1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Jaime Palomera / Sindicat de Llogaters

“La solución es regular el mercado privado, en defensa del interés general”

Guillem Martínez Barcelona , 30/01/2019

<p>Jaime Palomera</p>

Jaime Palomera

Beteve

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Jaime Palomera es el rostro y la voz más visible del Sindicat de Llogaters, una institución colectiva nacida en Barcelona hace un par de años, y que está cambiando la percepción y la realidad y, en ocasiones, los precios del alquiler en la ciudad. El Sindicat, a su vez, es todo un fenómeno cotidiano en Barcelona y en su área metropolitana. Es un modelo reproducido en Catalunya y, cada vez más, en más zonas del Estado, que está cambiado lógicas y comportamientos en inquilinos y propietarios. En este ciclo, en el que la burbuja inmobiliaria se centra en el alquiler, con subidas abusivas y un uso del desahucio similar al sufrido en 2007, el Sindicat está adquiriendo el rol y el juego de piernas de la PAH durante el anterior ciclo, centrado en la ejecución de hipotecas. Hace prospecciones legislativas y se ha convertido en el interlocutor gubernamental sobre el tema. Antropólogo y filólogo, Jaime Palomera, formado académicamente en Londres, Nueva York y París, conoce bien el problema de la vivienda por sus estudios sobre el acceso –y deceso– a la vivienda en el barrio barcelonés de Ciutat Meridiana. En esta conversación hablamos del Sindicat, de su funcionamiento, sencillo y efectivo, y de la poética sobre el derecho a la vivienda del Sindicat, que posee en su cabeza otra lógica del acceso a la vivienda, también sencilla, sostenible, democrática y de amplia tradición en el entorno europeo próximo, pero que parece no contar, en este momento, con el apoyo del Gobierno, como se vio en su propuesta de decreto que, en estos días, fue rechazada en el Congreso.

¿Cómo y cuándo nace el Sindicat de Llogaters?

Somos vecinas y vecinos de Barcelona y del área metropolitana que detectamos una situación de burbuja en el mercado del alquiler, que los alquileres suben de manera desmesurada. Es 2016, y hay un llamamiento a construir una organización inquilina, porque se entiende que es la mejor herramienta para conquistar derechos que la burbuja estaba robando a la gente. Hay ahí asociaciones como 500x20, Observatori DESC, La hidra, Assemblea de barris per un turisme sostenible... Había desde personas afectadas por subidas del alquiler, propietarios preocupados por las expulsiones de inquilinos, gente de la universidad.

¿Con qué afiliación contáis?

En un año y medio se han hecho miembros del Sindicat 1.705 personas –pagan una cuota de 50 euros anuales–. Al mismo tiempo hay una estructura militante de personas que están participando activamente, de unas 50-60, haciendo, por ejemplo, campañas. La primera fue la campaña 'Nos quedamos', en febrero de 2018. Fundamentalmente, una respuesta al primer problema de este ciclo: las subidas abusivas y las expulsiones. Un 95% de los que llegaban al Sindicat estaban amenazados por esos dos problemas. La campaña decía: aquello que habíamos visto en el movimiento por la vivienda –demostrarnos a nosotros mismos que la Ley hipotecaria puede ser ley, pero es injusta, por lo que podemos desobedecerla parando desahucios–, también se podría trasladar a la Ley del Alquiler. La práctica de desobediencia en este caso consiste en seguir viviendo en tu casa, a pesar de haber terminando el contrato. Sigues pagando el alquiler y le demuestras al propietario que quieres seguir viviendo ahí, cumpliendo con tus obligaciones, pero a un precio justo, y que tienes los medios legales para ir a un juicio, para aguantar un juicio. Y, si lo pierdes, también tenemos los medios humanos para parar tantos desahucios como sea necesario, porque la ley está del lado de la propiedad de quién quiera especular, pero no está por encima de los Derechos Humanos y fundamentales, que ahora están siendo conculcados. Esta es la acción principal, el átomo básico del Sindicat. En este año ya son centenares de familias las que han desobedecido activamente la Ley de Arrendamientos Urbanos, como antes se desobedecía la Ley Hipotecaria. Y gracias a ello hemos conseguido centenares de renovaciones de alquiler al mismo precio, y que muchos grandes especuladores, grandes fondos de inversión, comprendan, cuando aparece el Sindicat, que van a tener que llegar a acuerdos, a negociar una salida que normalmente consiste en que la persona siga viviendo en el piso, a un precio acordado.

Barcelona está inmersa en un ciclo de nacimiento de asambleas de barrio ante la vivienda, los barrios han identificado este problema como fundamental

¿Hay más sindicatos de este tipo en España?

En Barcelona está el Sindicat de Llogaters, pero Barcelona está inmersa en un ciclo de nacimiento de asambleas de barrio ante la vivienda. Los barrios han identificado el problema de la vivienda como el fundamental. Así, hay una pléyade de grupos de vivienda que se organizan en el propio barrio, con los que el Sindicat trabaja. Esa asociación nos da mucha fuerza, tanto en la escala barrial, como a escala de propietarios. Nos permite organizar bloques que tienen un mismo propietario. Fuera de Barcelona, en el área metropolitana, y en toda Catalunya, hay una proceso de eclosión de sindicatos de inquilinos. Ahora mismo está el Sindicat de Sant Cugat, el de Montcada, Rubí, Sabadell, nacerá uno en el Baix Llobregat, el de Girona... En Catalunya calculamos que podemos terminar el año con 15 sindicatos. En España está el de Madrid, que nació al mismo tiempo que el de Barcelona, el 12 de mayo de 2017, el de Málaga, el de Zaragoza.

¿De qué elementos de presión dispone el Sindicat?

No hay nada más fuerte que una persona que, de forma pacífica, decide desobedecer. Parece que no tenemos nada frente a una estructura legal que desprotege al inquilino y da enormes privilegios a quién decide especular, pero el trabajo diario en nuestros espacios de encuentro nos hace ver que, cuando colectivamente desobedecemos la ley, seguimos viviendo físicamente en el piso fuera de contrato, y nos presentamos en la sede de la empresa, y no nos vamos hasta que haya un acuerdo, lo cierto es que inmediatamente se producen frutos. Este año hemos comprobado que cuando hay movilización y nos plantamos, el miedo y la inseguridad cambian de bando. Cuando el empresario ve capacidad de resistencia y de establecer mecanismos legales, cuando ve que podemos resistir un juicio gracias a nuestros abogados, entiende que se expone a una lucha de desgaste, dura para el colectivo, pero también para la otra parte. En el último año hemos empezado a utilizar la denuncia por acoso inmobiliario. La ley catalana de 2007 incorpora aspectos que no están desarrollados. Hemos descubierto que el derecho es un campo de batalla. Los aspectos de la ley que se desarrollan y se implementan a diario son aquellos que reproducen el statu-quo. Pero hay otros aspectos que explican derechos sociales, que están muertos si no hay nadie que los active. Y eso hemos hecho con el acoso inmobiliario. Hay la posibilidad de denunciar por ese cargo a aquellos que, por ejemplo, no mantienen un edificio en buenas condiciones. Hemos denunciado a la familia Mas-Beya Fradera, una de las familias más ricas del Oasis Català, que quería expulsar a una inquilina, pero que ahora se expone a una multa de 900.000 euros. Estamos presionando al Ajuntament para que ese expediente prospere, y que la gran propiedad entienda que la impunidad con la que ha ido funcionando durante décadas en Barcelona ha llegado a su fin. Esto no había pasado en los últimos 60 años. Es verdad que en el ciclo de la PAH había un ciclo de resistencia contra los bancos, pero ahora es contra grandes propietarios, gestores del patrimonio y grandes fondos de inversión, y nunca se habían encontrado con un inquilinato que le decía: ahora también vamos a protegernos, y te vas a enterar de que estas cosas del alquiler son de dos partes, no de una.

La lucha por la vivienda pasa por presionar al Gobierno, que vea claro que le puede costar muy caro gobernar para los fondos buitres

La instancia legislativa del tema parece ser el Estado. Hace escasos días ha fracasado el Real Decreto Ley de medidas urgentes en materia de alquiler del Gobierno, que no apoyabais. ¿Qué lectura hacéis de esa ley?

No estamos, por supuesto, en contra de extender los contratos de alquiler. Pero hacerlo en plena burbuja lo que hace es que los propietarios, previendo subidas a futuro gracias a la burbuja, en lugar de cobrar 100 euros más por un contrato de 3 años, exigen 200 o 300. Y no solo eso, el decreto permitía subidas interanuales disparatadas. Un propietario, cuando firma un contrato, puede decir: el primer año te cobraré 1.000, el segundo 1.200 y el tercero 1.500. Pues bien, los fondos, lo que están haciendo ahora con los contratos de 7 años que debían firmar, era lo siguiente: los tres primeros años te cobramos 1.000, el cuarto y el quinto 1.200, y el resto 1.500. Se lo dijimos al Gobierno: no podemos aceptar contratos más largos sin regulación de precios, porque es completamente contraproducente. Es una temeridad en un contexto de burbuja. Es convertir los contratos en una cárcel. No se puede tomar ninguna medida de extensión de contratos sin incorporar al mismo tiempo una regulación de precios, como la que se practica en muchos lugares del mundo. Y el Gobierno no sólo está dejando de regular precios, sino que está dejando de revertir cosas que son auténticos disparates, como la batería de privilegios fiscales que gozan los fondos buitres, que no pagan impuestos de sociedades. Se permite que, en lo que es un proceso de acumulación sin precedentes en nuestras ciudades, los fondos sigan acaparando viviendas. Se quedan no sólo con las viviendas de los pequeños propietarios, sino con las de los grandes propietarios de las burguesías locales, a una velocidad brutal. Y no solo se las quedan, sino que suben los precios sistemáticamente, sin importarles quién vive en esas viviendas, porque lo que tienen que hacer es garantizar la rentabilidad que han prometido a sus inversores. Además, les bonificamos fiscalmente.

Si el Gobierno no toca esto, no es por un interés general, sino por el interés de Blackstone, de Lone Star y de otros fondos buitres. La lucha por la vivienda pasa por presionar al Gobierno, que vea claro que le puede costar muy caro gobernar para los fondos buitres, y no para las mayorías sociales. Otra anomalía: los honorarios de unos agentes inmobiliarios que contratan los propietarios los paga el inquilino. Eso es una estafa a mano armada. Y otra: al finalizar un contrato se puede expulsar a un inquilino sin ningún tipo de justificante, aunque el propietario no necesite la vivienda. Y otra: la anomalía de tener 3 millones y medio de viviendas vacías en todo el Estado, y que eso no se esté fiscalizando, empezando con las que tienen los bancos y los fondos, con multas y expropiaciones. Hablamos de un tercio de toda la vivienda vacía de Europa.

Jaime Palomera (camiseta naranja) durante una protesta en el Congreso de los Diputados.

Veo que el Sindicat aporta una lógica integral sobre la vivienda. ¿Podría esbozarla?

El Sindicat no es un lobby, una asociación de consumidores, una asociación que defiende los derechos de los inquilinos... No es un movimiento a la defensiva, es a la ofensiva: queremos cambiar el sistema de vivienda en España, y ponerlo a la altura de la Educación y de la Sanidad. Eso no pasa solo por hacer vivienda pública, como nos dicen todos. En un país con un 1,5-2% de vivienda pública, tardaríamos décadas y necesitaríamos una inversión ingente para tener un parque de vivienda pública a la altura del sistema de Educación o Sanidad que tenemos. La solución pasa por regular el mercado privado, en defensa del interés general. Si en este país se pueden expropiar miles y miles de propiedades de pequeños agricultores para construir infraestucturas, ¿cómo no se va a intervenir en el mercado privado para garantizar el derecho a la vivienda y acabar con una anomalía y un escándalo democrático, como lo es que cada 5 minutos de desahucie una familia en este país. Se están desahuciando, ahora mismo, tantas familias como en el peor momento de la crisis hipotecaria. Los beneficios inmobiliarios ya están al mismo nivel que en 2007, como el número de desahucios. Este decreto que ha caído porque el Gobierno del PSOE quiso lanzar un decreto de espaldas a la ciudadanía, sin incorporar las demandas que son mayoritarias –hasta el punto que 8 de cada 10 personas son favorables a regular–, y que hay sido tumbado, no significa que el Gobierno no siga teniendo el imperativo constitucional y ético de intervenir con un decreto, para el que cuenta con apoyo parlamentario. Podemos, Compromís, Bildu, ERC e incluso PDeCAT. Sólo faltaría PNV. ¿Sería capaz el PNV de tumbar un decreto, de tumbar el cuarto decreto tumbado en la historia de la democracia cuando hay ese espectro de partidos a favor? En esta legislatura tiene que salir un decreto de alquiler valiente sí o sí, o la derecha va a ganar, porque se va a entender que la izquierda es incapaz de hacer cosas para la mayoría, por lo que no hay razón para votar izquierdas. Si no demuestran esa capacidad, obviamente lo que viene es el trifachito.

queremos cambiar el sistema de vivienda en España, y ponerlo a la altura de la Educación y de la Sanidad

¿Cuál es la situación de la regulación del precio del alquiler en el entorno europeo? 

A pesar de lo que nos dicen falsos expertos –cuya mayoría trabaja en el sector; vamos, que no son expertos neutrales–, en Europa hay países como Dinamarca que, desde hace décadas, tiene casi todo el mercado regulado. En el entorno no sólo hay regulaciones como las que nos suelen aludir, como la francesa y alemana –insuficientes; marcan un límite de precio de mercado, que legitima el precio de mercado, y que se puede superar un 10% o 20%; los alquileres, en esos países, no suben tanto, pero siguen subiendo–. En Suecia se fijan los precios. Como en el Estado de Nueva York hay juntas municipales, en las que participan sindicatos de inquilinos y la Cámara de la Propiedad para fijar un precio. Eso no supone una involución del mercado inmobiliario. Las regulaciones de precios que ponen en la mesa una parte de la izquierda institucional no solucionarían el problema. La solución pasa por bajar el precio del alquiler un 60%. Si queremos hacer lo que dice la relatora de la ONU, que ha venido aquí por segunda vez en pocos años a pegarle bronca al Gobierno, deberíamos destinar no más del 30% al pago del alquiler y de los suministros relacionados. Las administraciones deben hacer bajar el precio.

Habéis anunciado una huelga de alquileres, la primera desde los años treinta. ¿Cómo va la cosa?

La huelga es una herramienta de autodefensa que podemos utilizar si la otra parte sigue desposeyéndonos y haciéndonos la vida imposible. Eso se ha hecho en el mundo del trabajo. En la vivienda se había hecho en los años treinta. Seguimos creyendo que es una herramienta útil. En la mayoría de casos estamos consiguiendo que, desobedeciendo la ley y continuando con el pago del alquiler, acabemos llegando a acuerdos, demostrando que el propietario no puede subir un 50%, sino sólo el IPC. Hoy mismo hemos conseguido, tras un conflicto largo con una de las más importantes socimis, que cotiza en bolsa. Quería expulsar a todos los vecinos, y los ha acabado renovando al mismo precio. Pero, en este año entendemos que, si el Gobierno no interviene el mercado y seguimos en esta coyuntura de especulación desaforada, una de las herramientas y acciones pase por una huelga de alquileres, especialmente en el caso de bloques en manos de propietarios únicos. En el caso del área metropolitana de Barcelona hay todo un conjunto de bloques que está en pocas manos;  sus vecinos, y nosotros, nos hemos planteado que si la empresa no entiende que tiene que hacer renovaciones de contratos a un precio justo, vamos a pasar a una siguiente fase, en la que todos los bloques van a dejar de pagar. La fecha es la primera semana de febrero. Te explico. Fuimos a Medasil, una gestora que trabaja para varios fondos internacionales. Gestionaba muchos de los bloques que se quedó Goldman Sachs que luego vendió a Axa, la aseguradora, que tiene una división inmobiliaria. Ocupamos la sede de Medasil. Los vecinos no se han ido de sus pisos, en lo que es desobediencia y un acto de heroísmo frente a la resignación ante las subidas. Hemos conseguido que Medasil, el gestor, hable con Axa, para ver si están dispuestos a una negociación colectiva. La propia ocupación fue un éxito. Cada vez que hacemos una de estas acciones, no nos damos cuenta, pero conseguimos algo que en otros países ya existe: prefiguramos cambios legales. En este caso, hacer valer el derecho a la organización: terminamos sentados en una mesa con los representantes de estos grandes fondos buitres, con representantes de los bloques, haciendo que la propiedad tenga que reconocer a una persona como representante de más de 200 familias. Eso ya es un éxito. La ley, y el propietario lo sabe, dice que los inquilinos no tienen derecho de organizarse de ningún modo.

Jaime Palomera es el rostro y la voz más visible del Sindicat de Llogaters, una institución colectiva nacida en Barcelona hace un par de años, y que está cambiando la percepción y la realidad y, en ocasiones, los precios del alquiler en la ciudad. El Sindicat, a su vez, es todo un fenómeno cotidiano en Barcelona...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección. Su último libro es 'Los Domingos', una selección de sus artículos dominicales (Anagrama).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. ; )

    Muy bueno... Utilidad pública. Gracias.

    Hace 2 años 8 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí