1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

La derecha neoliberal impone su agenda en Holanda

El nuevo acuerdo de Gobierno traerá una reducción del IRPF para los salarios medios y altos, un aumento del IVA en los productos básicos y numerosos regalos fiscales a las empresas. Mientras, la extrema derecha espera su turno en el Parlamento

David Morales Urbaneja La Haya , 25/10/2017

<p>Mark Rutte, primer ministro de Holanda, en la Cumbre Digital de Tallin. Septiembre de 2017. </p>

Mark Rutte, primer ministro de Holanda, en la Cumbre Digital de Tallin. Septiembre de 2017. 

EU2017EE Estonian Presidency

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Estamos produciendo una serie de entrevistas en vídeo sobre la era Trump en EE.UU. Si quieres ayudarnos a financiarla, puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí.

 

Europa contenía la respiración el pasado marzo. El foco mediático estaba puesto en Holanda, un país con 17 millones de habitantes que podía aupar al ultraderechista Geert Wilders al Gobierno. Las encuestas llevaban meses apuntando a que su partido sería el más votado y en algunos corrillos políticos de La Haya se comentaba que, si eso sucedía, los otros partidos debían negociar con él.

El primer ministro de Holanda, el liberal conservador Mark Rutte, escuchó a unos y otros. A dos meses de las elecciones puso cara de póker, miró sus cartas y, sin inmutarse, las jugó. “Las posibilidades de que gobierne con el PVV (de Wilders) son cero”, dijo en un programa de televisión. Bomba mediática, pues su partido había mantenido la máxima de negociar con cualquiera para llegar a acuerdos de Gobierno. Esa tajante afirmación cerraba el paso al ultraderechista, pero era también un riesgo para el futuro político del propio Rutte. De obtener un mal resultado, sus propios compañeros le habrían pedido que se apartara.

Wilders fue perdiendo fuelle según se acercaba la fecha de los comicios. Sólo participó en un debate, del que salió mal, y su campaña electoral fue pésima. Cuando las urnas se abrieron, se confirmó que la jugada de póker del primer ministro había sido maestra. El ultraderechista quedó segundo, pasando de 15 a 20 escaños (13% del voto), pero a mucha distancia del VVD, que se impuso con 33 diputados (21,3%). Rutte se hacía con la iniciativa para formar el nuevo Ejecutivo y repetiría en el cargo. “Holanda le ha dicho ‘¡hoo!’ al equivocado populismo”, afirmó exultante la misma noche de las elecciones. La llegada de Macron al Elíseo y la victoria de Merkel en Alemania confirmó lo que las cabezas pensantes de Bruselas anhelaban: la tormenta del populismo de derechas en Europa terminó siendo una marejada soportable.

La prensa internacional dejó de poner el foco en Holanda y sus políticos se pusieron manos a la obra para negociar un nuevo Gobierno. La fuerte fragmentación del Parlamento obligó al VVD a contar como mínimo con otros tres socios. Se dio por sentado que dos de ellos serían los democristianos de la CDA y los liberales progresistas de D66. El tercero, en cambio, no estaba tan claro.

Rutte lo intentó hasta en dos ocasiones con la Izquierda Verde, que le habría dado una mayoría estable en la Cámara Baja, pero los ecologistas se negaron a pasar por el aro de aceptar unas políticas de inmigración más duras para los refugiados. Los socialdemócratas también le dijeron que no, así que al VVD sólo le quedó una posibilidad. Era la más sensata por cercanía ideológica, pero la más inestable a nivel político: llamar a la calvinista Unión Cristiana, que con sus 5 diputados le daba a Rutte los 76 escaños necesarios para conseguir el apoyo del Parlamento. Las conversaciones duraron otros tres meses y medio, pero al final hubo “fumata blanca”.

Alexander Pechtold, líder de D66, en un acto de su partido. Marzo de 2017. 

Alexander Pechtold, líder de D66, en un acto de su partido. Marzo de 2017. 

El (otra vez) primer ministro se presentó ante la prensa pletórico. "Es un acuerdo con el que nosotros, los ciudadanos de a pie, los holandeses normales, vamos a seguir hacia delante", dijo animado. Alexander Pechtold, del liberal progresista D66, se felicitó por “conectar a la Holanda conservadora y progresista”. Ambos dieron a entender que había triunfado el centro político, ese elemento difuso y etéreo al que aspira la mayoría de partidos. 

Regalos fiscales para los que más tienen

El pacto se bautizó como “Confianza en el futuro” y podría tener la firma del mismo Fondo Monetario Internacional. La lista de regalos a las empresas es larga. A saber: se reduce el impuesto de sociedades del 25% al 21% y desaparece la tasa del 15% que los accionistas pagaban por sus dividendos. Respecto al mercado de trabajo, el Gobierno aumentará de dos a tres años el periodo por el que un empresario puede ofrecer contratos temporales a un trabajador sin hacerlo fijo. Las compañías con más de 25 empleados estarán obligadas a pagar sólo un año de baja por enfermedad, frente a los dos de la actualidad.

Hay más. El IVA reducido, ese que se aplica a los productos básicos, pasará de un 6% a un 9%. Así, el precio del agua, la comida, los libros y las entradas de cine subirá un 3% de la noche a la mañana. El IRPF se simplificará y habrá sólo dos tramos: uno por debajo de los 68.00 euros brutos, que tributará a un 36’93%, y otro por encima de esa cantidad, que pagará un 49’5%.

La televisión pública NOS ha comparado ese sistema con el anterior y asegura que las rentas por debajo de los 20.000 euros pagarán un poco más (0’38%), pero quienes ingresen por encima de esa cantidad experimentarán una reducción fiscal de entre un 2’5% y un 3’8%. Una rebaja de impuestos de 5.000 millones para los trabajadores, defendió el Ejecutivo. “Un Gobierno para los ricos”, contestó el líder de la Izquierda Verde, Jesse Klaver. Habrá también importantes inversiones en Seguridad, especialmente en el presupuesto militar y en los servicios secretos encargados de la lucha antiterrorista.

En clave europea, más de lo mismo. Rutte sigue apoyando la ortodoxia financiera alemana y mantiene que “las deudas de un país de la Unión no pueden ser asumidas por otros estados” porque es una idea “indeseable”. Se rechaza explícitamente la propuesta impulsada por Macron de introducir eurobonos, unos títulos de deuda pública que serían respaldados por todos los países de la zona euro.

Los refugiados también se llevan su parte. Quienes consigan permisos de residencia legales no podrán, durante sus dos primeros años en Holanda, solicitar prestaciones para el alquiler o para el pago del seguro médico. Peor será para los que no puedan regularizar su situación, ya que se le otorgarán “capacidades adicionales” al Servicio de Repatriación, unidad encargada de expulsarlos.

El apartado sobre “fronteras externas europeas” mantiene lo siguiente sobre los inmigrantes que se juegan la vida en el Mediterráneo: “La gente rescatada en el mar debería ser llevada hasta el lugar más cercano y seguro, incluso si éste es la costa desde la que salieron”. Teniendo en cuenta que Holanda considera Libia, que vive actualmente una guerra civil, un país seguro, los refugiados que huyen de allí tendrían que ser devueltos por donde vinieron.

¿Y dónde está la izquierda?

Dividida, escarmentada y con dificultades para armar un relato propio. El partido socialdemócrata PvdA pactó en la anterior legislatura entrar en el Gobierno de gran coalición con el VVD, pero fue incapaz de parar los recortes propuestos por los liberales conservadores. Los electores les pasaron la factura en las urnas y se hundieron, pasando de 38 escaños a nueve (5’7% del voto).

El partido socialdemócrata PvdA pactó en la anterior legislatura entrar en el Gobierno de gran coalición con el VVD, pero fue incapaz de parar los recortes propuestos por los liberales conservadores

Llamativo es el papel que ha ejercido su líder, Lodewijk Asscher, que ostentó la cartera de Trabajo y Asuntos Sociales. Tras el varapalo de las elecciones, dijo que su partido necesitaba “lamerse las heridas” en la oposición, pero la inercia burocrática le obligó a seguir ejerciendo como ministro en funciones mientras el VVD negociaba un acuerdo con sus nuevos socios.

Se trataba del mismo político que no levantó la voz cuando su Ejecutivo subió la edad de jubilación de los 65 años a los 67, ni cuando se sustituyó el generoso sistema de becas holandés por otro que prioriza las becas-préstamo. Incluso apostó por “la flexibilización” del mercado laboral, epíteto utilizado para promover los contratos temporales a costa de los fijos.

Sin embargo, de camino a la oposición, Asscher pareció recuperar las ideas socialdemócratas. En agosto presionó públicamente a Rutte para que se comprometiera a mejorar las condiciones laborales de los maestros de Primaria, que lograron sacar a la calle a más de 50.000 personas en La Haya hace dos semanas. Amenazó incluso con no dar el visto bueno a los presupuestos de 2018, los cuales debía aprobar el Gobierno en funciones. Los partidos que negociaban el nuevo Ejecutivo tomaron nota y anunciaron un “importante mejora” en los contratos de los profesores. Al final se les dedicará una partida extra de 270 millones para subir sus salarios y una inversión de varios cientos de millones para mejorar la Educación, tanto a nivel de Infantil como en Primaria.

Los otros dos partidos de izquierda que estarán en la oposición serán el SP (Partido Socialista) y la Izquierda Verde. Junto al PvdA han lanzado una campaña para evitar la subida del IVA reducido que propone el Gobierno. No obstante, entre los tres suman 37 escaños. Difícil lo tienen en un Parlamento de 150 escaños.

Diferente es la batalla del liberal progresista D66, uno de los nuevos socios de Rutte que, al igual que los ecologistas, se benefició electoralmente del hundimiento socialdemócrata. Sus líderes sacan pecho porque, entre las inversiones públicas anunciadas, hay partidas nuevas para el cuidado de las personas mayores o una reducción del 50% en la matrícula de primer año de estudios superiores. Ahora bien, ni se plantean recuperar las becas universales que todos los estudiantes universitarios disfrutaban hasta el curso 2015/16, unos 280 euros al mes.

Otra medida consensuada con los partidos conservadores será un ligero aumento de las bajas por paternidad, aspecto en el que Holanda está a la cola en Europa. Se propondrá que los padres reciban el 100% de su salario los primeros cinco días de baja, tres más que en la actualidad, y que se aumente ese periodo hasta cinco semanas más manteniéndose el 70% del sueldo.

La extrema derecha, a la espera

El ultraderechista Geert Wilders será el líder de la oposición. Es su derecho como segundo partido más votado y aprovechará cada error del Gobierno para erigirse como el único capaz de acabar con los males del país. No obstante, el Parlamento contará con otro partido populista cercano a la extrema derecha: Forum voor Democratie (FvD), una formación nacida hace un año, que en las elecciones se hizo con dos escaños, pero cuyos apoyos se multiplican por cinco en los últimos sondeos.

El PVV de Wilders y FvD “son dos partidos que están de acuerdo en la mayoría de temas, aunque hay grandes diferencias de énfasis”, explicó a CTXT el politólogo Tom Louwerse, cuya media de encuestas es utilizada como referencia por los medios holandeses.

FvD defiende que “los partidos de la élite no nos representan bien. Dicen: ‘hay un cartel de partidos que no escuchan a la gente’. Lo combinan con una clara perspectiva nacionalista, defienden los valores holandeses y reclaman que el estado-nación vuelva a ser más fuerte otra vez. Es muy crítico con la inmigración, pero para ellos no es lo más importante. No señalan tanto al islam como fuente de todos los problemas, cosa que sí hace el PVV”, añade Louwerse.

Las costuras del Gobierno se pondrán a prueba en el Parlamento cada semana. Los cuatro partidos que lo apoyan suman 76 escaños, frente a los 74 de la oposición. Los planes anunciados por Rutte se basan en unas perspectivas económicas más que optimistas, así que cualquier corrección a la baja traería tensiones entre sus socios.

La disciplina de voto en Holanda no es tan rígida como en España. Si un solo diputado de esas cuatro formaciones decidiera escindirse por estar en desacuerdo con su partido, el Ejecutivo perdería la mayoría y tendría problemas para aprobar leyes. Le sucedió al PvdA en la legislatura pasada, cuando dos de sus parlamentarios decidieron irse y formas su propio grupo, pero no fue suficiente para hacer caer el Gobierno, que se mantuvo con 77 escaños.

Si esto le ocurriera ahora a Rutte, tendría dos salidas. La primera, buscar apoyos en la oposición. Podría intentarlo con los socialdemócratas o incluso con el calvinista radical SGP, a cambio siempre de concesiones. La segunda, disolver el Ejecutivo y convocar nuevos comicios. Los dados de las elecciones volverían a rodar, y la extrema derecha intentaría corregir los errores que cometió en la anterior campaña electoral. Con una opinión pública cada vez más derechizada, la pregunta sería: ¿susto o muerte?

Autor >

David Morales Urbaneja

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí