1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

CARTA AL SUSCRIPTOR

Hablemos de follar

Vanesa Jiménez 17/06/2018

<p><em>Shunga</em> de Katsushika Hokusai (1815).</p>

Shunga de Katsushika Hokusai (1815).

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Querida suscriptora, querido suscriptor,

Escribo esta carta después de haberme enfadado y preocupado mucho. CTXT tiene tres años y medio de vida, 173 números, 8.400 artículos, y nunca hemos recibido tantos ataques como cuando hemos sometido el acto de follar –“practicar el coito”, según la cuarta acepción del DRAE– a un debate desde una perspectiva feminista. Escribo para entender qué ha pasado, por si en la revisión de artículos, tuits y mails encuentro una respuesta. También para animaros a participar en la discusión, para que me ayudéis a comprender y me hagáis dudar.

El movimiento #MeToo, la sentencia de La Manada –que todas y todos lloramos–, el 8M… han revelado que la nueva revolución feminista tiene mucho que ver con la violencia sexual. Entre 2008 y 2015, 2.484 mujeres, casi una al día, han sufrido acoso sexual laboral en España, según datos de la Inspección de Trabajo. Miles de mujeres son violadas cada año en nuestro país; según los datos de Interior, se denuncia de media una violación cada ocho horas desde 2009. Una de cada cinco españolas sufre acoso en las redes sociales, según Amnistía Internacional. Casi mil mujeres –y también sus hijos, hermanas, amigas...– han sido asesinadas por sus parejas o exparejas en los últimos 15 años en España. El sexo es una de las formas de sometimiento machista y por eso tenemos que repensarlo. Entre todas. Entre todos. 

Vamos a los hechos.

En el número 170 de la revista publicamos una tribuna de Beatriz Gimeno con el título Sexo y empatía. Las bases éticas del follar. La autora, firma habitual de nuestro medio, defendía grosso modo –los resúmenes impiden matices– la necesidad de introducir la empatía en el sexo, es decir, “preocuparse por el otro o la otra, por su bienestar”. “El sexo casual, el sexo con muchas o muchos, el sexo con desconocidas/os… el sexo como sea, siempre que se sepa que ahí, al otro lado, hay un ser humano, una mujer, con su propio deseo y con el mismo derecho a que dicho deseo sea atendido y respetado”. Gimeno, además, celebraba la oportunidad que tenía el feminismo de hablar más de sexo: “El elefante blanco que está en una habitación y nadie parece ver”.

Dos semanas más tarde, salió en CTXT el artículo Follar con empatía: otra lección puritana que se disfraza de feminismo, firmado por Loola Pérez. La tribuna iba más allá de la réplica a Gimeno, pero es evidente que también lo era: “Lejos de abdicar aquí, las vacas sagradas del –ismo de moda echan más leña al fuego...”. Pérez criticaba que se hablara de “sexo patriarcal para criminalizar aquellas situaciones donde el varón tiene la iniciativa sexual o donde el deseo no es correspondido”. A su juicio, ese es un “intento muy feo de condenar, por un lado, al hombre como eterno enemigo y crear, por otro, la idea de que el sexo es territorio hostil para las mujeres”. 

Antes de seguir con los hechos hago un receso explicativo, el mismo que me vi obligada a difundir en Twitter. Ambos artículos se publicaron en CTXT como tribunas de opinión, dentro de la sección de Feminismos y con un espacio similar en portada. La línea editorial de un medio se plasma en sus editoriales. Los artículos de opinión responden a las tesis de sus autoras. Y los debates consisten en confrontar distintas visiones y argumentos.

El artículo de Gimeno suscitó polémica, pero no más que cuando hemos debatido sobre prostitución. La tribuna de Pérez, sin embargo, prendió una mecha que derivó en ataques feroces a su autora y a CTXT. Dos días después de la publicación del artículo, nuestra cuenta de Twitter se inundó de comentarios y menciones contra las tesis de Pérez. Las críticas a los autores y sus argumentos no son nuevos para nosotros, llevamos mucho tiempo debatiendo, pero sí lo era la brutalidad de esos ataques. Por primera vez, además, se acusaba a CTXT por publicar un artículo. No estaban yendo contra una opinión, estaban yendo contra un medio por publicarla. Era una embestida contra nuestra/vuestra/la libertad de expresión.

Aquella mañana hablé con las dos mujeres a las que recurro en estos casos: Nuria Alabao y Adriana Mora. Las dos son especialistas en feminismo, valientes y excepcionalmente formadas. Ambas coincidían en la pertinencia del debate. Después me llamó alertado Gerardo Tecé, responsable de nuestras redes sociales. Optamos por abrir un hilo en Twitter explicando el contexto del artículo. No sé si fue una decisión correcta. ¡Estábamos justificando la publicación de una tribuna de opinión! Os dejo aquí los cuatro tuits:

“Buenos días. Estamos percibiendo que el artículo publicado el pasado miércoles ha generado bastante polémica dentro del feminismo. Abrimos un hilo para contaros la intrahistoria y explicar un par de cosas sobre el papel de la prensa”.

“Tras la publicación de una pieza de @BeatrizGimeno1 (la enlazada abajo), dimos con unos comentarios en redes sociales criticando este artículo con un prisma que nos pareció interesante. Así que le ofrecimos la tribuna de CTXT para confrontar opiniones”.

“Es precisamente lo que debe hacer un medio de comunicación. Poner sobre la mesa debates necesarios y afrontarlos con valentía. Y el debate del feminismo no solo es necesario: es fundamental e inmenso”.

“En CTXT seguiremos trabajando del mismo modo. Cuando abrimos un debate, decidimos hacerlo con todas las consecuencias. Aportando distintos puntos de vista. Quienes critican hoy esta pieza, tienen las puertas de CTXT abiertas para contestar. Para debatir”. 

Personalmente, comparto algunos argumentos de las dos autoras. Pero mi opinión vale tanto como la de cualquiera. Lo que sí defiendo sin ambages es la publicación de los dos artículos. Nos han hecho avanzar y debatir mucho [Lionel S. Delgado se ha sumado a la polémica esta semana: Follamos para ser hombres. Los límites de la empatía como puerta de la virilidad]. Pero, sobre todo, no encuentro ninguna razón contundente para censurar ninguno de ellos. Lo siento, pero me niego a asumir como machista a quien dentro del feminismo no piensa como yo.

Al final, la sorpresa viene porque los ataques han salido de la izquierda. Entenderán que el resto no entre a valorar si el follar tiene límites éticos, si la empatía es necesaria o si podemos caer en el puritanismo. Una parte de la izquierda ha optado por cuestionar nuestra honestidad, nuestro rigor y la libertad de expresión [recuerdo el artículo 19 de la Declaración de Derechos Humanos:  “Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión”] por una tribuna de opinión que no comparte. Y no, no vale el argumento de que también publicaríais un artículo  a favor de la pena de muerte –para confrontar uno en contra– o una defensa del supremacismo. Saben que no. Hay cuestiones que no admiten discusión. El feminismo sí; hubo otras lectoras, menos combativas en las redes, que aplaudieron el debate. 

En CTXT las editoras somos dos mujeres: mi compañera Mónica Andrade y yo, que además ejercemos como directoras adjuntas. Tenemos un consejo editorial paritario lleno de mujeres fabulosas; decenas de colaboradoras; muchas firmas femeninas. A principios de este año firmamos un compromiso feminista que nos obliga a revisarnos constantemente. Intentamos aprender para equivocarnos menos. Pero además de mujeres feministas somos periodistas, y compartimos la tarea de sacar adelante un medio de comunicación. CTXT no es un un órgano de partido. No tiene mochilas ni favores. Por eso lo hicimos. Para eso lo hicimos. Las líneas rojas son los derechos humanos, la defensa de nuestro oficio y la libertad.

Hablemos de follar y de todo. Seamos mejores.

Os dejo mi correo (jimenez@ctxt.es).

Gracias por leerme. Compartir estas líneas con vosotros es una medicina.

Vanesa

Querida suscriptora, querido suscriptor,

Escribo esta carta después de haberme enfadado y...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Vanesa Jiménez

Periodista desde hace casi 25 años, cinturón negro de Tan-Gue (arte marcial gaditano) y experta en bricolajes varios. Es directora adjunta de CTXT. Antes, en El Mundo, El País y lainformacion.com.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

23 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Godfor Saken

    "Las personas agamas trataremos de designificar el sexo, y rescatar el afecto y la intimidad de su secuestro, para lo que habremos de tomar conciencia de su condición de símbolo patriarcal de dominación. Reconoceremos los intereses que nos llevan a desearlo y convertirlo en una de las principales necesidades de nuestras relaciones sociales y trataremos de construir un sexo que no convierta a otros sujetos sexuales en objeto de deseo". Agamia: principios relacionales http://www.contraelamor.com/2018/12/agamia-principios-relacionales.html

    Hace 2 años 9 meses

  2. invitado

    Frisco: Muy esclarecedores tus comentarios, se agradecen mucho, especialmente el hecho de poner el foco en algunas dicotomías que nos constituyen la realidad vigente (como la de ternura frente apetito sexual). Me permito una cuarta nota para anhadir a tus tres sobre la jodienda, aunque probablemente haya que entenderla implícita en las que apuntas: que si el orden antanho se las veía con el placer erótico mediante la represión, la prohibición y la reglamentación estrechísima, hoy en día domina en cambio la asimilación por ese mismo orden (que es otro para ser el mismo de siempre) de los placeres eróticos previamente bien definidos y acotados, claro está; es decir, la invitación constante y casi obligatoria a "disfrutar del sexo". Ambos puntos de vista tienen en común, por supuesto, el saber de que se está hablando cuando se habla de amor, de sexo, de amor sexual y demás categorías y dicotomías que constituyen nuestros campos de visiones, las ideas que nos rigen por encima del magma de sentimientos que no pueden dejar de brotar por lo bajo.

    Hace 3 años 3 meses

  3. invitado

    Frisco: Muy esclarecedores tus comentarios, se agradecen mucho, especialmente el hecho de poner el foco en algunas dicotomías que nos constituyen la realidad vigente (como la de ternura frente apetito sexual). Me permito una cuarta nota para anhadir a tus tres sobre la jodienda, aunque probablemente haya que entenderla implícita en las que apuntas: que si el orden antanho se las veía con el placer erótico mediante la represión, la prohibición y la reglamentación estrechísima, hoy en día domina en cambio la asimilación por ese mismo orden (que es otro para ser el mismo de siempre) de los placeres eróticos previamente bien definidos y acotados, claro está; es decir, la invitación constante y casi obligatoria a "disfrutar del sexo". Ambos puntos de vista tienen en común, por supuesto, el saber de que se está hablando cuando se habla de amor, de sexo, de amor sexual y demás categorías y dicotomías que constituyen nuestros campos de visiones, las ideas que nos rigen por encima del magma de sentimientos que no pueden dejar de brotar por lo bajo.

    Hace 3 años 3 meses

  4. Aliga

    Veo a la Dra Pérez mas para Libertad Digital que en Ctxt, pero en fin.... hagámonos liberales.

    Hace 3 años 4 meses

  5. Aliga

    Veo a la Dra Dolores Pérez mas cera de Libertad Digital que de Ctxt, pero en fin....

    Hace 3 años 4 meses

  6. Aliga

    Veo a la Dra Dolores Pérez mas en Libertad Digital que en CTXT, pero en fin......

    Hace 3 años 4 meses

  7. Ramona

    NO ES NOSTALGIA SON HECHOS. ¡¡¡1975!!! 1975.- España era 2ª potencia mundial en el sector s ervicios. 1975.- España tenía la 2ª flota pesquera del mundo faenando libremente en los principales caladeros del planeta. 1975.- España era el tercer productor mundial, en astilleros. 1975.- España era la 9ª potencia industrial del mundo (algunos estudios la sitúan en el 8° lugar). Hoy domos la 14. 1975.- La industria representaba el 36% del PIB. En la actualidad no llega al 15% del PIB. 1975.- Paro: 510.500 desempleados. Tasa de paro: 3,78% (26% de paro en la actualidad) 1975.- 515 embalses a lo largo y ancho de toda la geografía española. 1975.- España había construido y entregado más de 9.000.000 de viviendas de Protección Oficial. 1975.- Clase Media: 56% de la población (43% en 2008). Actualmente, en proceso de extinción. 1975.- 700.000 funcionarios públicos. (Más de 3.000.000 en la actualidad). 1975.- 7.3% de deuda sobre el PIB (96% en 2014). 1975.- 21 universidades laborales y numerosas escuelas laborales. ¡¡¡El sistema autonómico las ha cerrado a casi todas ellas!!! 1975.- Tres niveles de ayudas a familias numerosas, según número de hijos. Corregían nivel adquisitivo entre familias con más o menos hijos 1975.- 1 mes o 30 días naturales, de vacaciones retribuidas al año. 1975.- Paga extra de Navidad. 1975.- Paga extra del 18 de Julio. 1975.- Dos medias pagas extras, por beneficios de empresa. 1975.- Pagas extras mensuales, por trienios o quinquenios. 1975.- Incremento mensual en nóminas, de pequeña cantidad en metálico, por cada hijo de cada trabajador/ra (Conocido como ‘Puntos’) 1975.- El Estado protegía especialmente a las familias numerosas. 1975.- La riqueza no podrá permanecer inactiva, ser destruida indebidamente ni aplicada a fines ilícitos. 1975.- Retorno gratuito en medios de transportes públicos urbanos, en billetes expendidos hasta las 9:00 horas. 1975.- Todos los bienes privados, eran inembargables. (Art. 32 Fuero de Los Españoles). 1975.- Persecución implacable sobre toda forma de usura (Cap. IX—3º Fuero del Trabajo). 1975.- El trabajo tenía prioridad sobre cualquier otro aspecto. No se podía molestar u obstruir a personas en el ejercicio de su trabajo. 1975.- El Impuesto de Tráfico de Empresa, (ITE, actual IVA) era del 2%. (Actualmente se aplica el 21%) 1975.- La presión fiscal era el 18’4%. En 2013 era 32’9%. 1975.- La apertura de pequeños negocios o comercios apenas necesitaban requisitos legales más allá de seguridad e higiene. 1975.- Una única ley y normativa nacional, agilizaba y dinamizaba la economía productiva interterritorial. 1975.- Las diputaciones Provinciales, coordinaban la relación política entre estado y municipios, suplantando CC.AA a costo despreciable. 1975.- Prohibición de interrumpir el suministro de agua, electricidad o carbón en hogares, por impago. 1975.- El blindaje del mercado productivo contra-financiero y usura, arrojaba excelentes resultados contables empresariales y salariales. 1975.- El nivel adquisitivo de los españoles podía rondar entre 1.000% y 1.500% sobre el actual. (En hogares con un solo ingreso) 1975.- Derecho a pensión a partir de dos años cotizados a la seguridad social. Ahora a partir de 35 años. 1975.- Los salarios eran netos, totalmente exentos de retenciones y del pago de impuestos. 1975.- Existía el impuesto de lujo del 33%. Los “demócratas” lo derogaron y nos cargaron IRPF y 21% de IVA, a los trabajadores. 1975.- El salario mínimo en España era el 90% del salario mínimo europeo. Ahora es el 45% del salario mínimo europeo. 1975.- Drogas, corrupción, traición, renegados, telebasura, exhibicionismo gay en vías públicas, abortos y otros, estaban por inventar. 1975.- Prohibido trabajar más de 8 horas/día, permitiendo horas extras para emergencias previa negociación. Ahora lo que el amo diga. 1975.- En 40 años se produjeron 3 casos de corrupción en España: Sofico, Matesa y Redondela. Media superada por mayoría en los días “democráticos”. Solo Andalucía los centuplica. 1975.- El domicilio de los españoles era inviolable, bajo dura persecución penal. (Ahora es patrimonio de ladrones, penando la legítima defensa y no pudiendo echar al okupa din un mandamiento jufivial, en una administración de justicia lenta y, muchas veces, ideologizada). 1975.- Los bajos niveles de delincuencia, casi despreciables, ofrecían alta seguridad en poblaciones y en todo el territorio nacional, 24 h. 1975.- Millones de hogares, templos y otros, nunca usaban llaves en sus puertas. (Apenas había bancos). 1975.- 15.000 presos en las cárceles. Ahora 85.000 en las cárceles y otros tantos en las calles, bajo absoluta impunidad. 1975.- La entrega de viviendas de Protección Oficial, era rigurosamente selectiva, a bajo precios que rondaban entre nada y poco más. Precios simbólicos. 1975.- No existían empresas de seguridad privada, en España. ¿Vamos entendiendo por qué se pretende demonizar a Franco y a su Régimen? ¡Pues eso...!

    Hace 3 años 4 meses

  8. Pablo

    Los dos artículos, bien publicados están. Si a alguien no le gusta alguno, que lo rebata con argumentos (no con los calificativos despectivos que hemos podido leer en los comentarios de algunos). Pero desde luego, jamás censurar ninguno de los dos. La polémica causada por el de Loola Pérez no es otra cosa que el malestar de gente que se sube al carro de una ideología sin reflexionar y sin capacidad para entablar un debate sobre ella. Da igual que se autodenominen feministas; es el mismo tipo de gente que en otra época hubieran puesto el grito en el cielo porque una mujer llevase pantalones o quisiera estudiar medicina. En definitiva, fanáticos sin personalidad. La mayor parte de esa gente simplemente ve el feminismo como una manera de practicar el postureo y ganar así cierta buena imagen social (o eso creen) en según qué entornos. No les interesa escuchar a los demás ni llegar a la verdad. Más artículos como ese hacen falta.

    Hace 3 años 4 meses

  9. Asier

    Me gustaron los dos artículos. Ambos me hicieron reflecionar, en ambos hallé opiniones afines y discrepancias argumentadas. Seguid así.

    Hace 3 años 4 meses

  10. Asier

    Me gustaron los dos artículos. Ambos me hicieron reflexionar, en ambos encontraba elementos afines y discrepancias argumentadas. Seguid así.

    Hace 3 años 4 meses

  11. José M. Aguilar

    Pues a mí me encanta el debate respetuoso. Y es tan poco habitual que constituye uno de los grandes valores de este asunto en CTXT. Yo puedo estar más o menos de acuerdo con determinadas posturas, pero lo que valoro es el debate con argumentos (por que es la mejor manera de ir iluminando las numerosas zonas de oscuridad que tenemos, al menos yo). Vamos, que aplaudo la política de CTXT y os animo a seguir así.

    Hace 3 años 4 meses

  12. Andrew

    El respeto está proscrito, el insulto está candente.

    Hace 3 años 4 meses

  13. Andrés.

    El respeto está proscrito, el insulto candente.

    Hace 3 años 4 meses

  14. Manu

    Asumo el rapapolvo como dirigido en parte a mí, y me lo mastico para mejorar, porque tiene muchísima razón. No escribí comentario, pero me escandalicé, y hay que discutir. Eso no quita para que el artículo de Loola me siga pareciendo machista, y justifique sus tesis desde una lógica machista. Es obvio que para construir una sociedad con mayor igualdad e incluso equidad, hace falta que se incluya la empatía en todos los ámbitos. Que en el contexto sexual, comenzando desde la empatía, todo rol es válido, incluido el "yo a lo mío". Y que una sexualidad que empieza desde falta de empatía es incapaz, por definición, de entender dónde empieza a ser abuso. ***** Si eres tía y te gustan los tíos que te meten caña desde que te conocen, vas a tener que joderte y asumir que esa caña sólo tiene espacio una vez que está claro que a tí te va. Lo contrario es imponer la sexualidad de ese hombre, y la tuya propia, a las mujeres que no les va. Asi de simple.

    Hace 3 años 4 meses

  15. Manu

    Asumo el rapapolvo como dirigido en parte a mí, y me lo mastico para mejorar, porque tiene muchísima razón. No escribí comentario, pero me escandalicé, y hay que discutir. Eso no quita para que el artículo de Loola me siga pareciendo machista, y justifique sus tesis desde una lógica machista. Es obvio que para construir una sociedad con mayor igualdad e incluso equidad, hace falta que se incluya la empatía en todos los ámbitos. Que en el contexto sexual, comenzando desde la empatía, todo rol es válido, incluido el "yo a lo mío". Y que una sexualidad que empieza desde falta de empatía es incapaz, por definición, de entender dónde empieza a ser abuso. ***** Si eres tía y te gustan los tíos que te meten caña desde que te conocen, vas a tener que joderte y asumir que esa caña sólo tiene espacio una vez que está claro que a tí te va. Lo contrario es imponer la sexualidad de ese hombre, y la tuya propia, a las mujeres que no les va. Asi de simple.

    Hace 3 años 4 meses

  16. Manu

    Asumo el rapapolvo como dirigido en parte a mí, y me lo mastico para mejorar, porque tiene muchísima razón. No escribí comentario, pero me escandalicé, y hay que discutir. Eso no quita para que el artículo de Loola me siga pareciendo machista, y justifique sus tesis desde una lógica machista. Es obvio que para construir una sociedad con mayor igualdad e incluso equidad, hace falta que se incluya la empatía en todos los ámbitos. Que en el contexto sexual, comenzando desde la empatía, todo rol es válido, incluido el "yo a lo mío". Y que una sexualidad que empieza desde falta de empatía es incapaz, por definición, de entender dónde empieza a ser abuso. ***** Si eres tía y te gustan los tíos que te meten caña desde que te conocen, vas a tener que joderte y asumir que esa caña sólo tiene espacio una vez que está claro que a tí te va. Lo contrario es imponer la sexualidad de ese hombre, y la tuya propia, a las mujeres que no les va. Asi de simple.

    Hace 3 años 4 meses

  17. Vinicio

    Quienes éramos jóvenes al comienzo de la Transición creíamos que todos los “progres“ éramos buena gente. Tuvo que venir el Desencanto para que nos diéramos un baño de realidad y viéramos lo que realmente éramos: buenos unos y malos otros, como en todas partes. Pero parece que con cada generación se renovase la ingenuidad. Supongo que todo eso ha pasado ya antes, siempre. Y seguirá sucediendo. A mí me sorprende que a alguien le sorprenda que las críticas por publicar determinados artículos de opinión vengan de la izquierda. Todos los “ismos“ tienen sus guardianes de la ortodoxia (¿qué otra cosa es un “ismo“?). No solo en relación con el asunto del follar, que nunca ha sido algo fácilmente manejable, desde los comienzos de la humanidad, y que ahora hay quien pretende decir que sabe lo que es, como si alguien tuviera el secreto del deseo. Pero desde luego en los asuntos de follar, que se está convirtiendo en uno de los temas propios de “ismos“ mejor armados, una vez que algo tan complejo ha sido convenientemente simplificado hasta dejarlo convertirlo en una etiqueta, algo que podemos manejar en un “tuit”. Mientras tanto, creo que para los que carecemos de tantas certezas, siempre son bienvenidos artículos como el que se quiere echar a la hoguera, y medios dispuestos a publicar esas opiniones… y otras, también otras.

    Hace 3 años 4 meses

  18. Vinicio

    Quienes éramos jóvenes al comienzo de la Transición creíamos que todos los “progres“ éramos buena gente. Tuvo que venir el Desencanto para que nos diéramos un baño de realidad y viéramos lo que realmente éramos: buenos unos y malos otros, como en todas partes. Pero parece que con cada generación se renovase la ingenuidad. Supongo que todo eso ha pasado ya antes, siempre. Y seguirá sucediendo. A mí me sorprende que a alguien le sorprenda que las críticas por publicar determinados artículos de opinión vengan de la izquierda. Todos los “ismos“ tienen sus guardianes de la ortodoxia (¿qué otra cosa es un “ismo“?). No solo en relación con el asunto del follar, que nunca ha sido algo fácilmente manejable, desde los comienzos de la humanidad, y que ahora hay quien pretende decir que sabe lo que es, como si alguien tuviera el secreto del deseo. Pero desde luego en los asuntos de follar, que se está convirtiendo en uno de los temas propios de “ismos“ mejor armados, una vez que algo tan complejo ha sido convenientemente simplificado hasta dejarlo convertirlo en una etiqueta, algo que podemos manejar en un “tuit”. Mientras tanto, creo que para los que carecemos de tantas certezas, siempre son bienvenidos artículos como el que se quiere echar a la hoguera, y medios dispuestos a publicar esas opiniones… y otras, también otras.

    Hace 3 años 4 meses

  19. Meester Van Niemand

    Quienes éramos jóvenes al comienzo de la Transición creíamos que todos los “progres“ éramos buena gente. Tuvo que venir el Desencanto para que nos diéramos un baño de realidad y viéramos lo que realmente éramos: buenos unos y malos otros, como en todas partes. Pero parece que con cada generación se renovase la ingenuidad. Supongo que todo eso ha pasado ya antes, siempre. Y seguirá sucediendo. A mí me sorprende que a alguien le sorprenda que las críticas por publicar determinados artículos de opinión vengan de la izquierda. Todos los “ismos“ tienen sus guardianes de la ortodoxia (¿qué otra cosa es un “ismo“?). No solo en relación con el asunto del follar, que nunca ha sido algo fácilmente manejable, desde los comienzos de la humanidad, y que ahora hay quien pretende decir que sabe lo que es, como si alguien tuviera el secreto del deseo. Pero desde luego en los asuntos de follar, que se está convirtiendo en uno de los temas propios de “ismos“ mejor armados, una vez que algo tan complejo ha sido convenientemente simplificado hasta dejarlo convertirlo en una etiqueta, algo que podemos manejar en un “tuit”. Mientras tanto, creo que para los que carecemos de tantas certezas, siempre son bienvenidos artículos como el que se quiere echar a la hoguera, y medios dispuestos a publicar esas opiniones… y otras, también otras.

    Hace 3 años 4 meses

  20. Frisco

    1.- Sobre el follar como sobre el arte no se debe establecer ninguna preceptiva, tan sólo descripción, estudio de campo, tanteo. Nunca puede haber un conocimiento seguro, definitivo, pero sí hay una estrella guía que resplandece más que cualquier otra en el follar y el arte: la emoción y placer vivos que nos puede producir. De ahí, solamente de ahí, puede salir una buena orientación. Eso sí, se permite una prohibición: el abuso, ya sea con violencia o con chantaje de autoridad. 2.- Una de las consecuencias de la Historia -que es la historia del Patriarcado- en el follar la descubrió Freud: la escisión entre los sentimientos tiernos y los sexuales; escisión causada por la moral dominante. Si esta escisión viene dada entonces por culpa de la reglamentación de la vida amorosa bajo el patriarcado (amor de divertirse versus amor de verdad, amor romántico frente a amor sexual, amor de pareja frente a amor familiar en cualquiera de sus variantes, a lo que añadir reglamentación de cuanto tiempo tiene que durar un amor de verdad y como debe someterse a la Promesa hecha, etc) cabría pensar que del derrumbamiento de esa reglamentación tendrían que juntarse más y mejor ternura y sensualidad. 3.- La Voluntad es un estorbo enorme -ya que vemos que solamente valen los consejos negativos- para el buen follar. Hay que dejarse llevar... y ya veremos. Nada garantiza la alegría, sí hay garantías para su estorbo: reglamentación y voluntad.

    Hace 3 años 4 meses

  21. Mark

    El neomaoísmo –cómo le llama César Rendueles– de poner en la picota el divulgar opiniones que no gustan es tan enemigo de la libertad como la de los censores religiosos. Y se crea un bucle tonto, polémica por publicar, por disculparse por publicar… Los autodenominados librepensadores que piensan como los demás fachas (ahí referencia obligada al gran @Tyrexito) y se ofenden por todo y a todo el mundo quieren encarcelar salvo a los suyos crean escuela también entre cuñaos de esferas progresistas. A ver si estamos más en escuchar y argumentar que en lanzar fatwas. Gracias, Vanesa.

    Hace 3 años 4 meses

  22. c

    El machismo crea sus propias pesadillas y destruye incluso a hombres y machistas también

    Hace 3 años 4 meses

  23. c

    El machismo crea sus propias pesadillas y destruye a hombres y machistas también.

    Hace 3 años 4 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí