1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

OBRAS Y SOMBRAS

Francisca Aguirre ya está en Ítaca

La poeta, Premio Nacional de las Letras, falleció tras casi 90 años de memoria arrodillada ante el espanto de su infancia de posguerra

Miguel Ángel Ortega Lucas 17/04/2019

<p>Francisca Aguirre.</p>

Francisca Aguirre.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

¡Hola! El proceso al procés arranca en el Supremo y CTXT tira la casa through the window. El relator Guillem Martínez se desplaza tres meses a vivir a Madrid. ¿Nos ayudas a sufragar sus largas y merecidas noches de fiesta? Pincha ahí: agora.ctxt.es/donaciones

...Llegaron hasta un salón de proporciones intimidatorias, en donde les ordenaron aguardar en silencio; se miraron unas a otras pidiéndose socorro con los ojos y, de pronto, Margarita, Susy y Paquita, de siete, nueve y once años, vieron a Carmencita, hija del hombre todopoderoso, a unos tres pasos de distancia. Francisca Aguirre le recitó a aquella adolescente la felicitación por su onomástica y le entregó el ramo de flores, y entonces la hija del hombre todopoderoso vio con perplejidad cómo aquellas tres niñas se hincaban de rodillas ante ella y oyó cómo la mayor, arrodillada y mirándola fijamente a los ojos, le rogaba que transmitiese a su papá la súplica de cambiarle a Lorenzo Aguirre la condena de muerte por la de cadena perpetua. 

Esa escena ocurrió el 16 de julio de 1942, festividad de la Virgen del Carmen. Pero ya sabemos que hay cosas que suceden para siempre. 

En la vida de la escritora Francisca Aguirre (Alicante, 1930-Madrid, 2019), al menos, algunas cosas, demasiadas, sucedieron para siempre. No significa que no viviera (todo lo contrario), que no riera, que no conociera la victoria cotidiana de existir; es sólo que la primogénita del pintor republicano Lorenzo Aguirre era hija también de los tutores del consuelo llamados Antonio Machado, César Vallejo. Quiere decirse que sabía bien que sólo quien llora hasta el fondo sabe lo que vale la alegría; de igual modo que sólo el valiente sabe del todo lo que es el miedo. 

Por eso, 

Lo mejor que podemos hacer es no asustarnos. 

Pero quién aprende tal cosa del todo. Ella tuvo que intentarlo muy temprano, a palmetazos de la vida, de la barbarie española que le tocó vivir. La escena transcrita al comienzo la recordaba su compañero de vida Félix Grande –en la inolvidable La balada del abuelo Palancas–: aquel día de verano en que Jesusa Aguirre, hermana del pintor, “mujerona resuelta, pudiente y de derechas”, alquiló un Rolls Royce y se plantó en el palacio de El Pardo, con sus tres sobrinas y la excusa de hacer una ofrenda a la hija del dictador Francisco Franco, para que la mayor de ellas terminara pidiendo de rodillas a Carmencita que su papá de ella le perdonase la vida al suyo. 

De rodillas. “Pidiéndose”, las tres hermanas, “socorro con los ojos”.

En la noche fui hasta el mar a pedir socorro 
y el mar me respondió: socorro.

(...) Ítaca y yo fuimos al minotauro acuático 
para pedir socorro 
y el mar nos respondió: socorro. 
Triste fiera: socorro. 

Así comenzaba el primer libro que publicó Francisca Aguirre, Ítaca (1972), honrado el año anterior con el premio Leopoldo Panero. Ya sabía bien, Paca Aguirre, que todo pide socorro en este mundo, que hasta lo más impetuoso y arrogante puede ser una pobre bestia huérfana rugiendo de soledad en su laberinto; sólo hay que saber hacer oído, tener la piedad y la paciencia de escucharlo.   

Hay que tener paciencia. También esto tuvo que aprenderlo, con mucha prisa, Francisca Aguirre, a quien gustaba aconsejar a los rapaces con los consejos de su maestro MachadoSabe esperar, aguarda que la marea fluya... Porque el arte es largo, la vida es corta y, además no importa. “No importa, no importa...” –emerge este recuerdo de ella, sentada en su casa de la calle de Alenza, mirando como un cóndor por encima de las gafas en algún atardecer machadiano de hace una década, o de antes de ayer–. Suele decirse de ella que fue una escritora tardía,por publicar ese su primer libro de poemas rebasados los cuarenta años. Ella vino a decir que se trataba de una cuestión de auto exigencia. Si así era, lo cumplió: la depuración formal y sentimental de ese primer libro es ya la de una voz adulta, plena, la de una mujer que sabe quién es por la vía palmaria de lo perdido, pero también de lo que queda. 

Fue en esos años que siguieron, en esos libros de los años 70 (Los trescientos escalones; La otra música), donde cristalizó lo mejor de su voz, donde mejor enhebró el telar interminable de su memoria anterior y futura esta llaga viva, hermana en insomnios de Olga Orozco, de la derrota alucinada de José Hierro, del río cauterizante de su maestro y amigo Luis Rosales. Mujer menuda pero rotunda, de retranca mediterránea, que se emocionaba aún, a los ochenta años, al recordar a los familiares perdidos, con el desvalimiento y la inocencia de la niña de 11 que no dejó de ser nunca, y que parecía por lo mismo poseer una fortaleza que fuera a sobrevivir a todos los destrozos. 

Yo, que nací en el treinta, cuando es cierto 
–como todos sabéis– que nunca debí hacerlo, 
que hubiera yo debido meditarlo antes, 
tener un poco de paciencia y tino 
y no ingresar en ese tiempo loco 
que cobra su alquiler en monedas de espanto.
 

Pero si Francisca Aguirre pudo conocer todo el espanto, también conoció toda la gracia en toneladas de amor, de amistad, de fiesta fraterna entre el vino y la poesía. Su casa fue durante décadas una fiesta de la reunión, con ella como matriarca; una conspiración por derrocar al miedo y despilfarrar la alegría, casi a puñados por los balcones de la calle de Alenza. En aquella mesa circular, entre las ruinas del atardecer, recibieron, Paca Aguirre y Félix Grande, a Jorge Luis Borges, del brazo del lazarillo ilustre Fernando Quiñones. En aquella mesa de la calle de Alenza consolaron, Paca y Félix, a Julio Cortázar después de perder a Carol; y les consoló a ellos, compartiendo guitarra y humo, Paco de Lucía. En aquella mesa se sentaban, al anochecer, Paca, Félix y su hija, la también poeta Guadalupe Grande, a leer por millonésima vez los versos del inca oracular César Vallejo: jugaban a pasarse el libro, leer los poemas en voz alta, y ver quién aguantaba más antes de que las lágrimas impidiesen al valiente seguir leyendo. 

En el último tramo de su vida recibió algunos de los más altos reconocimientos de la cultura oficial de nuestro país, pero a esas alturas lo que pudiera agradecer su vanidad no sería comparable a lo que su gratitud debía a esas otras cosas intangibles que no pueden medirse en galardones de gloria, fuegos fatuos de un día: a lo que sí permanece y dura; a todo lo que –escribió para ella el amor de su vida– fue finalmente “el premio”: la vejez triunfal dándose de la mano, los dos juntos, después de todos los destrozos. 

Pero...

Va a amanecer, Lorenzo. Te van a ejecutar.  

“En la mañana del seis de octubre” de aquel 1942, dos monjas informaron a las pequeñas Susy y Paquita, en el colegio para hijas de presos políticos en que las internaron, “mientras las peinaban”, de que iban a llevarlas a la capilla: “para que rezaran por el alma de su padre a fin de liberarlo de la eternidad del Infierno”. 

El pintor Lorenzo Aguirre había sido asesinado con garrote vil por el régimen franquista. De nada sirvió aquella ofrenda ante la hija del dictador. Francisca Aguirre no olvidó nunca, no quiso olvidar jamás, aquel crimen, la desolación y la infamia que debió soportar su familia desde entonces. El carácter es el destino, decían los moradores de su Ítaca. No sería descabellado aventurar que si su destino era ser poeta, el carácter indómito de Francisca Aguirre nadó siempre también, con determinación de náufrago metódico, durante toda su vida de casi noventa años, hacia la isla aquella prometida a la que ninguno llegaremos nunca vivos: sabiendo sin embargo que ese bracear sin miedo ni esperanza, con la sonrisa de quien compadece hasta al poder del mar, es la única salvación ante el derrumbe de todos los dioses, del crepúsculo último. 

...Todo lo dejaremos atrás 
y nada olvidaremos nunca, 
porque no somos asesinos. 
Nada nos quedará, pero esa nada 
tendrá la imprecisión de lo que avanza y vive, 
su medida azarosa, 
y será suficiente para llenar esa otra nada 
que abarca el breve espacio de una vida. 
  

¡Hola! El proceso al procés arranca en el Supremo y CTXT tira la casa through the window. El relator Guillem Martínez se desplaza tres meses a vivir a Madrid. ¿Nos ayudas a sufragar sus largas y merecidas noches de...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Miguel Ángel Ortega Lucas

Escriba. Nómada. Experto aprendiz. Si no le gustan mis prejuicios, tengo otros en La vela y el vendaval (diario impúdico) y Pocavergüenza.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí