1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Análisis

¿Por qué no nos hablamos? Funcionamiento de un sistema propagandístico

Lo que aquí sigue es la descripción de la propaganda a través de los 11 principios, es decir, mecanismos, que codificó en su día Goebbels

Guillem Martínez 17/09/2018

<p>Goebbels en un discurso en Berlín (1934).</p>

Goebbels en un discurso en Berlín (1934).

Georg Pahl

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT es un medio financiado, en gran parte, por sus lectores. Puedes colaborar con tu aportación aquí.

Crispar a un muerto

La cultura política española es muy permeable a la propaganda desde 1978 –antes, en el interín 1939-75, ni te digo; lo que quizás supone algún tipo de explicación, a su vez, a esta familiaridad local con la propaganda–. Por lo que sea, la propaganda suple a las políticas, o las camufla, o dificulta su lectura. El sello de un sistema propagandístico es la crispación social, la imposibilidad de hablar fuera de los ejes propagandísticos gubernamentales sin que se te dé para el pelo, o se te comprenda. La propaganda es, en fin, una maquinaría que dificulta la comprensión lectora de todo el mundo. Hay diversas maneras de identificar la propaganda. Chomsky, por ejemplo, propone mecanismos para identificarla y explicar su funcionamiento a su paso por los medios. El cognitivismo –Lakoff, por ejemplo– ofrece una descripción de la creación y recepción de propaganda a través del lenguaje. La ubica en la figura de la metáfora, y explica que crea itinerarios neuronales en sus usuarios. Lo que aquí sigue es la descripción de la propaganda a través de los 11 principios, es decir, mecanismos, que codificó en su día Goebbels. No se asusten, se utilizan cotidianamente en la emisión de propaganda en democracia –lo que explica que la propaganda política no es un chollo, sino que huele mal–, y el marketing, en cierta medida, ha recurrido a ellos como herramienta. En un sistema netamente propagandístico van a toda castaña, por lo que hace tiempo pensé que hacer un articulete, explicando cómo se utilizan, cómo se tienen en cuenta diariamente. Este articulete consiste, así, en explicar cada principio y ofrecer, por el mismo precio, un ejemplo emitido desde el aznarato –el gran jalón propagandistico reciente en el Estado–, desde el procesismo –un sistema netamente propagandístico–, y desde el PP y C's actuales, dos partidos que, en diferente grado –C's, diría, más próximo a los futuribles populistas–, optan por la propaganda como algo fundamental y cargado de futuro. Ya me/se dirán si les cuadra. La cosa empieza, pero ya, y con el Principio 1, un clásico: sobre el enemigo único.

Principio 1, o de simplificación y del enemigo único

Consiste en adoptar un símbolo único, y en individualizar al adversario en un único enemigo. Es un mecanismo tan sencillo como el del botijo. Pero también es sorprendente y funciona. Durante el aznarato, el símbolo fue la bandera y, el enemigo, ETA. En el procesismo, los símbolos no están unificados. Lo que no deja de ser un fallo. Hay banderas –varias–, y lacitos. El enemigo, a su vez –otro ejemplo de que la cosa ha ido variando; es decir, ha carecido de una planificación meditada–, ha ido evolucionando. En un principio era España, luego pasó a ser el franquismo. Tras el acceso de Sánchez al Gobierno, que envió al garete la ecuación Rajoy = Franquismo, es la Monarquía. Sí, puede molar que sea la Monarquía, pero no olviden que, cuando se habla de un sistema propagandístico, importa un pepino el enemigo. No es real. Es una función. Comúnmente, para otra cosa. En el caso del PP-C's actuales, el símbolo sigue siendo la bandera y el enemigo, el nacionalismo. Lo que posiciona el nacionalismo emisor fuera del trade-mark nacionalismo.

Principio 2, o del método de contagio

Está íntimamente relacionado con el principio anterior. Si tenemos un enemigo, el siguiente paso es meter dentro de esa individualidad a todos los enemigos. Con ello, se economiza y se gana agilidad y rapidez en la emisión de propaganda. En el aznarato, cualquier posicionamiento antigubernamental 'oxigenaba a ETA'. Es decir, pasaba a entrar dentro del concepto ETA. Hala. En 2004, por ejemplo, y siempre bajo el prisma propagandístico, ETA estaba oxigenada por ERC, PSOE, PNV... Vamos, por varios millones de ciudadanos, así a lo tonto. En el procesismo, engrosan el franquismo –es decir, una idea de Unidad Nacional esp, de democracia, de modos, de subconsciente colectivo, etc.–, todo aquel partido, grupo o individuo que no apoye las propuestas del Govern. Parece una tontería, pero es lo que impide a ERC enviar a paseo el asunto. De hacerlo, sería arrojada a las tinieblas exteriores del franquismo, en las que viven y se les da para el pelo a los partidos que, efectivamente, se relacionan con modelos de Unidad Nacional anteriores, pero es también donde, vía propaganda, se ubican partidos, grupos, periodistas –pocos– y ciudadanos –muchos– que no acaban de ver en un sistema propagandístico una revolución democrática o, ni tan siquiera, el programa anunciado. Para el PP-C's actuales es difícil encontrar aún un enemigo global y con una sola palabra. Sí, la cosa cat puede suponer un enemigo, un aglutinante en el resto de territorios. Pero es difícilmente extrapolable a otros territorios. Sí, es un lío encontrar enemigos comunes y peligrosos en territorios diferentes. Un indicio de futuro: en una reuni para encontrar el nombre eléctrico del enemigo común, durante el pasado congreso del Frente Nacional francés, en el que participaron delegados polacos y húngaros y, glups, Steve Bannon, el gran ideólogo de la campaña de Trump, se halló una palabra sexy para unificar ese enemigo común, disperso e indefinible, que en democracia no puede ser una etnia. Ahí va, es esta: nómada, palabro dentro del cual, con poco esfuerzo, puede entrar el inmigrante, el gitano, alguien sensible de tener pasaporte israelí, el erasmus rojelio, el precario, el sin-techo, o la persona con poco arraigo a la nación que le tocó al nacer, tal y como la describe el nacionalismo. Sí, son unos genios.

Principio 3, o de la transposición

A lo bruto, es un método de autodefensa de los sistemas propagandísticos. Básicamente, consiste en cargar sobre el adversario los propios errores o defectos. Ante una mala noticia o información, crea otra más bestia. Eso es lo que, verbigracia, hacía el aznarato ante, por ejemplo, una nueva información sobre corrupción. Si no puedes negar las malas noticias, inventa otras para distraer. Eran, por lo general, contra-noticias relacionadas con atentados, o con la amenaza constante a la democracia por parte de ETA. Molaba, en ese sentido, empezar las respuestas a informaciones negativas e inapelables con declaraciones que se iniciaban con el constante 'me parece mezquino que', tan nuestro. Se sabe así que se opta por la transposición cuando en las respuestas aparece un 'mezquino' o 'miserable'. El procesismo lo utiliza para, a continuación, recordar el hecho de que hay presos. Eres 'mezquino' y 'miserable', por tanto, por fijarte en otras cosas y no en eso. PP y C's no están finos y cachas para trasposicionar. Exempla: Casado no ha podido señalar a nadie como 'miserable' o 'mezquino' por lo de su máster. Ha optado por el principio de silenciación. Mola y también necesita medios acólitos. Pero no les hago spoiler.

Principio 4, o de la exageración y desfiguración

La cosa va de convertir algo anecdótico en algo categórico, si no en una amenaza grave. En el aznarato era algo continuado. La invasión de Perejil Island y su reconquista con un fuerte viento en contra, lo que impidió a la tropa hacer pipí encarada al viento, se convirtió en un evento en mitad de la nada, que recordó que el Estado estaba siendo amenazado continuamente, pero que disponía de un Gobierno fuerte y de rápidas decisiones. En el procesismo, el último fenómeno de exageración y desfiguración tal vez haya sido el de los lacitos, convertido en batalla democrática cotidiana. En C's, el arranque de lacitos, convertido en batalla etc. El PP no está para guasas/no emite algo serio al respecto/por ahora no puede recrearse en los detalles.

Principio 5, o de la vulgarización

Muy importante. Ancla el propagandismo en la derecha, y la dificultad en las izquierdas. No necesariamente, por supuesto, pero sí estadísticamente. Este principio sostiene que la propaganda debe ser popular y adaptada al tipo de receptor menos inteligente y formado al que va dirigida. Se tiene en cuenta que ese receptor tiene comprensión limitada y olvida con facilidad. La propaganda, así, no debe tener matices, debe ser reiterativa, sencilla, divertida, eléctrica, apasionante. Es lo contrario a la formación ciudadana, a la didáctica, a la explicación pedagógica, a la argumentación, o a la información. Este principio explica eso que une a España: las tertulias políticas, así como su alejamiento del género informativo. No son, vamos, información. Son vulgarización. Literalmente. Si emites propaganda, debes tener canales dispuestos a estos tipos de programas o, al menos, de algún tipo de cuota en ellos.

Principio 6, o de orquestación

Muy importante. Alude a que la propaganda son cuatro ideas reiteradas, si bien ordenadas. Es aquello de que “si una mentira se repite lo suficiente, acaba por convertirse en verdad”. Es la reiteración absoluta y apabullante. El aznarato lo hizo con el concepto “Constitución”, que permitió, por ejemplo, saltarse la Constitución –que es lo que ha pasado, posiblemente, con su título territorial–. La reiteración del procesismo ha ido por etapas. En 2012-14 giraba en torno al palabro referéndum, en 2014 en torno al palabro consulta, en 2015-16 en torno a las iniciales DUI, en 2017, en torno a la palabra referéndum otra vez. Ahora oscila entre las construcciones presos-políticos, referéndum y diálogo. Por el Principio 1, sólo puede quedar una, se tendrán que aclarar rapidito. En PP-C´s parece que empieza a reiterar la idea de que el PSOE se ha entregado al separatismo, etc.

Principio 7, o de renovación

Alude a la poca atención del consumidor de propaganda, al que no se le puede dejar solo mucho tiempo, o se interesará, por ejemplo, por información no tamizada por propaganda, por las acusaciones e información de los opositores a la propaganda. La propaganda debe ser, por tanto, continua y fresca. Steve Bannon es el autor, se dice, de la frase. “Hay que freírlos a noticias, para que no puedan levantar la cabeza”. Lo que es importante y explica algo nuevo. Las noticias propagandísticas. Es decir, las fake-news, que no pueden dejar de emitirse, o el invento se va a paseo. Ejemplos de fakes. Aznarato: el caso del Yak-42. Podría haberse pelado al Gobierno, pero, gracias al uso de noticias falsas, la crisis se aplazó hasta que dejaron de ser Gobierno. Es decir, hasta que dejaron de dominar los medios que emitían las fake-news. Procesismo: en general, suelen ser –en el momento actual– noticias falsas relacionadas con el ámbito internacional. Una de las últimas es divertida. El coordinador de política internacional de Torra emitió un tuit, debidamente reproducido como tuit o como info por medios afines, en el que se afirmaba que Puigde había sido invitado por el presidente de un Cantón suizo a la fiesta nacional del cantón. No fue así. Fue invitado por un partido del Jurà. PP y C's, en este momento, diría, no pueden practicar el principio de renovación y el de fake-news –no al menos de manera contundente– más allá de las propias declaraciones de sus líderes. Lo que en contrapartida es un filón en una cultura en la que la declaración de un líder a prensa no se verifica/así nos luce el pelo.

Principio 8, o de la verosimilitud

Muy contemporáneo. Alude a la construcción de argumentos a partir del mayor número de fuentes y medios posibles y, por lo común, a partir de informaciones fragmentarias. Se relaciona con el anterior principio, el de renovación. Gracias al principio de verosimilitud, se equiparan, por lo tanto, fuentes de diverso nivel y jerarquía. Da igual, así, si se trata de noticias o de tuits. En todo caso, corroboran las grandes ideas propagandísticas, por otros medios, a partir de pequeños detalles que confirman los grandes detalles. Es un coladero de fake-news. Consisten, por ejemplo, en voces cualificadas –tertulianos, influencers–, o no –tuiteros–, que tienen una prima de una amiga de una vecina a la cual se le obliga a estudiar en catalán, o en castellano, dependiendo de quién emita la verosimilitud.

Principio 9, o de la silenciación

Literalmente eso. En caso de ausencia de argumentos propagandísticos, o de marrón informativo, cerrar la boca de la cara. Es muy utilizado en un sistema propagandístico. Por aquí abajo, con mucha profusión, hasta el punto de que los gobiernos netamente propagandísticos niegan entrevistas –es decir, silencian de otro modo– a medios y periodistas alejados de su mismidad. Les paso un par de ejemplos biográficos. Aznarato: jamás conseguí una entrevista con el staff  PP. Bueno, sí, Esperanza Aguirre me dio una. Pero contestó lo que quiso. Es decir, también silenció. Procesismo: ni una entrevista con ningún staff gubernamental en 7 años. Esta semana, por cierto, estuve a punto de conseguir la primera. Pero en el último momento el individuo a estudiar optó por la silenciación. La silenciación –de personas, de temas– explica por qué es tan importante por aquí abajo la prensa extranjera. Ejemplos recientes de silenciación en PP-C's: el silencio de medios ante el asunto máster de Casado, y ante el asunto de la desaparición de un doctorando y otros jalones curriculares en el CV de Rivera, en la actualidad, licenciado pelado. Sí, para silenciar se debe disponer de medios afines. Por un tubo.
Principio 10, o de la transfusión

Alude al hecho de que la propaganda no nace sola. No se puede crear en el aire. Facilita su creación, así, una buena cimentación, un substrato preexistente. Por lo común, en los sistemas propagandísticos es el nacionalismo anterior, al que no se alude, al que se expurga, por tanto de componentes yuyus, pero necesario para edificar grandes construcciones propagandísticas, mediante su transfusión en vena. El aznarato ocultó así, en sus elaboraciones democráticas y constitucionalistas, el nacionalismo español derechista, sumamente inquietante, del que se extrajo, sin citarlos, mitos, odios, prejuicios. El procesismo institucional, y en ocasiones el popular, bajo sus productos propagandísticos democráticos, cuenta con la complicidad de estratos nacionalistas anteriores, supremacistas, derechistas, formulados desde el XIX. El PP-C's actuales, por lo que veo, no difiere de las aportaciones del aznarato en ese sentido.

Principio 11, o de la unanimidad

Mi favorito. Alude al fin último de la propaganda que, me temo, es el de hacer creer al máximo volumen de personas el hecho de que piensan como todo el mundo, que son normales, que lo que piensan es puro sentido común. Aznarato: en el Urdaci System, con cada atentado, se clausuraba la programación y, en su lugar, se emitía una programación en directo, en la que diversos ciudadanos, políticos y periodistas explicaban sus puntos de vista gubernamentales como no-política, como sentido común, como la normalidad. Es decir, se dibujaba la subnormalidad del diferente. Procesismo: en cada 11S, se clausura la información en TV3. EL canal no habla de la manifestación, sino que es parte de la manifestación. Manifestantes, políticos, periodistas explican sus puntos de vista gubernamentales como no-políticos, como sentido común, como la normalidad. El principio de unanimidad, en cualquier sociedad sometida a propaganda, impide que nos hablemos. Es más, impide que nos miremos, que nos observemos, que nos escuchemos, pues cualquier emisión realizada desde fuera de un sentido común resulta incomprensible, salvo como aberración. Más hoy, cuando los sistemas propagandísticos tienden a definir lo suyo como democracia, y lo demás como su negación. Hablar desde fuera de un sistema común –en mi caso, snif, dos– es en verdad un atentado contra la democracia, entendida la democracia como sentido común. No lo es. Es difícil de combatir el principio de unanimidad. Cuando existe, es que han fallado los medios de comunicación, y es imposible el diálogo entre la ciudadanía. Lo único que se me ocurre es que la ciudadanía se hable fuera de los medios –difícil, pero no imposible–. Si opta por ello, suerte. No hay otra.

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

18 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Albertico

    Un artículo interesantísimo que ilustra espectacularmente cómo se puede incurrir en lo que se denuncia: la elección de ejemplos, nada aleatoria es una manipulación burda e interesada. Estamos hablando de una cosa, pero de paso, nos mandan otros mensajes ideológicos subliminales. Pero son poco subliminales. Se le nota poco diestro en dicha manipulación...

    Hace 2 años 6 meses

  2. Albertus

    Me gustaría saber de donde se saca el autor de este artículo que estos principios los escribió Goebbels. Porque no son de Goebbels. Nunca dejó escrito ninguna lista de principios para hacer propaganda. El autor de estos principios es un publicista español llamado Marçal Moliné, que en un artículo de hace años llamado "Goebbels contra el Psoe", hizo esta lista de principios, tomando como referencia las Cinco Leyes de la Propaganda Política, que escribió en 1950 Jean Marie Domenach. Esta lista de principios ha sido atribuida a Goebbels, pero no es cierto.

    Hace 2 años 6 meses

  3. Pinki

    Te cita Gistain en 20 Minutos . De ahí vengo por el link ... Muy buen articulo, Guillem. https://blogs.20minutos.es/veinte-segundos/2018/09/19/nuevos-huesos-de-la-fabrica-de-memes-hoy-la-triquinuela-legal/

    Hace 2 años 6 meses

  4. Consuelo

    Gracias, joder. Gracias. Lasciate ogni speranza

    Hace 2 años 6 meses

  5. Vicino Orsini

    Lo único que le quitaría, no por poco atinente, sino por repelente en tiempos de Internet actualmente existente, es la foto y mención de Goebbels. A los poco avisados les puede llevar a pensar en la falacia Reductio ad Hitlerum y distraer de la miga, que tiene mucha. Saludos desde el Cono Sur

    Hace 2 años 6 meses

  6. Basset

    La única pega que le veo a tu artículo, es que es una magnifica muestra de propaganda a favor de, lo que siguiendo tu razonamiento, sería el conglomerado psoe/podemos. No ves ejemplo de propaganda en estos partidos (nosotros/la izquierda del proceso repúblicano español utópico)?

    Hace 2 años 6 meses

  7. jay

    Top Guillem. Sugerencia: ¿Cömo saber si una noticia no proviene de un banco? https://www.meneame.net/story/como-saber-noticia-no-proviene-banco

    Hace 2 años 6 meses

  8. Desde el UK

    Sería fácil desmontar cada uno de tus argumentos contra el artículo, Estrijol, pero seguro Guillem está de acuerdo conmigo en que no merece la pena el tiempo. Diré solo esto (modo irónico activado): desde luego, tienes un talento único para pulsar lo que piensan y sienten “los catalanes” y el “resto del mundo” (“como todo el mundo sabe…”). Tanto que no sé para que necesitas tú un referéndum, genio!

    Hace 2 años 6 meses

  9. viaje_itaca

    Pues yo creo que habría que hablar también, largo y tendido, sobre las razones profundas que subyacen en que semejantes tejemanejes tan obvios nos cuelen a una cantidad tan tremenda de humanos como para conseguir que nos dejemos llevar con cara de tontos hacia el abismo. El ser humano es un bicho muy, pero que muy estúpido, incapaz de cambiar estrategias que funcionaron bien durante millones de años, pero actualmente, con el poder que en mala hora hemos conseguido sobre la naturaleza, son simplemente suicidas.

    Hace 2 años 6 meses

  10. Llorenç Saval Devesa

    Un núcleo interesante tristemente adornado con la desfachatez de meter en el mismo saco el conglomerado PP-Cs y el "Procesismo" (así, todo junto). Pretendes llegar a un público del que automáticamente ya excluyes a una parte (la catalana), con un discurso que fuerza la equiparación del derechismo español mas rancio al Procés Català, mucho mas rico en mensajes y posturas, obviando la violencia a la que ha sido sometido el propio pueblo catalán durante el Procés.

    Hace 2 años 6 meses

  11. zyxwvut

    Creo que el comentario que firma Estrijol es un excelente ejemplo de lo acertado de todo lo que el artículo de Guillem Martínez expone, empezando por esos "catalanes" uniformes que parecemos constituir una especie zoológica. Como persona que vive en Cataluña lo puedo confirmar.

    Hace 2 años 6 meses

  12. Oscar

    Todo un lujo el tener acceso a estos articulos, que no estan al alcance de todos, ya sea por el filtro que representan una buena parte de los actuales medios desinformadores o ya sea por la mediocridad del destinarario, mas preocupado en su pobre exsistencia individual que del hecho de procurar tener una visión de conjunto mas enriquecedora.

    Hace 2 años 6 meses

  13. zyxwvut

    Otro magnífico ejemplo de la lucidez analítica de Guillem Martínez, un texto breve en relación a su contenido y didáctico. Algo a lo que aplicar el "pricipio de silenciación", el recurso más habitual tras aplicar el de exageración y desfiguración a la opinión crítica. Algún comentario escrito desde cualquiera de los dos nacionalismos ya lo hace. A seguir resistiendo, Guillem, como tantas y tantos. Ánimo y suerte.

    Hace 2 años 6 meses

  14. Estrijol

    Me maravilla tu intento de hacer entrar a lo que es una auténtica revolución de base popular catalana en esta clasificación a martillazos. Porque no hay ni un solo apartado de los once que te encaje con la realidad de Cataluña. Sucede que los catalanes no somos como le convendria al españolismo manipulador que fuéramos, ya que ni somos racistas, ni somos violentos, ni tenemos la más remota idea de lo que es odiar. Y mucho menos aún a nuestros amigos y parientes españoles. Así pues, a las élites extractivas madrileñas, a sus voceros, y a sus vasallos y pelotas, ya no les queda otra razón para seguir queriendo amarrar a Cataluña a España que su codicia. Tampoco es creïble la eterna cantinela de la división catalana. Los catalanes nos sabemos mestizos, acogedores e integradores, pero sobre todo nos sabemos un solo pueblo. No se puede hablar frívolamente de fractura social cuando un 80% de nosotros nos confesamos republicanos. Cuando un 80% de nosotros quiere celebrar un referèndum de autodeterminación. Y cuando un 80% de nosotros estamos decididos a aceptar la voluntad mayoritaria de nuestro pueblo sin chistar. Todos aceptamos que en un futuro quizás estemos dentro o fuera de España, pero se diga lo que se diga, también sabemos que siempre seguiremos unidos y en paz. Al final resulta que lo que el grueso de los catalanes hemos venido exigiendo desde hace 300 años siempre han sido tres únicas cosas: 1º- No nos da la gana de que se nos castellanice. 2º- No nos da la gana de que se nos siga expoliando con la excusa de la solidaridad, cuando todo el mundo sabe que el 90% del botín siempre se queda en Madrid. 3º- No nos da la gana de que se nos mande desde una capital enemiga ancestral de la nuestra y de todo nuestro pueblo desde que fue creada. Nada más. Y en esto no veo ni propaganda, ni desinformación, ni manipulación, ni un simple atisbo de todo lo que dices en tu articulo.

    Hace 2 años 6 meses

  15. Gaditanensis

    Lástima que poca gente lea esto. Pero todo lo que dices está usado en forma de droga pura hacia la población, en la cual me incluyo. Es muy difícil salir de esto. Ni con su metadona.

    Hace 2 años 6 meses

  16. Casio

    " Lo único que se me ocurre es que la ciudadanía se hable fuera de los medios –difícil, pero no imposible–. Si opta por ello, suerte. No hay otra." magnifico final. Es demoledor, triste, cierto.

    Hace 2 años 6 meses

  17. sin brújula

    Gracias por ser como sos.

    Hace 2 años 6 meses

  18. pepa

    Gracias por exponer, de manera clara, las bases del funcionamiento de la nebulosa que nos intentan colar a diario. Y que impide, a toda una mayoria social, ver la ausencia de política en general y en particular de aquellas encaminadas a la justicia social.

    Hace 2 años 6 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí