1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Reportaje

Las mujeres chilenas se levantan contra la impunidad machista

Desde que el pasado 18 de octubre comenzó la revuelta en el país latinoamericano, ya son 315 las denuncias por violencia sexual en comisarías, desde acoso a desnudamientos y violaciones

Ana Schlimovich 4/12/2019

<p>Performance de Las Tesis en Santiago de Chile con motivo del Día Internacional contra la Violencia de Género el 25 de noviembre de 2019.</p>

Performance de Las Tesis en Santiago de Chile con motivo del Día Internacional contra la Violencia de Género el 25 de noviembre de 2019.

Youtube

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

El sábado 1 de diciembre, la policía citó a declarar ante la justicia chilena a la artista Mon Laferte, que en la alfombra roja de los Latin Grammys mostró la leyenda, escrita en letras negras en el pecho, “En Chile torturan, violan y matan”. Laferte fue citada por haber dicho, en una entrevista, que los Carabineros habían incendiado estaciones de Metro durante los primeros días de la protesta. Desde que estas empezaron el 18 de octubre, el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) ha registrado más de siete mil detenidos por los pacos –como se le dice a la policía en Chile–. Entre ellos, hay 1.103 mujeres y 867 niños, niñas y adolescentes. Hay también seis muertos y casi tres mil heridos en hospitales por disparo de bala, perdigones, armas de fuego, golpes y gases. De estos, 232 personas con daño ocular severo en cinco semanas. 233 si contamos a Fabiola Campilla, que quedó ciega por el impacto de una lacrimógena disparada a corta distancia, mientras esperaba el bus para ir a trabajar. De las 500 acciones judiciales presentadas por el INDH, el 85% son contra la policía. Además, ya hay 315 denuncias registradas por violencia sexual en comisarías, desde acoso a desnudamientos y violaciones, la mayoría contra mujeres y niñas.

Macarena, que prefiere no dar su apellido, tiene 25 años y vive con su madre en Talca, una ciudad a tres horas al sur de Santiago. El 18 de noviembre estaba retirándose de una marcha con su novio y se toparon con un piquete de fuerzas especiales que los empezó a burlar. Cuando la joven se acercó a ver el nombre del oficial con el que estaba discutiendo, la agarraron entre cuatro. Los llevaron detenidos a los dos, pero solo a ella dos funcionarias la obligaron a desnudarse y a hacer sentadillas: ponerse las manos detrás de la nuca, flexionar las rodillas y bajar al suelo.

“La violencia sexual podría ser perfectamente una situación que desde la perspectiva de la Organización Mundial de la Salud se aborde como una pandemia”, dijo la Defensora de la Niñez, Patricia Muñoz, durante un foro sobre violencia política sexual celebrado hace pocos días en la sede –tomada– de la Universidad de Chile. “Las cifras son demasiado altas. Si acá hay un brote de sarampión se toman medidas específicas para que eso se reduzca. ¿Por qué no lo hacemos con las agresiones sexuales?”

“El violador eres tú”, repiten un centenar de mujeres con ropa glam y vendas negras en los ojos, que apuntan con el dedo índice hacia adelante, y luego arriba: “Son los pacos, los jueces, el Estado, el presidente”. La performance creada por cuatro mujeres del colectivo Las Tesis, de la ciudad porteña de Valparaíso, se estrenó en la Plaza de Armas de Santiago en la marcha del 25 de noviembre, Día de la eliminación de la violencia contra la mujer. “Y la culpa no era mía, ni donde estaba ni cómo vestía” dice el estribillo –que eriza la piel– de la intervención que repitieron frente al Ministerio de la Mujer y la Equidad de Género, en repudio a la ministra que no se pronuncia. En pocas horas se hizo viral.

Monserrat Sepúlveda, de Tours con Sentido, agencia que hace un paseo feminista que recorre la historia de la lucha de las mujeres chilenas por el centro de Santiago, me invitó a participar en una de esas performances. En solo unos días, la letra de Un violador en tu camino se convirtió en el último himno feminista universal. Lo gritaron miles de mujeres que salieron a protestar en Bogotá, México, Berlín, Londres, París, Madrid, Barcelona y Nueva York, por nombrar algunos lugares, y fue traducido hasta al lenguaje de señas.

En solo unos días, la letra de Un violador en tu camino se convirtió en el último himno feminista universal. Lo gritaron miles de mujeres que salieron a protestar en Bogotá, México, Berlín, Londres, París, Madrid, Barcelona y Nueva York,

En la marcha del #25NOV, vestida de negro, con el pelo granate y el pañuelo verde anudado al cuello, avanza Beatriz Bataszew al lado de sus compañeras que sostienen una bandera negra donde se lee: “No nos cuidan, nos violan”. Beatriz es sobreviviente de Venda Sexy, una casa de tortura que funcionó en la dictadura de Pinochet donde, entre otras cosas, un perro adiestrado por una carabinera violaba mujeres mientras sonaba música ambiental y en la plaza de enfrente los chicos jugaban a la pelota. “El terrorismo de Estado hacia el cuerpo de las mujeres y disidentes nunca ha dejado de pasar. Por eso hemos puesto nuestra vida en que estos crímenes, que han quedado en la absoluta impunidad en este país, no fueran normalizados”.

Hay algo que se repite en el discurso de las mujeres a las que entrevisto, el haber sufrido actos de vulneración contra su mismo género. Para Silvana del Valle, vocera de la Red chilena contra la violencia hacia las mujeres, esto se produce por la violencia sexual contra las mismas integrantes de los órganos de las fuerzas armadas y de orden. En Chile, alrededor de once mil mujeres pertenecen a las cuatro ramas de las FFAA. Desde 2018, cuando se instalaron protocolos de violencia sexual a partir de la lucha de una estudiante de la Armada que denunció acoso sexual, fotografías no autorizadas de connotación sexual y abuso, hubo, hasta marzo de 2019, más de setenta denuncias. “Es prevalente, es parte de la forma en que se educa en las FFAA”, dice la vocera. A un carabinero que roba una billetera lo dan de baja, pero si tortura sexualmente a una niña de 16 años lo trasladan a tareas administrativas.

Un poco de memoria

Chile, apretado entre el gélido Pacífico y la muralla que es la cordillera de los Andes, fino y largo como una lanza mapuche, nació de violaciones a indígenas, como se lee –también en letras negras y mayúsculas– en la espalda desnuda de una joven durante una de las sucesivas, creativas, colectivas y al final desmadradas protestas que hay diariamente en el país.

Desigual, pobre, clasista, conservador y latifundista desde sus orígenes, fue, paradójicamente, el primer país de la zona que eligió un gobierno socialista a través de los votos. Después, y tal vez por eso mismo, y favorecido por el hecho de ser casi una isla, lo que ya se sabe: en el mapa latinoamericano de golpes de Estado, Chile fue asignado como laboratorio del neoliberalismo y el experimento fue un éxito.

La forma sistemática, metódica, brutal y progresiva –por 17 años de dictadura–, en que desmantelaron todo lo que había en términos de vínculos y de una idea colectiva de sociedad: desde el sistema educativo, de salud, de jubilaciones, a la cultura y los medios de comunicación. En Santiago, removieron las poblaciones pobres del barrio alto y las depositaron lo más lejos posible.

Hasta el día de hoy, la Plaza Italia, rebautizada como Plaza de la Dignidad, centro de las protestas y de los más atinados grafitis, traza la división entre ricos y pobres, que jamás se cruzan, salvo en contextos establecidos: la nana que va a limpiar la casa de la patrona, el empleado que sirve el café en la empresa del patrón. Eso es todo. Y está tan naturalizado como el hecho de que para ir a tomar sol a una playa, a un río o a un arroyo en Chile, haya que pagar o ser el dueño del terreno que cerca la entrada.

Cuando el modelo implantado quedó listo, y cada uno aprendió a rascarse con sus propias uñas, Pinochet, con su lista de muertos, desaparecidos, exiliados, violados y torturados, fue nombrado senador vitalicio de la República. Y no se habló más del tema. La gente siguió trabajando y endeudándose para tener un título universitario, para no morir en la lista de espera de un quirófano, para comprar el auto y pagar los peajes de las mejores autopistas de Latinoamérica. Y supo que sus medicamentos eran los más caros del mundo porque las farmacias que los venden están coludidas. Y vio como dos empresarios juzgados por evasiones fiscales multimillonarias eran condenados a clases de ética; o como una compañía pesquera mandó una ley al Senado y fue aprobada sin cambiarle ni una coma. Y se percató de que su jubilación era tan baja que en lugar de retirarse debería buscar un trabajo extra. Y que la dosis de antidepresivos que le receta el psiquiatra de la empresa va aumentando como la tarifa del metro, hasta que la furia latente acumulada durante cuarenta años estalló con la misma intensidad de los terremotos chilenos. 

Miles de mujeres cantan: “El Estado opresor es un macho violador”. Son realmente miles. La imagen es –lo escribo con miedo– esperanzadora

Para la terapeuta narrativa Carolina Letelier Astorga, fundadora de la Organización Pranas, que entiende la identidad como una construcción relacional y colectiva, y con quien listamos muchos de los temas del párrafo anterior, para que los problemas crezcan hay que hacer que la gente se vaya quedando sola. Pero mientras escribo esto, recibo decenas de videos por  un grupo de Whatsapp. Miles de mujeres cantan frente al Centro Cultural Gabriela Mistral –Premio Nobel ninguneada durante décadas en Chile–: “El Estado opresor es un macho violador”. Son realmente miles. La imagen es –lo escribo con miedo– esperanzadora. Una amiga que vive en Medellín dice que ella participará mañana. Imagino la conversación de mujeres que lo harán en otras partes, miles, millones. Quién iba a decir que las chicas de Valparaíso inspirarían al mundo.

Palizas y gas pimienta

El 6 de noviembre, a eso de las ocho de la noche, Javiera Rodríguez, que tiene 27 años, es profesora y está cursando para ser salvavidas, estaba en una manifestación en Plaza Italia. Siempre va como voluntaria a prestar primeros auxilios, con su máscara de seguridad, antiparras, chaleco flúor y el casco blanco con una cruz roja. Ese día, antes de quedar tirada boca abajo, había combinado con el punto de atención auxiliar que estaba al frente, que si veía algún herido grave ella lo trasladaba. “Primero sentí los bombazos, no distinguí si eran lacrimógenas o disparos de perdigones”, dice al teléfono, y cuando pateó una lacrimógena que le cayó al lado, un agente de fuerzas especiales la agarró por atrás. Intentó soltarse pero otro la tomó por delante y la tumbó, azotándole la cabeza contra el suelo. La arrastraron jalando de la máscara y un tercer agente le roció la cara, y el cuerpo, con gas pimienta. Un video que circula por las redes muestra toda la escena. Después la dejaron tirada en la calle, inconsciente. Para aleccionar.

En el hospital, a donde fue trasladada en ambulancia, dos agentes la esperaban para detenerla por agresiones graves a carabineros. Ahí mismo la llevaron a una sala donde estaba el supuesto oficial agredido. “Más ratito vas a ir presa”, le dijo. Y la llevaron, con la ropa empapada de gas pimienta, en un furgón con diez carabineros a la comisaría, donde le hicieron las mismas preguntas que a Macarena cuando la detuvieron en Talca: cuánto mide, cuánto pesa, dónde vive, con quién vive. Su mamá se desmayó cuando la vio esposada en la fiscalía. Además de policontusiones, Javiera tiene cargos en su contra, supuestamente por tirar una piedra y romperle el mentón a un oficial. Aunque no se presentó ninguna prueba. El juez ordenó una investigación de 90 días y su abogado solo podrá presentar una querella contra carabineros luego de la sentencia. Después de dos semanas en reposo volvió a las marchas para prestar auxilio, esta vez como miembro de Londres 38, excentro de represión y exterminio en la dictadura, actual espacio de memorias; para estar más amparada.

La oficina de Natalia Bravo está cerca de La Moneda, la casa de gobierno. Para llegar tengo que pasar algunas vallas y decirle a un policía dónde voy. Natalia tiene 38 años, la voz clara y fuerte, y es miembro de ABOFEM, Red de Abogadas Feministas de Chile, que funciona desde 2018 y lleva 64 denuncias por violencia sexual desde que estalló la crisis. “Carabineros de Chile están usando la violencia sexual claramente como una estrategia de control social, para instaurar miedo y generar no participación”, dice. Un ejemplo, de los más leves: a las detenidas, sobre todo a adolescentes y mujeres de hasta 28 años, las hacen desnudar pero les dejan los zapatos puestos; el lugar más obvio para esconder algo. “No hay un objetivo de fiscalizar sino de humillar”.

Algunos datos legislativos e ilustrativos: 1) En Chile, cuando la mujer se casa bajo sociedad conyugal, pierde la administración de sus bienes: ya no puede vender o alquilar su propio departamento. El marido la representa. 2) Hace algunos días, el Diario Financiero sacó un artículo: los diez abogados clave para el debate constitucional que viene. Ni una mujer. 3) Cuando un hombre cree o sabe que su pareja le fue infiel y la mata, alegando estado de inconciencia pasional, hay un atenuante de responsabilidad penal. En cambio, para la mujer que sufre violencia intrafamiliar o encuentra al marido siendo infiel y lo mata, existe un agravante, porque se entiende que hay premeditación, y la pena aumenta. 4) Mismo puesto laboral, currículum idéntico, treinta por ciento menos de remuneración para la mujer. 5) Se estima que solo el 20% de las mujeres, niñas y disidentes abusades sexualmente denuncian. Entonces, si en estos días, ABOFEM recibió 64 denuncias, y el INDH presentó 64 querellas, podría haber más de 600 casos de violencia sexual en cinco semanas de protestas. “No hay pudor”, dice la abogada Bravo, “la impunidad en Chile es tal que ayer estaba la Comisión Interamericana de Derechos Humanos e igual hubo dos violaciones en un retén. Ni siquiera esperan a que se vayan para seguir vulnerando”.

Ya está abierto El Taller de CTXT, el local para nuestra comunidad lectora, en el barrio de Chamberí (C/ Juan de Austria, 30). Pásate y disfruta de debates, presentaciones de libros, talleres, agitación y eventos...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autora >

Ana Schlimovich

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí