1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Reportaje

Cuando los bosques lloran de miedo

Los activistas de Hambach cumplen siete años de ocupación en uno de los bosques más antiguos de Europa. Tras los incidentes ocurridos durante el intento de desalojo en setiembre, la empresa minera RWE y el gobierno han postergado la tala hasta 2020

Marc Solanes Colonia , 15/05/2019

<p>Activistas en el bosque de Hambach.</p>

Activistas en el bosque de Hambach.

MARICEL BLANCH

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT se financia en un 40% con aportaciones de sus suscriptoras y suscriptores. Esas contribuciones nos permiten no depender de la publicidad, y blindar nuestra independencia. Y así, la gente que no puede pagar puede leer la revista en abierto. Si puedes permitirte aportar 50 euros anuales, pincha en agora.ctxt.es. Gracias.

El suelo chirriaba mientras avanzábamos por una especie de pasarela de madera que se identificaba como la entrada a la caseta informativa justo a las puertas de uno de los bosques más antiguos de Europa. “¿Quieres café, té o agua caliente?”, me pregunta el chico de la capa desde la otra punta del habitáculo. Le respondo que no. Se encoge de hombros con una expresión de indiferencia y, seguidamente, se sirve un tazón de café de dimensiones desproporcionadas para afrontar lo que se predecía como un día lluvioso que descargaría con virulencia. Eran las nueve de la mañana y acabábamos de llegar a Hambach, el bosque ocupado por activistas ecológicos desde 2012: el pasado mes de setiembre se produjo el despliegue policial más grande desde la II Guerra Mundial para intentar desalojarlo.  

Desconocíamos el nombre de la persona que nos acompañaría durante todo el día. Se hacía llamar Lluna, hasta que descubrimos que ese era el nombre de la región del bosque donde vivía. El hombre vestido de superhéroe, que tampoco reveló su nombre, nos calmó asegurándonos que alguien vendría a recibirnos. Minutos más tarde entra alguien por la puerta, con una capucha embutida hasta las cejas y una braga encintada hasta los ojos. “¿Marc? Encantado, me llamo Tempest. Si me dejas unos minutos, me tomo un café y empezamos la ruta por el bosque”, me dijo. Saluda con igual cordialidad a la fotógrafa que me acompañaba, Maricel, y se sienta a mi lado sosteniendo otra taza de café también desproporcionada.

La ocupación de Hambach empezó siete años atrás, cuando la empresa minera RWE estaba a punto de hacer desaparecer casi todo lo que quedaba de bosque para ampliar la mina de carbón que lo rodea. Actualmente, aún resisten aproximadamente un centenar de activistas que recibieron entre la alegría y la incertidumbre el pacto entre el Gobierno y la energética de no avanzar más en la tala de árboles hasta, como mínimo, octubre de 2020. “Fue un intento de desalojo muy violento. Los golpes, arañazos y empujones fueron el pan de cada día hasta que el juez dictaminó la suspensión de la operación”, explica Tempest, mientras nos conduce a los límites entre el bosque y la mina. Poco a poco va dejando entrever su rostro por fuera de la braga, pero la confianza aún no ha llegado al punto de atreverse a quitarse la capucha.

Efectos de la actividad minera en el bosque de Hambach / Maricel Blanch.

Efectos de la actividad minera en el bosque de Hambach / Maricel Blanch.

En mayo de 2012 empezaron a llegar al bosque activistas de movimientos muy distintos procedentes de toda Alemania para evitar el avance de las máquinas encargadas de talar los pocos árboles que quedaban en pie. Después de dos años de apariciones intermitentes, el grupo de defensa de Hambach constituido en ese momento decide instalarse de forma ininterrumpida en el bosque y empezar a construir habitáculos, a ras de suelo en un primer momento, y en las copas de los árboles posteriormente. El proyecto de avance de la mina, aprobado por el gobierno del Estado, pretende eliminar la mitad de lo que queda de bosque, de cuya extensión original solo sobrevive el 5%.

Este mismo gobierno, por inverosímil que parezca, plantea un adiós definitivo al uso del carbón para el año 2038. Para ello, se prevé una ayuda financiera cercana a los 40.000 millones de euros, de los cuales 15.000 millones irían destinados al estado de Renania del Norte-Westfalia. A poco más de ocho meses para terminar el año, se prevé que Alemania no cumpla sus objetivos de emisiones para 2020, un hecho que se debe a la continua dependencia del carbón como fuente de energía. Sólo en Hambach, aún quedan 2.500 millones de toneladas de lignito por extraer.

Durante nuestra ruta, la mayoría de los activistas se cubren rápidamente el rostro cuando aparecemos en sus distritos, y nos miran con estupor desde lo alto de las casas-árbol que pueblan gran parte del bosque, a más de 20 metros de altura del suelo. Me ofrecen, con un tono de voz que me permite imaginar una mueca de gentileza bajo el pasamontañas, una rebanada de melón y un asiento alrededor del fuego en el campamento de tierra del segundo distrito donde nos internamos. Tempest nos cuenta, mientras calienta sus rudas manos pobladas de callos a pocos centímetros de la llama, que se organizan por grupos de trabajo según las necesidades que vayan surgiendo, dotándose de una estructura flexible debido a “la delicada situación que se vive”. Encargado de la comisión de medios de comunicación, pasa la mayor parte de los días haciendo la misma ruta con los periodistas, casi todos freelance, que acuden para reportajear la situación en Hambach. 

Nos invita a comer con un gesto amable una vez llegamos a Lluna, su distrito, bajo una lona azul improvisada que a duras penas nos protege de la tímida lluvia que lleva amenazando desde media mañana. El menú se basa en pan con guacamole casero que nuestro anfitrión baja de una cocina colgante entre dos árboles y que reza, en inglés: “La revolución empieza en tu cocina”. Se unen un par de invitados más, vecinos del barrio, que nos saludan con el rostro destapado. Aquí se hace difícil entablar una conversación del todo honesta con nadie. Cada vez que nos presentamos a alguien debemos sufrir un exigente proceso de escrutinio físico y mental en el que no se emite un veredicto hasta que no se intercambian un número de frases suficiente como para saber si fingimos ser periodistas militantes o no. Y en la mayoría de los casos, para añadirle más complejidad al asunto, el tiempo que pasamos con cada nuevo inquilino no es suficiente para someternos a ese examen. 

Recogemos tablones reciclados de un recóndito lugar del bosque donde acumulan materiales que encuentran por los pueblos cercanos después que Tempest nos pida amablemente que lo ayudemos a construir las paredes de su nuevo hogar. “El 95% de lo que utilizamos es reciclado o material natural sostenible”, afirma el activista mientras me enseña a retirar los clavos oxidados de la madera tratada. Y así discurren sus días, entre charlas interminables con medios de medio mundo y la construcción de estructuras colgantes en lo alto de los árboles en sus ratos libres. Después de subir el material hasta arriba nos lleva a territorio de la mina, a pocos metros de su casa. “Vigilad, tenemos cinco minutos hasta que llegue la seguridad privada de RWE”, advierte. Se cubre el rostro casi por completo dejando sólo una pequeña ranura a la altura de los ojos y nos indica que lo sigamos. Contemplamos, inmersos en un silencio casi sepulcral, el inmenso agujero negro que se cierne imponente ante nosotros. Ante un horizonte que parece casi infinito, donde se mezclan el negro carbón con miles de tonalidades terrosas, se observa el avance de unas máquinas que desde nuestra posición apenas conseguimos atisbar con claridad. Se trata, en realidad, de las excavadoras más grandes del mundo: 200 metros de longitud y un peso que supera las 14.000 toneladas.  

La seguridad privada aparece en un tiempo récord, según puedo ver en la expresión de Tempest. Acelerando como si no hubiera mañana, frenan justo delante de mis narices y me ordenan tirar al suelo todo lo que llevo en las manos. Parece ser que un bolígrafo BIC y una libreta barata son armas potencialmente peligrosas. Me hablan en alemán hasta que ya no puedo seguir la conversación y les pido, amablemente, que cambien al inglés. “Estás en Alemania y tendrías que saber alemán”, me grita el cabecilla que, curiosamente, parece de origen turco a juzgar por sus facciones. Cuando le consigo enseñar mi acreditación de prensa, después de una larga pelea verbal, cambia radicalmente la expresión de su cara y me explica, en un tono demasiado amigable, que no puedo estar allí sin acreditación especial y que me acompañan a la salida. 

El pasado 19 de setiembre, durante el intento de desalojo, un periodista alemán que cubría las protestas para un blog falleció al caer al vacío desde una altura de 15 metros. La caída se produjo desde lo alto de un puente colgante que unía dos casas, justo después de colgar un vídeo en las redes de los efectivos de la Policía llevando a cabo la operación de desahucio. Parece ser que la muerte del bloguero, que no pudo ser reanimado por los equipos de emergencia después de practicarle los primeros auxilios, ha creado un precedente en el trato de estos cazadores de intrusos. 

Minutos antes de la puesta de sol, nos despedimos de Tempest con un apretón de manos y un abrazo. Siento impotencia por una lucha que, lejos de ser una de las victorias más importantes para el movimiento de resistencia ecologista a nivel mundial, no tendrá nada que hacer cuando el Estado y RWE decidan desplegar sus tentáculos al completo. Justo antes de partir, una de las voluntarias, de mediana edad y vecina de la zona, nos conduce hasta una de las casas árbol más cercanas a la entrada del bosque para que podamos fotografiar el interior de una de las viviendas. “Desde el intento de desocupación de setiembre vengo aquí todos los fines de semana. No podría hacer otra cosa que ayudarlos en todo lo que pueda”, nos explica, dibujando una sonrisa espléndida.

Sin el papel que juegan estos voluntarios sería imposible que los activistas salieran adelante después de todos los impedimentos a los que se han visto expuestos en los últimos siete años. “Debemos seguir al pie del cañón. Lo que ha hecho esta gente es histórico, y todos somos responsables de que salga bien”, concluye, entre lágrimas de emoción, mientras me tiende la mano para ayudarme a descender el último escalón de la escalera de salida de la cabaña. 

-------------------------

@markthebollocks 

Autor >

Marc Solanes

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. c

    cn la contaminacion que hay, impacta muy desagradable esas talas para benefico d multinacionales que ni pagan impuestos etc y contaminan etc etc Pero si todo fuera diferente y esas empresas se preocuparan por lo que hacen y sus consecuencias, tal vez se podria explotar el metal y luego reforestar ...auqnue dicho asi es mas facil qe la realidad...?

    Hace 1 año 10 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí