1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

El tiempo deja sin Justicia al medio ambiente

A pesar de que complejos como El Algarrobico y Marina Isla de Valdecañas tienen órdenes de derribo, las Administraciones no dan el paso. Existen propuestas innovadoras de desmantelamiento y recuperación del terreno, pero el tiempo corre en contra

Mª Ángeles Fernández J. Marcos 20/09/2017

<p>Hotel El Algarrobico, en el Cabo de Gata.</p>

Hotel El Algarrobico, en el Cabo de Gata.

Pablo F. J. / FLICKR

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Estamos produciendo una serie de entrevistas en vídeo sobre la era Trump en EE.UU. Si quieres ayudarnos a financiarla, puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí.

 

Primero fue el Tribunal Superior de Justicia de Extremadura cuando, en un lejano 2011, dictaminó que había que reponer al estado previo los terrenos la urbanización de lujo Marina Isla de Valdecañas, situada en el cacereño municipio de El Gordo. Después, en 2014, el Tribunal Supremo confirmó la sentencia, declaró ilegal la construcción y cerró la puerta a nuevos recursos. Parecía que era el punto y final pero el desenlace, diez años después, sigue pendiente.

En realidad el relato comenzó antes, en abril de 2007, cuando el entonces presidente de la Junta de Extremadura, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, y el vicepresidente, Ignacio Sánchez Amor, ahora diputado socialista en el Congreso, firmaron un decreto para declarar Proyecto de Interés Regional (PIR) Marina Isla de Valdecañas, que se erigió en una Zona de Especial Protección de Aves (ZEPA). El complejo turístico sigue en pie y la sentencia, sin ejecutarse. La historia parece de esas de ‘elige tu propia aventura’. ¿No te gusta el resultado judicial? ¡Prueba otro camino! 

En 2011, la Asamblea extremeña cambió la ley del suelo tras el primer varapalo judicial. Con el segundo, en 2015, la Junta de Extremadura, entonces en manos del Partido Popular, dijo que el derribo decretado por los tribunales era demasiado caro (un informe del Ejecutivo hablaba de 34 millones de euros) y que lo mejor sería mantener la urbanización tal y como estaba. Por ello, instó al tribunal extremeño a que realizara una evaluación pericial independiente. Y en eso anda ahora la historia. Desde hace dos años, la Estación Biológica de Doñana, perteneciente al Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), está realizando un informe para determinar si es mejor derribar el complejo o dejarlo como está.

El personal técnico del CSIC, que no ha dado declaraciones a este medio, más allá de un escueto “será el tribunal el encargado de hacer pública la información y los resultados cuando así lo estime oportuno”, ha establecido que tardará tres años en hacer el informe. Parece que hasta 2018 no habrá nuevo capítulo.

“La sensación es que el tribunal no tiene ganas de llevar a cabo la ejecución de la sentencia”, explica a CTXT la abogada que lleva años trabajando en el caso, Mª Ángeles López Lax. “Me parece un poco absurda la prueba pericial. Acuerde usted qué se derriba y veamos cómo se hace para que no haga daño; pero ejecute la sentencia. Porque si no, sería volver al juicio inicial, si se hizo bien o no con la ejecución de la obra, y eso ya está debatido”, añade.

En el entretanto, surge otro de las rutas de la historia: ¿Cómo se debe hacer el derribo?, ¿puede convertirse en una oportunidad? Ecologistas en Acción, organización que ha llevado junto con Adenex la denuncia en los tribunales, ha incluido en el proceso un informe titulado Desmantelar: el verdadero impacto. Procedimientos sostenibles de desmantelamiento, restauración ecológica y evaluación del impacto del ciclo de vida del proyecto Marina Isla de Valdecañas, realizado por tres colectivos: n’UNDO, Ecómetro y Creando Redes.

Reconstruir y recuperar

“La idea es plantear el desmantelamiento desde un punto de vista positivo. La gente, cuando oye hablar de desmantelamiento, piensa en algo negativo y en ir para atrás, en destruir. Pero con este proceso se están construyendo muchas cosas que son positivas y que se habían perdido”, explica Gonzalo Sánchez, uno de los autores del informe y miembro de n’UNDO, un colectivo que trabaja en la ‘rearquitectura’. Lejos de llegar, derribar e ir a la escombrera, la apuesta pasa por un desmantelamiento selectivo y una posterior reutilización o reciclado de materiales. Y por tener en cuenta a la ciudadanía, “que haya un rédito a la sociedad que está alrededor”.

Como explica el propio informe, al no ser necesario trabajadores altamente cualificados, “se consigue abaratar los costes de personal, se facilita la contratación de mano de obra local y se fomenta la implicación de la población en la recuperación de este espacio degradado”. Sánchez va más allá y habla de formar sobre cómo se desmantelan y gestionan los recursos materiales y que, “después de esa experiencia con este edificio, la gente pueda realizarla con otro tipo de proyectos similares”. Se ahorraría entre un 7 y un 14 por ciento en los costes propuestos por la Junta de Extremadura.

La población local también se tendría en cuenta para la recuperación ambiental del territorio, otra de las patas del informe, de la que se encarga Creando Redes. Uno de los integrantes de este colectivo de restauración ecológica, Adrián Mohmed, habla de “oportunidad” ya que, tanto en el ámbito europeo como en el estatal, se está trabajando en una estrategia de infraestructura verde, de conectividad y de restauración ecológica. Es decir, Valdecañas podría adelantarse. Ser pionera.

“Es una oportunidad de plantear alternativas a lo que se hace de manera convencional y una oportunidad de generar valores añadidos. Dar un uso público a un espacio que ahora es privativo para todos”, añade Mohmed. Unas alternativas que, insisten los autores del estudio, deberían ser decididas de manera participativa por todas las partes implicadas. “La idea es abrir los horizontes sobre nuevas maneras de intervenir y abrir la mentalidad de lo que se ha hecho hasta ahora y plantearlo desde el punto de vista positivo y constructivo”, insiste Gonzalo Sánchez. Junto a él, al otro lado de la pantalla del ordenador, Mohmed apunta que “podría servir para plantear lo mismo en otros lugares, porque, por desgracia, en nuestro país lo de Valdecañas no es una excepción”.

Jugando con el tiempo

El relato invita ahora a cambiar de libro, aunque la historia es la misma. Greenpeace acaba de lanzar una campaña en redes sociales, #TiraelAlgarrobico, en la que busca ideas para derribar el hotel El Algarrobico, situado en el Cabo de Gata, también declarado ilegal y también a la espera de derribo. “Lo que está pasando es que se deja que pase el tiempo. Estamos en un punto muerto en el que, como en otras partes de la costa, mamotretos se pueden quedar per secula per seculorum sin que nadie actúe”, explica a CTXT Pilar Marcos, portavoz de Greenpeace, organización que ha llevado a los tribunales este caso. 

En estos momentos, las Administraciones públicas están decidiendo cómo quitar del paisaje esa mole de hormigón, y un informe similar al de Valdecañas sobre desmantelamiento selectivo forma parte de la discusión. Aunque en este caso n’UNDO, organización que firma el estudio, va un poco más allá e incluso plantea “un proceso de investigación en el que empresas y universidades puedan experimentar con los distintos tipos de materiales de demolición”, explica Sánchez.

¿Qué supondría el derribo de El Algarrobico o el de Marina Isla de Valdecañas? “La desaparición del símbolo de una época, la de la burbuja inmobiliaria, donde se saltaban las leyes medioambientales para poner por encima las urbanísticas”, concreta Marcos.

¿Quién protege al medio ambiente?

Las preguntas parecen obvias: ¿Por qué no se cumple la ley y se ejecuta la sentencia? O, ¿protege la Justicia al medio ambiente?, ¿existe una legislación suficiente? Ana Barreira, directora del Instituto de Derecho y Defensa del Medio Ambiente (IDDMA), apunta dos cuestiones: son muy pocos los abogados y abogadas que trabajan en la defensa del medio ambiente, “que es un asunto de interés general”; y aunque existe legislación, no se aplica. Esta afirmación la comparte Mª Ángeles López Lax, quien ha escrito en la web de su bufete: “Antes, los revolucionarios lo que pretendían era cambiar las leyes, el sistema. Ahora, los revolucionarios y antisistema somos los que pretendemos que las leyes se cumplan y que el sistema funcione”. 

La abogada que lucha contra Marina Isla de Valdecañas señala otras claves: el estudio de los posibles efectos adversos sobre el medio ambiente lo hace el propio promotor del proyecto; hay mucha la falta de información, incluso por la propia Administración; y los trámites de información pública no sirven porque están pensados como un trámite legal, no como un ejercicio de participación ciudadana, e implican tiempo y dinero. 

Por otro lado, están las medidas cautelares, herramienta legal creada para evitar continuar dañando al medio al medio ambiente hasta que haya sentencia definitiva. “No puede ser que con las herramientas de las que disponemos, se nos impongan unas fianzas descomunales que impidan el acceso a la justicia”, explica López Lax. 41 millones de euros se pidieron a los demandantes para paralizar Marina Isla de Valdecañas. Una cantidad que, según esta abogada, incumple el Convenio de Aarhus (sobre el acceso a la información, la participación del público en la toma de decisiones y el acceso a la justicia en materia de medio ambiente), en vigor en España desde 2005, y que habla de que el acceso a la justicia debería ser gratuito y poco oneroso. “Cuando ponen esas fianzas es una denegación encubierta de la medida cautelar. Quedan bien y saben que una organización no va a ser capaz de presentar esa fianza ante el tribunal”, apunta Ana Barreira. 

La abogada López Lax recuerda que “hubo una queja ante el comité de seguimiento de la Conferencia de Aarhus y España se defendió diciendo que se estaban haciendo las cosas bien y que se iban a hacer cambios en la legislación para que las medidas cautelares, que en algún momento se habían adoptado sin fianza, tuviesen una legislación al respecto que aclarase las dudas en lugar de quedar al arbitrio de cada tribunal”. La última reforma del Partido Popular no ha resuelto el problema, añade. Lo que está claro es que tanto la sentencia de El Algarrobico, a pesar de lo mediático del caso, como de Marina Isla de Valdecañas siguen sin ejecutarse.

Entonces, la pregunta se repite: ¿quién protege al medio ambiente? La portavoz de Greenpeace recuerda que tanto el Estado como las Comunidades Autónomas deben ser los garantes de lo que ocurre en su territorio, “pero no lo vigilan”. Son las organizaciones ecologistas y la ciudadanía las que hacen esa labor. “El Estado no actúa, las Comunidades no actúan, ni los alcaldes, ni los arquitectos municipales… años después involucrados en procesos de corrupción y en pleitos, cebados todos en gestión de agua o gestión de suelo. Los casos de corrupción se ciñen a la especulación con el territorio y al final han sido las organizaciones ecologistas las que han estado luchando detrás. Llevamos más de 22 procesos judiciales sólo con el hotel El Algarrobico”, añade Marcos.

En medio de estas reflexiones puede resultar paradójico la pregunta que se hizo en público hace unos años José María Gea, el empresario detrás de la urbanización de lujo de la provincia de Cáceres: “¿Hay que considerar la naturaleza una deidad intocable?”.

El final sigue sin escribirse y el tiempo pasa entre redacción de informes, supuestas negociaciones entre Administraciones y campañas de organizaciones ecologistas. “La dinámica, por la experiencia que tenemos en materia de medio ambiente, es que al final las cosas se van quedando como están. Pero hay una oportunidad para cambiar los enfoques, que no sólo se vaya a reparar un daño hecho en un momento, sino que estén dirigidos a generar impacto positivo, aprovechar esas oportunidades que pueden salir de errores pasados”, reflexiona Adrián Mohmed. ¿Será esta la ruta que cierre esta historia? Para conocerla, habrá que esperar.

Autor >

Mª Ángeles Fernández

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí