1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Una selección de éxito que oculta la realidad del rugby español

La Federación recluta a españoles nacidos y formados en otros países para mejorar el nivel del conjunto nacional

Ricardo Uribarri 12/03/2018

<p>Jugadores de la selección española de Rugby, durante el partido de clasificación para el Mundial contra Alemania. </p>

Jugadores de la selección española de Rugby, durante el partido de clasificación para el Mundial contra Alemania. 

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT necesita un arreglo de chapa y pintura. Mejorar el diseño, la usabilidad… convertir nuestra revista en un medio más accesible. Con tu donación lo haremos posible este año. A cambio, tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes. Aporta aquí

La selección española de rugby está a un paso de clasificarse por segunda vez en su historia para el Mundial. Después de las meritorias victorias alcanzadas ante Rumanía y Alemania, sólo le queda superar el próximo domingo 11 a Bélgica para certificar su participación el año que viene en Japón, que llegaría 20 años después de la anterior. Nadie duda de la importancia que puede tener para el despegue de este deporte en nuestro país su presencia en esta cita, la tercera que más audiencia televisiva tiene en el mundo tras el Mundial de Fútbol y los Juegos Olímpicos. ¿Pero refleja esta selección el potencial real del rugby nacional? Viendo su composición, no lo parece.

Para conseguir estar entre las 20 selecciones clasificadas, la Federación se ha visto obligada a reclutar a una gran mayoría de jugadores nacidos y formados en otros países con el fin de elevar el potencial del conjunto que entrena Santiago Santos. La normativa de la Federación Internacional (World Rugby) permite a los jugadores ser convocados por países distintos a los de su nacimiento siempre que sus padres o sus abuelos tengan ese origen y ellos posean también esa nacionalidad. También pueden ser llamados los que lleven al menos 36 meses en las competiciones del país que les convoca (a partir del próximo año se eleva la cifra a cinco años). En ambos supuestos, no deben haber jugado previamente con las selecciones absolutas de sus países de nacimiento.

Así, se ha dado la circunstancia de que sólo nueve de los 31 convocados ante Rumanía, apenas un 29%, habían nacido en nuestro país. La lista se completó con 14 jugadores nacidos en Francia, cuatro en Argentina, dos en Nueva Zelanda, uno en Gran Bretaña y uno en Fiji. Frente a los germanos sólo fueron siete sobre 30, un porcentaje aún menor, el 23,3%.

Hay selecciones que disponen de tantos jugadores de primer nivel, como por ejemplo Francia, que resulta imposible que todos ellos sean internacionales. De esta forma, los que cuentan con antepasados españoles tienen la oportunidad de jugar con un país con el que les une lazos familiares y que, como puede ser ahora el caso, les da la oportunidad de disputar un torneo como el Mundial. Al mismo tiempo, España recurre a ellos para elevar el nivel de su equipo nacional y poder optar a participar en competiciones que, de otra manera, serían inviables. El beneficio es mutuo.

Estamos pues ante una opción perfectamente legal y que no sólo aprovecha España. Muchos combinados de primer nivel también recurren a ella aunque no en la cantidad que el nuestro. Distinta cuestión es si resulta fácil o no identificarse con una selección en la que la gran mayoría de sus jugadores presentan esta característica. ¿Se imaginan que el 77% de la selección de fútbol estuviera formada por jugadores nacidos en otros países aunque sean tan españoles como los de aquí? ¿Sería aceptada por los aficionados? Pero más allá de este aspecto, está el motivo por el qué la Federación se ve obligada a exprimir al máximo esta posibilidad. Y la respuesta está, como tantas veces en el mundo del deporte, directamente relacionada con la cuestión económica.

para conseguir más subvenciones, resulta imprescindible tener una selección que obtenga resultados positivos y que compita en la élite

Las federaciones deportivas tienen posibilidad de recibir más dinero por parte del Consejo Superior de Deportes y de las federaciones internacionales si sus equipos nacionales alcanzan unas metas. Por lo tanto, para conseguir más subvenciones, resulta imprescindible tener una selección que obtenga resultados positivos y que compita en la élite. De ahí que sea el propio sistema que utilizan estos organismos, vinculado a los resultados, el que provoca de alguna manera que las federaciones se vean forzadas a tener que formar una selección con una mínima representación oriunda si es la única vía para elevar su nivel.

El presidente de la Federación Española de Rugby, Alfonso Feijoo, reconoce a CTXT que “está claro que los buenos resultados producen ayudas. El Consejo prima a los equipos de las federaciones que consiguen unos resultados concretos, lo que indirectamente influye en el presupuesto, que de esa manera puede aumentar. Si se alcanzan unas metas da algo más, aunque no sea suficiente para cubrir la preparación de un Mundial. Pero además, la Federación Internacional, en su objetivo de igualar las diferencias entre los países, tiene estipulado conceder una subvención económica que sería importante para nosotros, ya que tendríamos oportunidad de preparar el equipo profesionalmente, aunque hasta final de marzo no sabremos cuanto será. No es que con ese dinero vayamos a dar un salto cualitativo importantísimo, pero si nos servirá para acercarnos un poco al resto en la preparación”.

Feijoo explica que “cogimos hace tres años una Federación con dos millones de deuda y tenemos el compromiso de eliminarla lo antes posible, de hecho ya sólo debemos 450.000 euros, pero manteniendo el nivel deportivo. Ahora tenemos un presupuesto de 3,9 millones y cualquier club de Segunda división francés tiene entre seis y ocho millones. En esta situación no teníamos otra vía que echar mano de los de fuera para ser competitivos. Nosotros estamos formando a nuestros jóvenes pero todavía tienen que llegar, hay que darles tiempo para que maduren y puedan recalar en el equipo nacional absoluto. El nivel de nuestro torneo aún está lejísimos como para poder optar a un Mundial con los jugadores de aquí”.

El responsable federativo tiene claro lo que aportan al combinado hispano los internacionales reclutados en otros países. “En la liga hay jugadores talentosos, pero los partidos no son del nivel de los que juegan estos señores todas las jornadas en sus campeonatos. Los que vienen de fuera son profesionales, viven de ello y están acostumbrados a jugar con mucha presión, a cara de perro cada fin de semana. La velocidad de juego y la velocidad de reacción son muy diferentes. Nuestra competición tiene que mejorar, tenemos buenos jugadores pero no están todo el día en el gimnasio ni preparándose como los que juegan en Francia, que son profesionales y dedican su vida a esa actividad”.

Feijoo no es ajeno al debate que ha suscitado la composición del equipo español y acepta que haya opiniones desfavorables, porque él es el primero al que le gustaría que la situación fuera distinta. “Yo entiendo perfectamente que haya gente que le cueste identificarse con esta selección, pero es el producto de unos momentos oscuros en España en los que muchas familias tuvieron que emigrar, unos por causas económicas y otras por causas políticas, y las leyes permiten que los podamos acoger en nuestros equipos nacionales. Evidentemente a mí me gustaría que todos los jugadores internacionales vivieran en España y jugaran aquí, porque eso haría la Liga muy competitiva. También es verdad que gracias a nuestra política deportiva, actualmente ocupamos el puesto 12 a nivel mundial en resultados cuando estamos en el 25 a nivel económico. Eso quiere decir algo”.

La cuestión monetaria ha impedido poner en marcha medidas que en la Federación consideran que podrían ayudar a que este “mal necesario”, que es tener que recurrir a esta filosofía para el equipo nacional, cambie en el futuro. “Nos gustaría tener a una selección ‘B’, compuesta únicamente por jugadores de nuestra Liga, que pueda disputar competiciones a nivel internacional en las que se exige el 120% para que cojan experiencia, pero de momento no lo podemos hacer porque nos faltan recursos y tenemos que priorizar”, afirma Feijoo.

Viendo los resultados que están cosechando, resulta complicado cuestionar el compromiso de los jugadores que llegan de fuera cuando se ponen la camiseta nacional

Viendo los resultados que están cosechando, resulta complicado cuestionar el compromiso de los jugadores que llegan de fuera cuando se ponen la camiseta nacional. El presidente quiere resaltarlo y para ello ofrece unos datos muy reveladores. “Estos chicos sienten la Selección como propia. Cuando ganan lloran de emoción y cuando pierden de rabia. Si alguien duda de que son jugadores con corazón español no tiene más que verles en el campo. Hay algunos a los que sólo les podemos pagar 75 euros al día cuando están con nosotros, mientras que en sus clubes están cobrando de 5.000 a 12.000 euros al mes. Aquí vienen perdiendo dinero y a veces ganándose problemas con sus clubes. El año pasado tuve que recorrer diez mil kilómetros en coche por Francia con Jean Michael Aguirre, ex internacional galo que hace las labores de intermediario entre la Federación y los clubes, para visitar a 25 presidentes y managers con el fin de conseguir que estos jugadores pudieran competir con España”.

Feijoo era el seleccionador nacional en la anterior presencia de España en el Mundial, en 1999. Él reconoce que entonces no se aprovechó la ocasión para dar un impulso al deporte. Ahora, si se consuma la clasificación, espera que sí se haga. “Es otra oportunidad que tenemos y esta vez con un reconocimiento social, con el apoyo de los medios y mentalizados en que podemos hacerlo. Tenemos una base importante de niños y jóvenes a los que debemos esperar. Estos últimos partidos han demostrado que este deporte gusta a mucha gente y que cuando se les ofrece algo bueno, con interés, responden. Ver el campo lleno me produjo una gran emoción y pensé que era el premio al trabajo que están desarrollando estos jugadores, el cuerpo técnico, los clubes y las escuelas. Sería bueno potenciar la competición nacional, como estamos intentando, porque haría crecer a la selección”.

En el actual momento de efervescencia que vive el rugby español, con los medios prestando atención especial al equipo nacional, con la selección femenina que acaba de ganar su sexto Europeo, el cuarto desde 2010, y con una numerosa afición deseosa de vivir nuevas emociones, se pudo pensar en llevar el compromiso ante Alemania a un escenario más grande, como el Vicente Calderón, por ejemplo, ahora sin uso. Feijoo reconoce que llegó a hablar de este tema con el presidente del Atlético de Madrid, Enrique Cerezo. “Me dijo que se podía llegar a un acuerdo pero que el campo llevaba un año sin utilizar y que acondicionarlo iba a suponer un gasto que era imposible de afrontar por la Federación. Además, las cosas hay que hacerlas despacio, controladas, no podemos improvisar y en 15 días dar un salto enorme porque ganamos a Rumanía. Vamos poco a poco porque no queremos ser unos ídolos con pies de barro”.

CTXT necesita un arreglo de chapa y pintura. Mejorar el diseño, la usabilidad… convertir nuestra revista en un medio más accesible. Con tu donación lo haremos posible este año. A cambio, tendrás acceso gratuito a El...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ricardo Uribarri

Periodista. Empezó a cubrir la información del Atleti hace más de 20 años y ha pasado por medios como Claro, Radio 16, Época, Vía Digital, Marca y Bez. Actualmente colabora con XL Semanal y se quita el mono de micrófono en Onda Madrid.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Arfeon

    Una selección... de éxito? Después del numerito con el árbitro contra rumanía les queda el de selección vergonzosamente "futbolera". Lo que hicieron al insultar e intentar agredir al árbitro les degrada más que cualquier derrota. Yo, como muchos, pasé verguenza (lo vimos unos cuantos amigos franceses).

    Hace 4 años 7 meses

  2. Lucio

    España está en el puesto 20, no el el 12. Y entre el 12 y el 20, hay muchísima diferencia.

    Hace 4 años 10 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí