1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Reportaje

Migrantes y refugiados se encierran por sus derechos

Varias decenas de personas llevan casi un mes encerradas en el centro de Barcelona para exigir papeles sin contrato, nacionalidad sin examen y empadronamiento sin domicilio

Pablo Castaño Barcelona , 16/05/2018

<p>Los participantes en el encierro de la Escola Massana se manifiestan en Barcelona. </p>

Los participantes en el encierro de la Escola Massana se manifiestan en Barcelona. 

Andrés Ávila

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Queremos sacar a Guillem Martínez a ver mundo y a contarlo. Todos los meses hará dos viajes y dos grandes reportajes sobre el terreno. Ayúdanos a sufragar los gastos y sugiérenos temas (info@ctxt.es).

Papeles sin contrato, nacionalidad sin examen y empadronamiento sin domicilio. Son las reivindicaciones más repetidas en el encierro de la antigua Escola Massana, un edificio propiedad del Ayuntamiento en el corazón del barrio barcelonés del Raval. Varias decenas de personas y colectivos de migrantes iniciaron el pasado 21 de abril un encierro de duración indefinida para exigir el respeto a los derechos fundamentales de migrantes y refugiados como el acceso a la sanidad, así como la flexibilización del laberinto burocrático al que se enfrentan los trabajadores extranjeros residentes en España. “Hay mucha gente que lleva aquí más de diez años y están marginados” porque no tienen permiso de residencia, explica Ibrahim, inmigrante marroquí y miembro de la asociación Cornellà Sense Fronteres. Para obtener el permiso de residencia por arraigo social, la ley exige “un contrato a tiempo completo (cuarenta horas semanales) de un año, mucha gente trabaja más que eso pero oficialmente nadie te contrata así”, explica. Por eso, los participantes en el encierro exigen que el contrato a tiempo completo deje de ser una condición para obtener el permiso de residencia. 

“La idea del encierro se planteó en la asamblea del 18 de enero en la que se conmemoraba el encierro iniciado en la Iglesia del Pi en 2001”, explica Maira, una joven colombiana de 25 años que lleva casi la mitad de su vida en España. Se refiere a la masiva protesta protagonizada por 800 migrantes hace ya diecisiete años en esta iglesia, situada en el Barrio Gótico de Barcelona. Dos veteranas de aquel masivo encierro están hoy apoyando al de la Escola Massana.

El encierro de la Iglesia del Pi –que incluyó huelgas de hambre– consiguió arrancarle al gobierno de José María Aznar más de 300.000 regularizaciones, explica Iker Barbero, profesor de Derecho en la Universidad del País Vasco (UPV) y autor de varios libros y artículos sobre extranjería. El encierro de 2001 está muy presente entre los ocupantes de la Escola Massana, aunque la reciente muerte del joven senegalés Mmame Mbaye tras ser perseguido por la Policía Municipal de Madrid actuó como un detonante, convenciendo a los impulsores del encierro de que la protesta es “más necesaria que nunca”, afirma Maira.

Ibrahim también participó en el encierro de 2001, aunque en esa época “acababa de llegar a España hacía poco, no hablaba ni una palabra de castellano ni de catalán. Estuve en la iglesia y nos tenían que traducir todo”. La ocupación de la Escola Massana es distinta, explica Ibrahim. “Ahora somos nosotros los que llevamos la iniciativa del encierro, en 2001 era la gente de aquí”. Además, “es un encierro abierto, para que pueda participar la gente que trabaja”. Entre veinte y treinta personas duermen en el edificio ocupado, aunque el número total de participantes es mucho mayor, ya que se hacen turnos. La situación de la migración en España es muy distinta hoy: en 2001 el boom de la construcción y el rápido crecimiento económico atrajo a centenares de miles de trabajadores de otros países en pocos años, pero muchos de ellos volvieron a sus países de origen tras el estallido de la crisis de 2008. 

En las asambleas, las mujeres hablan más que los hombres, y uno de los actos más multitudinarios fue el encuentro con movimientos feministas organizado el 2 de mayo

El encierro cuenta con el apoyo de una treintena de organizaciones, incluidas asociaciones de migrantes, sindicatos y organizaciones feministas. La horizontalidad es una seña de identidad del movimiento. “No queremos que nadie lleve la voz cantante”, explica Maira. Todas las decisiones se toman en asamblea, “por ejemplo, quién va a hablar en los diferentes sitios a los que nos invitaron el 1 de mayo”. Un acto de la CNT, la manifestación independentista, un colegio… cualquier lugar es bueno para explicar las reivindicaciones, que incluyen la despenalización de la venta ambulante, el cierre de los centros de internamiento de extranjeros (CIEs) y la aprobación de medidas específicas para combatir la violencia machista sufrida por migrantes y refugiadas. El feminismo está muy presente en la Escola Massana: en las asambleas, las mujeres hablan más que los hombres, y uno de los actos más multitudinarios fue el encuentro con movimientos feministas, el 2 de mayo. Como comenta un asistente a una de las asambleas, parece que desde la histórica movilización del 8 de marzo no se puede concebir un movimiento social que no integre la perspectiva de género.

El examen de acceso a la nacionalidad es otro de los mecanismos que el encierro de la Escola Massana quiere eliminar. Se trata de la llamada ‘prueba de conocimientos constitucionales y socioculturales de España’ y un examen de castellano. La prueba incluye “preguntas que no tienen ningún sentido, alejadas de la realidad de los trabajadores”, denuncia Ibrahim. “Por ejemplo, en qué año conquistaron Granada los Reyes Católicos. Hemos hecho una demostración aquí repartiendo las preguntas y suspendieron todos –me refiero a la gente autóctona”. Aunque considera que es fundamental conocer el idioma, Ibrahim critica que se exija el nivel DELE 2 de castellano para acceder a la nacionalidad, ya que supone un obstáculo insalvable para algunas personas “que tienen cierta edad, no tienen estudios o tienen problemas de aprendizaje”. Además, denuncia que ninguna escuela de castellano abre los fines de semana, que es cuando la mayoría de migrantes pueden ir a clase. 

Tras casi un mes de encierro, la respuesta de las administraciones ha sido desigual. Desde el principio hubo un canal de comunicación con el Ayuntamiento de Barcelona pero fueron necesarias varias peticiones y movilizaciones en la calle para conseguir una reunión con la Generalitat y con la Subdelegación del Gobierno central, que tiene las competencias en inmigración. En 2001, recuerda el profesor de la UPV Iker Barbero, el entonces ministro del Interior (“un tal Mariano Rajoy”) se vio obligado a aplicar en todo el Estado las normas de regularización negociadas con los migrantes encerrados en Barcelona.

Como en 2001, la extensión de la protesta a otros lugares será clave para el movimiento. “Tengo la esperanza de que el encierro se lleve a cabo en otros sitios. Que si el día de mañana nos tenemos que ir de aquí por lo menos esté la llama encendida o a punto de encenderse en otro lado”, explica Maira. El 14 de mayo, un nuevo encierro comenzó en la iglesia del Sagrat Cor, en el barrio barcelonés de Poblenou. Parece que la llama de la que habla Maira empieza a extenderse por la capital catalana. Por ahora, el encierro de la Escola Massana ha conseguido poner de nuevo en la agenda política los derechos de los migrantes y refugiados, a los que la legislación condena a una situación permanente de irregularidad e indefensión. Almas, originario de Pakistán, no tiene prisa: “El encierro durará hasta que el Gobierno se despierte y acepte nuestras demandas”.

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

4 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. tomas

    si no pueden vivir en su pais quizas deberian tener menos hijos, controlar un poco la natalidad: Nigeria ha pasado de tener 50 millones de habitantes en 1965 a 191 millones hoy dia... Es evidente que necesitamos 10 millones mas de inmigrantes africanos para alcanzar los 15 millones de parados y tener unos sueldos de Senegal... Desde el año 1950 hasta hoy, la población africana ha subido de 228 millones a mas de 1.200 millones, es decir, se ha multiplicado por mas de cinco. Extrapolando los datos y a este ritmo demográfico, para 2050 habrá 3.000 millones de habitantes solo en África. Todos estamos de acuerdo en que Europa debería quitar las vallas y permitir la entrada libre de personas ya que es evidente que con 501 millones de habitantes, 20 millones de parados y 124 millones de pobres, puede absorber perfectamente a 1.000 millones de personas más, darles trabajo, sanidad y educación, etc... Sin embargo ¿Qué hacemos con los 2.000 millones más que habrá en el año 2050? ¿Qué se busquen la vida? ¿Les ponemos vallas más altas en Ceuta para que no pasen? ¿No sería eso inhumano, según las ONGs,?

    Hace 2 años 10 meses

  2. tomas

    El CAPITAL usa la inmigracion masiva para PRECARIZAR el mercado laboral, pagar salarios ridiculos a los obreros y aumentar sus beneficios, y si los obreros protestan les llaman xenofobos . Lo lamentable es que los partidos "socialistas", (¿obreros?) han caido en la trampa, han abandonado a los obreros, por eso han perdido tambien su voto. Esto lo explica muy bien Verstrynge: https://www.youtube.com/watch?v=i-9M53FmjOI https://www.youtube.com/watch?v=5gBO2MeUuYA https://youtu.be/ThnzCIoPjmg Es un ESCANDALO que con 4 milllones de parados - tengamos 5 millones de inmigrantes y que desde 2008 se haya dado la nacionalidad a un millon mientras 1,7 millones de españoles hemos tenido que emigrar. Gestion inmigratoria DESASTROSA -el #ppopular sigue nacionalizando inmigrantes para PRECARIZAR el mercado laboral http://www.publico.es/sociedad/extranjeros-espana-numero-extranjeros-adquieren-nacionalidad-crece-32-2016.html -España es el país europeo que más inmigrantes nacionalizó entre 2009 y 2014 http://www.20minutos.es/noticia/2832319/0/inmigrantes-espana-nacionalidad-nacionalizar-papeles-pais-europeo-mas-2009/ El problema que tiene España no es solo de oferta de empleo, sino de exceso de demanda de empleo...PP y PSOE REVENTARON el mercado laboral con mas de 5 millones de inmigrantes y ahora lo utilizan como EXCUSA para precarizarlo. "Suponte que tú ofreces un empleo y sólo hay un tío que quiera trabajar. Tienes que pagarle lo que pida. Pero pon que haya cien hombres (...). Supón que haya cien hombres interesados en el empleo; que tengan hijos y estén hambrientos. Que por diez miserables centavos se pueda comprar una caja de gachas para los niños. Imagínate que con cinco centavos, al menos, se pueda comprar algo para los críos. Y tienes cien hombres. Ofréceles cinco centavos y se matarán unos a otros por el trabajo". John Steinbeck, Las uvas de la ira, 1939. Ejército industrial de reserva http://es.wikipedia.org/wiki/Ej%C3%A9rcito_industrial_de_reserva Si no fuera por la inmigracion masiva de la burbuja ahora la tasa de paro estaria en el 11'6% http://www.infolibre.es/noticias/economia/2013/10/10/la_gran_empresa_atribuye_elevada_tasa_paro_inmigracion_economia_sumergida_8516_1011.html El catedrático de Estructura Económica de la Ramon Llull, Santiago Niño Becerra, ha afirmado que el problema más grave de España es que "trajeron a cinco millones de inmigrantes para hacer pisos baratos. Mientras no baje la población activa, yo pienso que no bajará el paro en España. No hay ninguna actividad en España que dé trabajo a 5.000.000 de personas ". http://economia.e-noticies.es/trajeron-a-cinco-millones-de-inmigrantes-para-hacer-pisos-baratos-60849.html Santiago Niño-Becerra: "Si toda la inmigración se fuera, la tasa de paro bajaría 10 puntos" http://www.lavanguardia.com/economia/20130701/54376471821/nino-becerra-inmigracion-reducir-tasa-paro.html Es un ESCANDALO que con 4 milllones de parados tengamos 5 millones de inmigrantes y que desde 2008 se haya dado la nacionalidad a un millon mientras 1,7 millones de españoles hemos tenido que emigrar. Gestion inmigratoria DESASTROSA http://www.publico.es/espana/sigue-exilio-espanoles-residentes-extranjero.html El paro y contratos irregulares a inmigrantes tiran a la baja los jornales de vendimia en Tierra de Barros http://www.eldiario.es/eldiarioex/blog/Extremadura-Tierra_de_Barros-convenio-ciudadanos-irregulares_6_302079819.html Unos vecinos mios, padre e hijo, curraban talando almendros por 9€ la hora. Sin embargo ahora estan parados por que inmigrantes realizan el mismo trabajo por 3€ la hora....el empresario encantado... Cientos de jornaleros del campo murciano se rebelan contra la explotación laboral en sus empresas http://www.lacronicadelpajarito.es/region/cientos-jornaleros-del-campo-murciano-se-rebelan-contra-explotacion-laboral-sus-empresas#comment-3062 Por qué los inmigrantes pobres INELUDIBLEMENTE EMPEORAN LAS CONDICIONES LABORALES de los trabajadores en España http://www.burbuja.info/inmobiliaria/politica/644229-que-inmigrantes-pobres-ineludiblemente-empeoran-condiciones-laborales-de-trabajadores-espana.html?highlight=inmigracion Ni los propios inmigrantes quieren mas inmigrantes: Inmigrantes contra la inmigración: "Lo poco que hay es para los que ya estábamos" http://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2017-05-05/inmigracion-economia-trabajo-sociedad_1377232/ 4 millones de parados y 6 millones de inmigrantes #GraciasPPSOE por ARRUINAR España http://www.elconfidencial.com/espana/2015-01-26/cuantos-extranjeros-hay-en-su-provincia_617076/ “La desmundialización es inevitable; muchos países están volviendo al proteccionismo” http://www.rebelion.org/noticia.php?id=169626 Hipocresía, ¿o no?. los inmigrantes / refugiados que están entrando / intentan entrar en Europa (y en USA) y las posturas al respecto de Gobiernos y ciudadanías http://lacartadelabolsa.com/leer/articulo/hipocresia_o_no1

    Hace 2 años 10 meses

  3. tomas

    Inmigrantes que entraron en España ilegalmente, que violaron las fronteras del pais ahora exigen que cambiemos las leyes para darles la nacionalidad, qu epoca vergüenza. tardando estan en deportarlos a todos. Controlar la inmigracion no es racismo ni xenofobia, es sentido comun y preocuparse por los ciudadanos de un pais. ¿Acaso ser de izquierdas consiste en dejar las fronteras abiertas para que entren todos los inmigrantes que quieran aunque no haya trabajo ni medios para integrarlos y sostenerlos? ¿lo es acaso dejar a esos mismos inmigrantes irregulares residir en el pais incluso aunque cometan delitos? Esa no es la idea de izquierda que yo tengo. Los inmigrantes deben entrar de forma legal, controlada y atenerse a las leyes del pais. Los paises mediterraneos no los pueden acoger con sus altisimas tasas de paro y falta de dinero para la asistencia social. En paises como Suiza, Francia, Italia, Grecia, Austria, Noruega, e Inglaterra, con menos paro, estan subiendo los partidos de extrema derecha ante la llegada masiva de inmigrantes que no se integran, copan los servicios sociales y sirven de excusa para empeorar los salarios y condiciones laborales de los trabajos no cualificados. Aqui no hay trabajo y los servicios sociales estan desbordados y sin recursos para atender a los propios españoles.Refugiados politicos y de guerras si, pero inmigrantes economicos, que son decenas de millones, no podemos acoger: en Europa con 20 millones de parados, 33 millones de extranjeros y 124 millones de pobres no podemos asumir mas poblacion mientras tengamos la casa sin barrer. Y en España aun es mas dramatico: 4 millones de parados, 2 mills de ellos sin ingresos, 6 millones de extranjeros, 1.000.000 de ellos nacionalizados en plena crisis , no tenemos trabajo y lo regalamos, y 13 millones de pobres . ¿como podemos ayudar a los demás si nosotros mismos estamos en la miseria?

    Hace 2 años 10 meses

  4. Toni S Poy

    Se ha convocado, desde el encierro de inmigrantes, a una gran manifestación para denunciar que el #ElRacismeEnsMata. Derogación ya la ley de extranjería! No más violencia racista y patriarcal. 27 de mayo. 12h. Plaza Cataluña. Barcelona

    Hace 2 años 10 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí