1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

El fetichismo de la derrota

Réplica al artículo del profesor Pérez Tapias en el que sostiene que las actuaciones de Maduro han entrado en derroteros que pueden calificarse de antirrevolucionarios

Artua Gibilloarrate 16/08/2017

J. R. Mora

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Estamos produciendo una serie de entrevistas en vídeo sobre la era Trump en EEUU.

Si quieres ayudarnos a financiarla, puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí

----------------------------------------------------------------------------------------------------- 

Existe entre amplios sectores de la izquierda un cierto fetichismo de la derrota. Es un fenómeno que, seguramente, debido a las numerosas revoluciones fracasadas y a las sucesivas divisiones en el seno del movimiento obrero, se da desde el nacimiento del socialismo hasta nuestros días. Así, se idealiza a la izquierda derrotada: Luxemburgo frente a Lenin, Allende frente a Castro, Trotsky frente a Stalin… Igualmente, se aprecia una visión romántica de los líderes muertos al comienzo de las revoluciones frente a quienes han de desarrollar ese legado: el Che frente a Castro y, como no, Lenin frente a Stalin. La pureza y el idealismo que reflejan estos dirigentes se contraponen a las acciones erróneas que se les destacan a quienes gestionan el escenario posrevolucionario y, en ocasiones, han de solventar los errores de estas figuras impolutas, muertas demasiado pronto.

Es comprensible: esta postura permite al militante sentirse seguro en un mundo ideal en el que la revolución perfecta se da, alejada de los “traidores antirrevolucionarios” que la han contaminado, y mostrarse como un digno representante de la verdadera emancipación frente al “Terror Rojo” (persecuciones, arbitrariedad del poder, avance económico a costa de la población). Pero el militante debe abandonar el cómodo sillón de la pureza ideológica y realizar un análisis desde el materialismo (digamos, observar un hecho dentro la realidad en la que se produce) y evaluar las medidas, por brutales y horribles que le parezcan, para concluir si eran necesarias para garantizar el mejor futuro posible para el pueblo, o si bien se produjeron niveles de violencia excesivos, e incluso si el grupo dirigente actuó exclusivamente para su beneficio, como verdaderos traidores.

Chávez no fue Lenin ni el Che, y Maduro no es Stalin o Castro, ni mucho menos. Pero la postura autocomplaciente de una gran cantidad de intelectuales de la izquierda española, de los que se esperaría un análisis sosegado y, al menos, el apoyo crítico a los bolivarianos, enciende un poco a este lector, que hace un par de días a altas horas de la madrugada se vio sorprendido por la Crítica a la antirrevolución del profesor y militante del PSOE José Antonio Pérez Tapias, donde consideraba que “las actuaciones del gobierno que preside Nicolás Maduro han entrado en derroteros que (…) me atrevo a calificar de antirrevolucionarios, actualizando el fetichismo de la derrota tan de la izquierda al siglo XXI.

Tras la sorpresa inicial, y el intercambio de tuits bajo un cierto enervamiento inicial (al menos por mi parte) procedí a analizar el texto. De la sorpresa pasé al estupor al contemplar cómo el antiguo portavoz de Izquierda Socialista, corriente que reivindicaba la tradición más socialista y obrera del PSOE, condenaba las actuaciones de Nicolás Maduro mientras loaba las Revoluciones Bolchevique y Sandinista, y tras recuperarme, pasé a la redacción de este texto que pretende contextualizar las actuaciones del gobierno bolivariano, responder a las graves afirmaciones del profesor y, finalmente, lanzar una advertencia a los lectores que se consideren progresistas, siempre que consideren que mi opinión tiene suficiente valor para seguir robándoles su tiempo.

El chavismo en su contexto histórico

Hechas las presentaciones, hablemos de economía. Al llegar Chávez al poder, se encontró con un sistema económico llamado capitalismo --propiedad privada de los medios de producción, asignación de recursos a través del mercado, mercantilización del trabajo, sociedad de clases (propietarios-trabajadores), dominio político de los propietarios (“dictadura de la burguesía”). La llamada Revolución Bolivariana, traicionada según la mirada de Pérez Tapias, buscó lo mismo que el resto de gobiernos progresistas que llegaron al poder en numerosos países latinoamericanos a finales de la década de los noventa y principios del siglo XXI: la llegada al socialismo --propiedad colectiva de los medios de producción, asignación de recursos democráticamente, dominio político de los trabajadores (“dictadura del proletariado”)-- mediante reformas que otorgarían progresivamente el control de la economía a las clases populares.

Sin embargo, independientemente de su propósito y de los avances logrados (participación popular en las instituciones, nacionalización de sectores estratégicos, creación de infraestructuras públicas, programas de educación, sanidad, vivienda, transporte, alimentación…) el sistema económico venezolano a día de hoy se llama también capitalismo. No un capitalismo neoliberal como el de 1999, cuando Chávez llega al poder, sino uno intervenido, con existencia de empresas públicas y programas keynesianos, aunque bastante más modestos que los que existieron en países como Francia o Reino Unido tras la II Guerra Mundial.

Denominar revolución a las reformas realizadas en Venezuela puede llevar a equívocos; aunque su planteamiento es bastante revolucionario dada la exclusión casi absoluta de la vida política en la que se encontraba la mayoría de la población, se acercan más a la vía chilena al socialismo de Allende que a los barbudos que expulsaron a Batista de Cuba o a los bolcheviques que hace cien años acabó con el Imperio Ruso. Y no es el único paralelismo con Allende.

No es mi objetivo cuestionar las vías reformistas al socialismo, pero sí constatar un hecho: las reformas políticas realizadas durante estas décadas en Latinoamérica han contado con el apoyo de una parte de los propietarios, aquellos que debido a la posición de sus países como exportadores de materias primas se habían visto carentes de poder político; estos grupos, sin embargo, ante una situación de crisis y peligro de aumento del poder de los trabajadores se alían con los grandes propietarios (lo que desde la tradición socialista se ha denominado siempre lucha de clases) y tratan de impedir como sea un avance obrero, como ocurrió en el Chile de la Unidad Popular, que también vivió episodios de hiperinflación y protestas previos a la intervención de los siempre atentos Estados Unidos.

Venezuela se encuentra hoy en una encrucijada: dar un paso definitivo hacia el socialismo o un paso atrás hacia el neoliberalismo, pues permanecer como un país que vive de los altos precios del petróleo y un tipo de cambio favorable que permitan repartir riqueza a propietarios y trabajadores a la vez (el sistema que heredó Maduro de Chávez) se ha vuelto insostenible.

Ante esta situación, Maduro ha movido ficha llamando a Asamblea Nacional Constituyente con el objetivo de garantizar los derechos conquistados, abandonar el modelo dependiente del petróleo y construir finalmente el socialismo que, irónicamente, puede ser el momento más revolucionario en Venezuela desde la Constitución elaborada por Chávez en 1999, que dio comienzo a la Revolución Bolivariana. Digo irónicamente porque según parece, este movimiento le convierte en antirrevolucionario a ojos de José Antonio Pérez Tapias.

La antirrevolución de Pérez Tapias

Durante todo el artículo, se repite la sospecha sobre la antirrevolución de Nicolás Maduro, pero no se ve ninguno de esos “datos suficientes” que tiene el profesor aparte de su mención a la “gestión de la economía” y a las “instituciones representativas” sin las que no se puede concebir la “democracia”, que aparentemente se ven violentadas por el presidente venezolano.

En primer lugar, y apartando las maniobras empresariales que aumentan la hiperinflación y la escasez, admitidas por el profesor, sorprende que hable de la mala administración de Maduro tras haber leído en este medio a menudo --y acertadamente-- que los mayores problemas del capitalismo no vienen causados por su gestión, sino por la naturaleza del sistema. Las reformas necesarias para superar la dependencia de las rentas del petróleo (cuya caída es una de las raíces de esta crisis) debieron haberse realizado cuando los precios de este eran elevados --es decir, por Chávez-- pero esto habría imposibilitado la realización de programas sociales; aparte, descoloca la afirmación de que un país rico en materias primas no debería tener tales problemas, cuando estas han sido la principal condena de América Latina y África. Recomiendo al profesor y a los lectores el ensayo Las venas abiertas de América Latina, donde Eduardo Galeano lo constató hace más de cuarenta años.

Sobre las instituciones representativas, querría cuestionarme cómo son posibles tales acusaciones mientras se obvia que la Asamblea Nacional está en desacato por incluir a diputados cuya elección había sido impugnada por fraude, y que la destitución de la Fiscal General responde a la pérdida de confianza por parte del partido que la eligió (el PSUV chavista) tras acusaciones de “delitos de lesa humanidad” por llamar a la Constituyente y responsabilizar al Gobierno de las muertes durante las protestas, cuando el 40% de estas han sido causadas por civiles, según sus propios datos. Pero yendo más allá de este comentario, querría advertir de un hecho. Citar sin contexto a Lenin (“sin instituciones representativas no puede concebirse la democracia, ni aun la democracia proletaria”) lleva a equívocos: hablamos de un gobernante que no sintió ningún apuro en clausurar y rehacer todas las instituciones necesarias, desde el parlamento hasta los tribunales, bajo la creencia de que el impulso revolucionario no debía ser condicionado por los límites institucionales. Pido al profesor y a los lectores que ojeen el capítulo de donde extrae esa frase, llamado La abolición del parlamentarismo --título bastante elocuente-- y que piensen si Lenin reprocharía a Maduro su “déficit democrático” o, en vez de eso, que “todavía es necesario reprimir a la burguesía y vencer su resistencia”.

Al hablar de la democracia Marx y otros muchos autores, socialistas o no, han explicado repetidas veces que, en una sociedad de clases --como la venezolana-- la democracia solo existe para la clase dominante. Traduciendo a un lenguaje no marxista, podríamos afirmar que todo sistema político impide que cualquier organización que trate de destruirlo llegue al poder, y si llega, se debe a que el sistema no es capaz de impedirlo (no porque sea permisivo) y tratará de expulsarla o someterla. El estupor que me invadió mientras leía la defensa de las Revoluciones Bolchevique y Sandinista conecta con este punto, pues durante la primera se integró a todos los defensores de la revolución en un partido y se mantuvo una guerra descarnada contra el resto, guerra que devastó el país; casi similar en el caso sandinista, salvo que unos cuantos derechistas se mantuvieron apartados hasta que acabó la guerra y ganaron las elecciones (con la intervención, como no, de EE.UU.), a pesar de toda la sangre derramada por el FSLN.

El socialismo requiere instituciones representativas, pero no las que existen actualmente. La superación de estas y la protección constitucional de los derechos adquiridos hasta hoy, junto a la creación de un nuevo modelo económico democrático y que supere el rentismo es la mejor continuación de la Revolución Bolivariana, a ojos de muchos observadores y dirigentes. La verdadera antirrevolución sería someterse a unas instituciones cuyo objetivo es frenar los avances populares y devolverle poder a una oposición que ha intentado, desde el golpe de Estado contra Chávez en 2002, regresar a la república del punto fijo, esa que asesinó a miles de trabajadores y militantes izquierdistas y que tiene su cumbre en el Caracazo de 1989 (masacre militar de cerca de dos mil personas en apenas dos días). Antirrevolución defendida por José Antonio Pérez Tapias y tantos otros intelectuales de izquierdas que, desde sus altavoces mediáticos, añaden el contrapunto necesario para que los estridentes gritos de la derecha no nos parezcan lo que son: llantos de los de siempre al ver que se les arrebata el poder.

Una llamada tardía a la acción

A pesar de mi afirmación anterior no es el objetivo de este texto calificar de traidores a aquellos izquierdistas que consideran erróneas las acciones tomadas por el presidente Nicolás Maduro. La crítica dentro de la izquierda es necesaria, pues en su ausencia caemos en el riesgo de anquilosamiento de los procesos revolucionarios y de construir nuevas estructuras de opresión en sustitución de las antiguas. Sin embargo, es preocupante la ausencia de crítica hacia ciertos hechos, los que deberían ser mencionados por quienes pretendan denunciar una supuesta antirrevolución. 

Los acuerdos con empresas transnacionales para la explotación minera en el Orinoco, la privatización de parte de Petróleos de Venezuela (denunciada de forma oportunista por la derecha) y el proceso de renovación de pequeños partidos al que se opusieron muchos a la izquierda del chavismo, como el Partido Comunista de Venezuela, podrían indicar una deriva antirrevolucionaria similar a la del sandinismo, hacia una socialdemocracia con tintes conservadores y autoritarios; sin embargo, no se aprecian críticas al respecto en los medios españoles, sean tradicionales o alternativos, que suelen moverse entre el desprecio absoluto y las exigencias de moderación a los dirigentes chavistas, en vez de pedir que se continúe la vía al socialismo. Quizá se debe a la derrota cultural de la izquierda occidental, derrota que nace del abandono de su objetivo original: la superación del capitalismo.

Recientemente el término postcapitalismo ha empezado a leerse en artículos y ensayos para hablar del sistema al que nos dirigimos. El hecho de que no se pueda deducir la naturaleza de este futuro sistema a partir de su nombre (literalmente, “lo que viene después del capitalismo”) conecta con la afirmación del filósofo Slavoj Žižek de que “es más fácil imaginar el fin del mundo que el fin del capitalismo”. Sabemos que el capitalismo se ha de acabar, pero nos cuesta imaginar cómo y, aún más, qué mundo vendrá después.

La mayor parte de la izquierda occidental dejó de pensar ese objetivo emancipador, la creación del mundo que vendrá después, tras el final de la II Guerra Mundial. El capitalismo de posguerra permitió durante décadas repartir riqueza a propietarios y trabajadores a la vez. Sin embargo, tras volverse dicho reparto insostenible a partir de los años setenta, la izquierda solo encontró sitio como gestora del neoliberalismo, perdiendo la confianza de la clase trabajadora y sentando las bases de la crisis de la socialdemocracia actual.

Los países latinoamericanos, sin embargo, vieron durante los noventa el nacimiento de una nueva izquierda emancipadora que prometió un nuevo socialismo. Quizá por ser demasiado parecida a lo que era la izquierda occidental previa a la II Guerra Mundial, fue despreciada por sus herederos, que calificaban a sus líderes de caudillos populistas, y ahora que entran en lucha abierta contra las clases dominantes de sus países son criticados por tratar de arrebatarles su poder, quizá por tener lo que a nosotros nos falta: un objetivo emancipador, el apoyo del pueblo, el control del Estado y el valor para enfrentarse cara a cara con sus explotadores.

La advertencia que prometí al comienzo de este texto y con la que concluyo el mismo es esta: las izquierdas europeas hemos perdido demasiado tiempo. Es necesario que, cuanto antes, empecemos a hablar de socialismo, de clase trabajadora, de organización obrera, de medios de producción, de modelos productivos y de las instituciones necesarias para garantizar el poder popular; no es suficiente con confiar ni en las reformas ni en las instituciones (justicia, educación, sanidad) que dentro del sistema del enemigo pueden volverse contra nosotros.

Tenemos que explicarle a una sociedad que durante años ha sido convencida de lo despreciable que es la izquierda latinoamericana (malos gestores, dictadorzuelos corruptos) de la necesidad de apoyar sus revoluciones, en vez de torcer el gesto o renunciar a ellos ante su mención. La izquierda jamás puede ocultarle la verdad a su pueblo: el ataque que soporta Venezuela es la reacción de los poderosos frente a la democracia, frente al pueblo que intenta gobernarse a sí mismo; la misma reacción que sufrimos durante la Segunda República Española, y la misma que sufriremos si algún día nos atrevemos a dar los mismos pasos. El pueblo venezolano, que a pesar de las penurias y la violencia participó en la votación para la Constituyente, ha entendido lo que esto implica, y esperemos que nuestro pueblo no tarde mucho en entenderlo: en Latinoamérica o en España, en todo ámbito de nuestra vida, la democracia solo es posible dentro del socialismo.

-----------------------------------

Artua Gibilloarrate es estudiante de Economía y Matemáticas y responsable de Redes de la asociación universitaria Economía Alternativa

Estamos produciendo una serie de entrevistas en vídeo sobre la era Trump en EEUU.

Si quieres ayudarnos a financiarla,

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Artua Gibilloarrate

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Artua Gibilloarrate

    A Ignacio: sería interesante investigar quién causa esa arbitrariedad y ese miedo, los cuales no he negado. Sin embargo, me temo que tu objetivo no es aumentar mis conocimientos, así que tendré que declinar tu invitación. A Miguel Ángel: me encantaría profundizar más en la política de Stalin, pues como he dicho, gran parte de las críticas se centran más en las formas que en el contenido, que en los objetivos de sus actos. Fue correcta su intención, o estaba igualmente viciada. Qué vía era mejor? Aquellas personas que se reclamen marxistas-leninistas deberían preguntarse quién inició la decadencia soviética; es un tema sobre el que me encantaría discutir, pues me parece un tabú para la izquierda. Respecto a Gramsci, respeto su obra pero discrepo de esa posición de guerra de trincheras, que me parece lleva al Partido a buscar un hueco dentro del sistema en vez de a crear uno nuevo. Aparte, el bujarinismo me parece bastante diferente de la política que sigue Stalin tras el comienzo de los planes quinquenales, discrepo de las posturas de NGV, aunque es un debate interesante que ojalá sea abierto en el futuro. Coincido con la necesidad de abrir el marxismo a la población, es una de las razones que me llevó a redactar el texto, y me encantaría que CTXT abriera un espacio para su difusión y debate. Gracias por los enlaces aportados

    Hace 5 años 5 meses

  2. Miguel Angel

    La opinión que voy a exponer se centra sobre todo en el termino de derrota. Hablo desde una familia humilde y pobre de Andalucia. De padre jornalero y madre jornalera y con mucho esfuerzo me ha constado leer y aprende ciertas ideas marxistas..comprender el marxismo ( de Karl Marx )no es fácil, pero hay textos e intelectuales que ayudan en su comprensión. Hemos de reconocer desde un análisis dialectico materialista, que los pobres y la clase obrera fuimos derrotados. Pero esa derrota no fue únicamente a causa de los planes de los capitalista, sino de la estrategias y tácticas que se desarrollados desde el inicio del Vº Congreso del IC. “En el Vº Congreso de la IC (celebrado en Moscú del 17 de junio al 8 de julio de 1924, ya dominado por Stalin, donde se había condenado públicamente a Fogarasi, Korsch y Lukács)”. “la bolchevizaión forzosa”……más claro expone Nicolás …“Bujarin aparte de presidir la “bolchevización” forzosa (es decir: el establecimiento del control férreo por la sección rusa de todas las secciones nacionales) todas las resoluciones de la IC de esos años, que se aplicaban a rajatabla sobre los partidos nacionales, estaban plenamente embebidas con sus tesis filosófico-políticas.(NGV) Un texto de lectura necesaria e importante es el redactado por el marxista latinoamericano-español Nicolás González Varela en el cual se nos explica parte de esa derrota (http://www.tlaxcala-int.org/upload/telechargements/224.pdf). Sí, la derrota pone sobre la mesa la problemática de la Hegemonía de clases y nosotros la perdimos por la vulgarizacion del marxismo que hiso Bujarin-Stalin. “Muchos historiadores y especialistas olvidan que el inicio de la burocratización y esclerotización de la IC (y de la idea del Socialismo en un solo país y de la alianza de la NEP, la smychka) fue gracias al trabajo de Bujarin, secundado en esa época administrativamente por Stalin. Enfrentarse a Bujarin era, mutatis mutandis, enfrentar directamente al dominus Stalin.”(NGV) Nicolás Gonzalez Varela acaba el texto así: “La solución al dilema que planteaba el debate estratégico trágico en la URSS no es ni “Socialismo en un solo país”, ni el renacimiento de la fórmula cuarentiochesca “Revolución permanente” ni siquiera un Neojacobinismo de tinte leninista sino el concepto de “Hegemonía”, que permite la inaudita concentración de fuerzas para el combate en un contexto de “Guerra de Posiciones” en el Occidente desarrollado.” “Se trata, en suma, de la revitalización de la teoría crítica, de volver a establecer una práctica liberadora-transformadora, y en ella tienen un especial significado tanto Trotsky como Gramsci, ya que intentaron una re-elaboración creativa del Marxismo después de su degeneración, vulgarización y fractura.” Nos derrotaron…lo sé por mi propia vida individual, familiar y colectiva, sé que nos derrotaron…tanto los capitalistas y como los stalinistas-bujarinistas…por imponer una forma de partido forzoso “Bolchevizacion forzosa”…..y he aprendído aquella conclusión tan linda que expone Hugo Zemelman ( sociólogo en el gobierno de Salvador Allende en 1973) “Porque de nuevo volvemos a la idea de que esto va a colapsar, de que esto va hacer crisis por sí mismo. No hay crisis por sí misma en las sociedades humanas; si no se provocan. Y eso supone voluntad, y eso supone conciencia, y eso supone capacidad de ser sujeto autónomo frente a la historia y frente a las circunstancias…”(HZ)….es decir necesitamos teorías que no confundan a la gente sencilla trabajadora…..necesitamos un partido-movimiento que no piense sólo en el poder ( justificar el poder por el poder) y se dedique a recuperar los texto de Karl Marx en su autenticidad…y ello lo podemos leer en el texto de Nicolás González Varela….les invito a leerlo…y comprenderemos en qué consistió la derrota del socialismo y del marxismo. http://www.tlaxcala-int.org/upload/telechargements/224.pdf

    Hace 5 años 5 meses

  3. Ignacio Gorrochategui

    Artua solo quisiera que vivieras un año en Venezuela para que conocieras la arbitrariedad y el miedo de primera mano. Salud.

    Hace 5 años 5 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí