1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

¿Cómo terminará el capitalismo?

El sociólogo alemán Wolfgang Streeck define la era postcapitalista como un interregno inestable e ingobernable, en el que los individuos, abandonados a su suerte, podrán ser golpeados por el desastre en cualquier momento

Alex Roche 29/03/2017

<p>Pinball.</p>

Pinball.

LA BOCA DEL LOGO

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT necesita 300 suscripciones mensuales para ser sostenible y cada vez más independiente. Puedes ayudarnos aquí

-----------------------------------------------------------------------------------------------------

¿Cómo terminará el capitalismo? Esto se pregunta el sociólogo alemán Wolfgang Streeck en su último libro, How will capitalism end?, Y su respuesta no es precisamente halagüeña: “Antes de que el capitalismo se vaya al infierno, permanecerá en el limbo en el futuro próximo, muerto o a punto de morir por una sobredosis de sí mismo pero todavía coleando, pues nadie tendrá el poder para quitar de en medio su cuerpo en descomposición”. Después del capitalismo, explica Streeck, vendrá un interregno caracterizado por la inestabilidad y la ingobernabilidad, en el que los individuos, abandonados a su suerte, podrán ser golpeados por el desastre en cualquier momento.

Streeck era un oscuro profesor universitario hasta que, a raíz de la Gran Recesión de finales de la década de los 2000, sus artículos en la revista New Left Review empezaron a atraer a admiradores por sus agudos análisis del nuevo mundo en que nos adentrábamos. El volumen How will capitalism end? recoge estos artículos, en los que, de forma clarividente y provocativa, el autor pone negro sobre blanco, con datos que describen nuestra realidad y profundas reflexiones que nos ayudan a entenderla, el sentimiento de desasosiego que nos ha atenazado en los últimos y tormentosos años desde que todo se fue al carajo.

Streeck argumenta que el proceso de descomposición del capitalismo ya está en curso. El capitalismo ‘avanzado’ (las sarcásticas comillas son del autor) de los países de la OCDE ha ido tambaleándose de crisis en crisis desde los años setenta del siglo pasado. Cada crisis, elemento consustancial del sistema, se iba metiendo en un cajón, de modo que la solución temporal que se encontraba acababa abriendo otro cajón en forma de otra crisis, y así sucesivamente. La manta con la que los gobernantes han tenido que maniobrar es demasiado corta: si intentaban taparse los pies de la economía, con medidas impopulares exigidas por los técnicos, se destapaban el pecho de la política, pues causaban el descontento del electorado. El desequilibrio entre economía y política es intrínseco.

La desigualdad sistémica ha alcanzado tal nivel que los más ricos pueden considerar que su destino se ha vuelto independiente del destino de las sociedades de las que extraen su riqueza

Desde 2008, afirma Streeck, vivimos en la última etapa de esta secuencia de crisis. El estancamiento económico, la deuda y la desigualdad –“los tres jinetes del apocalipsis del capitalismo contemporáneo”– continúan devastando el paisaje económico y político. Hoy, el endeudamiento conjunto es más alto que nunca y la ‘recuperación’ (otras irónicas comillas del autor) no es más que la sustitución de desempleo por empleo de baja calidad.

En cuanto a la desigualdad sistémica, esta ha alcanzado tal nivel, denuncia Streeck, que los más ricos pueden considerar, con razón, que su destino se ha vuelto independiente del destino de las sociedades de las que extraen su riqueza y que, por tanto, pueden permitirse dejar de preocuparse por sus conciudadanos. Para mantener esta situación, los megarricos utilizan diferentes estratagemas. Por ejemplo, compran legitimidad social mediante actos de filantropía que en parte llenan los huecos en servicios sociales que deja su propia evasión de impuestos.

Al mismo tiempo que la secuencia de crisis iba avanzando, el matrimonio de conveniencia entre el capitalismo y la democracia se iba deshaciendo. La toma de decisiones relativas a la distribución de recursos escapó del ámbito de la acción colectiva hacia una esfera más remota y opaca controlada por ejecutivos de bancos centrales, organizaciones internacionales y reuniones intergubernamentales de ministros.

La viabilidad del modelo keynesiano que rigió en las décadas posteriores a la Segunda Guerra Mundial, explica Streeck, dependía del poder político y económico que los trabajadores eran capaces de ejercitar en las economías nacionales más o menos cerradas de aquella época. Con el fin, en los setenta, de esta época dorada de crecimiento, las clases pudientes dependientes del beneficio empezaron a buscar una alternativa y la encontraron en la globalización. El capital presionó para ir a un nuevo modelo de crecimiento basado en la redistribución de abajo a arriba.

De este modo, continúa Streeck, empezó la marcha hacia el neoliberalismo, como una rebelión del capital contra el keynesianismo. Las menores tasas de crecimiento eran aceptables para los nuevos poderes siempre y cuando fueran compensadas por mayores tasas de beneficio y una distribución de recursos cada vez más desigual. La democracia se convirtió en una amenaza para este nuevo modelo y por tanto tenía que ser desconectada de la economía política. Así nació la “postdemocracia”, que Streeck caracteriza con una frase genial: “ahora los Estados están situados dentro de los mercados, en vez de los mercados dentro de los Estados”.

La industria financiera, al globalizarse, escapó del control democrático, convirtiéndose en un gobierno privado internacional por su cuenta, que mangonea a las comunidades políticas nacionales y a sus gobiernos. Hoy, expone Streeck, la democracia puede ser concebida como una lucha entre dos “electorados” –los ciudadanos de los Estados y los mercados internacionales– en la que el poder del dinero está por encima del poder de los votos.

La democracia, lamenta Streeck, ha perdido su carácter redistributivo e igualitario, por lo que en importantes aspectos es indiferente quién gobierne. Esta pseudodemocracia sirve para aparentar que la sociedad capitalista es producto de la elección popular, cuando en realidad hace tiempo que el control democrático ha desaparecido. Así, la ‘democracia’, vaciada de contenido sustancial, se convierte en una sucesión de debates estériles sobre los estilos de vida y características personales de los políticos y otras cuestiones culturales.

La democracia, lamenta Streeck, ha perdido su carácter redistributivo e igualitario, por lo que en importantes aspectos es indiferente quién gobierne

La globalización, afirma Streeck, ha movido los talleres clandestinos que Marx y Engels encontraron en Manchester a la periferia del capitalismo. Así, hoy los trabajadores explotados del Sur global y los trabajadores de clase media del Norte nunca tienen la oportunidad de experimentar juntos el sentimiento de comunidad y solidaridad que nace de la acción colectiva en común. Los explotados son objeto de caridad, como mucho, mientras que el estilo de vida consumista de Occidente depende de que continúe esta explotación. Al comprar camisetas o móviles baratos, los trabajadores de los países ricos, como consumidores, están poniendo presión sobre ellos mismos como productores, acelerando la deslocalización de la producción al extranjero y de paso socavando sus propios salarios, condiciones de trabajo y empleos.

Mientras tanto, explica Streeck, la flexibilidad creciente del mercado de trabajo ha sometido a los individuos a una presión implacable para organizar sus vidas en función de las impredecibles demandas de unos mercados cada vez más competitivos. El resultado es una polarización en aumento entre unas masas de perdedores empobrecidos; unas clases medias sobreexplotadas y absurdamente ocupadas, que se ven obligadas a aportar cada vez más horas de trabajo y más intensas a pesar de disfrutar de una prosperidad sin precedentes; y una pequeña élite de súper ricos cuya codicia no conoce límites, mientras que sus bonus y dividendos hace ya mucho que dejaron de cumplir cualquier función útil para la sociedad en su conjunto.

Para que este estado de cosas pueda sostenerse, el sistema incentiva cuatro tipos de comportamientos que Streeck denomina coping (enfrentar la adversidad con inacabables paciencia y optimismo), hoping (creer de forma ilusa que a uno le espera un futuro mejor a pesar de las circunstancias en las que uno se encuentra), doping (acudir a ayudas externas como, por ejemplo, drogas) y shopping (ser un obediente miembro de la sociedad consumista).

Las supuestas leyes naturales de la economía no son sino proyecciones de relaciones sociales de poder, que se nos presentan como necesidades técnicas

Una objeción razonable que se le puede poner al análisis de Wolfgang Streeck es que se fija exclusivamente en los países más desarrollados, obviando los tremendos avances que se han producido en las últimas décadas en cuanto a la reducción de la pobreza extrema, la mortalidad infantil o el analfabetismo a nivel global. Si bien es posible argumentar que el mundo nunca ha estado mejor que ahora, el sufrimiento y la desesperación de amplias capas de la población es innegable. El que las tesis de Streeck suenen excesivas o no dependerá de la situación en la que se encuentre el lector, pero exageradas o no, su inteligencia y coherencia son iluminadoras.

El libro se centra en el análisis de problemas más que en la propuesta de soluciones. Sin embargo, Streeck apunta algunas ideas para conseguir mejores condiciones de vida y de trabajo para la inmensa mayoría de la gente. Por un lado, hace falta revitalizar el movimiento sindical. Por otro, hacer más efectivos los impuestos sobre los ingresos y bienes de los vencedores de la liberalización; los Estados no deberían tener que llevar a cabo las funciones que les encomiendan sus ciudadanos en beneficio de la sociedad a base de pedir dinero prestado, que luego ha de ser devuelto con intereses a los prestamistas, que a su vez dejan sus riquezas en herencia a sus hijos.

¿Y qué hacer para restaurar el papel de la democracia como un correctivo eficaz del capitalismo? Streeck es muy escéptico acerca de las posibilidades de gobernanza, cohesión social y solidaridad que puedan conseguirse en una Europa supranacional (no digamos a una escala mundial), por lo que aboga por, en lugar de tratar de extender el alcance de la democracia para abarcar el de los mercados capitalistas, hacer lo posible para reducir el ámbito de estos últimos para igualarlos al de aquella. Es decir, para Streeck, la única manera de volver a someter el capitalismo al control democrático, y por tanto salvarlo de la extinción, es “desglobalizándolo”.

Una última reflexión de Streeck sirve de conclusión y de aviso a navegantes: las supuestas leyes naturales de la economía no son sino proyecciones de relaciones sociales de poder, que se nos presentan como necesidades técnicas. Si olvidamos esto, la economía capitalista se convierte simplemente en “la economía” y la lucha social contra el capitalismo es sustituida por una mera lucha política y jurídica por la democracia.

La democracia que tenemos no es suficiente si no nos permite acabar con las injusticias de esta modalidad de capitalismo que sufrimos.

CTXT necesita 300 suscripciones mensuales para ser sostenible y cada vez más independiente. 

Autor >

Alex Roche

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

23 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Godfor Saken

    "Work hard, consume plenty, ask for more, compare yourself to others, feel good when they are doing worse than you, feel bad when they are doing better, and search for their weak spots to hide your own. Be firm; flexibility makes you weak, and so do kindness and empathy. Never show any emotions towards anyone; rather, let them feel your power by always being critical and aggressive. Take absolute advantage of any situation or person that comes your way. Never say sorry to anyone, for you will immediately be taken advantage of. When someone does something for you, never say thank you, just make them feel it is what was expected, anyway. A simple “thank you” can make people feel that they are over-delivering, and they will not do enough next time. Do not waste your time being in touch with anyone unless you have a reason. Socialize for only two reasons: to check on others and see where you stand, and to find out how you can benefit from them. Always appear busy, smart, and tough!" -Esra Kuş, "Madness Overrated"

    Hace 4 años 5 meses

  2. Godfor Saken

    First came the Expansion. That was followed by the Consolidation. Then there was the Union, which birthed the Empire, which gave way to the Collapse. After a long, slow climb there came the Reunion. It dissolved into the Second Empire, which was followed by the Interregnum. The Interregnum was long and prosperous and offered, among other things, something new to humankind: time for reflection. It was an age when inherent and inherited stupidity finally surrendered to understanding and common sense, and saw among humans the first firm grasping of those things that really matter. As a result, the Conclave that followed lasted even longer than the Interregnum. It showed what could be done. Humanity spread out and flourished. Did some grand things. Noble things, even. But in the end, or perhaps it should be said in The End, it was revealed that the species’ baser instincts had not, after all, been laid to rest but had merely been slumbering. They reasserted themselves with a vengeance. Human fought human over things that, in the end, mattered little. There was shouting and screaming and cursing. There was slaughter and destruction and aggrandizement. Finally, in every sense of the word, there was the Aura Malignance. That was when everything began to come apart. As the Conclave disintegrated, the bold and the hopeful and the vainglorious made an attempt at a Third Empire, but the inexorable spread of the plague known as the Aura Malignance had weakened the species to the point where that sort of racial energy could no longer be summoned in quantities sufficient to sustain any kind of functioning organization across the spaces between the stars. Gradually the means to conjoin, and eventually even to communicate, began to fade away. He didn’t know if this was due to a forgetting of knowledge or the loss of the rare elements that underlay the necessary technology. Worlds lost contact with worlds. The society of man splintered, then fractured, and before long commenced a long, slow slide toward total collapse. Only this time it was different. This time there was no recovery, no reconsolidation, not even a last desperate reach for Empire. -Alan Dean Foster, "Relic".

    Hace 4 años 5 meses

  3. Mikel Agirregabiria

    El libro se puede leer enteramente en PDF en español en este enlace: https://www.traficantes.net/sites/default/files/pdfs/PC_13_streeck_web_2.pdf

    Hace 4 años 5 meses

  4. wolfang gangster

    interregno el del bobón, que devuelva lo robado.

    Hace 4 años 6 meses

  5. JM

    La medicina contra el periodismo de clickbait y titular tendencioso es este periodismo. Es una de las mejores reseñas que he leído en mucho tiempo. No como reseña sino como un buen análisis. El libro es un must, pero este Ctxt.es es una buena esperanza para el periodismo. Enhorabuena.

    Hace 5 años 10 meses

  6. Hanna

    «Orgullosos de llegar tarde a las últimas noticias». Imposible haber encontrado una frase más acertada que esta, que encierra por los menos dos promesas: la del tiempo para analizar y la del tiempo para escribir como exijo, es decir, como Alex Roche o como Cristina Fallarás., de la que llevo leídos tres o cuatro artículos. Pero que nadie se moleste, prácticamente acabo de conoceros. Con mi alegría y mi admiración, mi rendido agradecimiento y la seguridad de que creceréis, aguantad, por Dios.

    Hace 5 años 10 meses

  7. Mike

    Erikito, Suiza, con su rico chocolate y sus fantásticos relojes, ha hecho muchos pactos con el demonio para acumular su riqueza. No te olvidas acaso del oro nazi? Cuantas cuentas de dictadores, narcos, ricos evasores de impuestos han pasado por los bancos suizos? Cualquiera que tenga el aguijón clavado a los ríos de oro que producen las masas explotadas del mundo estarán gordos y felices, claro. Muy pobre tu justificación del capitalismo.

    Hace 5 años 10 meses

  8. Marcos

    Sublime articulo

    Hace 5 años 10 meses

  9. Juan

    Por los derechos de los trabajadores y trabajadores del SEPE (antiguo INEM), por favor, firmen: https://www.change.org/p/crist%C3%B3bal-montoro-por-la-consolidaci%C3%B3n-en-el-empleo-nosotr-s-tambi%C3%A9n

    Hace 5 años 10 meses

  10. Juan

    ¡Por los derechos de los trabajadores y trabajadoras temporales del SEPE, por favor, firmen! https://www.change.org/p/crist%C3%B3bal-montoro-por-la-consolidaci%C3%B3n-en-el-empleo-nosotr-s-tambi%C3%A9n?source_location=minibar

    Hace 5 años 10 meses

  11. Jesús Díaz Formoso

    Lo olvidaba; Pérez, GRACIAS A TI; los fascistas hacéis innecesaria la respuesta; os describís solos. Pérez, saluda al ratón de mi parte.

    Hace 5 años 10 meses

  12. Jesús Díaz Formoso

    Erik, que bonito, con su camisita (azul tirando a morada) y su canesú. Hay que ser beligerante contra el fascismo; yo no olvido, aunque perdone.

    Hace 5 años 10 meses

  13. Nyrken Abdirov

    Erik Pérez, te habrás quedado a gusto con esa pueril defensa del capitalismo. Pero inventarte tu propia versión de la realidad no cambia las cosas. El fascismo es la fase histérica del capitalismo. Oh sorpresa, en ambos existe la propiedad privada de los medios de producción por parte de una minoría, en ambos la gran mayoría se ve obligada a vender su fuerza de trabajo para sobrevivir y en ambos resulta que los burgueses viven del plusvalor. Lo de que Hitler quería acabar con media Europa por ser capitalista es que ya no merece la pena ni comentarlo, por falaz y absurdo. Basta con ver lo bien que les fue a los empresarios germános con ese sistema tan "anticapitalista". Que sí, que los suizos gozan de mayor independencia material que en el resto de los países donde también impera el capitalismo. También los rusos también vivían mejor que los vietnamitas cuando en ambos países imperaba el socialismo. Pero eso no demuestra gran cosa salvo que el mismo sistema se aplica en países prósperos y en países míseros. Que sí, que lo de la pobreza extrema os encanta como milonga de las bondades del capitalismo. Pero resulta que si cobras menos de 1,9 dólares al día eres un pobre de solemnidad, pero si cobras 2 ya no lo eres. ¡Anda que no!, que gusto da dejar de ser extremopobre. La única realidad es que en el capitalismo la riqueza y los medios de producción se concentra en unas pocas manos que tienen la capacidad de influir en las decisiones políticas que afectan a todos. Y esa minoría interviene precísamente en la política y en la economía para mantener su status quo. Es más, es minoría interfiere arbitrariamente en la libertad de la mayoría. Por eso los que deben vender su fuerza de trabajo para sobrevivir no son libres por más que puedan engañarse a sí mismos.

    Hace 5 años 10 meses

  14. Paco

    A los defensores de capitalismo: "leed a Erik Perez, os mostrará el camino correcto".

    Hace 5 años 10 meses

  15. Erik Pérez

    Gracias señor Jesús Díaz Formoso por descubrir por fin que los Suizos en sus cantones realmente no son libres y ricos sino que viven en un sistema fascista. Que a ver, vivirán en un sistema donde todos viven como nadie en ningún lugar del mundo puede soñar, pero es fascismo, las cosas como son. Vete allí, les descubres tu hallazgo y les dices que nada, que se acabó, marxismo para todos, sálvalos de sus riquezas. Un poco de plusvalía, un poco de explotación, y ala, una buena revolución bolivariana para los suizos, eso es lo que están deseando. Vete y pregúntales si se fían más de ti o de sus gobernantes fascistas, te vas a llevar una sorpresa. Que quizás, solo quizás, digo, no te hayas dado cuenta de que el fascismo nació ÚNICA Y EXCLUSIVAMENTE PARA LUCHAR CONTRA EL CAPITALISMO, pero nada, detalles menores, Hitler quería acabar con media Europa por ser capitalista, pero nada, que él era capitalista, tu hazme caso que yo sé de este tema, que a lo mejor tampoco sé muy bien qué es el fascismo y me lo parece todo, pero tú hazme caso a mí, lo bueno es el comunismo, ¿que a lo mejor tampoco sé que nunca ha funcionado? pues puede ser, pero oye, que nadie es perfecto. A mí el que me mola es el de Uruguay, ese el viejito entrañable, Mujica, ese, ese, un crack, ese tío sí que dice las cosas como son, no los fascistas de los nórdicos que tienen a su pueblo sumido en la más mísera de las riquezas, penoso de verdad. Y al señor chifus, que a lo mejor tampoco sabe que se lleva anunciando la muerte del capitalismo desde que lo anunciara Marx en 1848, y parece que este fin se está demorando un poquito, parece que tarde ehh, pero eso nada, ya sí que queda poquito, juusto ahora cuando por primera vez en la historia tenemos una pobreza extrema por debajo del 10% de la población mundial, justo ahora, va a desaparecer, y va a venir el buen paraíso comunista, como Dios manda. No habrá ni que trabajar ni nada, los ricos pagarán impuestos de una vez y viviremos bien gracias a ellos, que a lo mejor no pagarán impuestos porque nadie trabajará y desaparecerá toda la riqueza, también puede ser, pero oye, es que el capitalismo es muy muy malo, eso no se puede negar.

    Hace 5 años 10 meses

  16. Jesús Díaz Formoso

    A los defensores del capitalismo: Si tu enemigo tiene la llave de tu despensa, como te enfrentes a él vas a pasar hambre. No por tu voluntad, sino por la suya. Y eso en caso de que los compañeros de lucha sean compañeros y no infiltrados del bando contrario.

    Hace 5 años 10 meses

  17. Erik Pérez

    Que se vaya a Camboya y les diga que se acabó, que las fábricas de nuevo a Europa y ellos de nuevo al campo a vivir de la agricultura de subsistencia y en la pobreza, a ver qué opinan. Qué fácil es rechazar el capitalismo y la globalización cuando se vive bien gracias a este sistema. En Vietnam aman el capitalismo porque les está permitiendo ganar dinero y tener mejores trabajos que los que tenían antes en el campo, son quienes viven de verdad en una economía anticapitalista y solo conocen la miseria. Cualquier africano estaría encantado de que llegara el capitalismo a su país para poder vivir dignamente, pero claro, aquí estamos nosotros para salvarlos de que empiecen a comer por primera vez en su historia. Allá donde luchan contra el capitalismo solo hay pobreza.

    Hace 5 años 10 meses

  18. Mig

    Supongo que donde dice "oscuro profesor universitario" querrá decir un prestigioso académico. Que se acabe de enterar de su existencia no significa que sea "oscuro" http://www.sinpermiso.info/textos/tensin-creciente-entre-capitalismo-y-democracia

    Hace 5 años 10 meses

  19. Borja

    Ya. Todo muy clarito ... si de antemano distribuimos los conceptos de bondad y maldad - así cualquiera! El unico hecho irrefutable es quede entre todas las formas conocidas de gobierno de sociedades, la que tienen ahora los países desarollados es la menos mala -- todas las demás formas han demostrado defectos mucho mayores.

    Hace 5 años 10 meses

  20. Jesús Díaz Formoso

    Que cómo terminará el capitalismo? fácil. Acabarán llamándolo socialismo. Y lo votaremos con la conciencia tranquila: no apoyamos el fascismo (capitalismo), porque votamos socialismo; o algo que se dice tal. Con no leer el programa programa programa (que además, es solo una declaración de buenas intenciones sin valor de compromiso), la conciencia hará su trabajo para justificarse ante si misma.

    Hace 5 años 10 meses

  21. Lentejas

    Interesantísimo. Yo mismo ya me desglobalicé hace tiempo, habrá que seguir caminando.

    Hace 5 años 10 meses

  22. JULIO Velasco

    ¿Se puede conseguir el libro en español?

    Hace 5 años 10 meses

  23. Saúl

    muy ilustrador! habrá que leer el libro

    Hace 5 años 10 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí