóbal, “que exigió que el pago se hiciera en cuentas en Suiza”, recordó a los auditores en la comisión la diputada del grupo socialista Mercedes Gallizo. Ese hecho es el que motivó que el Gobierno de Madrid decidiese presentar ante la Fiscalía el 13 de julio de 2016 un informe sobre la operación de adquisición de Emissao y las irregularidades detectadas.

“Sin esperar a la auditoría encargada respecto a las operaciones que ahora califican como anomalías y que tienen que ver con presuntas corrupciones de las operaciones del Canal de Isabel II en América Latina”, le recordaría Eduardo Gutiérrez, diputado de Podemos, al consejero de Presidencia, Ángel Garrido, ante el Pleno de la Asamblea de Madrid el 14 de julio de 2016. A pesar de que esa auditoría forense sobre la compra de Emissao, que se había adjudicado a Ernst & Young, iba a suponer un coste para los madrileños de 249.300 euros, añadiría Mercedes Gallizo. ¿Qué habían visto para tanta prisa? Los pagos a través de Suiza.

La brasileña Emissao no se compró entera. Un porcentaje quedó en manos de un empresario brasileño, Sebastiao Cristóbal, “que exigió que el pago se hiciera en cuentas en Suiza”

¿Los conocían los auditores? Lo único que consiguieron arrancar los diputados, en la Comisión de Endeudamiento, de los socios de KPMG fue que habían visto el contrato de compraventa pero ni dieron detalles sobre él ni respondieron si sabían algo de los pagos a través de Suiza. Sin embargo, la denuncia presentada ante la Fiscalía vuelve a ponerlos en entredicho porque en ella se recoge que es en el contrato de compraventa, el que reconocen haber visto, donde se especifica que la adquisición del 75% de Emissao se va a hacer en tres plazos y que la primera y tercera cantidad “se pagan en una cuenta de Royal Bank of Canada (Suisse), mientras que la segunda se paga en Banco Bradesco”.  

En las cuentas de Canal de Isabel II Gestión se refleja que KPMG Auditores S.L. (la auditora de las cuentas anuales consolidadas del grupo Canal), otras sociedades del grupo KPMG y otras entidades afiliadas a KPMG Internacional facturaron al grupo Canal (consolidado) 836.000 euros en 2015, 931.000 euros en 2014 y 617.000 euros en 2013. De estas cantidades, por servicios de auditoría se pagaron 568.000 euros en 2015 (el 67,9% del total pagado ese año), 703.000 euros en 2014 (el 75,5%) y 482.000 en 2013. El resto fue a servicios de asesoramiento fiscal y otros servicios de asesoramiento.

La Cámara de Cuentas

La etapa de Ignacio González al frente de la Comunidad de Madrid ha sido una etapa de oscuridad absoluta respecto a los informes de la Cámara de Cuentas, que se encarga de fiscalizar entre otras cosas las cuentas de las empresas públicas de la Comunidad de Madrid y de los diferentes ayuntamientos. Como reconoció el presidente de dicho organismo, el popular Arturo Canalda, ni les llamaban para presentar los informes de fiscalización. Nadie hizo nada. No hay fórmula para que esta comparecencia sea obligatoria. Las empresas públicas se permitieron incluso no presentar a la Cámara sus cuentas anuales, con lo que no podían ser fiscalizadas. El ejemplo de para qué sirve esta opacidad está en la empresa pública Campus de la Justicia, que iba a agrupar todas las dependencias judiciales de Madrid, de la que sólo se llegó a construir uno de los edificios proyectados, sin uso actualmente salvo por los conejos que lo invaden de vez en cuando, y que supuso la pérdida de 105 millones de euros a los madrileños. Hasta 14 veces le requirió las cuentas la Cámara, según declaró Canalda en la comisión de la Asamblea. Ahora bien, como le recordó Eduardo Gutiérrez, de Podemos, en vista de la opacidad pudo haber hecho un informe de fiscalización expresamente para Campus de la Justicia y no lo hizo.

Lo mismo ocurrió con el Canal. Sí hubo informes de fiscalización específicos pero este año, ya con todo el asunto judicializado, la Cámara ha decidido hacer un informe de fiscalización sobre las inversiones del Canal en América Latina. Arturo Canalda fue gerente del Canal entre septiembre de 2001 y diciembre de 2003. En 2005 la Cámara advertía en un informe sobre Canal: “Las nuevas líneas de negocio pueden afectar negativamente al objetivo inicial y único de su creación: garantizar un servicio público de agua a los madrileños”, refiriéndose a los pasos que se habían dado con Alberto Ruiz-Gallardón como presidente de la Comunidad, quien en ese momento ya ostentaba el cargo de alcalde del Ayuntamiento de Madrid.

En octubre de 2015, la Cámara volvía a poner el foco sobre el Canal, esta vez en concreto sobre su opaca fórmula de contratación. En sus instrucciones internas, la sociedad cuenta con un modelo de contrato llamado “simplificado sin licitación previa”, basado en el artículo 170 del Texto Refundido de la Ley de Contratos del Sector Público. Lo que permite este modelo es adjudicar contratos a dedo y sin publicidad cuando la prestación “solo pueda encomendarse a un empresario determinado”. El abuso del Canal de esta vía fue puesto en cuestión por la Cámara, que comprobó que se usaba para contratar a un número reducido de empresas por importes millonarios cuando existían otras muchas que podían realizar la misma prestación.

En 2015, la Cámara volvía a poner el foco sobre el Canal, esta vez sobre su opaca fórmula de contratación, que permitía adjudicar contratos a dedo y sin publicidad cuando la prestación “solo pueda encomendarse a un empresario determinado”.

En el caso del Canal hay que destacar que sí funcionó el Tribunal Administrativo de Contratación Pública de la Comunidad de Madrid cuando anuló en dos ocasiones el proceso de adjudicación del servicio de atención telefónica a GSS Venture, empresa en la que Canal tiene una participación del 25% desde 2001. El proceso irregular, por el que se concedió hasta en tres ocasiones a GSS Venture el contrato y se fueron variando las condiciones del concurso a medida que se anulaban las adjudicaciones, está en el germen de las indagaciones sobre el Canal llevadas a cabo en la Comisión de Endeudamiento de la Asamblea de Madrid.

El Gobierno de la CAM y el PP de Madrid

La denuncia de Canal Gestión a la Fiscalía, presentada el 13 de julio de 2016, pone de manifiesto la manga ancha que se dio para actuar en la compra de Emissao a Inassa y al que era su máximo responsable, Edmundo Rodríguez Sobrino. Cierto es que fue otro gobierno, precisamente el del presunto cabecilla de la estructura creada para derivar dinero desde las empresas públicas de Madrid, el expresidente de la Comunidad Ignacio González, pero también que cuando se decide tomar cartas en el asunto ya han salido a la luz numerosas informaciones sobre las irregularidades del Canal y sus directivos.

Edmundo Rodríguez Sobrino fue máximo responsable de Inassa, la sociedad encargada del negocio latinoamericano de Canal Gestión desde el 24 de abril de 2006, en tiempos de Esperanza Aguirre al frente de la Comunidad de Madrid. El cargo no lo ejercía por contrato directo con la empresa pública, sino por un contrato de prestación de servicios entre Inassa y el despacho de abogados Rodríguez Sobrino Abogados Asociados, S.L. El cese de Rodríguez Sobrino se produce a raíz de la publicación por El Confidencial y La Sexta, en paralelo con medios de todo el mundo y coordinado por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), de los Papeles de Panamá, que relacionan al directivo y a su despacho con sociedades y operaciones en Panamá y Hong Kong. El cese del contrato con Inassa, según figura en la denuncia, se lleva a cabo sin indemnización, por considerarse que Edmundo Rodríguez no ha cumplido sus obligaciones como presidente ejecutivo. Por cierto que Rodríguez no se muestra conforme y exige su indemnización (explica también la denuncia).

Los grupos de la oposición en la Asamblea de Madrid pidieron durante años comparecencias para dar explicaciones sobre el curso que tomaban las decisiones estratégicas del Canal pero quienes comparecían eran primero Ignacio González (quien se resistió a dejar la presidencia de la compañía de agua cuando fue nombrado presidente de la Comunidad) y después Salvador Vitoria, quien dimitió en 2015 al ser imputado por la Púnica, a los que la norma no obliga a dar información concreta y por tanto esquivaban todas las solicitudes amparados en la mayoría absoluta del Partido Popular.

El Gobierno de Cristina Cifuentes, que se sostiene gracias a un pacto de investidura con Ciudadanos, al no tener ya mayoría absoluta, vio cómo sus socios de investidura y Podemos impulsaban sendas comisiones de investigación y de estudio del endeudamiento por las que empezaron a desfilar los responsables de las empresas públicas de Madrid. La actitud de los diputados que han participado en las sesiones en representación del Partido Popular, principal valedor del Gobierno de Cifuentes, ha sido más la de los abogados defensores de los que comparecían que la de un grupo más intentando dilucidar lo que estaba ocurriendo en las empresas públicas. Las protestas por las peticiones de los otros grupos de segundos y terceros turnos de aclaración de respuestas de los comparecientes, su referencia al reglamento para calificar de impertinentes ciertas preguntas y la escasa preparación con la que acudieron a las sesiones, frente al trabajo de petición y recopilación de documentación que han exhibido diputados socialistas, de Ciudadanos o Podemos, también son llamativas.

Los medios de comunicación

Lo que ha ocurrido con los medios de comunicación en la Comunidad de Madrid durante las presidencias de Esperanza Aguirre e Ignacio González podría dividirse entre los que informaron de las irregularidades y destaparon los grandes escándalos vinculados al Gobierno del Partido Popular y los que no. Y en esa división tan de brocha gorda llaman la atención los ingresos en forma de publicidad institucional que fueron a parar a los primeros y los que llegaron a los segundos, sin que entre unos y otros hubiese una correlación entre las audiencias.

Las empresas públicas fueron ampliamente utilizadas para mantener esta mecánica. El grupo parlamentario de Podemos en la Asamblea solicitó mediante una petición de información pública los gastos publicitarios del Canal de Isabel II y, al margen de las variaciones según las diferentes vías por las que ha recibido la información, lo que se pudo observar fue que medios afines ideológicamente a los populares, y en concreto a Aguirre y González, recibían jugosas inyecciones, en años además donde el sufrimiento del sector se disparó por la crisis propia del modelo de negocio de los medios y la crisis general del país.

Podemos solicitó los gastos publicitarios del Canal de Isabel II lo que se pudo observar fue que medios afines ideológicamente a los populares, y en concreto a Aguirre y González, recibían jugosas inyecciones

De los 55 millones de euros repartidos en publicidad por el Canal en una década, a Telemadrid fueron a parar 10,87 millones, muy por encima de TVE. En prensa escrita, ABC recibió 2,31 millones, La Razón recibió 1,87 millones, El Mundo recibió 1,54 millones e Intereconomía, 1,38 millones.

Entre las grandes adjudicatarias figura además Arena Media, filial del gigante de la publicidad Havas, que se llevó un megacontrato de fomento del consumo responsable del agua y que resultó también proveedora de la campaña de las elecciones municipales del PP.

El último giro de la relación de Aguirre, González y su entorno con los medios lo desvelaba El Español, en el marco de las informaciones sobre la Operación Lezo, al acceder a las conversaciones pinchadas entre el director de La Razón, Francisco Marhuenda, investigado por presuntos delitos de coacciones y obstrucción a la justicia, y el consejero delegado del medio, Edmundo Rodríguez, el mismo Edmundo que estuvo al frente de las operaciones del Canal durante diez años tras enterarse este de que le estaban investigando. En dichas conversaciones se insultaba a la presidenta actual de la Comunidad, Cristina Cifuentes, y a su jefa de gabinete, Marisa González, y se aseguraba que ya les había dado un toque con la publicación de asuntos que no eran ciertos y recordándoles el potencial de influencia que podrían ejercer contra ella desde diferentes medios.

Y todo para qué

Lo más duro de todo es constatar la falta de lógica sobre lo que estaba ocurriendo en el Canal desde hacía años. Hasta el 30 de junio de 2012, los servicios de abastecimiento, saneamiento y reutilización del agua de Madrid los prestaba el Ente Canal de Isabel II. Con la idea de privatizar el servicio y obtener por ello alrededor de 1.000 millones de euros para las arcas públicas, que tan apetecibles podían parecer en tiempos de recortes en servicios públicos como la sanidad y la educación, que prestan las comunidades autónomas, se constituyó Canal de Isabel II Gestión, que se quedó con los activos y pasivos del ente. El grupo madrileño es un pepino. En 2015 ingresó 861,3 millones de euros (un 3,68% más que el año anterior), cifra que sube hasta 1.121 millones si se tiene en cuenta todo el negocio del grupo consolidado. El 77% corresponde a Canal de Isabel II Gestión y el 13,5% lo aporta Triple A, la participada que tiene el Canal en Barranquilla (Colombia). Sin embargo, poco de lo que se ingresa incluso allí donde hay ingresos en las filiales de América Latina se traduce en beneficio. Las cuentas dicen que el 98% de los resultados netos corresponde a la sociedad española.

Con la idea de privatizar el servicio y obtener por ello alrededor de 1.000 millones de euros para las arcas públicas, se constituyó Canal de Isabel II Gestión, que se quedó con los activos y pasivos del ente

Canal de Isabel II Gestión tiene siempre el fondo de maniobra negativo (-250 millones en 2013; -319,6 millones en 2014; -51,8 millones a cierre de 2015), lo que podría abocarla a entrar en causa de disolución a pesar de sus brillantes resultados pero se aplica el principio de empresa en funcionamiento entre otras cosas porque en los presupuestos de la Comunidad Autónoma de Madrid de los últimos dos años se ha autorizado a la sociedad a endeudarse a largo plazo. Por importe de 500 millones en 2014, lo que permitió la emisión de bonos por esa cantidad en 2015, y por 125 millones más en 2015. Por qué no se queda en Canal el dinero que gana se explica por su política de dividendo. De los 199,6 millones que tuvo de beneficio neto en 2013, repartió a sus accionistas (Comunidad y ayuntamientos como se ha dicho) 159,65 millones, es decir, casi el 80%. El resto se mandó a reservas. En 2014 el dividendo volvió a elevarse a 154,5 millones y ha sido con cargo a los resultados de 2015 cuando se tomó la decisión de reducir drásticamente el beneficio repartido.

Como diría el diputado socialista Juan Lobato en una de las sesiones de la Comisión de Estudio del Endeudamiento, “no entendemos que los precios del agua en Madrid sean los que son cuando se están repartiendo millones de euros en dividendos y se están llevando a cabo inversiones millonarias en cuestiones que nada tienen que ver con una gestión integral del agua de calidad en la región de Madrid”.

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ana Tudela

Ana Tudela es periodista, graduada de la Universidad Complutense de Madrid en 1996. Autora del libro 'Crisis S.A. El saqueo neoliberal' (Akal, 2014). Ha vivido la fundación de dos periódicos, el cierre de uno de ellos y la fundación de la edición española de la revista Forbes. Ha trabajado para el Opus, el liberalismo neocon y para un trotskista y nunca habría adivinado quién iba a tratar peor a sus trabajadores. Intentó dejar el periodismo y vivir del cuento pero no le ha resultado fácil. Ahora estudia Economía a distancia.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

4 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Jess

    Magnífico artículo. A difundir.

    Hace 4 años 5 meses

  2. Nui

    brillante articulo, Ana.. De obligada lectura para simpatizantes y votantes de esa mafia llamada PP... continua asi, ana.. Te seguiré leyendo.. cheers, from Australia

    Hace 4 años 5 meses

  3. Alba

    No me extraña que no dimitan fácilmente. Menudo chollo tienen montado todos los vividores de lo público. Sin pagar impuestos, sin control, sin verguenza y sin pagar por ello.

    Hace 4 años 5 meses

  4. Sasio Troglodita

    Gracias por la labor profesional de informarnos sobre los ladrones metidos en politica. Ahora esperemos, que los jueces hagan su trabajo.

    Hace 4 años 5 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí