1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Los grandes defraudadores de la Liga

Las reclamaciones de la Agencia Tributaria a los jugadores de nuestra Liga por presunto fraude fiscal superan ya los 43,5 millones de euros

Ricardo Uribarri Madrid , 25/10/2017

<p>Leo Messi y Cristiano Ronaldo</p>

Leo Messi y Cristiano Ronaldo

Luis Grañena

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Estamos produciendo una serie de entrevistas en vídeo sobre la era Trump en EE.UU. Si quieres ayudarnos a financiarla, puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí.

 

Forman un equipo que reúne a muchos de los mejores futbolistas del mundo. Podría ser uno de esos combinados de lujo que disputan a veces partidos homenajes o amistosos pero lo que componen, en realidad, es un grupo, cada vez más numeroso, que tiene serios problemas fiscales en España. Su última incorporación es el brasileño Marcelo pero varios de sus ilustres miembros, como Cristiano Ronaldo o José Mourinho, tienen todavía que dar explicaciones. Hacienda ha puesto en el radar a un colectivo que acumula numerosas reclamaciones millonarias, elevadas multas y peticiones y condenas de cárcel que, eso sí, han sido condonadas por pactos previos.

La Agencia Tributaria empezó hace unos años a investigar la situación fiscal de los futbolistas más importantes, centrándose en las estructuras que tenían para cobrar sus derechos de imagen. Desde entonces, son muchos los que se han visto en serios problemas por utilizar sociedades pantalla ubicadas en paraísos fiscales, a través de las cuales eludían pagar los impuestos que les correspondían en España. Así, hasta 14 profesionales han sufrido en los últimos meses la apertura de algún proceso, bien de reclamación o de denuncia por parte de la Fiscalía. Según las inspecciones hechas por Hacienda, el cálculo de lo defraudado entre todos, presuntamente en algunos casos y demostrado ya en otros, alcanza los 43.539.509 euros. 

La cosa está casi dividida al 50% entre los dos grandes de nuestro fútbol. Siete de ellos tienen o han tenido relación con el Real Madrid: Cristiano Ronaldo, Marcelo, Mourinho, Di María, Carvalho, Coentrao y Xabi Alonso; y seis con el FC Barcelona: Messi, Mascherano, Alexis Sánchez, Adriano, Eto'o y Gabi Milito. A éstos hay que sumar al colombiano Radamel Falcao, que militó dos temporadas en el Atlético de Madrid. Muchos de ellos, casi la mitad, comparten representante, el portugués Jorge Mendes, imputado también por la justicia española por el caso que afecta a la estrella de su cartera de clientes, Cristiano Ronaldo.

El argumento que han utilizado la mayoría de los jugadores en su defensa es que ellos no tenían conocimientos en la materia y que se limitaron a seguir los consejos e instrucciones de sus agentes o asesores, que les habían asegurado que todo era legal. En un primer momento, la justicia se centró en perseguir a los obligados tributarios (los deportistas), pero después de que el Supremo calificara de inaudito que ni la Fiscalía ni la Abogacía del Estado persiguieran a los asesores de Leo Messi, hay jueces que ya han empezado a investigar la posible responsabilidad de los representantes, como ha ocurrido con Mendes.

Varios de los procedimientos han sido ya juzgados o han finalizado con acuerdos, que han tenido como consecuencia el pago de la cantidad defraudada más los intereses y sanciones que ascienden a 5,2 millones en total. Otros están pendiente de resolución. Algunos incluso han llegado a provocar enfrentamientos entre la Abogacía del Estado y la Fiscalía por el desacuerdo en la petición de penas.  La situación ahora mismo es esta: 

1. Los que ha han sido juzgados

Messi: El jugador argentino y su padre fueron juzgados por defraudar 4,1 millones durante los ejercicios 2007, 2008 y 2009 al no haber declarado en España los ingresos de 10,1 millones procedentes de sus derechos de imagen, valiéndose de un entramado societario en Reino Unido, Suiza, Belice y Uruguay.  La Fiscalía pidió su absolución pero fue imputado a petición de la Abogacía del Estado. Además de abonar 5 millones por las cantidades reclamadas, se le condenó a pagar una multa de 2 millones y a 21 meses de cárcel. Al ser una pena menor de dos años y no tener antecedentes, el juez la conmutó por una multa de 252.000 euros, es decir, 400 euros por cada día de condena. 

Mascherano: El compatriota y compañero de Messi en el club azulgrana fue condenado a pagar 815.000 euros de multa y a un año de cárcel, sentencia previamente pactada con la Fiscalía y la Abogacía del Estado, por dos delitos fiscales. Reconoció haber defraudado 1,5 millones en 2011 y 2012 al no pagar, por un lado, las rentas obtenidas de la marca Nike utilizando una sociedad domiciliada en Estados Unidos y simular, por otro, la cesión de sus derechos de imagen a una entidad instrumental radicada en Madeira. El defensa culé devolvió la cantidad reclamada más 200.000 euros de intereses y tampoco entró en prisión al estar en la misma situación de Messi, pero rechazó conmutar la pena por una multa al considerar excesivos los 280.000 euros que le propuso el juez. Esto obliga al jugador a no cometer ningún delito en el plazo de un año para evitar la cárcel.

Carvalho: El exfutbolista portugués del Real Madrid fue condenado por la Audiencia Provincial a siete meses de cárcel y a una multa de 142.822 euros por dos delitos fiscales cometidos en 2011 y 2012, por los que defraudó la cantidad de 545.981,03 euros (171.290,58 en 2011 y 374.690,45 en 2012), ya abonada por el deportista tras ser denunciado. Con el fin de gestionar sus derechos de imagen, el jugador abrió una sociedad en las Islas Vírgenes Británicas, que a su vez dependía de una de Panamá, que posteriormente cedió los derechos de imagen a las sociedades irlandesas MIM y Polaris, relacionadas con Jorge Mendes.

Una de las curiosidades de este caso fue la discrepancia mostrada en el juicio entre la Fiscalía y la Abogacía del Estado, que solicitaba una pena mayor, hasta un año de cárcel y 300.000 euros de multa. La fiscal llegó a decir, según reveló El Confidencial, que “no entendía la acusación de la Abogacía” a lo que la Abogada del Estado replicó que “la fiscal ha sido contradictoria en su informe”. Ambos cuerpos mantienen cierta tensión desde que la Fiscalía archivó el caso de Xabi Alonso, que analizaremos más adelante.

2. Los que han llegado a un acuerdo

Di María: La Fiscalía denunció al exjugador del Real Madrid, actualmente en el Paris Saint Germain, por defraudar 1.298.989,56 euros (636.820 euros en 2012 y 662.168 en 2013) al ceder sus derechos de imagen a una empresa con sede en Panamá que a su vez los derivaba a las citadas MIM y Polaris. Además de devolver la cantidad defraudada, el argentino aceptó pagar una multa de 2 millones y una pena de un año de cárcel, seis meses por cada uno de los delitos, aunque tampoco ingresará en prisión.

Falcao: El Ministerio Público atribuyó inicialmente al delantero colombiano un fraude por valor de 5,6 millones, posteriormente elevado a 7,4 millones, al cometer dos delitos por omitir en su declaración del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) las cantidades percibidas por rendimientos de su trabajo, tanto de su club como de la selección colombiana, correspondientes a los ejercicios de 2012 y 2013. El exjugador del Atlético empleó una estructura societaria opaca a través de una empresa con sede en las Islas Vírgenes, con el objetivo de esconder los ingresos procedentes de sus derechos de imagen. 

Falcao consignó en julio a Hacienda la cantidad de 8.225.601,09 euros para frenar la generación de intereses y recargos y lograr la aplicación de atenuantes.  A pesar de que en un primer momento negó la acusación de residir en España en 2013, aceptó finalmente un pacto por el que debía pagar una cantidad total de 6.920.074,57 euros, por lo que el fisco le tendrá que devolver 1.305.526,52 euros.

3. En proceso de acuerdo

Alexis Sánchez: El chileno admitió ante el juez haber defraudado 983.443 euros en los ejercicios de 2012 y 2013 por los ingresos derivados de la explotación de sus derechos de imagen. El jugador los cedió en 2008 “por una contraprestación ridícula” a la empresa Alsan que, en 2011, se los traspasó a una sociedad pantalla, Numidia Trading, con sede en Malta, de la que Alexis era propietario y que ocultó al fisco. Ambas mercantiles ”no tenían infraestructura empresarial, actividad ni trabajadores”, según el fiscal. El actual jugador del Arsenal ha devuelto la cantidad adeudada y está a la espera del acuerdo al que lleguen sus abogados con la Fiscalía sobre la multa que deberá abonar y la posible pena de cárcel que, al igual que en otros casos, no se ejecutará.

Coentrao: La Fiscalía denunció al exmadridista por haber ocultado la cantidad de 1.291.398 euros de los beneficios obtenidos tras simular la cesión de sus derechos de imagen en 2011 a una sociedad en Panamá, que poco después los volvió a ceder a la ya conocida MIM en Irlanda. La Hacienda Pública dejó así de ingresar 352.620 euros en 2012, 428.757 euros en 2013 y 510.021 euros en 2014. El defensa adelantó 1,7 millones para regularizar su situación antes de declarar como investigado ante el juez el pasado mes de julio. El caso está a la espera de un acuerdo definitivo.

4. Sin acuerdo

Cristiano Ronaldo: La estrella del Real Madrid fue denunciado el pasado mes de junio por la Fiscalía por cuatro delitos contra la Hacienda Pública, cometidos entre 2011 y 2014, que suponen un presunto fraude de 14,76 millones de euros. Las cuotas defraudadas serían de 1,39 millones de euros en 2011; 1,66 millones en 2012; 3,2 millones en 2013 y 8,5 millones en 2014. Según la acusación, el jugador simuló ceder sus derechos de imagen a una sociedad opaca ubicada en las islas Vírgenes Británicas, que posteriormente los vendió a MIM.

Ronaldo declaró por este asunto en el juzgado el pasado julio y negó que tuviera intención de evadir impuestos con el argumento de que esa estructura ya la utilizaba cuando jugaba en Inglaterra sin que tuviera entonces ningún problema. 

La Abogacía del Estado podría pedir un mínimo de siete años de prisión y una multa que sería, al menos, de 28 millones. Según declararon los Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha) el jugador puede haber cometido  un delito fiscal en 2011, que se penaliza con un mínimo de un año de prisión, y otros tres delitos fiscales agravados en 2012, 2013 y 2014 al superar las cuotas presuntamente defraudadas los 600.000 euros. Los delitos agravados se castigan con penas de prisión de dos a seis años. 

El jugador ni siquiera intentó que se le aplicara una atenuante que ayudara a rebajar la pena a la mitad o a la cuarta parte al no pagar las cuotas, los intereses y las multas en el plazo establecido de dos meses desde su citación judicial

Mourinho: El entrenador está citado el próximo 3 de noviembre para declarar en un juzgado de Pozuelo de Alarcón a raíz de la denuncia que la Fiscalía ha hecho contra él por un presunto fraude de 3,3 millones de euros en sus declaraciones de IRPF. Concretamente se le reclaman 1.611.537 euros en 2011 y 1.693.133 euros en 2012. El que fuera técnico del Real Madrid entre 2010 y 2013 creyó haber regularizado su situación con Hacienda tras pagar en 2015 una sanción de 1.146.307,83 euros por no declarar sus derechos de imagen en 2011 y 2012. Sin embargo, la AEAT descubrió posteriormente que el luso aportó documentación que no se correspondía con la realidad respecto a los gastos de la sociedad Kooper Services S.A. “creada con el objeto de ocultar sus derechos de imagen”. 

Marcelo: El último jugador, por el momento, en ser acusado de delito fiscal es el brasileño del Real Madrid. La Fiscalía ha presentado una querella contra él por haber defraudado 490.917 euros en el IRPF de 2013. Lo hizo ocultando los ingresos por sus derechos de imagen en las declaraciones de los ejercicios 2011, 2012 y 2013, utilizando una estructura opaca con sociedades uruguayas y británicas. Gracias a ello, consiguió incluso que el fisco le devolviera 10.258 euros en 2014 correspondientes al IRPF de 2013.

Eto'o: El camerunés está pendiente de juicio por un presunto delito fiscal en los ejercicios de 2006 a 2009. La Agencia Tributaria le reclama 3.872.621 euros y la Fiscalía pide para él 10 años y medio de cárcel y una multa de 14,3 millones de euros. La acusación estima que simuló la cesión de sus derechos a dos empresas, una española y otra húngara, para que de esa forma los ingresos que obtenía de la marca Puma no tuvieran retención de IRPF.

Adriano: El brasileño que jugó en el FC Barcelona fue acusado de defraudar 646.085 euros por sus derechos de imagen en las declaraciones de 2011 y 2012. La Fiscalía sostiene que el futbolista eludió el pago de impuestos mediante un mecanismo doble: ocultando los ingresos derivados de un contrato firmado por Nike por el que cobró 63.304 euros en 2011, y simulando la cesión de sus derechos de imagen a una sociedad “puramente instrumental” radicada en Madeira. 

El actual jugador del Besiktas turco fue defendido en su comparecencia ante el juez por David Aineto y Diego Artacho, los mismos abogados que aconsejaron a Mascherano que confesara el fraude. Sin embargo, Adriano negó los cargos en la vista, rechazando así un posible acuerdo con la Fiscalía y la Abogacía del Estado. El procedimiento está a la espera de una resolución.

Gabi Milito: El defensa argentino, ex del Real Zaragoza y del FC Barcelona, aparece en la última lista publicada de morosos de Hacienda, con una deuda de 1,83 millones. El jugador ha argumentado en su defensa que la reclamación se basa “en una interpretación errónea por parte de la AEAT sobre mi residencia fiscal en el ejercicio 2011 y sobre la indemnización recibida por la rescisión contractual con el FC Barcelona”. Las cantidades reclamadas no tienen firmeza aún en la vía administrativa y Milito las tiene recurridas ante el Tribunal Administrativo Central, perteneciente a la Agencia Tributaria.

5. Otros casos

Xabi Alonso: El futbolista vasco vendió sus derechos de imagen a la sociedad Kardzali, con sede en Madeira, poco antes de su fichaje por el Real Madrid en 2009. La Agencia Tributaria considera que esa cesión fue una simulación con el objeto de esconder los ingresos por ese concepto en los ejercicios fiscales de 2010 a 2012, cuantificando el fraude en 2 millones de euros. Sin embargo la Fiscalía de Madrid archivó las diligencias de investigación y el Juzgado decretó el sobreseimiento del caso basándose en que el jugador había declarado la posesión de la sociedad en Madeira.

Sin embargo, el fiscal jefe de Madrid, José Javier Polo, recibió la orden de recurrir el sobreseimiento ante la Audiencia Provincial, siguiendo las instrucciones que había dado la fiscal general, Consuelo Madrigal. Polo encargó el recurso a una empleada ajena al caso que lo presentó sin apenas argumentación, en claro contraste con el escrito fundamentado que presentó la Abogacía del Estado. La consecuencia fue la apertura de un expediente disciplinario a Polo por posible falta grave de desatención. Los recursos están aún pendientes de resolver por la Audiencia de Madrid.

Hay otros casos, como los del exmadridista Pepe, que según algunas informaciones podía haber defraudado 3,7 millones. El mismo jugador anunció que había llegado a un acuerdo con Hacienda para regularizar sus declaraciones. En otras ocasiones, las discrepancias entre la Agencia Tributaria y los futbolistas han llegado por una diferente interpretación a la hora de realizar la tributación, pero no porque hubiera el ánimo de esconder los ingresos. Ese fue el caso, entre otros, de Iker Casillas, que tuvo que pagar 2 millones de euros tras una inspección. 

El cerco del fisco español sobre el colectivo ya está teniendo una consecuencia clara: son muchos los jugadores que están pidiendo a sus clubes que, en sus renovaciones de contratos, todos sus ingresos sean gravados con el IRPF para evitar más problemas en el futuro.

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ricardo Uribarri

Periodista. Empezó a cubrir la información del Atleti hace más de 20 años y ha pasado por medios como Claro, Radio 16, Época, Vía Digital, Marca y Bez. Actualmente colabora con XL Semanal y se quita el mono de micrófono en Onda Madrid.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Francesc

    Con lo rápido que actúa la fiscalía y jueces para según qué casos, y que sea tan lenta cuando se trata en juzgar a los jugadores del opio de España, es que si el pueblo no estuviera distraído con el futbol luego tendría que dedicarse a escarbar más en la política y eso a los gobiernos no les interesa.

    Hace 4 años

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí