1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

“El flamenco es un arte sin origen ni objetivo. Es el arte de la falsificación absoluta”

Una “no-entrevista” de sobremesa con el Niño de Elche y Sergi Cameron

Marta Bassols 4/12/2019

<p>Con un café delante, la conversación se aleja del formato pregunta-respuesta de una entrevista promocional y entra en el terreno del debate entre amigos.</p>

Con un café delante, la conversación se aleja del formato pregunta-respuesta de una entrevista promocional y entra en el terreno del debate entre amigos.

Lluís Tudela

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Dice uno de mis personajes literarios favoritos que es el conocimiento y no el dolor lo que corre por mil calles oscuras y salvajes. Los días convulsos y fríos seguramente hacen más daño que las primaveras. Pero, del mismo modo que no por permanecer en la caverna desaparece la realidad de fuera, al hablar de arte, es fértil iluminar el espacio crítico, los deseos y las ideas que al entrar en ebullición devienen en prácticas. Esta conversación nació con la intención de exaltar el opulento y fascinante trabajo de El Niño de Elche, uno de los artistas que más afectan y sacuden, y que en estos días presenta dos discos, Colombiana, (producido con la Ebly Álvarez de Meridian Brothers) donde la cosa caribeña y la flamenca se unen en un viaje de ida y regreso, y Fuerza nueva (con los Planetas) que resignifica algunos de los himnos populares para liberarlos del peso del contexto. A ellos se suma también un libro, Morbo Legítimo, donde entre aforismos y otras municiones poéticas ilumina las morbosidades los rincones de sus propias relaciones, y una película, Niños Somos Todos,que es un viaje por los márgenes de la musicalidad de Bolivia. Aparte de todo esto, también está barajando en vez del eterno el archivo sonoro del cinemista místico José Val Del Omar para poner un orden y ofrecerlo en nuestra galaxia. El Niño de Elche es el flamenco que más desborda las aguas del género, reduciéndolo a esencia, aunque lo multiplique por otras esferas: la electrónica, la cumbia, el rock, los cantos eclesiásticos, el vino y el poema.

Por tanto, lo que pretendía ser una entrevista sobre su obra derivó en un paseo por el indómito mundo de nuestras circunstancias, que en el momento de encontrarnos, disputaban una carrera explosiva. La charla tuvo lugar en Barcelona, el día que se presentaba la película, que de hecho obtuvo el galardón al mejor documental nacional en el In-Edit 2019. Aprovechando que su director, Sergi Cameron, director de Niños somos todos,y productor ejecutivo de Nanouk Films, estaba en la mesa con nosotros, hicimos derivar nuestro proyecto de preguntas y respuestas a una conversación múltiple.

La radicalización del conflicto catalán estos días me ha interesado mucho. He, incluso, soñado que tendría fuerza para mutar ciertas cosas. Este estallido de violencia me ha parecido equiparable al del billete de metro en Chile, he sentido que la gente no estaba tan enfadada por la cuestión catalana, sino que esto era la chispa que necesitaba para luchar por otros malestares, pero ahora tengo bastantes dudas.

Niño de Elche: Yo, siempre que veo movimientos que no se fundamentan en cosas concretas y contundentes abro el interrogante. ¿Esto cuánto durará? ¿Vale la pena poner tu cuerpo para la causa? Aquí, el tema de la independencia es una cuestión, como diría Bauman, muy líquida. Porque no hay nada concreto. Ahora sí, está la sentencia, pero en general, apela a una cuestión de sentimientos, y esto es algo muy fluctuante.

Para empezar porque la misma propuesta de independencia carece de un proyecto real.

Sergi: Esto es matizable. Y aparte, yo creo que ni lo necesita.

NDE: Hombre, puedo entender que para ti, no lo necesite. Pero si se quiere crear un Estado, creo que sí es necesario un proyecto definido.

Sergi: Hay libros blancos de todo, el cine, la cultura, la medicina, han hecho sus libros blancos. Pero aún así, creo que no son necesarios, porque en todo caso, el independentismo saca lo peor y mejor de todo. Por ejemplo, Jordi Pujol saltó gracias al independentismo.

NDE: Ostras, ¿yo diría que fue gracias a Pasqual Maragall, no?

Sergi: No. Pasqual Maragall denuncia, como hacen muchos otros, pero allí no pasaba nada hasta que Convergencia rompe con él para quedarse con la gente, si no se quedaban fuera.

NDE: ¡Pero si el independentismo blanqueó parte de CiU! Pujol sale porque está de mierda hasta el cuello, a Pujol no le importaba un bledo la sociedad catalana, su poder se sustentaba en otros aspectos, sobre todo desde Madrid.

Sergi: Ya, pero el Pujol pactaba con el PP y todo funcionaba mientras no se tocara el tema de la independencia.

NDE: Pujol no llevó nunca en la agenda el tema de la independencia. El PP no tuvo que decirle nunca “pactamos contigo si te olvidas de la independencia”, porque él no estaba interesado. Pactaban por interés personal. Además, a Pujol le invitan a marchar porque obviamente el desbarajuste no era sólo suyo. Allí se había pringado el gobierno del Estado, la Generalitat y todos los que callaron, incluso la izquierda radical. No debemos olvidar que la izquierda radical también calló durante mucho tiempo, contando con que de ello podrían sacar beneficios.

No somos tan patriotas. No como para sacar una pistola y matar a tu hermano, como ocurrió 40 años atrás

Sergi: Bueno, en todo caso, el valor de la independencia es crear tensiones para que pasen cosas, y han pasado muchas, como las manifestaciones de “Volem acollir” (“Queremos acoger”), que fueron masivas o la evidencia de las prácticas brutales de la policía.

NDE: Paradójicamente, al final Barcelona fue la ciudad que menos refugiados acogió. Si esto no nos sirve de reflexión, estamos quedándonos con la parte del relato que nos conviene, y eso es perverso. Y respecto a la policía, esto ya lo sabemos desde hace años, no es por la independencia que lo hemos descubierto. Y aparte, precisamente en el movimiento independentista ha habido amor y odio hacia los Mossos, hace dos años se les aplaudía y abrazaba, te lo recuerdo.

Yo lo que no puedo dejar de preguntar a los que defendéis la independencia en este momento, es por qué creéis que una nación catalana sería mejor país, cuando no hay pruebas para sospecharlo.

Sergi: Yo no digo que fuera mejor, digo que se generarían unas tensiones que ninguna otra propuesta en todo el Estado español genera, y que todos podríamos aprovecharlas, pero cuesta mucho encontrar fraternidad.

NDE: Una cierta fraternidad, tal vez sí la hay, porque no nos estamos matando. Ni el independentismo, ni el nacionalismo español están consiguiendo sus propósitos. Y esto por un lado me tranquiliza porque, de acuerdo, estamos locos, pero no estamos tan locos. No somos tan patriotas. No como para sacar una pistola y matar a tu hermano, como ocurrió 40 años atrás. Y esto es tranquilizador. Aunque por otro lado, es evidente que tampoco somos tan osados como para defender nuestros sentimientos, ni los derechos laborales o sociales muchas veces. Al final te obligan a ser, hasta cierto punto, conservador, ¿no?

¿Piensas que la irrupción de Internet ha disminuido la fuerza con que luchamos? A veces creo que, como consumimos la información tan deprisa, tanto los sentimientos, como los ideales, como las problemáticas sociales, todo se vive como una transición solamente. Como circunstancia que está a punto de transformarse. A pesar de que cambie a peor, ¿eh? Tenemos la idea firme de que no nos quedaremos como estamos, y al concebirlo todo como una mutación trepidante, nos desesperamos menos, como si no sintiéramos el vértigo por terrorífico que sea el escenario.

NDE: Quizá sí. A ver, Internet ha transformado totalmente las lógicas. De comunicación, de percepción, la concepción de las noticias. Los medios de comunicación, la velocidad con que (no) consumimos esto o aquello. Pero al mismo tiempo, si tienes una forma crítica de acercarte a internet, también amplía espacios. Es una herramienta que ha erradicado el provincianismo. Difumina las identidades culturales a un ritmo brutal, para bien y para mal. Internet lo dinamita todo respecto a los rasgos culturales.

Sergi: Por eso no tiene ningún sentido el concepto de apropiación cultural, desde que existe internet.

NDE: Ya no puedes decir de dónde eres, o al menos, no es importante. Esto es maravilloso. A pesar de que implica, claro, globalizar todo, también. Por eso lo más importante es cómo el sujeto político se acerca a la fuente. Esto ocurre también en la música. Yo tengo un archivo sonoro; pues muy bien, ya no me interesa que lo tengas, sino cómo te aproximas a ello.

Tu posicionamiento artístico logra una capa de profundidad con el uso que haces de las redes sociales, tus escritos en Instagram, la contundencia de tus opiniones en Twitter. Te expones a ser apedreado desde un lugar donde te encuentras semiprotegido, y te permites ser muy honesto, pero una vez publicas en el vacío de internet ya no hay protección.

Sergi: A ti te lapidan con dislikes.

NDE: También me encuentro con el problema del clickbait. Muchos titulares que salen no tienen nada que ver con las conversaciones que he mantenido con la prensa durante horas. Es un mal de este tiempo, que poco a poco tengo que aprender a ir amortiguando. Yo, como hablo a menudo con exageraciones, ironías, humor negro, a veces soy un poco inocente y no puedo controlarlo, y entonces queda en el imaginario que soy un fascista, o un rojo anticlerical, o un homófobo o un machista. Ahora le ha pasado también a Cristina Morales, y pasó con Notre-Dame, yo opiné que no debían reconstruirla, que lo mejor era dejarla como estaba y aprender de los chinos y hacerla igual en una reproducción. Porque el mayor grado de belleza que ha logrado Notre-Dame fue en llamas.

Ciertamente hay unas fotos magníficas del fuego dentro, arrasando con todo, y la capilla en pie, con una impecable cruz dorada. Tienen una fuerza mística y artística inconmensurable.

NDE: Es como lo de Stockhausen, él dijo que el atentado del 11-S era el sueño de cualquier artista. Transformar cinco mil almas de golpe. Él hacía un trabajo sobre el mal y sobre Lucifer en ese momento. Si lees todo el texto, es increíble, pero luego fue vetado de todo. Le quitaron todas las subvenciones. ¡Su hija se cambió de apellido…! Pero cualquiera que venga del mundo del arte entiende de qué está hablando. No está diciendo que cambió la percepción, está hablando de transformar el ALMA. El 11-S transformó el mundo. Y él habla de este paralelismo.

Pues su vida también voló por los aires como una de las torres... En realidad tu carrera artística crece desde esta fricción, ¿no? Es decir, desde el momento preciso que tú empiezas a ser El Niño de Elche, a hacer lo que tú quieres saliendo de la ortodoxia flamenca, los flamencos, que tienen esta característica inherente de habitar en los márgenes, como explica Pedro G. Romero, pues ellos mismos te echan.

NDE: Es bastante paradójico, sí, esa cosa de cómo el extranjero se convierte en el nacionalista.

¿Y por qué crees que sucede así?

NDE: Mira, el flamenco es un arte sin origen ni objetivo. Es el arte de la falsificación absoluta. Como un niño huérfano, busca continuamente crear un relato de su historia que tenga una estructura. Como esta estructura se ha construido desde la ficción, todo el que venga a destruirla será un hereje. Todo independentista que venga a destruir la ficción de España será un hereje, del mismo modo que será un hereje quien venga a destruir la ficción del independentismo. Porque le estás rompiendo el tinglado a millones de personas. Desmitificar es pertenecer a la herejía constantemente. Esto me pasa con el flamenco y también con tantos otros temas en los que me meto. Yo no busco tanto desmitificar para encontrar la verdad, porque la verdad no existe, pero sí desmitificar desde la ficción misma. Llevar a la exageración esta ficción para darle la vuelta. En estas contradicciones tan enriquecedoras a escala artística siempre se generan cosas. Luego ya veremos si estas cosas transforman o no la manera de estar en el mundo. Si lo consiguen, bienvenidas sean. A mí sí me cambian; entonces al menos son un acto personal.

Claro, en la película del Sergi, Niños somos todos, dices que en cada proyecto intentas hacer un viaje que te coloque en otro lugar.

NDE: Cualquiera que me conoce sabe que es así, y eso da mucho vértigo. Pero como dice Antonio Orihuela, todo el mundo está en otro lugar. El otro día me propusieron una entrevista sobre la exhumación de Franco y no fui. Porque, ¿de qué sirve que yo vaya allí a hablar? A mí me hubiera entusiasmado que dejaran la tumba allí y entonces hubiera podido enfrentarme con toda la historia.

¡Madre mía! ¡Esto sí que es un desplazamiento!

NDE: Pues hubiera sido como intentar desacralizar el franquismo. Tal como se han hecho las cosas, el Valle de los Caídos, seguirá teniendo el mismo peso, por mucho que le cambien el nombre.

Sergi: Hombre, de hecho se ha marcado un gol contra este peso del franquismo y se ha conseguido con los memes. Ahora estamos haciendo humor con la misma figura del dictador.

los artistas no debemos apelar a los sentimientos del pueblo

NDE: Pero el verdadero gol hubiera sido dejar la momia allí y el espacio abierto. Que se pudiera intervenir. Esto hubiera sido la mayor humillación al franquismo. Pero claro, no se pretendía degradarlo, ni restituir nada. Tampoco se pueden restituir los 40.000 muertos. Ni, por mucho que lo saques del Valle, negar que fue enterrado entre honores. Porque Franco permanecerá enterrado entre honores eternamente. Esto ya no se puede cambiar. La única manera de cambiar algo es convertir el espacio en un espacio crítico, con la momia allí mismo. No en un espacio blanco. Ni negro. Un espacio crítico. Invitando a ultrafascistas y los republicanos a enfrentarse allí, como se hacía en el Parlamento de la República. Y ver qué pasa. Y ver el acto poético, o si es verdad que existen dos Españas.

La restitución en este sentido, fue también un gesto tibio.

Sergi: Claro, pero es que lo que planteaban era un gesto muy al estilo republicano francés, como diciendo, “el Estado no debe tener un dictador aquí, pues saquémoslo. Y así tendremos la neutralidad, esta es la neutralidad”.

NDE: Claro, pero el dictador sigue allí. Con y sin momia. De hecho lo que queda son huesos. Y todo lo simbólico se ha llevado a un lugar bastante superficial.

Sergi: Aún así estos días, se han dado por accidente varias maravillas en el ámbito simbólico, como la familia Franco gritando “¡Esto parece una dictadura! ¡Que nos dejen salir de aquí!”.

NDE: Y la señora que le gritaba un policía para poder ir a misa. ¡Llamaba traidores a los Guardias Civiles!

¡La mujer fascista que intentaba ejercer desobediencia civil contra la misma Guardia Civil, para poder entrar en misa al Valle de los Caídos el Día de la Hispanidad!

NDE: ¡Esta gente sí nos rompe todos los esquemas! Por ejemplo, en este conflicto, yo ¿cómo me posicionaría? ¿Los separo? ¡No! Yo quisiera que la tía le pegara una hostia al Guardia Civil (risas), pero claro... Por ejemplo, cuando fui a Moscú, lo primero que hice fue visitar la tumba de Lenin.

Morbo legítimo. Esto de Lenin es como ir al parque de atracciones. Haces una cola larguísima y serpenteante y al final hay un muñeco de cera, que es la momia de Lenin. Luego está el simbolismo de la Plaza Roja actual, que es una zona comercial exclusiva con las marcas más caras.

NDE: Como diría nuestro querido Josep Pla, la realidad siempre supera la ficción ... Pues sí, el Valle de los Caídos podría haberse utilizado como espacio de reconciliación. Se podría haber abierto, para hacer conferencias, invitar a los republicanos, hacer misa, exhumar los muertos. La familia hubiera tardado tres días como mucho en llevárselo de allí, ¡y encima lo habrían pagado ellos! Pero no, se hace esta cosa estatal de la política de altura, como decía Sergi, lo de “somos responsables y no queremos que haya gente cantando el Cara al Sol”, como si el franquismo fuera eso. Son las capas de pintura blanca que aplica constantemente la socialdemocracia. A la izquierda más activista de acuerdo, la puedo entender, porque apela a sus sentimientos. Pero nosotros los artistas no debemos apelar a los sentimientos del pueblo. Nosotros hemos de generar situaciones fecundas para crear conciencia crítica a la sociedad. Y esta es la controversia.

-------------------------------------------

Este texto se publicó originalmente en catalán en ctxt.cat.

Ya está abierto El Taller de CTXT, el local para nuestra comunidad lectora, en el barrio de Chamberí (C/ Juan de Austria, 30). Pásate y disfruta de debates, presentaciones de libros, talleres, agitación y eventos...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Marta Bassols

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. angel j. jardon

    Artistas de saloncito, desgranando citas pseudo-revolucionarias, para snobs y degustadores de post-culturillas. Creía que esta página tendría un objetivo político no de cotilleo.

    Hace 1 año 10 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí