1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

Lehman Brothers, que parezca un accidente

Los grandes bancos siguen jugando a lo mismo que hace una década y ahora lo hacen con mayor seguridad que entonces porque saben que el ‘accidente’ no volverá a ocurrir

Carlos Sánchez Mato 15/09/2018

Malagón

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

Hace 10 años que el capitalismo vivió una situación poco habitual. No me refiero al estallido de una crisis porque eso es normal en un sistema al que su propio éxito le conduce a profundos abismos. Lo sorprendente fue el derrumbe de Lehman Brothers. Era inédito que los Estados dejaran caer a un gigante financiero, que es exactamente lo que ocurrió el 15 de septiembre de 2008. ¿Por qué permitieron que tal cosa ocurriera? Se desató un tsunami que amenazó con arrastrar a la economía mundial a un colapso global. Con la excusa de proteger a los ahorradores, los gobiernos decidieron intervenir y desarrollar un enorme plan de salvamento de las entidades bancarias privadas y sus accionistas con dinero público. ¿Qué loco iba a oponerse al rescate masivo después del pánico desatado por la caída de Lehman Brothers?

No, no fue un accidente aunque a determinada gente le interesó que lo pareciera.

Pero, ¿por qué dejaron despeñarse a esa entidad que acumulaba deudas por importe superior a 613.000 millones de euros, es decir la mitad del Producto Interior Bruto (PIB) de España? 

Para entenderlo se puede ver la obra musical Lehman Trilogy, dirigida por Sergio Peris Mencheta.  Cuenta la historia durante más de un siglo de los Lehman, desde que emigraron desde Alemania y montaron una pequeña tienda de algodón en Alabama. Para llegar tan alto la primera generación, Henry, Emmanuel y Mayer, y sus sucesores, Philip, Herbert y Bobbie, se lucraron en todo tipo de circunstancias. Esclavitud, guerra de secesión, “ley seca”, I Guerra Mundial, la gran crisis de 1929 y luego la II Guerra Mundial muestran lo exitosa que es la combinación de la inteligencia y la falta de escrúpulos.

Con las canciones y los divertidos diálogos de Lehman Trilogy se entiende que solamente haciendo trading, es decir, intermediación, sin una aportación significativa a la sociedad, el beneficio obtenido por los Lehman se multiplicaba. Cierto es que todo esto tenía un problema y era el enorme riesgo que conllevaba esa actividad y por eso, qué mejor que disponer de una red de seguridad formada por todos los contribuyentes para salvar a los dueños si las cosas iban mal. Más de 120 personajes interpretados por seis estupendos actores nos permiten atisbar algunas claves que pudieron operar para que no se hiciera lo habitual en estos casos: rescatarlo.

Los grandes bancos siguen jugando a lo mismo que hace una década y ahora lo hacen con mayor seguridad que entonces porque saben que el “accidente” de Lehman Brothers no volverá a ocurrir. No volverá a dejarse caer a un gigante sin rescatarlo. Ya lo dijo uno de los paladines del liberalismo, el presidente George W. Bush, “si no se afloja la pasta, todo podría irse al infierno”. El sistema bancario sigue jugando con fuego porque nos tiene como rehenes a todas y todos. Sus responsables están firmemente convencidos de que los poderes públicos acudirán a socorrerlos cuando lo necesiten porque la alternativa sería otra debacle como la ocasionada después de la caída de Lehman. Una y no más. 

Por eso, mientras con una mano se regula al sector financiero o se exigen niveles mayores de capital o liquidez, con la otra se sigue facilitando el apalancamiento y las posibilidades de operar fuera de los controles y la supervisión. Gran parte de las actividades bancarias tienen lugar “over the counter” (OTC) –es decir sin control por parte de las autoridades de los mercados–, por ejemplo con los productos financieros derivados cuyo volumen supera en diez veces el PIB mundial.  

Han pasado diez años después de la debacle y poco ha cambiado.

Se ha enterrado una ingente cantidad de ayudas públicas que ha servido en gran medida para que se produzca un proceso de concentración y oligopolización del negocio bancario y no se han resuelto los riesgos que eso supone para la sociedad. Los mismos bancos que sobrevivieron gracias a la intervención pública, supervisados por las mismas agencias que les calificaban con elevadas notas, operan con debilidades e insuficiencia de capital similar a las que en 2008 hicieron que el castillo de naipes se derrumbara. 

Dick Fuld, responsable ejecutivo de Lehman Brothers en el momento de la quiebra, ganaba 17.000 dólares cada hora pero no llegó a encontrar responsabilidad alguna en lo que ocurrió. Quien dirigía la filial española de Lehman Brothers, Luis de Guindos, ha sido nombrado vicepresidente del Banco Central Europeo después de pasar por el Ministerio de Economía de España.

Así que está todo preparado para que, en cualquier momento, haya que volver a salir al rescate con fondos públicos de un sistema financiero privado y temerario cuyos máximos responsables tienen poco que perder. Y seguirá ocurriendo por los siglos de los siglos del capitalismo si aplicamos las mismas medidas. Llámenme loco, pero si los bancos necesitan para ganar dinero de la red de seguridad que proporcionamos entre todas y todos, no tiene sentido alguno que sean privados.

Quizás merezcan probar distinta medicina para la misma enfermedad. 

--------------------------

Carlos Sánchez Mato es responsable de Políticas Económicas de Izquierda Unida.

Autor >

Carlos Sánchez Mato

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

7 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Fermi

    Charles: ¡buen consejo! Hagamos fuertes las criptomonedas, para así revalorizar toda la economía sumergida que evade cualquier tipo de control. Mafias y traficantes de todo tipo nos lo agradecerán, y el detroit que veíamos en Robocop nos parecerá la Arcadia feliz comparado con el ultraliberalismo que deseas.

    Hace 2 años 7 meses

  2. Charles

    Metan su dinero en cripto, evadan todos los impuestos que puedan y dejen que arda el sistema financiero.

    Hace 2 años 7 meses

  3. pepe

    Jo, que guay, has dicho "todas y todos", tu molas.

    Hace 2 años 7 meses

  4. Todasytodos

    No se si sabes que decir todas y todos no esta bien dicho ya que todos implica ambos generos

    Hace 2 años 7 meses

  5. perico

    Vaya, yo me esperaba un interesante artículo explicando cómo se gestó una mascarada en forma de simulación de quiebra y desvío de flujos milmillonarios de dinero y resulta que uno se encuentra una reseña de una obra de teatro y cuatro eslóganes de afiche universitario de mala calidad. Que si los Lehman basaron su fortuna en actividades de baja moral, que si el banco controlaba activos por más de 600 mil millones de euros o que si sus más altos responsables cobraban 17000 dólares a la hora y no han asumido responsabilidades mayores. Dónde está la revelación del "accidente simulado" de Lehman Brothers? Bueno, en ningún sitio pero vale para que reforcemos nuestros propios sesgos personales con un artículo vacío que se alinea con la cosmovisión casi conspirativa de turno. En España nos dejamos la garganta gritando que no había que salvar ningún negocio privado con dinero público y en el único caso de relevancia durante la crisis del 2008 en el que fue así y los inversores perdieron su dinero hay que criticarlo también como operación maestra del gran capital, aún sin aportar ningún argumento al respecto. Algunos no descansan.

    Hace 2 años 7 meses

  6. perico

    Vaya, yo me esperaba un interesante artículo explicando cómo se gestó una mascarada en forma de simulación de quiebra y desvío de flujos milmillonarios de dinero y resulta que uno se encuentra una reseña de una obra de teatro y cuatro eslóganes de afiche universitario de mala calidad. Que si los Lehman basaron su fortuna en actividades de baja moral, que si el banco controlaba activos por más de 600 mil millones de euros o que si sus más altos responsables cobraban 17000 dólares a la hora y no han asumido responsabilidades mayores. Dónde está la revelación del "accidente simulado" de Lehman Brothers? Bueno, en ningún sitio pero vale para que reforcemos nuestros propios sesgos personales con un artículo vacío que se alinea con la cosmovisión casi conspirativa de turno. En España nos dejamos la garganta gritando que no había que salvar ningún negocio privado con dinero público y en el único caso de relevancia durante la crisis del 2008 en el que fue así y los inversores perdieron su dinero hay que criticarlo también como operación maestra del gran capital, aún sin aportar ningún argumento al respecto. Algunos no descansan.

    Hace 2 años 7 meses

  7. tne

    Y por eso tiene que haber una renta basica universal por donde se cree el dinero en monedas y billetes. La gente no se estaria muriendo y arruinando, las empresas no hubieran quebrado masivamente y la economia se habria recuperado en pocos años (aunque hubiese quebrado todo el sistema bancario por apostarse el dinero de la gente que cree que lo tiene ahi "guardado" [y no, se lo estan continuamente apostando, hasta que lo pierden]).

    Hace 2 años 7 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí