1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Corrupción y machismo: De Gil y Gil al caso Cursach

Cuanto más corrupto es un país, menos derechos y más violencia sufren las mujeres

Nuria Alabao 15/05/2018

<p>Jesús Gil, en una tórrida noche televisada por Telecinco. Y tal y tal.</p>

Jesús Gil, en una tórrida noche televisada por Telecinco. Y tal y tal.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Queremos sacar a Guillem Martínez a ver mundo y a contarlo. Todos los meses hará dos viajes y dos grandes reportajes sobre el terreno. Ayúdanos a sufragar los gastos y sugiérenos temas (info@ctxt.es).

Plano general. Hombre entrado en carnes, poco pelo en la cabeza y gruesa cadena de oro en pecho peludo habla desde un jacuzzi de azulejos. Le acompañan a remojo cuatro mujeres jóvenes. Tres se sientan detrás también en traje de baño. Alrededor y en perfecta simetría, se despliegan otras cuatro mujeres en bikini, dos plantas y un plato de cerámica.

“Yo a lo mejor tengo más de 300 millones de pesetas ya.”

Primer plano. Cuando se cierra el cuadro sobre el rostro del varón se ven detrás dos torsos de mujeres sin cabeza: tres tetas y un ombligo. 

“Y no sé qué hacer con ellos. Y tengo mi barco…”

El hombre, por si no lo han adivinado ya, es Jesús Gil y Gil, el constructor que le puso su propio nombre al partido que le llevó a la alcaldía de Marbella entre 1991 y 2002. El hombre de cadena de oro en pecho, que llegó a decir que se hizo alcalde para defender su patrimonio. 

Gil y Gil, también expresidente del Atlético de Madrid, generó en Marbella el perfecto laboratorio político del neoliberalismo municipal construido sobre la base de la especulación inmobiliaria y la corrupción. Todo un ejemplo. La democracia española arrastró desde el principio estas formas corruptas que ya se originaron durante la dictadura vinculadas al lanzamiento del boom turístico de los 60 –el milagro económico español. El ladrillo significaba financiación para los municipios e instituciones pero también, para los partidos y sus intermediarios. Esta actividad ha sido el núcleo del PIB español, el corazón del modelo. Poco a poco, los casos estallarían en sedes judiciales, el de las corruptelas marbellís fue conocido como el “caso Malaya”. “Malaya fijó la pauta estética y folclórica del corrupto a la española, que se parecía mucho a la vaticinada por el dúo Luna/Bardem: hombre hecho a sí mismo inicia una enloquecida escalada por la pirámide social en tres actos: business inmobiliario, trapicheo con la autoridad competente y actitud de ir por la vida con la mano en el paquete”, explicó el periodista Carlos Prieto en un artículo.

La Púnica, la Gürtel, el Caso Cursach, los casi 800 imputados del PP… nos hacen interrogarnos por la descomposición del PP. ¿Es irreversible? ¿Se van a llevar consigo la corrupción o ya es un problema estructural? ¿Y la estética del machirulo con poder? Es cierto que la imagen de los señores del ladrillo ha cambiado algo con respecto a la era Gil y Gil, al menos públicamente. Ya no suelen hacer ostentación de sus cacerías, sus megalujos, ni exhiben descaradamente mujeres como posesiones, símbolos de estatus y poder, reto al resto de varones: mira los bienes de consumo a los que tengo acceso. Sin embargo, los relatos recogidos en los informes policiales nos hablan de un mundo con estética de mafia kosovar. Sistemáticamente, además, cada vez que emerge un caso de corrupción, cada vez que hay escuchas de conversaciones privadas, aparece, tarde o temprano, el consumo de prostitución, o mejor, el pago de favores con sexo.

Pagar con sexo, pago en especie

Del celebrarlo con un “volquete de putas” –desafortunada metáfora de constructores enunciada por un ex alto cargo de la Comunidad de Madrid– al “ojalá yo pudiera hacer esas cosas pero estoy muy mayor“, del senador valenciano del PP Pedro Agramunt. (Estas cosas: caviar y putas en hoteles de lujo sobre lechos de billetes de 500 que refleja el informe.) En los sumarios de las investigaciones vemos que no van a un lugar cualquiera a pagar por sexo, sino que el consumo de prostitución se hace casi de forma ritualizada. Por sexo no se paga, las putas te las regala el constructor o el empresario como parte del intercambio de favores. El secretario del alcalde de Baena, por ejemplo dijo en una de estas conversaciones: “A mí es que me da cosa gastarme mi dinero en estas cosas".

Por su parte, Francisco Granados, mano derecha de Aguirre y capo del PP en Madrid, pedía “putitas de confianza” para pasar la noche. Pero su sumario es bastante jugoso: visitas a clubes, un picadero, boxes para caballos, joyas Cartier, cabezas de toros Miura. Sexo de pago que pedía para cerrar las largas jornadas de cacería donde celebraban una ceremonia de iniciación en la que acababan cubriendo al novato con la sangre de las piezas que mataban. Cubrir al novato con sangre. 

Cubrir al novato con putas

Un amigo sindicalista me contaba que cuando empezó a viajar a Madrid para las negociaciones, su sindicato pidió a la empresa el dinero del alojamiento para alquilar habitaciones en una pensión. ¿Pensión? La empresa les pagaba directamente un hotel de cinco estrellas. En uno de los bares del hotel, a todas horas, podía encontrar trabajadoras sexuales. Hoteles de lujo y mujeres. Mujeres y lujos sirven para subir de estatus, para sentirse parte la élite. ¿Quieres corromper a alguien? Lujo y mujeres. Cuando además se montan orgías –de esto también hay muchas noticias– las mujeres sirven para sellar pactos de silencio. En España la vida sexual no penaliza mucho políticamente –por suerte– pero cuántos vídeos en cajas fuertes estarán sirviendo hoy para cerrar algunas bocas. Siempre hay compañeras, madres de tus hijos que proteger de los deslices: no todas son comprensivas con las reglas de la fratría masculina.

Las complicidades masculinas gestadas en el consumo de sexo implican que se comparte algo que te une, pero también que todos tienen algo que ocultar. Por eso hay espacios donde no es fácil que penetren compañeras de trabajo. Están vedados a las mujeres porque estas no pueden ser corrompidas tan fácilmente con sexo, y los espacios de consumo de prostitución están separados por géneros. A veces, los negocios también se aceitan con prostitución. En ciertos sectores, en algunas ferias y congresos como el Mobile World Congress de Barcelona, las mujeres no son seleccionadas para hacer de chófer y tienen que conformarse con ser azafatas –peor pagadas en peores trabajos–. Y esto es así porque al acabar las jornadas muchos ejecutivos son conducidos a locales de alterne por esos mismos chóferes. Una mujer rompería la presupuesta complicidad masculina. 

La antropóloga, Rita Laura Segato, habla de la “cofradía masculina”. Lo hace para explicar las violaciones o las formas más extremas de violencia contra las mujeres. Pero no es necesario que medie violencia para que operen estos pactos entre varones, porque son inherentes a como se ha construido tradicionalmente la sexualidad masculina hegemónica. Desde una cierta forma de narrar las conquistas a los amigos hasta ir de putas juntos pueden formar parte de la exhibición que te constituye como hombre ante otros hombres. El mandato de masculinidad implica un espectáculo ante los demás varones que son los que reconocen tu hombría y eso conlleva exhibición de poder. Pagar por sexo, o mejor, que te regalen sexo y además se haga con los cómplices, puede formar parte de esa exhibición. 

En el caso Cursach, que implica a políticos del PP y policías de Baleares, estamos hablando de algo mucho más grave. Según algunos testigos, estos policías y políticos estaban dando soporte a una probable red de trata cuando evitaban la inspección de determinados locales a cambio de sexo, drogas y Viagra. Los testigos aseguran que había orgías constantes bañadas con champán francés en compañía de prostitutas del este. Un testigo ha declarado que a estas mujeres les quitaban el pasaporte y las obligaban a prostituirse –o a hacerlo en condiciones de esclavitud–. Volviendo a Segato, a cierto nivel de corrupción, de infiltración del crimen organizado en el Estado o del Estado en el crimen organizado, la trata –la violencia contra las mujeres– se puede leer como un signo de una transformación económica y política más amplia relacionada con el desarrollo de la economía criminal y con la descomposición del Estado. Cuánto más corrupto es un país, menos derechos y más violencia sufren las mujeres.

Después de la crisis económica hemos asistido a una crisis política generalizada que todavía está latente. El sistema se está reconfigurado con la marea de fondo de los casos de corrupción vinculados fundamentalmente al ladrillo. No parece haber una salida a medio/largo plazo para el modelo económico español y por tanto, esto tendrá que reflejarse de una u otra manera en el tipo de corrupción inherente al sistema. El gran peligro, que de Jesús Gil y Gil al PP de Baleares haya verdaderamente un salto cualitativo y que sea este último modelo el reflejo más acabado de las formas corruptas que corresponden a un sistema que se descompone. Cuánto más corrupto es un país ¿por qué no se protege de verdad a las mujeres que denuncian ser víctimas de trata como señalan las ONG que trabajan con ellas? ¿Por qué nadie parece tener interés real en poner algo de luz y control en el trabajo sexual? ¿No importan porque la mayoría son migrantes y mujeres o esas tramas están ya infiltrándose en el Estado? Tan importante como respondernos estas preguntas es articular la fuerza necesaria para hacer frente a este sistema corrupto que pasa sobre la vida y sobre los derechos de las mujeres.

Autora >

Nuria Alabao

Es periodista y doctora en Antropología. Es miembro de la Fundación de los Comunes.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. c

    Bien hilado. Y de aca al lenguaje que se pone de moda etc Siempre se prostituyen los pobres, las elitess acaparan poder manipulando la riqueza para no acabar follandose a sus primas hermanas etc...y follarse a las mujeres de quienes explotan : Son Ppatriota$ ademas de seres sin empatia jeraquicos competitivos materialistas superficiales autoritarios Las feministas que avalan la prostitucion se pegan un tiro en el pie ya que dan alas al machismo : son topos ¿ las pputas salen mas baratas ? Eso lo dice alguien que no sabe que con amor las noches de sexo , los polvos y las mamadas son mas y mejores que con una ppilingui que muchos no pueden pagar mas de 20 min cada semana...Y tbn lo dice quien no sabe las ventajas de dormir cada noche con una mujer que te quiere por que la quieres y viceversa . El mercantilismo machista vende la prostitucion a las mujeres como una libertad por que le interesa pero luego de libertades para las mujeres hasta ahi y poco mas, siempre que no le interese al machismo mercantilista caPPitalista. La PProstitucion da alas al machista que carece de respeto y empatia hacia las mujeres es como una violacion pagando donde hay algo menos de violencia y la misma falta de respeto por la mujer La ultraderecha se financia con prostitucion y el PP la ha metido en el Pib por algo ( "Volquetes de Pputas" dijo alguien del PP en la trama corruPPta de las tarjetas black ) La mayoria de las pputas son esclavizadas y forzadas-etc, por tanto ni aun legalizando habria pputas. Y las que estan voluntarias declaran que estan hartas de babosos aun ganando un paston que podrian ganar por su valia en un curro sin sexo explicito. Babosos que son tratados despreciativamente por las putas que trabajan libremente Tienen las feminas de derechas la costumbre de desnudarse por dinero : hormigos, obregon, marta sanchez, chenoa, LA sobrina de aznar, lopez de C$, por ejemplo, etc son Insolidarias ya que no apoyan el feminismo que a ellas tambien les dio derechos y por tanto apoyan la explotacion de mujeres al apoyar a partidos machistas Si las putas fueran sus hermanas mujeres hijas ¿ ya les importaria a los pputeros ? Asi se crea la identidad digital de una mujer alienada con el machismo : http://blogs.publico.es/victor-sampedro/2018/03/09/la-pechotes-o-el-internet-de-las-chonis/ http://culturainquieta.com/es/foto/item/13131-la-vida-en-un-burdel-de-bangladesh-por-sandra-hoyn.html https://www.eldiario.es/andalucia/5porlaigualdad/fenomeno-creado-abastecer-prostitutas-industria_0_762573913.html

    Hace 2 años 11 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí