1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

Niños

El valor de la humanidad, nuestro interés en su supervivencia, deriva de las mujeres, sí, pero no de sus vientres sino de sus manos, y por eso cualquiera puede ser –y deberá ser en el futuro– una mujer

Santiago Alba Rico 20/12/2017

<p><em>Niños en la playa,</em> de Joaquín Sorolla.</p>

Niños en la playa, de Joaquín Sorolla.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes. Puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí.

Se dice que el ser humano se diferencia de los otros animales de muchas maneras: porque se ríe; porque fabrica herramientas; porque tiene manos y, por lo tanto, boca para el lenguaje; porque puede contemplar tanto su sexo entre las piernas como las estrellas sobre su cabeza. Pero en realidad la única diferencia no confusa tiene que ver con la infancia; con el hecho –es decir– de que el ser humano es el único animal que, arrojado al mundo antes de tiempo, acaba de formarse en el exterior y en estrecha dependencia de otros cuerpos. Mientras los potros se ponen de pie apenas los suelta la yegua en tierra; y los gatos enseguida se afanan en los tejados (por no hablar de insectos y ratones), los humanos tardamos muchos años en sostenernos de pie, en adquirir el lenguaje, en reunir la gavilla de recursos y de signos que nos permitirán ser un ejemplar más o menos autónomo de nuestra especie.

La infancia es una maldición, un destino y un privilegio. Nos señala como criaturas dependientes, nunca se resuelve completamente y, al mismo tiempo, obliga a construir una superioridad trabajosa, vinculante y artificial: una sociedad. El zoon politikon de Aristóteles es la marca de la única especie que, además de descendencia, tiene niños; que, además de iguales, produce constantemente sus propios diferentes. ¿Qué quiere decir eso?

En primer lugar, que la antropología, al contrario que la zoología, se basa en la novedad permanente. La infancia dura tanto tiempo que configura otra especie interna, siempre nueva, que convive con la propiamente humana y la acusa, la impugna, la corrige y finalmente la confirma. Cada generación abriga la posibilidad de transformar el mundo porque la diferencia, como quería Hegel, se transmite desde el interior de la unidad. La única verdadera novedad, la única novedad posible, siempre viva y siempre desmentida, es la que vehicula la tradición del coito. Gracias a él –y a la especie “niño” extinguida y renovada a cada instante– la Historia progresa milimétricamente.

En segundo lugar, quiere decir que la antropología, al contrario que la ornitología, se basa en la confianza. “Niño” es otra especie porque, aun si desde dentro del propio cuerpo, llega a casa de un día para otro, de repente y sin origen, igual que un extraño, un inmigrante o un extranjero. Ahora bien es –por así decirlo– el único extraño o inmigrante o extranjero al que no sólo no rechazamos sino que, provisto de cuerpo, nos inspira ternura y no asco; y nos impone respeto y no ira. La infancia es la única relación de poder desigual que se decide, sin aplicación de fuerza o de resistencia, a favor del más débil. Es una relación inmediata antirracista entre cuerpos desiguales en la que el más fuerte, en lugar de usar espontáneamente su poder para destruir al débil, reconoce su belleza y su superioridad, y ello de tal manera que el niño en la cuna, pequeño, desnudo y frágil, a merced de los adultos, espera siempre lo mejor, y no lo peor, de sus padres, a los que desarma con una sonrisa de seguridad sin tacha. Todos los cuentos de hadas –el ogro que amenaza a Pulgarcito, la bruja de Hansel y Gretel– invierten en realidad el orden ontológico que preside, aunque fracase, nuestro universo social. Antes de que el Estado hobssiano frene a los gigantes, las brujas y los ogros, los niños han instaurado ya un orden rousseauniano de confianza originaria y desigualdad invertida. El principio no es el Logos sino la lactancia.

Cada generación abriga la posibilidad de transformar el mundo porque la diferencia, como quería Hegel, se transmite desde el interior de la unidad

En tercer lugar, quiere decir que, al contrario que la ganadería industrial, la antropología funda sus excelencias en los cuidados. Que la infancia –como marco de vulnerabilidad y dependencia radicales– dure tanto tiempo asocia el proceso de humanización a la atención reiterada sobre los cuerpos, que adquieren así, a fuerza de ser mirados fijamente y tratados en detalle, individualidad y valor. La vida humana no es sagrada sino porque es frágil. Si seguimos la lógica que Smith, Ricardo y Marx aplican al trabajo, hay que aceptar que un cuerpo vale tanto como tiempo dedicamos a cuidarlo. Los “niños” no nacen; se “producen” con miradas, caricias y pañales. La biología y la genética son bárbaras supersticiones de sociedades patriarcales que recubren interesadamente la verdad soberana; la de que son los cuidados, y no el linaje, los que vuelven valiosos los cuerpos humanos. Ni el patriarcado genital ni el capitalismo de la incuria (según la caracterización de Stiegler) pueden entender que el valor de la humanidad, nuestro interés en su supervivencia, deriva de las mujeres, sí, pero no de sus vientres sino de sus manos, y que por eso cualquiera puede ser –y deberá ser en el futuro– una mujer. En el principio no era ni el Logos ni el Gen sino la Madre, no importa cuál sea su sexo o su relación con la “niñez”.

En cuarto lugar, y para contener o contrapesar nuestro optimismo, cabe añadir que la duración de la infancia, y la producción del “niño” a través de la dependencia, implica que la antropología, con su valorización del cuerpo individual, se revela inseparable de la psicología. Somos cuerpos valiosos gracias a los mismos cuidados que fijan nuestros deseos; y que los fijan mediante vínculos que, según supo descubrir Freud, se nos anticipan como estructuras subjetivas neuróticas. Si la novedad, la confianza y los cuidados hacen progresar milimétricamente la Historia, esta estructura subjetiva, inscrita también en la dependencia infantil, la frena sin parar o impide al menos los grandes saltos y acelerones. De Platón a Mao, de Esparta al Pol Pot, la ingenua y peligrosa utopía de la construcción de un “hombre nuevo” ha pretendido combatir la psicología ralentizadora combatiendo la dependencia entre los cuerpos, a los que se ha hecho depender –sin madres ni familia– directamente del Líder o del Partido, prolongando así, de forma paradójica, la infancia que esa utopía trataba de desactivar o interrumpir. Aunque igualmente destructivo, mucho más éxito ha tenido en esa tarea la única fuerza revolucionaria realmente existente, el capitalismo financiero consumista, cuyo “hombre nuevo”, ilusoriamente independiente, ha puesto punto final, al menos de momento y al menos en su formato clásico, a los sueños del comunismo. 

mucho más éxito ha tenido la única fuerza revolucionaria realmente existente, el capitalismo financiero consumista, cuyo “hombre nuevo”, ilusoriamente independiente, ha puesto punto final, al menos de momento, a los sueños del comunismo

La lucha se entabla hoy entre la reivindicación de las dependencias identitarias más estrechas y la independencia del consumo neoliberal en crisis. Cada una de estas fuerzas alimenta a la otra. Podemos decir que dos instituciones históricas han puesto la infancia en su centro: el Cristianismo y Disneylandia. El cristianismo, como bien explica el extravagante católico ingles G. K. Chesterton, obtiene su inmenso crédito “populista” de dos escenas contrarias y complementarias: la Crucifixión y el Portal de Belén. Junto al culto al sacrificio y  a la derrota, escandalosamente exhibida en la cruz, el cristianismo establece como su fulcro mismo el culto al niño, dios de carne, pobre y perseguido, escoltado por sus padres santos: un trío –padre, madre, hijo– que luego Hegel consagrará como núcleo de la reproducción burguesa del Espíritu, Freud como matriz de la neurosis edípica y Engels, en su famoso tratado sobre la familia, como obstáculo del progreso humano hacia el comunismo.

También el capitalismo ha puesto el culto al niño en el centro del Mercado. Sabemos que la infancia no es sólo un producto manual de las caricias de la madre sino también un resultado histórico bastante reciente. La infancia se ha ido alargando a medida que la lucha contra la explotación capitalista ha vencido al trabajo infantil (que Marx, por cierto, aprobaba) y ha impuesto, al menos en Occidente, la escuela y el juego como derechos inseparables de la infancia. La infancia, arrancada al capitalismo, ha sido rescatada luego por el propio capitalismo no sólo como “familia burguesa” (descompuesta hoy por los diversos matrimonios igualitarios) sino en la forma de un culto al niño que cabalga y traiciona el del cristianismo: el “niño” es un producto fetichista del mercado, que lo ha transubstanciado en mercancía; es decir, en lo contrario de un cuerpo objeto de atención y de cuidados, como en el portal de Belén. La “mercancía” es precisamente el cuerpo desaparecido en la digestión, la disolución de todos los objetos (de uso o simbólicos) en la destrucción por el fuego asociada al consumo acelerado de valores de cambio. La infancia, sacada de las fábricas y los talleres, se traslada a Disneylandia; es decir, a la industria del ocio, donde comparece como puro medio de valorización del capital, tan des-cuidada o des-atenta como un tornillo o una hamburguesa. El mercado, que hace desaparecer las fronteras entre cosas de comer, cosas de usar y cosas de mirar, convierte el culto al niño en otro comestible, lo que explica esa paradójica combinación estética de sentimentalismo sumo y suma indiferencia que caracteriza al consumidor occidental.

Frente a estas dos tradiciones, el comunismo histórico no ha sabido qué hacer con los niños. En el centro del relato mítico comunista hay también un crucificado y un perdedor, ese Espartaco sacrificado en el camino de Capua que sobrevivirá en el inconsciente de la “clase humana” por antonomasia: el proletariado. El proletariado es Cristo, objeto de un dolor específico y sujeto de una liberación universal, pero no es el Niño Jesús. Si tiene que ser educado, extraído de la ignorancia y de la “alienación”, se hace a través de una vanguardia esclarecida que traslada la infancia del ámbito de la familia burguesa al de la militancia política, donde el Partido es el Padre, pero no la Madre, y donde la dependencia, por tanto, excluye las caricias y los cuidados que valorizan el cuerpo individual y aseguran el respeto democrático recíproco entre los cuerpos. Sin Madre, la infancia de los comunistas dependientes del Partido es una infancia sin cuerpos –puros medios para alcanzar un fin superior– e incapaz, por eso mismo, de prefigurar el “reino de los fines” con la sustitución de los lazos de explotación por lazos de dependencia fraternal y sororal.

El cristianismo y el capitalismo, de forma contradictoria, pusieron en su centro el culto al niño mientras que el comunismo histórico desplazó la infancia al culto al Líder o al Partido

El cristianismo y el capitalismo, de forma contradictoria, pusieron en su centro el culto al niño mientras que el comunismo histórico desplazó la infancia al culto al Líder o al Partido. Ahora bien, hubo asimismo otra tradición, que ha irrigado desde 1789 el comunismo más marginal, que se propuso desde el principio la lucha contra la infancia como condición del establecimiento de un orden político más o menos justo y más o menos democrático. Me refiero al republicanismo ilustrado, cuyo fundamento doctrinal es la famosa “mayoría de edad” que Kant asoció a la Ilustración. En términos políticos, que la humanidad alcance la mayoría de edad implica la superación de las dependencias familiares (respecto del Padre, el Marido o el Partido) a fin de que los humanos se sometan únicamente a las leyes que ellos mismos se dan. Frente al marxismo más diamat eso implica la reivindicación del Derecho e incluso del Estado, con el eje de la Constitución en su centro, como garantías de que la humanidad, lamida por la guerra o por la neurosis, no volverá a precipitarse, apenas estalle la crisis, en la “minoría de edad” culpable que fecunda todos los fascismos.

Esa tradición, que trata de reunir a Marx y Kant, fue derrotada al mismo tiempo por el comunismo ortodoxo y por el capitalismo victorioso. Pero fue derrotada también porque, en su lucha política contra la infancia, se olvidó no del Niño sino de la Madre como valorizadora de los cuerpos individuales. O lo que es lo mismo: se olvidó de incluir en su relato el fondo antropológico que intentamos resumir al principio de estas líneas y mediante el cual asociamos la infancia a tres virtualidades liberadoras: novedad, confianza, cuidados. No puede haber un comunismo sin Madre y cualquier forma que excogitemos a partir de ahora –cuando la crisis multiforme nos reclama al mismo tiempo el abandono del comunismo clásico y la invención de un nuevo comunismo, lleve o no ese nombre– tendrá que afrontar este triple desafío: frente al capitalismo, frente al marxismo ortodoxo y frente al identitarismo religioso, tendrá que ser simultáneamente colectivo, democrático y maternal. O como he escrito muchas veces: el comunismo –se llame como se quiera– tendrá que ser revolucionario en lo económico, reformista en lo institucional y conservador en lo antropológico. Tendrá que haber, en definitiva, un Niño, “producto” cuidadoso de una Madre, sujetando desde abajo la Economía y el Parlamento.

------------------------------------- 

Este texto se ha publicado en inglés en el libro Solution 275-294, Comunists Anonymus, Ingo Niermann, Joshua Simon (Eds.), Sternberg Press.

CTXT está produciendo el documental 'La izquierda en la era Trump'. Haz tu donación y conviértete en coproductor. Tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes.

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Santiago Alba Rico

Es filósofo y escritor. Nacido en 1960 en Madrid, vive desde hace cerca de dos décadas en Túnez, donde ha desarrollado gran parte de su obra. Sus últimos dos libros son "Ser o no ser (un cuerpo)" y "España".

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí