1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

La crisis climática: un conflicto con estrategias enfrentadas

Lo que está en juego es quién va a soportar el peso del cambio climático y cómo se va a realizar el ajuste: a través del control, la represión y la segregación o con criterios de justicia climática

Nuria del Viso 16/04/2019

<p>Greta Thunberg.</p>

Greta Thunberg.

Pedripol

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

¡Hola! El proceso al Procès arranca en el Supremo y CTXT tira la casa through the window. El relator Guillem Martínez se desplaza tres meses a vivir a Madrid. ¿Nos ayudas a sufragar sus largas y merecidas noches de fiesta? Pincha ahí: agora.ctxt.es/donaciones

El cambio climático se está situando, por fin, en el centro de los debates políticos. No solo ha sido el eje del discurso de la joven congresista estadounidense Alexandria Ocasio-Cortez y su New Deal Verde, sino que está movilizando a miles de grupos ciudadanos en todo el mundo y se presenta como la principal preocupación de la ciudadanía a escala global, como muestra un reciente sondeo de Pew Research en 26 países y entre más de 27.000 personas. La urgente llamada a la acción del IPCC (Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático) en su informe sobre los 1,5ºC no es ajena a estos hechos. Y, aunque no lo expresen públicamente, las elites también muestran su preocupación respecto a la crisis climática en sus reuniones privadas, como ponía de manifiesto el último informe del Foro de Davos de enero de 2019, por tercer año consecutivo.

La desestabilización climática es una de las manifestaciones más claras de las enormes desigualdades presentes en el mundo actual y un caso patente de injusticia ambiental. El fenómeno y la gestión que se hace de ella deja de manifiesto los mecanismos de desigualdad que hoy operan en nuestra sociedad, ya sea en función de brechas territoriales, de clase, de etnia, de género y de edad. La brecha territorial se muestra en un sencillo dato de un informe de Oxfam: el 50% de las emisiones totales de CO2 en 2015 fueron producidas por el 10% de la población mundial ‒unos 700 millones de personas de países ricos y elites de países emergentes o empobrecidos–, mientras que el 50% de la población mundial, unos 3.500 millones, han generado en torno al 10% de las emisiones totales. Por su parte, algunas de las últimas catástrofes en EEUU ‒donde tienen lugar desastres en un contexto de país rico y con capacidad de análisis posterior‒ han ilustrado cómo se manifiestan estas brechas de clase, etnia, género y edad, ya fuera la ola de calor en Chicago en 1995 o en la europea de 2003, la nefasta gestión del Katrina en Nueva Orleans en 2005 o el huracán Sandy que asoló Nueva York en 2012. Si no ocurren cambios sociales importantes, se puede prever que a medida que se endurezcan los impactos climáticos y las respuestas de las élites, sus efectos desiguales se ampliarán.

Estos rasgos están configurando el cambio climático cada vez más en términos de conflicto entre unos ‒los poderosos‒, que están primando su propia seguridad y minusvalorando el bienestar del resto, y otras ‒las mayorías‒, que pugnan tanto por influir sobre las elites como reunir sus propias fuerzas para cuidarse en común. En este conflicto se evidencian muy distintas estrategias de uno y otro lado.

Negacionismo, mercantilización y securitización

Las estrategias que despliegan las elites en torno al calentamiento global se estructuran en torno a tres polos.

Negacionismo. Las posturas negacionistas han sido una constante que ha acompañado a la crisis climática desde que empezó a identificarse como tal hace ya medio siglo, y han prosperado con la ayuda interesada de poderosas compañías petroleras y automovilísticas. Desde esta posición han disputado en la arena pública la propia existencia del cambio climático, o bien que, en caso de existir, estuviera asociado al uso de combustibles fósiles. Tiene su explicación (aunque no justificación): una economía baja en carbono reduciría el mercado de las compañías de combustibles fósiles y automóviles a una décima parte del actual, lo que supondría muerte.

Mercantilización. El objetivo corporativo es continuar business as usual el mayor tiempo posible, con “soluciones” dominadas por un tecnooptimismo ilimitado, ya sea a través de incentivos al mercado ‒como los mercados de carbono‒, fomentando soluciones individuales ‒que, sin bien son bienvenidas, constituyen una ínfima parte de las medidas estructurales necesarias, a las q no pueden sustituir‒, o abriendo nuevos nichos de negocio para lucrarse con la crisis. La agricultura ‒a través de la “agricultura inteligente”‒, el agua ‒con privatizaciones‒, la energía ‒a través de los combustibles no convencionales y los agrocombustibles‒ están en el punto de mira, así como la geoingeniería, como se detalló en un artículo anterior en CTXT. Pero también otros sectores buscan lucrarse de la desestabilización del clima.

La geoingeniería es uno de los sectores favoritos como falsa solución al cambio climático. Esta tecnología, que engloba tanto técnicas de disminución del calentamiento del planeta como la reducción de la concentración de gases de efecto invernadero (GEI) en la atmósfera no está probada a gran escala y puede conllevar riesgos importantes hasta el punto que la ONU —a través del Convenio sobre la Diversidad Biológica— estableció en 2010 una moratoria de la geoingeniería del clima.

Otro sector en boga es la construcción de megainfraestructuras y muros costeros, en los que se invirtiendo miles de millones de dólares bajo el argumento de adaptar las ciudades a las amenazas del clima. En este sentido, empresas holandesas están exportando su know how a megaciudades del sudeste asiático como Jakarta, Manila, Ho Chi Minh o Bangkok para su adaptación. Aunque en principio estas infraestructuras podrían resultar positivas, la “adaptación” está provocando un replanteamiento del espacio urbano y la expulsión del centro de las ciudades de decenas de miles de pobres (125.000 hogares solo en Manila), bajo el argumento de ponerles a salvo lejos de zonas de riesgo. En el espacio vaciado se erigen no solo infraestructuras de contención, sino también rascacielos y viviendas de lujo. Mientras, las familias ‒que se ganan la vida en el centro de las ciudades‒ son realojadas a varias horas de distancia, demasiado lejos para continuar con sus actividades productivas. 

A medida que aumenten los fenómenos extremos, como grandes incendios o inundaciones, también aumentarán los daños y destrucción de los hogares. El sector de seguros está ya evaluando estas perspectivas a la vista de que las pérdidas por estos conceptos están en alza desde 1985. Según ilustra el caso de EE.UU., mientras que los hogares más acomodados disponen de seguros y pueden recuperar los costes después de desastres gracias a sus seguros, los hogares y comunidades empobrecidas disponen de seguros parciales que no llegan a cubrir los daños, por lo que pasan las siguientes décadas luchando para sobreponerse a los efectos del desastre y la pobreza. La mayor incidencia de fenómenos climáticos aumentará probablemente el precio de los seguros, convirtiéndose en productos prohibitivos para las capas más modestas.

Otro sector clásico en torno a los desastres es el de seguridad. Junto a las empresas de seguridad tradicionales está surgiendo una nueva generación de compañías que cubren este amplio espectro: servicios de vigilancia y control, cuerpos de seguridad fronteriza, construcción y gestión de instalaciones de reclusión privadas, consultoría antiterrorista, logística, y entrenamiento de cuerpos de seguridad. De hecho, desde 2008 la industria de la seguridad crece casi un 8% anual. Solo el mercado de la seguridad fronteriza en Europa representaba en 2015 unos 15.000 millones de euros y se prevé que prácticamente se duplique (hasta 29.000 millones de euros) en 2022.

Securitización. Las clases dominantes están preocupadas por la crisis del clima. Temen que se desencadene el caos económico y que sus inversiones se vean amenazadas. Por eso, han potenciado un relato del cc asociado al peligro de anarquía y caos social, eufemismos ‒como señala Jonathan Neale‒ con los que aluden a posibles revueltas populares contra el poder de las corporaciones. Este relato empezó a fraguarse hace una década, cuando comenzaron a publicarse informes de instituciones internacionales y organismos de seguridad de EEUU y Reino Unido que enmarcaban el calentamiento global principalmente como un “problema de seguridad” y como un “multiplicador de amenazas”, lo que nos abocaría inexorablemente a un mundo inestable y plagado de conflictos. Estas tensiones apuntan como “culpable” a los pobres en general y al Sur Global en particular, desviando así la atención de las verdaderas responsabilidades del mundo rico.

En esta construcción del cambio climático como amenaza, la respuesta  de las elites es su gestión militarizada, a cargo de ejércitos y agencias de seguridad a través de medidas de mano dura y uso de la fuerza que buscan ofrecer una pátina de “todo está bajo control” que en el fondo solo trata de apaciguar el miedo de las élites ante una posible pérdida de control, ya sea por revueltas populares o por la propia crisis climática.

Estas decisiones de fuerza se aplican tanto al perímetro exterior del mundo rico, securitizando las medidas, militarizando fronteras y externalizando la gestión a terceros países, como también al interior del territorio del Norte. Crece la mano dura y las leyes de control social se extienden en todo el mundo al tiempo que aumenta la protesta y la organización social.

Activismo desde la sociedad civil

Asistimos a una auténtica eclosión de grupos preocupados por el cambio climático. Se han cansado de esperar respuestas y están poniendo en marcha una verdadera resistencia frente a la inacción. Este activismo climático de nuevo cuño está compuestos por grupos de todo pelaje: escolares y jóvenes en huelga y de madres por el clima, de activistas en rebeldía y los que consideran que este es el asunto del siglo. Algunos de estos grupos son Fridays for Future; Extintion Rebelion; L’Affaire du Siecle en Francia; y en el Estado español, Juventud por el Clima y Contra el Diluvio.

En su diversidad, estos grupos comparten ciertos rasgos comunes, como el sentido de urgencia de su acción en defensa de la vida; el uso de la retórica de la rebelión frente a la inacción; la identificación del propio sistema capitalista como origen del problema; el vínculo que establecen entre cambio climático y cuestiones de equidad y justicia; o la ausencia de actores políticos organizados al frente.

En paralelo al nuevo movimiento por la justicia climática, están surgiendo redes vecinales y organizaciones comunitarias que están poniendo en marcha sus propias capacidades y autoapoyo para enfrentar a la vez los desafíos del calentamiento global e injusticias históricas, como la pobreza, o la exclusión. El resultado es un activismo climático mucho más transversal vinculado a la idea de justicia.

Una lucha en la que no podemos fallar

Como asegura el periodista Mattia Salvia, en torno al cambio climático se despliega un nuevo capítulo de la lucha de clases entre los poderosos y todos los demás, o del capital contra la vida. El capitalismo ‒y los poderosos‒ han entrado en “modo supervivencia” y se está preparando para la catástrofe ambiental a través de nuevos modelos de gestión con hombres fuertes que están toman el poder. Ya hay un eje de extrema derecha compuesto por Trump en EEUU, Bolsonaro en Brasil, Duterte en Filipinas, Morrison en Australia, los populistas polacos, y la extrema derecha húngara, alemana e italiana. A la vista de estas tendencias, existe el peligro real de que los poderosos hagan pagar la crisis climática a los pobres y que se generen conflictos entre pobres.

Las élites ya están moviendo ficha para ponerse a salvo, como aseguraba Douglas Rushkoff, ya sea en este planeta ‒como dos empresarios de Silicon Valley que han comprado grandes extensiones de tierra en Nueva Zelanda‒, encerrándose en búnkeres protegidos por cuerpos de seguridad, subiendo sus mentes a superordenadores, o haciendo planes para migrar a otros planetas.

Por exageradas que puedan resultar estas afirmaciones, conviene recordar la tesis de Kevin MacKay, profesor de ciencias sociales canadiense que ha estudiado los factores del colapso de las civilizaciones y argumenta que la causa más importante de un colapso civilizatorio es la existencia de una oligarquía que trata de protegerse a sí misma en lugar de adoptar las decisiones requeridas para el bien común. El problema, dice MacKay, es que las elites se benefician de las disfunciones del sistema y abortan cualquier solución relevante. Este profesor añade que todas las sociedades que han estado sometidas a los intereses de una elite oligárquica han colapsado. De modo que mientras sigamos rehenes de una oligarquía corporativa, llegaremos tarde a evitar los efectos ecológicos (y sociales) de la crisis climática.

Lo que ahora está en juego es quién va a tener que soportar el peso del cambio climático; y cómo se va a realizar el ajuste, si a través del control, la represión y la segregación, o con criterios de justicia climática. Si sale adelante un modelo securitario y corporativo, podemos fácilmente deslizarnos hacia escenarios de (eco)fascismo o de un mundo de guetos.

En esta lucha nos jugamos todo. La rebelión popular por el cambio climático ofrece esperanza en la dirección correcta: la necesidad de que la gente retome las riendas de este asunto vital para construir entre todos respuestas justas que no dejen a nadie atrás. Para ello es esencial coordinar la lucha climática con otras luchas, en torno a la crisis ambiental en su conjunto y las relacionadas con la justicia social y los feminismos, porque son la misma lucha. Como afirma la inspiradora escritora Rebecca Solnit, buena parte del éxito depende de reconocer nuestras propias capacidades y de darnos cuenta de que podemos luchar y ganar. 

----------

Nuria del Viso es máster en Antropología, licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid. Investigadora del área ecosocial de Fuhem. Es integrante del consejo editorial de la revista Papeles de relaciones ecosociales y cambio global.

¡Hola! El proceso al Procès arranca en el Supremo y CTXT tira la casa through the window. El relator Guillem Martínez se desplaza tres meses a vivir a Madrid. ¿Nos ayudas a sufragar sus largas y merecidas noches de...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Nuria del Viso

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. c

    HILO IMPUESTOS bajada de impsts es camelo si a ls ricos tbn no pagan ni al nivel de la Ue en Francia etc ricos piden pagar + Y acá mueven bandera+se dicen patriotas=engañarns ls mismos qe ahora ns piden bajar imptos a ricos son ls qe crearon crisis y ns engañaron solo asi ns parecería bien Hilo : si se baja a ls pobres , es bueno, pero ls mismos que lo hacen se lo quitan por otro lado : suben iva= impsto familiar suben luz gas gasoil guarderias medicinas comida etc etc privatizan bajan salarios recortan leyes laborales qe precarizan y despiden gratis etc etc y esto a ricos no afecta el Pp en Andalucia en solo dos mes ha quitado impto sucesiones y ha subido guarderias, medicinas etc = ataque a demografia + dicen defender a familias-vida Hn quitado sucesiones pqe alli hay terratenients franquistas+especuladores d pisos turismo Jnto cn Vx y C$=Lo tapan cn ruido y atacandose mutuamente bajar impto a ricos es darles muxo dinero y asi 1ºespeculan=crean crisis pa justificar mas recortes y privatizaciones 2ºguerra d precios cn pymes a ls qe destrozan=cierran=precariedad=esclavitud 3ºse quita dinero al estado=recortar+privatizar=ellos lo compran-qedan todo= manipulan informacion,hacen leyes,ocio, cultura, pensar, estudiar,tiempo,etc=todo como a unos pocos les conviene =solo ellos viven como personas=ns deprecian=despoblacion Sin impuestos no hay democracia ni derechos=ni personas Upodemos : Minimo 3 cosas a la vez pa qe funcione la prosperidad pa la gente .bajar impuestos a pobres=Iva-familiar e irpf a pymes ( Up los bajaria + qe lo propuesto por C$) .subir a ricos a nivel d UE .subir salarios Up propone tbn .500millones año para el rural .estudios gratis .transporte hasta 26 años gratis .recuperar expolio catolico, d la banca y dl franquismo .bajar luz y nacionalizar agua ambas cosas como en Francia y alemania asi qe no es comunismo sino socialdemocracia etc etc etc Compro leche de 1€.litro y se me ocurrió mezclarla al 50% con agua=sabe mejor que la de 0,70€ =ns engañan= ls intermediarios trabajan pa multinacioanles qe solo crecen mas=necesitan mantenerlo a abse d robar =fabrican basura+ dejan d respetar natura personas animales aire etc Puleva ya es francesa y asturiana lo dicho Se lo quieren quedar to en complicidad d C$ psoe PP Vx

    Hace 3 años 9 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí