1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Perfil

Francesco Totti: 10 y matrícula de honor

El capitán de la Roma debutó en 1993 con 16 años. Tras 25 temporadas en el club, todas con la misma camiseta, vive sus últimas semanas en el equipo

Luis Tejo Machuca 27/05/2017

<p>Francesco Totti en un partido en 2009.</p>

Francesco Totti en un partido en 2009.

Roberto Vicario

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

-----------------------------------------------------------------------------------------------------

En el estadio de San Siro saben bastante de buen fútbol. La frase podría valer para las dos mitades de la grada, pues ninguna anda escasa de glorias pasadas (y presente mediocre), pero esta vez toca referirse al bando rojinegro. Al que vio al tridente holandés y al sueco. Al que vio a Maldini hijo y padre. Al que vio a los suyos ganar, por ahora, 18 títulos internacionales y otros tantos campeonatos de Italia. Esa hinchada es muy difícil de impresionar; hay que hacer algo o ser alguien realmente extraordinario, y más vistiendo camiseta ajena. 

Por eso, el contundente 1-4 con que la Roma atropelló al Milan el pasado 7 de mayo pasó a segundo plano. El fondo sur, que fuera hogar de la Fossa dei Leoni, antaño el grupo ultra más respetado de Europa, desplegó una pancarta con un mensaje muy significativo: “La Sud homenajea al rival Francesco Totti”. No enemigo, como suele ser habitual en el lenguaje belicista de los aficionados más exaltados, sino rival. Con la carga de honor que eso implica.

Es el honor, precisamente, la seña de identidad del Capitano en una carrera extendida durante más de dos décadas y que, parece, pronto tocará a su fin. Veinticinco temporadas, todas con la misma camiseta, la del equipo que le iluminaba la mirada de niño cuando iba al estadio Olímpico no como protagonista, sino como espectador. Nada ha podido con el orgullo de defender a su gente. Ni la escasez de títulos habitual en una entidad como la romanista con mucho más nombre que historia, ni las propuestas multimillonarias de aquí y allá para cambiar de aires. El mismísimo rey Midas de Chamartín tuvo que volverse a casa con el rabo entre las piernas, tras fracasar en su intento de blanquear el rojo púrpura y el amarillo oro del corazón de Totti.

Veinticinco temporadas, todas con la misma camiseta, la del equipo que le iluminaba la mirada de niño cuando iba al estadio Olímpico no como protagonista, sino como espectador

No ha doblegado su amor por la Roma ni siquiera el extraño ostracismo al que le lleva sometiendo el entrenador Luciano Spalletti las últimas dos temporadas. Con el 41º cumpleaños al caer, hasta el fanático más radical comprende que er Pupone ya no está para ser titular indiscutible en un equipo que lucha por el segundo puesto de la Serie A. Pero siempre que sale rinde, y no son pocas las veces que ha revolucionado partidos que estaban perdidos. De ahí que nadie termine de entender por qué recibe tan pocas oportunidades, si acaso relegadas al último cuarto de hora de los encuentros más intrascendentes. Y a veces ni eso: en Milán, con todo resuelto y el público anfitrión deseándolo, el técnico no tuvo a bien sacarle para que recibiera sus merecidos aplausos. 

Ni así el número 10, que se sabe ídolo, que con un gesto de su mano podría desencadenar un tumulto en las calles de la Ciudad Eterna, ha alzado la voz. Por el bien del equipo ha preferido mantenerse en un segundo plano, más allá de algún episodio puntual a finales de la campaña pasada en el que se llegó a involucrar hasta su mujer. Mientras la prensa fríe a preguntas a Spalletti, quien ha llegado a declarar que si llega a saber la que le esperaba no habría aceptado el cargo, a día de hoy Totti ha optado por lo más sensato, que es no abrir la boca y dejar que otros especulen. De hecho, ha esperado hasta ultimísima hora, tres días antes del partido contra el Genoa que cerrará la temporada, para anunciar que el próximo curso no formará parte de la plantilla, con tal de no desestabilizar a sus compañeros.    

Justo esa es la mayor de las muchas virtudes que tiene como futbolista. Siempre ha relegado al servicio del equipo un talento descomunal, comparable solo a figuras legendarias del calcio como Giuseppe Meazza, Roberto Baggio, los Mazzola, Gianni Rivera o su admirado Bruno Conti. Con él en el campo, la Roma ha ganado un Scudetto, dos copas y dos supercopas, que parecen poco pero son un tercio de lo logrado por el club en 90 años de historia, en un país como Italia donde los clubes del norte dominan el palmarés con mano de hierro. 

Y eso que títulos individuales tampoco le faltan. Con el mérito añadido de no ser delantero centro al uso, su pie derecho calza una Bota de Oro, conquistada en 2007 con una cifra modesta para los estándares actuales (26 goles) pero que ninguno de los grandes nueves de la época pudo alcanzar. La Asociación Italiana de Futbolistas se sacó de la manga en su momento los Oscar del Calcio, una gala de premios que casi parece creada para homenajearle: entre unas categorías y otras, once estatuillas llenan las vitrinas de su casa. Si contamos galardones de la prensa especializada y de otras entidades relacionadas con el balompié, aunque sea tangencialmente, la lista se hace eterna. Eso sí: se le ha resistido el Balón de Oro. Dicen que si se hubiera animado a fichar por un club grande, se lo habría llevado sin problemas en varias ocasiones, a lo que él replica que no hay club más grande que el suyo. 

Reacciones como esa no hacen más que contribuir a engrandecer su figura. El país transalpino es mitómano por naturaleza y por obligación, al encontrarse carente de referentes morales no corrompidos; no en balde dice un chascarrillo célebre que las cuatro grandes mafias del país son la Cosa Nostra siciliana, la Camorra campana, la ‘Ndrangheta calabresa y el governo, que lo infecta todo. Era inevitable que fuera allí donde se inventara un concepto tan contundente como el de la bandiera, el jugador de fútbol que, por su compromiso, adquiere carácter legendario para la hinchada y para la ciudad que le acoge. En este sentido, y dejando al margen el obsesivo (y un tanto impostado) caso de Nápoles donde niños y ancianos rezan en altares callejeros a San Diego Armando Mártir, no hay otra bandiera en toda Italia como Totti. 

Totti es Roma y Roma es Totti. La identificación del uno con la otra es tal que no se atreven a discutirla ni los (relativamente escasos) aficionados de la Lazio que pueblan la urbe; es más, le reconocen y le aplauden como “enemigo de toda la vida”, tal como se podía leer en la pancarta vista en el último partido en el Olímpico con los blanquicelestes como locales. Nacido y criado en las Siete Colinas, reticente a abandonarlas, y con un fortísimo acento romanesco que se niega a disimular pese a las burlas que recibe cuando viaja, sus vecinos no solo le admiran, sino que sienten que les representa. Su nombre, siempre sobre el 10, se lee en las camisetas rojas que casi todos los habitantes de la capital poseen, sin importar que no acudan casi nunca al estadio a verle jugar. Su cara adorna murales improvisados en cualquier fachada. Su boda en 2005 con la azafata televisiva Ilary Blasi reunió durante varias horas a una multitud de tifosi en la puerta de la iglesia de Aracoeli, en pleno centro de la ciudad, mientras la televisión la transmitía en directo después de haber pagado una buena cifra (que fue a parar, aseguran, a una ONG) en concepto de derechos exclusivos.

Este lado solidario, a costa incluso de su reputación, es otro de los factores que le convierten en un personaje tan popular. Hay un ejemplo que lo demuestra de la manera más contundente. Durante una época se puso muy de moda contar “chistes de Totti”, ocurrencias similares a las burlas que sufren los habitantes de Lepe, algunas más elaboradas, otras bastante hirientes, siempre poniendo al interfecto como un personaje poco avispado, cuando no directamente tonto. Cualquier otro se habría ofendido y se habría planteado reclutar un ejército de abogados para lanzar una campaña de demandas por difamación. En su lugar, Francesco se lo tomó con humor. Se prestó a leerlos en público en televisión y a representarlos en pequeños gags con otros compañeros. Es más: cedió su imagen y escribió un pequeño prólogo para un libro recopilatorio, que tuvo tanto éxito que se llegó a escribir una segunda parte. Los beneficios se destinaron íntegramente a entidades de ayuda a los más necesitados en Roma.

quien más, quien menos, todo el mundo en aquel lado de los Alpes le tiene cariño. A ello contribuyen, sin duda, sus logros con la selección nacional

La Tottimanía es clamorosa en su patria chica, aunque no se restringe allí, sino que se expande: quien más, quien menos, todo el mundo en aquel lado de los Alpes le tiene cariño. Durante este curso, que todos asumen como el último en activo, se han sucedido las muestras de cariño a lo largo y ancho del país con forma de bota. Son habituales las ovaciones cuando sale al césped en cualquier punto del mapa; hay equipos, como el Chievo en el último partido, que van más allá y el presidente en persona baja a saludarle al vestuario y a entregarle placas conmemorativas. A este afecto tan extendido contribuyen, sin duda, sus logros con la selección nacional. No es que sea el que más partidos ha jugado con la azzurra, apenas 58, y sus escasos nueve goles le dejan muy lejos de los cañoneros que marcaron épocas. Pero ha estado ahí cuando había que estar.

Dos momentos puntuales destacan sobre todos los demás, y curiosamente ambos son lanzamientos de penaltis. El primero, cuando aún era un jovenzuelo imberbe con el 20 a la espalda por falta de autoridad para reclamar su número fetiche, en la tanda de la semifinal de la Eurocopa de 2000: avisó a un Maldini estupefacto con el mítico “mo je faccio er cucchiaio” (“ahora le hago la cuchara”, su marca de la casa) y acto seguido se atrevió a colarle un panenkazo a Van der Sar. Más tarde, en 2006, ya con el 10 propio de la estrella del combinado, fue él quien desatascó desde los once metros la eliminatoria de octavos de final contra Australia que se había puesto mucho más difícil de lo esperado. En aquel Mundial fue titular en todos los partidos y, casualidad o no, Italia salió campeona.

Justo después decidió que, a sus 30 años, era buen momento para dar paso a los jóvenes, abandonar la Nazionale y centrarse en la Roma. Quiso irse por todo lo alto, quizás para que los seguidores le recordaran por sus luces y dejaran un poco de lado las sombras que también hubo. Porque Totti, como buen italiano, es un hombre de carácter fuerte, a veces difícil de controlar. Ha protagonizado episodios sonados, como el escupitajo que le soltó en plena cara al danés Poulsen en la fase de grupos de la Eurocopa 2004, que no vio el árbitro pero sí la televisión, y le valió tres partidos lejos del césped. Con la Roma también ha perdido los nervios a menudo; lo demuestran las 15 tarjetas rojas que lleva en su carrera, 13 de ellas directas, no por doble amarilla. Solo por comparar, a Marco Materazzi, con su fama de salvaje, le echaron una vez menos. 

Es hasta comprensible. Cuesta mantenerse siempre centrado cuando se está en el ojo del huracán desde los 16 años. Con esa edad, en marzo de 1993, le hizo debutar Vujadin Boskov, aunque de forma testimonial, apenas un rato al final de un partido contra el Brescia. Tendría que pasar un año para que le convirtiera en titular el nuevo técnico, Carletto Mazzone, a quien considera su padre futbolístico. Con él y con Zeman aprendió el oficio, con Capello conoció la victoria, y en la primera etapa de Spalletti se consolidó como crack mundial. Con otros no le fue tan bien; el visionario Virrey Bianchi, dios en Argentina, coleccionista de fracasos en Europa, se atrevió a tildarle de jugador menor y llegó a pedir que le cedieran. 

Hoy, tras casi 800 partidos y 307 goles, se vuelve a dudar de su estatus, más por el paso inevitable del tiempo que por una incierta decadencia futbolística, y aunque él no suelta prenda más allá de su salida del primer equipo, se especula con su retirada inminente y su ingreso en el cuerpo técnico como mano derecha del recién llegado Monchi. Se dice también que podría echar alguna pachanga en ligas extranjeras menores; hay quien le ve en el Miami FC a las órdenes del mito laziale Alessandro Nesta. No son pocos los canales de televisión que querrían tenerle comentando partidos, y hasta la Federación italiana está dispuesta a hacerle un hueco en su organigrama. De momento, de cara al que se está vendiendo como su último partido, contra el Genoa el 28 de mayo, se han agotado las entradas en el estadio por primera vez en años… pese a que no está asegurado que participe, pues el equipo se juega ni más ni menos que una plaza de Champions.

Y después, ¿qué? ¿Adónde irá la Roma sin Totti? Su lugarteniente De Rossi lleva diez años aguantando el mote de Capitan Futuro y los achaques le empiezan a pesar. El otro romano de la plantilla, Florenzi, parecía el más indicado para heredar el cargo hasta que se partió el ligamento cruzado de la rodilla izquierda, sin fecha prevista de regreso. Mientras tanto, ley Bosman mediante, el equipo de la capital del país juega muchos partidos no ya sin gente de la casa, sino sin un solo italiano en el once inicial. Nadie sabe qué deparará el futuro, ni si habrá alguien que, aunque sea imposible hacerlo tan bien como él, al menos se atreva a defender el honor del club y de la ciudad.

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Luis Tejo Machuca

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí