1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

‘Hotel Bombay’: el terrorismo como producto de entretenimiento

La película de Anthony Maras recurre a lugares comunes del ‘thriller’ y ofrece un relato sensacionalista del atentado de 2008, sin espacio para la reflexión

Antonio Bret 2/10/2019

<p>Fotograma de la película Hotel Bombay.</p>

Fotograma de la película Hotel Bombay.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

El 1 de octubre, CTXT abre nuevo local para su comunidad lectora en el barrio de Chamberí. Se llamará El Taller de CTXT y será bar, librería y espacio de debates, presentaciones de libros, talleres, agitación y eventos culturales de toda índole. Puedes hacerte socia/o en este enlace y tendrás descuentos de hasta el 50% en todas las actividades.

En 1979, diez jóvenes fueron salvajemente asesinados en Crystal Lake, un campamento situado en New Jersey, Estados Unidos, por la señora Voorhees, una mujer trastornada debido a la fatal muerte de su hijo, Jason, ahogado en un lago. La mujer culpaba a los jóvenes, monitores y campistas, del accidente, ya que, al parecer, en el momento del suceso, los monitores andaban a unos menesteres más propios de las hormonas que de los asuntos relacionados con su trabajo veraniego.

En 2008, un grupo de jóvenes pakistaníes coordinaron un ataque simultáneo, en distintos lugares de la ciudad de Bombay. En total una docena de localizaciones, entre las que se encontraba el hotel Taj Mahal, un centro de lujo destinado a agasajar a la clase alta local e internacional. Murieron 188 personas, 141 de ellas de nacionalidad india.

Dos sucesos terribles que se han contado en sendos largometrajes. El primero se estrenaba el viernes 13 de junio de 1980 bajo el apropiado título de Viernes 13 convirtiéndose, con el tiempo, en una de las obras de culto del subgénero slasher: por lo general, un asesino acecha a un grupo de adolescentes en un entorno delimitado, ya sea un campamento, un suburbio o un edificio, como un hotel. El segundo se estrenaba el pasado viernes 6 de septiembre. La diferencia entre uno y otro, al final, es el origen de lo que cuenta, de donde surge ‘la idea’ que mueve el proyecto: en el primero lo terrible, lo grotesco y lo nefando surge de la inquieta imaginación de un escritor, que bucea en su interior para contar un cuento, puede que moral o de simple explotación de la sangre y la violencia, ajustado a unos códigos genéricos claros, el cine de terror; en el segundo, empero, todo lo que se muestra, al parecer, sucedió ‘de verdad’. Es decir, lo que se cuenta, lo que se plasma en las imágenes procede de un suceso real, ocurrido en nuestra historia. Y el director mantiene unos códigos cercanos a ese mismo cine de terror que veíamos en Viernes 13. Y es aquí donde empieza lo realmente terrible de Hotel Bombay y, por defecto, de otras películas que caen ‘en lo abyecto’.

En 1961, el realizador francés Jacques Rivette escribía un texto que supuso una pequeña ‘revolución’ dentro de los mentideros cinéfilos y que, a día de hoy, se sigue usando para describir cierto cine malsano, que juega con los límites de lo moralmente correcto. Su nombre era ‘De la abyección’ y tomaba de base la película Kapó de Gillo Pontecorvo. En esta película, una joven llamada Edith consigue salvar su vida en un campo de concentración nazi gracias a ejercer de ‘kapo’, vigilante de otros presos del mismo campo. Rivette exponía en estos términos una de las discutibles escenas, a su manera de ver, de la película de Pontecorvo:

“Obsérvese sin embargo en Kapo el plano en el que (Emmanuelle) Riva se suicida abalanzándose sobre la alambrada eléctrica. Aquel que decide, en ese momento, hacer un travelling de aproximación para reencuadrar el cadáver en contrapicado, poniendo cuidado de inscribir exactamente la mano alzada en un ángulo de su encuadre final, ese individuo sólo merece el más profundo desprecio. Desde hace algunos meses nos están calentando la cabeza con los falsos problemas de la forma y del fondo, del realismo y de la magia, del guión y de la «puestaenescena», del actor libre o dominado y otras pamplinas. Digamos que podría ser que todos los temas nacen libres y en igualdad de derechos. Lo que cuenta es el tono, o el acento, el matiz, no importa cómo lo llamemos: es decir, el punto de vista de un individuo, el autor”.

Esta es la escena de ‘Kapo’ a la que alude Rivette en su texto. 

 

Podríamos contar con los dedos de las manos las escenas que emulan la del vídeo anterior en Hotel Bombay. Solo por poner un ejemplo, y no me consideren esto un spoiler porque no lo es, tenemos lo descrito a continuación:

Primerísimo primer plano de una joven india, llorando aterrorizada, hablando por teléfono, en el que, comunicándose con los huéspedes del hotel que se encuentran encerrados en sus habitaciones, dice que la policía va de camino y que les abran la puerta.

En este momento, el espectador respira aliviado. Lo que vemos, encerrado dentro de los márgenes del encuadre, es el rostro de la joven, compungido y lloroso. Nada más. Pensamos, por lo tanto, que la situación va a remontar. La policía, por fin, ha llegado al hotel. De esta escena pasamos en corte a un plano general corto en el que vemos que la chica está siendo apuntada con una pistola por uno de los terroristas. Al fondo, vemos a otra chica en la misma situación. El director de la cinta, Anthony Maras, juega con el punto de vista y las expectativas del espectador de un modo muy efectivo, al pasar de la alegría al terror en un segundo, en un corte de plano. ‘Lo abyecto’ parte aquí de que esa situación se habría dado, seguramente, en los sucesos reales. Está ‘usando’ una desgracia para remover al espectador a un nivel instintivo y físico, sin lugar a la reflexión.

Otro ejemplo más conciso: vemos cómo uno de los terroristas acribilla, fuera de campo, a la novia de un mochilero. El mochilero asiste a la escena aterrorizado sin saber si su novia ha sobrevivido o no al ataque. Y con él, nosotros. Ese juego con la ambigüedad narrativa vuelve a colocar un suceso tan trágico como el del Hotel Taj Mahal a la altura de un episodio de teleserie norteamericana.

Maras además ha asegurado haber partido, para la confección de la historia, de cientos de horas de entrevistas a supervivientes y testigos del ataque al hotel. En su obra persiste la sensación, durante todo el metraje, de que no tiene muy claro hacia dónde tirar. Por un lado tenemos al artesano del thriller (barato) con todos los lugares comunes: tensión alargada hasta la extenuación, una banda sonora que toma de la mano al espectador para conducir sus emociones y una ramplona observación de los ‘villanos’, en este caso, los malvados musulmanes terroristas que no dudan en gritar ‘Allahu Akbar’. Por otro, se pone el disfraz del Spielberg más comprometido y no duda en insertar imágenes de archivo reales a lo largo del metraje para darle enjundia al asunto, otorgarle una ‘seriedad’ que no ha dudado en cargarse mediante trucos efectistas descritos anteriormente. No solo eso, sino que tiene la desfachatez de dedicar la película a las víctimas.

¿Todo está mal en Hotel Bombay? No. Es evidente que Maras tiene pericia a la hora de dirigir, de situar a sus personajes en un escenario, tiene madera con el tono y el ritmo. El problema es de base: por muy buenas intenciones que tuviese a la hora de humanizar a los terroristas y no hacer que cayeran en la caricatura, si todo lo demás es grosero, al final cuesta tomárselo en serio. Es como si alguien, a la vez que te propinara una paliza, estuviese llamando a la ambulancia. Simplemente, no le funciona el disfraz de denunciante cuando ha hecho fuegos artificiales y trucos de mago barato con toda la sangre derramada. Y menos cuando terminas la película con las imágenes reales de la reapertura del hotel, un hotel, recordemos, de cinco estrellas, inasumible para el 85% de la población india, que vive sumida en la pobreza. Una fiesta con personalidades influyentes, confeti expulsado por maquinarias costosas y una decoración barroca y excesiva. Ellos se lo merecen, ellos han sufrido. Qué más da lo que pase fuera, qué más da lo que pase por la cabeza de alguien capaz de llevarse por delante a un puñado de personas hasta convertirse en mártir. Que la realidad no te estropee la posibilidad de retratar un buen villano. 

Podríamos seguir enumerando los errores en los que cae este producto, perfectamente envasado y calculado, para que el poso que quede sea muy nocivo: usar el terrorismo para soliviantar al espectador, hacer que se remueva en su asiento y que, al final de la proyección, con lo único que se quede sea con ‘qué mal lo pasaron y menos mal que al final se salvaron’. En los ojos del espectador queda, al final, decidir si es conveniente que este tipo de historias sigan contándose de este modo, con un letrero bien grande que avisa de que están basadas ‘en hechos reales’. Yo lo tengo muy claro.

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí