1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Memoria

Ocho mujeres valientes y un ángel de la muerte

Homenaje a tres madres de Plaza de Mayo, dos monjas y tres jóvenes activistas secuestradas y desaparecidas en 1977, en un feminicidio colectivo organizado por Alfredo Astiz, uno de los represores más crueles de la dictadura argentina

César G. Calero Buenos Aires , 1/05/2018

<p>Un grupo de madres de plaza de Mayo, del grupo fundador, en la visita a la ex ESMA</p>

Un grupo de madres de plaza de Mayo, del grupo fundador, en la visita a la ex ESMA

C.G.C

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT necesita un arreglo de chapa y pintura. Mejorar el diseño, la usabilidad… convertir nuestra revista en un medio más accesible. Con tu donación lo haremos posible este año. A cambio, tendrás acceso gratuito a El Saloncito durante un mes. Aporta aquí

“Todo esto que hacemos, venir acá, los habeas corpus, las entrevistas, las idas a la policía y a los regimientos, todo es inútil –decía Azucena Villaflor–, nada de esto nos va a llevar a nada, lo que tenemos que hacer es ir a Plaza de Mayo (...) y cuando seamos bastantes, porque desgraciadamente vamos a ser enseguida bastantes, porque es mucha la gente que está desapareciendo, vamos a atravesar la plaza, vamos a cruzar la calle, nos vamos a meter en Casa de Gobierno, no nos vamos a dejar rajar por nadie, y vamos a llegar a Videla, porque Videla no debe saber el alcance que está tomando esta terrible represión”.

La voz firme de la veterana actriz Cristina Banegas recrea un pasaje del libro El infiltrado, del escritor y periodista Uki Goñi, en el que se hace referencia a Azucena Villaflor –una de las fundadoras de la organización Madres de Plaza de Mayo–, secuestrada en Buenos Aires el 10 de diciembre de 1977 por agentes de la dictadura cívico-militar que causó la desaparición de 30.000 activistas en Argentina entre 1976 y 1983. Unos meses antes, el 30 de abril de 1977, y bajo el impulso de Villaflor, un grupo de 14 madres se concentraba por primera vez en la histórica plaza del centro de Buenos Aires, frente a esa Casa Rosada habitada por un Jorge Videla que, al contrario de lo que suponía entonces Villaflor, era el máximo responsable de la represión. “Circulen”, les conminó un policía. Y ellas, solícitas, le hicieron caso. Circularon sin detenerse alrededor de la pirámide de la plaza ese día y muchos más. Su lucha cumple ahora 41 años.

El predio de lo que fue la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA), el centro de detención clandestino donde desaparecieron unos 5.000 activistas, es desde hace unos años un espacio para la memoria. En el antiguo casino (o casa) de oficiales, hoy reconvertido en el Museo Sitio de Memoria ESMA, se celebra un sábado al mes la denominada visita de las cinco, un encuentro especial en el que participan supervivientes de la dictadura, intelectuales, artistas y miembros de la sociedad civil. La visita de este sábado, 21 de abril, es todavía más especial, si cabe. Decenas de personas se agolpan en el patio del antiguo casino a la espera de presenciar un original y emotivo homenaje a ocho mujeres valientes secuestradas y desaparecidas en 1977 tras la infiltración en el grupo de las madres de un joven oficial de la Marina argentina llamado Alfredo Astiz. Bajo la falsa identidad de Gustavo Niño, el capitán de fragata se presentó ante las madres haciéndose pasar por el hermano de un desaparecido y se ganó su confianza. Por su cara de niño, sus ojos azules y su cabello dorado, las madres se referían a él como el ángel rubio. Una vez infiltrado, Astiz sería el responsable del secuestro del grupo de la Iglesia de Santa Cruz, donde se reunían los familiares de desaparecidos. Ocho mujeres y cuatro hombres caerían en las redes del Grupo de Tareas 3.3.2 entre el 8 y el 10 de diciembre de 1977 y serían trasladados a la ESMA, el siniestro centro de torturas y exterminio ubicado en una gran manzana de la Avenida Libertador, en el límite norte de la capital argentina.

Los 12 de la Santa Cruz, como se conoce al grupo, permanecieron en la ESMA entre cinco y diez días antes de ser incluidos en un vuelo de la muerte

Las víctimas de Astiz fueron tres mujeres de la incipiente organización Madres de Plaza de Mayo: Villaflor, de 52 años; Esther Ballestrino de Careaga (59) y María Eugenia Ponce de Bianco (53), dos monjas francesas: Alice Domon (40) y Léonie Duquet (60), y tres jóvenes luchadoras (Ángela Auad, 32; Raquel Bulit, 33, y Patricia Oviedo, 24), además de cuatro activistas varones. Los 12 de la Santa Cruz, como se conoce al grupo, permanecieron en la ESMA entre cinco y diez días antes de ser incluidos en un vuelo de la muerte. Algunos cuerpos aparecieron más tarde en la costa atlántica argentina y fueron enterrados sin identificación. En 2005, cuando se reanudaron los juicios a los represores bajo el gobierno de Néstor Kirchner, el prestigioso Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) identificó los restos de Villaflor, Ballestrino de Careaga, Ponce de Bianco, Duquet y Auad. Los demás integrantes del grupo continúan desaparecidos. 

Cuatro décadas después de esos hechos, ocho mujeres (acompañadas de Goñi)  aparecen en el patio de la casona de la antigua ESMA ante el aplauso cerrado de la audiencia y el reconocimiento de varias madres de Plaza de Mayo presentes. Son actrices y cantantes convocadas por la directora del museo, Alejandra Naftal, y por Goñi para leer pasajes de El infiltrado (de reciente reedición en Argentina) en sucesivas performances representadas en las mismísimas entrañas del (ex) infierno. Con una minimalista puesta en escena, Cristina Banegas, Julieta Ortega, Patricia Sosa, Malena Sánchez, Srta. Bimbo, Ana Celentano, Coni Marino y Celsa Mel Gowland se disponen a leer durante más de una hora textos sobre las ocho mujeres represaliadas en los rincones más perturbadores del antiguo centro de tortura (hoy todavía prueba judicial en los procesos contra represores). 

Uki Goñi y las actrices que participan en el acto

Uki Goñi y las actrices que participan en el acto

A Julieta Ortega (célebre actriz e hija del cantautor Palito Ortega) le ha tocado en suerte el sótano del edificio, el lugar al que llevaban a los detenidos para ser torturados en sesiones interminables. Era también el último sitio al que eran conducidos aquellos que iban a ser arrojados al mar en los siniestros vuelos de la muerte. En la enfermería instalada en el mismo sótano, los médicos militares les inyectaban pentotal a los presos para adormecerlos antes de trasladarlos en camiones a las pistas de Aeroparque, Ezeiza o El Palomar, desde donde partían esos vuelos de la infamia. Julieta Ortega trae a la memoria a la religiosa francesa Léonie Duquet. Como su compañera Alice Domon pertenecía a la Congregación de las Hermanas de las Misiones Extranjeras de París. Ambas colaboraban con los familiares de la parroquia de Santa Cruz. A Domon la recuerda con su performance la joven actriz Malena Sánchez en el tercer piso de la antigua residencia de los oficiales, conocido como Capucha, donde se apilaban los detenidos. “Hay que seguir luchando y saliendo a la calle, es lo único que nos queda”, comenta Sánchez en un breve descanso de su actuación.  

La actriz Julieta Ortega lee pasajes del libro de Uki Goñi en el sótano de la ex ESMA

La actriz Julieta Ortega lee pasajes del libro de Uki Goñi en el sótano de la ex ESMA

Cecilia de Vincenti y Mabel Careaga, hijas de Azucena Villaflor y Esther Ballestrino, respectivamente, presentes en el homenaje, intentan contener la emoción que les produce pisar el mismo lugar donde sus madres fueron torturadas hace algo más de 40 años: “Es muy doloroso y es muy triste recordar toda la historia porque fueron madres que salieron a buscar a sus hijos, tratando de encontrar justicia, y lo que encontraron fueron militares represores que las tiraron vivas desde un avión. Durante muchos años no pudimos saber nada de ellas”, cuenta De Vincenti. Para ella, como para Careaga, recordar a esas mujeres a través del libro de Goñi es “sumamente importante”. Y especialmente, subrayan, en un momento en que el gobierno conservador de Mauricio Macri se ha distanciado de esa política de derechos humanos que fue una de las banderas del kirchnerismo durante doce años. La última estocada a los familiares de las víctimas ha sido el anuncio de la posible excarcelación de un grupo de represores entre los que figura el propio Astiz –condenado a cadena perpetua por delitos de lesa humanidad– para que cumplan prisión domiciliaria alegando motivos de salud.

Mabel Careaga (izda) y Cecilia de Vincenti, durante el homenaje

Mabel Careaga (izda) y Cecilia de Vincenti, durante el homenaje

Hilda Micucci, a sus 91 años, va de rincón en rincón escuchando a las actrices. No es la primera vez que visita lo que fue la ESMA, un lugar que le provoca sentimientos dolorosos: “Me cuesta mucho venir, la primera vez que vine fue un golpe muy duro para mí”. En esta ocasión ha sacado fuerzas para no perderse el homenaje a las madres: “Fue tremenda la desaparición de estas madres. Las secuestraron nada más por el hecho de querer, como todas nosotras, que nos informaran qué habían hecho de nuestros hijos. Ese es el derecho mínimo que puede tener una madre: saber qué hicieron con sus hijos cuando se los llevaron sin orden judicial, sin saber qué autoridad ordenaba la detención, por qué los detenían, dónde se los llevaron y qué hicieron después con ellos. Es la violación de todos los derechos”. Micucci, integrante de la Línea Fundadora de Madres de Plaza de Mayo, lleva cuatro reclamando por sus dos hijos, desaparecidos en noviembre de 1976: “En un primer momento sé que estuvieron en (el centro de detención) Campo de mayo y después no supe más de ellos”.

El infiltrado 

Cuando Alfredo Astiz fue desenmascarado, pasó de ser un ángel rubio a un ángel de la muerte, el alias que le acompaña desde que se conocieron sus crímenes. Finalizada la dictadura estuvo libre durante muchos años. Pero la derogación de las leyes de obediencia debida y punto final bajo el gobierno de Néstor Kirchner (2003-2007) acabó con su impunidad. En el primer juicio de los crímenes de la ESMA fue determinante el testimonio de Uki Goñi y el libro que había publicado en 1996 sobre la infiltración del capitán de fragata en Madres de Plaza de Mayo. Astiz fue condenado en 2011 a cadena perpetua. En noviembre pasado, cuando se leyó una nueva sentencia contra los represores de la ESMA, recibió otra pena similar. Un fallo en el que por primera vez se condenó a los pilotos que participaron en los vuelos de la muerte. 

En 1977 Goñi trabajaba en el periódico Buenos Aires Herald, editado en inglés, cuando le encargaron que atendiera a esas madres que llegaban a la redacción del único medio que atendía las demandas de los familiares de desaparecidos e informaba sobre la represión. Hijo de un diplomático y educado en el extranjero, Goñi había llegado a Argentina con 21 años y se encontró con un país donde reinaba el miedo y el silencio. 

Tras haber reelaborado el libro para esta nueva edición (El infiltrado, Astiz, las madres y el Herald, editorial Ariel), Goñi ve ahora ese doloroso episodio a través del espejo del movimiento feminista y el fenómeno de NiUnaMenos en Argentina: “Fue un feminicidio complejo de Astiz. Ya en 1977 sentí que cuando nadie se atrevía a oponerse al régimen, estas mujeres indómitas y valientes se atrevían a marchar en la Plaza de Mayo alrededor de la pirámide. Sus maridos no querían que hablaran y ellas se peleaban con ellos delante de mí en el diario. El arrojo de estas mujeres para las mentes medievales de los militares debió ser muy ofensivo”.

Para el escritor, autor de varios libros sobre las conexiones del nazismo con Argentina y corresponsal del diario británico The Guardian, la única vía para sanar la herida de esa etapa atroz de la historia argentina es la “justicia reparadora y el trabajo de investigación serio”. “Ahora se habla en Argentina de reconciliación –comenta–; está de moda el negacionismo, pero eso es imposible con hombres que no se han arrepentido, que no ofrecen nada”. 

Alejandra Naftal es superviviente de un campo de detención clandestino durante la dictadura y desde hace tres años dirige el Museo Sitio de Memoria ESMA. Al igual que Goñi, cree que se “alinearon los planetas” para recordar a las ocho mujeres con una intervención performática en el museo en un momento en que el movimiento feminista vive un auge en Argentina: “Las madres y abuelas de Plaza de Mayo han penetrado en la cultura argentina y en el movimiento de las mujeres”. Para Naftal, el hecho de que haya cientos de represores en prisión y que siga habiendo juicios por delitos de lesa humanidad en Argentina es fruto de la lucha de unos movimientos de Derechos Humanos que son ejemplo para el resto del mundo. Según el último informe de la Procuraduría de Crímenes contra la Humanidad (PCCH), publicado en diciembre del año pasado, 853 exagentes de la dictadura han sido condenados desde 2006, algunos de ellos a cadena perpetua. Al mencionarle la situación tan diferente que ha transitado España, donde el franquismo nunca ha sido judicializado, Naftal echa en falta un movimiento popular vigoroso que lleve adelante sus demandas por encima del poder de turno: “En Argentina el movimiento de Derechos Humanos nunca bajó los brazos, luchó con gobiernos a favor y en contra, y hoy su lucha es lo único que une e interpela a la sociedad, por haber convertido el dolor en memoria, verdad y justicia”. Ese movimiento consiguió hace un año, tras una multitudinaria manifestación en Buenos Aires, que se revocara una polémica decisión judicial que favorecía a los represores. Ha logrado también que uno de los principales genocidas de la dictadura, Miguel Etchecolatz, vuelva a prisión tras haber sido excarcelado a finales del año pasado. Y hasta se atrevió, hace dos semanas, a entregarle una carta a Mariano Rajoy, cuando el presidente español se acercó al Parque de la Memoria durante su visita oficial a Argentina. Nueve organismos de Derechos Humanos le pedían en la carta que el Estado español juzgue a los responsables de los crímenes de lesa humanidad cometidos durante la dictadura franquista o que extradite a los imputados en la causa que se tramita en Argentina. 

Como sostiene Goñi, para que la justicia pueda intervenir y ayudar a sanar heridas es necesario la información, conocer todos los detalles de la historia. De los crímenes en la ESMA se tuvo noticia gracias a los testimonios de los supervivientes, a libros como El infiltrado y a las fotografías de Víctor Basterra, el preso al que los militares le habían encargado tomar imágenes de detenidos y oficiales y que se las ingenió para sacar de la ESMA parte del material y divulgarlo tras la caída del régimen en 1983. Con esas y otras pruebas, el trabajo de los jueces fue y sigue siendo fundamental. Tal vez por eso, una de las mayores ovaciones en la clausura del acto se la lleva la jueza María del Carmen Roqueta, la magistrada que condenó a Videla a 50 años de cárcel por la apropiación de bebés durante la dictadura. Emocionada, resume en una frase su actuación: “Sólo cumplí con mi trabajo, administrar la justicia de la mejor manera”.

CTXT necesita un arreglo de chapa y pintura. Mejorar el diseño, la usabilidad… convertir nuestra revista en un medio más accesible. Con tu donación lo haremos posible este año. A cambio, tendrás acceso gratuito a El...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

César G. Calero

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí