1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

Sobre la contradicción y la equidistancia

Si cuidamos nuestras palabras, y el uso que hacemos de ellas, estamos cambiando el mundo. Esto es más poderoso que mil protestas en la calle

Joan Grau 23/10/2019

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Hace años que escribo para televisión, sobre todo, programas de humor. Escribo para Andreu Buenafuente desde la época de Una Altra Cosa, en TV3, por lo que entre mis funciones se encuentra la de detectar las contradicciones de la sociedad desde la perspectiva del humor. 

Considero que el humor es la herramienta más democrática que existe, pues es capaz de hacer caer del olimpo a los poderosos y, a la vez, puede elevar la anécdota a la máxima trascendencia. El humor hacia uno mismo y sus propios ideales, la autocrítica, son grandes herramientas para mantenerse en la ecuanimidad que, para mí, es un valor imprescindible para desarrollar una profesión en la que uno no debe casarse con nadie, y menos, consigo mismo. Ser guionista de humor es una profesión en la que uno ha de instalarse en el estado psicológico del bufón de la Corte, alguien que pone sobre la mesa las contradicciones de la sociedad para que los demás puedan sacar sus propias conclusiones. Esta idea es la que me ha impulsado a escribir sobre las contradicciones del momento que vivimos. No es un texto humorístico, solo es un intento desesperado para que la palabra ecuanimidad tenga el lugar que se merece en este momento de posiciones tan polarizadas.

********

Leo en la prensa que “Torra admite contradicciones en llamar a la protesta y enviar a los Mossos” y pienso que, desde el principio, el procès ha sido una secuencia de contradicciones, una tras otra.

Que un Estatut, aprobado en el Parlament y en las Cortes por la mayoría, sea recortado por vía judicial a petición de un solo partido es, como mínimo, una gran contradicción.

Recuerdo como una gran contradicción cuando ERC y la CUP, dos partidos de izquierda, se unieron en la causa independentista con CiU, la derecha catalana corrupta, enemigos de toda la vida. Un partido que estaba en plena huida hacia adelante para tapar el caso Pujol/Artur Mas.

Una ley de transitoriedad con la función de poder desarrollar un referéndum democrático fue aprobada después de saltarse los mecanismos democráticos del propio Parlament establecidos por el mismo Estatut; eso es una contradicción.

Declaro la independencia y la suspendo a los ocho segundos. La famosa imagen de la mujer celebrando y llevándose las manos a la cabeza es la imagen de la contradicción.

Un gobierno defendiendo el diálogo mientras envía miles de policías a reprimir manifestantes suena bastante a contradicción.

Una vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, hablando de sensatez mientras lanza proclamas incendiarias de patio de colegio (el famoso, “en liquidació”), otra gran contradicción.

Un govern hablando de democracia real que promete una república en 18 meses, cuando tramitar cualquier simple ley ya puede durar eso... contradicción (y autoengaño).

Un gobierno español defendiendo la legalidad mientras se demuestra en el juzgado que se ha financiado ilegalmente de forma sistemática... Más contradicción.

Un tribunal emitiendo una sentencia que niega la rebelión con penas que superan a las del 23F en la mayoría de los casos ... Contradicción.

Un partido, JuntsxCat, que no para de usar la palabra “moviment pacífic”, pero que no renuncia explícitamente a la vía unilateral reconociendo el error (como sí ha hecho ERC)... contradicción.

La lista es muy larga.

Lo que más me preocupa es la contradicción en la base de las personas. Nuestras contradicciones internas más profundas.

Cuando un independentista habla de diálogo, derechos humanos y libertad de ideas y, a la vez, califica a cualquiera que no piensa como él de fascista me parece una contradicción a la altura de la que supone que un unionista que habla de sensatez llame nazi a cualquiera que simpatice con el movimiento pacífico catalán.

Pero no hay mayor contradicción que la de alguien que pide diálogo y democracia e insulta a otro llamándole “equidistante”. Estos días hemos visto cómo a las personas que intentan ser ecuánimes, viendo las virtudes y contradicciones de ambos lados, se las insulta llamándoles equidistantes, como si fuera un calificativo denigrante que significa “o conmigo o contra mí” o, por decirlo de forma suave, “no implicado en el problema”. 

Todo lo contrario. Un “equidistante” está sumamente implicado con el conflicto, pues intenta comprender las razones y las contradicciones de ambas posturas, no solo de una, e intenta situarse en un término medio, en un territorio común, donde pueda haber entendimiento. Es, exactamente, el mejor estado psicológico para enfrentar una negociación. Un diálogo. Ponerse en la piel del otro, hacer autocrítica de los propios ideales, someterse a la duda, defender tu idea mediante la asertividad y el respeto, y ceder un poco hacia el medio para acercarse al otro, son valores que se destruyen cada vez que alguien insulta al otro llamándole “equidistante”. ¿Por qué “equidistante”? Porque nadie se atrevería a insultar a nadie llamándole “ecuánime”.

La ecuanimidad y la equidistancia son dos cosas muy distintas. La ecuanimidad es la imparcialidad de juicio, una palabra relacionada con un valor, la justicia. En cambio, la equidistancia, la distancia media entre dos puntos, está relacionada con el espacio y, por tanto, no tiene carga ideológica en sí, es una palabra más “vacía”. Tengas la ideología que tengas, puedes ser ecuánime o no serlo. El problema se halla en que se usa el término equidistante para menospreciar la ecuanimidad, sólo cuando ésta critica una idea propia. Los ejemplos de contradicción, arriba mencionados, no pueden ser calificados de equidistantes, al contrario, son claros ejemplos de un posicionamiento muy claro por mi parte en los temas que cito. La clave no está en si se es o no equidistante, sino en si defiendes tu posición desde la ecuanimidad o desde la falta de ella. En el fondo, la existencia de la equidistancia, en términos ideológicos, es imposible de defender. Raramente encontraremos a alguien posicionado en el centro exacto de dos ideologías. Es mucho más exacto hablar de ecuanimidad.

El equilibrio, el punto medio del que hablaba Buda, la denostada ecuanimidad (una de mis palabras favoritas) requieren, de quien defiende estas posturas, una implicación máxima con el conflicto, porque para llegar a este estado psicológico es necesario informarse en diferentes fuentes, aprender, rectificar, dudar, obligarse a replantear los propios ideales, razonar y, por encima de todo, controlar que ni la emoción esté por encima de la razón –porque provoca reacciones incontroladas– ni que la razón esté por encima de la emoción, porque provoca argumentaciones frías y vacías. No se puede conseguir esto sin un esfuerzo intelectual poderoso y una implicación más allá de lo superficial.

Todos lo sabemos. Todos. El conflicto solo se resolverá acercando posturas, comprendiendo al otro, cediendo y haciendo autocrítica, es decir, situándose en un punto más equidistante del que se estaba antes del acercamiento. Lo otro se llama “quedarse en los extremos”. Pasó en Irlanda cuando el IRA y el gobierno británico se sentaron a hablar. Pasó en Suráfrica cuando lo primero que hizo Mandela, después de salir de su largo confinamiento, fue sentarse con el enemigo que le había encerrado para tenderle la mano y encontrar una solución. Todo el mundo se movió un poco de su postura, hacia el centro, donde las palabras no caían en el vacío.

Considerarse demócrata o defensor de los derechos humanos y usar la palabra “equidistante” como insulto es de una contradicción infinita y el resultado evidente de la falta de reflexión. 

La palabra, y su uso, construye nuestro pensamiento y nuestro pensamiento, la forma de ver el mundo. La forma de ver el mundo condiciona nuestras acciones y nuestras acciones moldean el mundo en que vivimos. Si cuidamos nuestras palabras, y el uso que hacemos de ellas, estamos cambiando el mundo. Esto es más poderoso que mil protestas en la calle. Cuando nos demos cuenta de esto, avanzaremos juntos hacia algo mejor.

--------------------------------------

Joan Grau es guionista del Terrat.

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Fermi

    Gran artículo, y como casi siempre en ctxt ¡lástima que no sea un medio más leído!. Creo que, como sociedad, nos iría mejor si la reflexión del autor llegara a una mayoría (en vez de a los cuatro motivados que estamos por aquí)

    Hace 1 año 5 meses

  2. Martín Patrocinio

    En primer lugar, un saludo, sr. Grau. En segundo lugar, vamos por partes. 1) Que el humor es la herramienta más democrática que existe es una falsedad que no se ajusta a la realidad. Sin duda, la herramienta más democrática que existe es el voto. Costaría mucho encontrar un solo caso en el que un chiste, un gag o un sketch haya tumbado un gobierno; sin embargo, si usted lo desea le hago la lista de gobiernos que han caído del Olimpo (sea lo que sea el Olimpo) por un solo voto de menos respecto de su contrincante. 2) Donde usted dice "contradicción", tal vez debería decir "inconsistencia". Una contradicción es, técnicamente, una proposición en la que p y no p no pueden ser ambas verdaderas en ningún mundo posible. Otra cosa es la inconsistencia, o la incoherencia, que de esas las hay en el Procés (con acento cerrado, por favor), en la Moncloa, o en el historial de navegación de cada uno de nuestros ordenadores. 3) Usted habla de cuidar las palabras para crear o construir un mundo mejor: pues bien, empecemos por no usar "contradicción" en vano. Que de los hechos que usted cita no se deriva ninguna contradicción lo podemos ver en el dato de que se han llevado a cabo los dos a la vez. ¿Podría usted haber escrito este artículo sin escribirlo? Eso es una contradicción. Que un argumento no sea sólido no implica que sea contradictorio. 4) Donde usted dice que el humor busca la contradicción, creo que más bien busca la incongruencia. Pero no quiero ponerme pesado. A Locke y Kant me remito. Un saludo y, eso sí, bravo por lo que fue usted capaz de hacer junto a Buenafuente. Ahí sí.

    Hace 1 año 5 meses

  3. Kalidoscorpio

    Estoy de acuerdo con el espíritu de la ecuanimidad que se defiende en el texto en el sentido de encarar los problemas de manera profunda, intentando entender las contradicciones, motivaciones, emociones y causas debajo de los conflictos y de todos los implicados. Pero en cierto punto el texto parece caer sin querer en su propia trampa. Esa ecuanimidad no puede "axiomizarse" ni convertirse en un "ejercicio" o mantra porque tiene una serie de consecuencias y posibles vicios bastante indeseables: Para matar dos pajaros de un tiro, además de intentar apuntar ciertos peligros de algunas argumentaciones, voy a hacer lo que se recomienda en el texto. Voy a mediar entre aquellos ofendidos con el término equidistante, y aquellos que lo emplean, tratando de no simplificar el pensamiento de uno u otro bando: - Se asume que la ecuanimidad es un objetivo alcanzable y como es "sublime" en si mismo, si uno llega a ella, se vuelve irrefutable: Uno puede aspirar a esa ecuanimidad pero lo más seguro es que nunca lo consiga. Eso no quiere decir que no haya que intentarlo, pero uno no puede quedarse "agusto" solo por creer que por estar en un término medio entre las dos partes ya está siendo ecuánime, y el resto unos extremistas irreflexivos. Eso es trampa, y tiene una motivación más bien egoista y alejada del conflicto: Quedarse agusto con uno mismo y con lo bien que lo hace. El conflicto en si, en ese caso, se la traería al pairo. - Creo que es obvio que no se utiliza equidistante como insulto de una manera hiperliteral. Eso es simplificar demasiado la mente de "el otro". Es un palabro que tiene el mismo riesgo de utilizarse mal que extremista. Cuando se utiliza como insulto en si mismo, en efecto, no aporta nada, porque no es un mal en si mismo. Estar en un extremo o en el centro justo no tiene nada que ver con lo adecuado de una postura. Eso son meros atajos del sentido común para intentar situarnos en el sitio correcto. A veces un extremo puede ser "la verdad" o lo correcto, o lo puede ser el medio. Casi nunca además hablamos en ese sentido de TODO el espectro, solo de lo imaginable en nuestra cabeza como sitios posibles, lo que hace todavía más precaria la idea de guiarse por una referencia "espacial" a la hora de posicionarse en un tema (el "yo" siempre se considera "centrado" independientemente del vocabo que utilice para definirlo) - En conclusión: Aunque equidistante y extremista sean palabras que no tienen sentido para descalificar la postura de otro, entendemos lo que se quiere decir con ellas aunque puedan ser tramposas. No es un rasgo de personalidad en si, así que todos podemos caer en uno o en otro y tiene más que ver con la actitud: Se critica la actitud extremista de alguien cuando es excesivamente cerrada a aceptar cualquier cosa fuera de su entendimiento, o que es poco flexible (algo que no es demasiado malo si hablamos por ejemplo de derechos humanos, o no retroceder en derechos conquistados en general, o para posicionarse en conflictos donde el débil no tiene poder). Y se entiende como actitud equidistante la de aquel que habla, aun muy analiticamente, desde la distancia material del problema que trata de analizar (el ejemplo más típico sería aquel que dice: "La violencia nunca está justificada". Y lo dice desde una posición donde jamás se ha visto realmente presionado a recurrir a ella). Es decir, se pasa de aséptico y acaba priorizando su necesidad de posicionarse "correctamente" en función de ese valor, y siempre en sus propios zapatos, y con la falta de contradicciones como ideal (ciertamente inalcanzable), en detrimento de priorizar el problema y las vidas implicadas en él, de forma realista y no solo idealista. Admite tanta flexibilidad a la hora de valorar como igualmente válidos los argumentos de la gente situada en el conflicto que llega a resultar arbitrario, es decir, que concluirá cosas distintas en función de cuales sean sus anclas/referencias. Sin embargo es muy útil en conflictos menos jerárquicos que atañen a personas que están en una escala de poder similar. - En conclusión final: Ningún axioma o esquema es válido per se para entender un conflicto. No se trata a mi juicio entonces de elegir entre moderación y equilibrio o implicación y valores. Se trata de hacer multiples intentos teniendo en cuenta todas las maneras de acercarse a ese conflicto. Luego, en mi caso, valoro mis propios valores, los cuales deberían estar en revisión constante, y entonces decido dónde me posiciono y con quién, sin que eso me impida poder criticar tanto el sitio en el que estoy como en el que no estoy.

    Hace 1 año 5 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí