1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Historia de dos generaciones: maternidades y trabajo

Un antiguo proverbio dice: ‘Si las mujeres bajaran los brazos, el cielo se caería’. La historia de Dolores, y también la de sus hijas y las hijas de sus hijas, es la historia de todas aquellas mujeres que, silenciadas e invisibles, sostienen el mundo

Nerea Balinot 30/05/2018

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Queremos sacar a Guillem Martínez a ver mundo y a contarlo. Todos los meses hará dos viajes y dos grandes reportajes sobre el terreno. Ayúdanos a sufragar los gastos y sugiérenos temas (info@ctxt.es).

 Dolores tenía cuatro años la primera vez que trabajó en el campo. En un cortijo de aquella Andalucía rural de posguerra aprendió a ‘‘faenar como las mujeres’’. Alimentaba a los animales, arrancaba malas hierbas, sembraba tabaco y recogía aceitunas. También cuidaba a sus hermanas menores y a su abuelo, limpiaba las habitaciones, preparaba comidas y cenas. Aquel era el trabajo de las mujeres, idéntico al de los hombres, pero con más tareas, uno que no terminaba al cruzar el umbral de la casa.

‘‘Si hubiera podido estudiar, habría sido lo que me propusiese’’, afirma esta anciana de 85 años en un condicional melancólico. Dolores aprendió a leer y a escribir sola en una cocina. También a multiplicar, dividir y hacer derivadas. Practicaba sobre los papeles en los que venía envuelto el pescado, a escondidas, con cuidado de no ser descubierta por su familia. Tenía que trabajar, explica, y no había tiempo para esas tonterías. De aquellos años conserva una memoria infatigable y una capacidad innata para narrar historias.

Cuando las mujeres se incorporan a estas empresas familiares las fronteras entre el trabajo público y el doméstico se difuminan. Su nueva jornada se extiende desde las tradicionales labores del hogar hasta las nuevas demandas del negocio.

Le hubiera gustado estudiar. Y conocer Egipto. Ordenarse monja e irse de misionera a cualquier parte del mundo. Pero Dolores se enamoró y se convirtió en madre, abuela y bisabuela. Orgullosa, confiesa: ‘‘Soy una auténtica matriarca’’. Los más de cincuenta descendientes a los que aún sigue cuidando son la prueba tangible del trabajo de toda una vida. Trabajo invisible de una mujer que ha vivido en los márgenes de la historia. Como tantas otras.

La suya sucede en torno a una máquina de coser. Es un cuento que se teje lentamente, oral e interminable. Sobre todo, humano. Entre el ir y venir de la aguja, de la familia y del tiempo, Dolores habla, incansable, con una chispa feroz en la mirada.

Mujeres que trabajan por amor

Tradicionalmente, las mujeres han estado destinadas al hogar. A ellas les correspondía la labor reproductiva, un trabajo no asalariado que parecía intrínseco a su condición de esposas y madres. Los hombres, en cambio, se encargaban del trabajo público, productivo y asalariado, y bastante ajenos a la crianza y el cuidado cotidiano de la familia.

Sin embargo, las necesidades económicas no tardaron en sacar a las mujeres del hogar para participar en la economía familiar, arrastrando tras ellas su explotación doméstica. Así lo denuncia el Instituto Andaluz de la Mujer en su informe `Trabajo informal de las mujeres en las empresas familiares de Andalucía´, donde se dice que la mayoría no recibe sueldo alguno por su trabajo.

Cuando las mujeres se incorporan a estas empresas familiares las fronteras entre el trabajo público y el doméstico se difuminan. Su nueva jornada se extiende desde las tradicionales labores del hogar hasta las nuevas demandas del negocio, sin recibir reconocimiento o remuneración alguna. Trabajan gratuitamente por los mismos motivos que lo hacían en casa; socializadas en su rol de cuidadoras altruistas, entienden su sacrificio como una renuncia necesaria para el bienestar de la familia.

“Por amor”, las mujeres cargan en silencio el cuidado de los hijos, el trabajo del hogar y la economía de la empresa. Lo hacen sin acceso a las finanzas y sin derecho a descanso –ni domingos, ni fiestas de guardar, ni tardes para jugar al dominó. Sin concebir, si quiera, la posibilidad de gastar dinero en sí mismas. Las prioridades, siempre, son los demás.

Fue la autora Emilia Pardo Bazán quien escribió –para cuestionarlo– que el destino de las mujeres está supeditado a la felicidad de su marido y de sus hijos, mostrando esa abnegación rayana en la esclavitud que se ha impuesto a las madres de familia desde hace siglos.

A aguantar “por amoraprendió Dolores en el restaurante que fundó junto a su marido. A levantarse al amanecer y acostarse en la madrugada, quedándose dormida sobre la pila de platos que siempre quedaba por fregar. A trabajar horas después de haber dado a luz, con la sangre aún en los tobillos. A criar a sus hijos y ocuparse de la casa en medio de una jornada laboral de más de quince horas.

Cuando se marchó del restaurante, con sesenta años, no había cotizado un solo día. Sin contrato, sin sueldo y sin pensión; de su trabajo solo quedó una pequeña paga familiar, su cuerpo envejecido y la certeza de que esta vida ‘‘es una cochiná’’.

Dolores figuró como titular única de una cuenta bancaria cuando enviudó. Era la primera vez que tenía potestad absoluta para decidir sobre su propio dinero. Para entonces, aquellas cifras digitales le importaban ‘‘un pimiento’’. Con vocación de santa –o de mártir– que rehúye la jubilación, decidió consagrar esos ahorros a las necesidades de su familia.

A Dolores le hubiera gustado aprender a montar en bicicleta o perder el miedo a bañarse en el mar. Pero solo le quedó tiempo para coser. Pantalones de trabajo, vestidos de fiesta, suaves arrullos para los recién nacidos. Con paciencia y ternura, la anciana sigue remendando rotos en las vidas de los demás. La suya, en cambio, es una herida sin sutura. Heridas de mujeres invisibles, de madres y esposas, de obreras del hogar que llaman amor al sobresfuerzo que nadie paga.

Aquel era, también, el trabajo de las mujeres: olvidar.

La herencia de las mujeres

 

‘‘Mi madre siempre ha sido más feminista que yo’’ dice Dolores –la hija– en una cocina repleta de niños. Aunque ahora solo están los más pequeños, reclamando su atención con la boca llena de chocolate, Dolores hija es madre de once hijos. Se casó joven, con apenas 19 años y, desde entonces, decidió estar “abierta a la vida”. Así se definen quienes, por motivos religiosos, eligen traer al mundo todos los hijos que “Dios quiera darles”.

Reconocer la importancia de la maternidad y los cuidados es imprescindible para una sociedad más justa.

Que sean hijos del cielo, sin embargo, no hace más fácil la crianza. Porque Dios no ahoga, pero apretar, aprieta. Dolores hija se levanta cada día a las siete de la mañana. Prepara el desayuno y viste a sus hijos para ir a la escuela. Después, comienza a hacer las tareas de la casa: limpiar, fregar, cocinar y un largo etcétera que no termina hasta las doce de la noche, cuando acaba de planchar sus tres lavadoras diarias. Por amor, no, desde luego; por necesidad. ‘‘Si una limpia es con tal de que no se la coma la mugre’’, explica.

El suyo es un trabajo a jornada completa. Como madre, como encargada de las tareas del hogar, como criadora y cuidadora. En total, quince horas diarias, trabajo domingos y festivos, vacaciones familiares que suponen doblar turno y ningún reconocimiento social o monetario. Su mayor apoyo, afirma, es la Iglesia: ‘‘Educar en el cristianismo hace que merezca la pena’’.

Alicia Murillo, activista feminista y humorista, ha explicado bien que las mujeres habían sido convertidas en auténticas esclavas dispuestas a trabajar por comida y techo. También, ha propuesto diez puntos básicos para una revolución de amas de casa, incluyendo la creación de sindicatos y la filiación a la seguridad social.

Aunque Dolores (hija) no va tan lejos, sí defiende la remuneración de su trabajo. O, al menos, la posibilidad de cotizar para su jubilación. ‘‘Mi proyecto son estos once hijos e hijas que, el día de mañana, sostendrán el país’’, afirma. También, pagarán un sistema de pensiones al que ella, como tantas otras mujeres, no tendrá acceso por no haber cotizado –aunque sí trabajado–.

El problema es que no se considera que el suyo sea un trabajo de verdad. Frente a quienes la juzgan por ‘‘no aspirar a más’’, Dolores reivindica la importancia social que tienen las madres. Como proveedoras de mano de obra para el sistema económico, como educadoras que forman en valores a los futuros ciudadanos y como cuidadoras de las personas más vulnerables. Junto a ella, cada vez son más las mujeres que reivindican su trabajo –reproductivo, doméstico y de cuidados– como base de nuestra sociedad.

Las cifras están de su lado y demuestran que el trabajo de las mujeres sí genera riqueza. Para otros, claro. El Estado delega en ellas el cuidado de niños, ancianos y personas dependientes, ahorrando en prestaciones sociales. Los hombres, por su parte, ascienden en su carrera laboral gracias al tiempo que no tienen que dedicar al hogar y la familia.

Según el estudio `El trabajo no remunerado en la economía global´ de Mª Ángeles Durán, el PIB de España aumentaría hasta un 53% si estas tareas domésticas fueran remuneradas. Lo que cobraría cada ama de casa puede calcularse en la plataforma Todo no incluido, una iniciativa de May Serrano que permite a las mujeres conocer cuál sería su salario real. Una madre que trabajara doce horas de lunes a sábado, por ejemplo, llegaría a cobrar más de 2.000 euros netos.

La lucha de Dolores es cotidiana y sencilla. Alejada de los grandes discursos, busca que sus hijos valoren su trabajo y colaboren en las tareas domésticas. Su marido también “ayuda”, a veces. Pone la mesa, hace la compra o tira la basura. Fregar no lo hizo nunca, no le gusta. Y de quitar un pañal ni hablamos. ‘‘Mi marido tiene mierdofobia, una enfermedad tan grave que hasta le ha puesto nombre’’, comenta Dolores entre risas. La suya es la situación que viven las mujeres españolas, quienes dedican más del doble de horas a las tareas no remuneradas que los hombres.

Ni siquiera se permite descansar durante la entrevista. Permanece de guardia, atenta a los juegos de los más pequeños, a los conflictos de varios adolescentes y a los problemas universitarios de sus hijos mayores. De pronto, suena el teléfono. Al otro lado, desde Madrid, llama su hija, la tercera Dolores, agobiada por los exámenes del grado de Ingeniería Biomédica que cursa.

Cuando hablamos sobre tener hijos, la respuesta de esta Dolores a la que llaman Lola es tajante: ‘‘no es mi prioridad’’. Antes tiene otros proyectos: el voluntariado social en el que participa o la aplicación móvil para personas con discapacidad mental que está desarrollando.

El Estado, por su parte, tiene la obligación de aumentar los servicios sociales y de crear políticas de apoyo. Asumiendo, en definitiva, las responsabilidades que llevan siglos delegando en las mujeres.

Sin embargo, sí le preocupa el ritmo de vida profesional que le impondrá su trabajo como ingeniera. ‘‘No me gustaría renunciar a una carrera profesional, pero tampoco quiero ser una madre ausente. A nosotras nos obligan a elegir mientras que ellos pueden tenerlo todo’’, dice. Las mujeres que quieren ser madres se encuentran en una dolorosa encrucijada. Convertirse en el ángel del hogar, esa madre abnegada que se dedica completamente a su familia o luchar por ser la superwoman, esa mujer que mantiene un trabajo que apenas le permite ver a sus hijos un par de horas al día.  

Reconocer la importancia de la maternidad y los cuidados es imprescindible para una sociedad más justa. Así lo defiende Patricia Merino, autora de Maternidad, igualdad y fraternidad. Aunque las mujeres accedan a la esfera política y económica, no habrá emancipación real hasta que no se empoderen como madres. Solo entonces, cuando se valore el capital humano que generan, se producirá una auténtica revolución social.

Tampoco será posible sin el trabajo de los hombres y de la sociedad en su conjunto. Los primeros deberán incorporarse al espacio doméstico, compartir las tareas de crianza y ejercer como padres más allá del apellido. El Estado, por su parte, tiene la obligación de aumentar los servicios sociales y de crear políticas de apoyo. Asumiendo, en definitiva, las responsabilidades que llevan siglos delegando en las mujeres. Porque criar y cuidar también son actos políticos. Y, algún día, dejarán de ser invisibles quienes sostienen el mundo

 

 

Queremos sacar a Guillem Martínez a ver mundo y a contarlo. Todos los meses hará dos viajes y dos grandes reportajes sobre el terreno. Ayúdanos a sufragar los gastos y sugiérenos temas

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí