1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Refugiadas

La victoria de la abuela Fata

Tras una batalla de más de dos décadas, esta superviviente de Srebrenica ha logrado que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos reconozca que la iglesia ortodoxa construida en su patio es ilegal

Marc Casals Sarajevo , 25/01/2020

<p>La abuela bosniaca Fata Orlovic, frente a la iglesia ortodoxa construida en su propiedad.</p>

La abuela bosniaca Fata Orlovic, frente a la iglesia ortodoxa construida en su propiedad.

Al Jazeera English

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

El 1 de octubre, CTXT abre nuevo local para su comunidad lectora en el barrio de Chamberí. Se llamará El Taller de CTXT y será bar, librería y espacio de debates, presentaciones de libros, talleres, agitación y eventos culturales de toda índole. Puedes hacerte socia/o en este enlace y hasta navidad tendrás descuentos de hasta el 50% en todas las actividades.

“Eso no es una iglesia: ¡es un asesino!”, lleva dos décadas clamando la abuela Fata Orlovic, superviviente de Srebrenica y retornada a Bosnia Oriental. En el genocidio de Srebrenica perdió a su marido y a 22 familiares directos –liquidados por las tropas serbias– y, al volver a su hogar, encontró su casa demolida y una iglesia ortodoxa en el patio. Decidida a empezar de nuevo, la abuela Fata reconstruyó su vivienda y denunció a las autoridades para que sacasen el templo de su propiedad. Tras librar una fiera batalla de más de dos décadas –período durante el que ha resistido ataques, intimidaciones e intentos de comprarla– el pasado 1 de octubre el Tribunal Europeo de Derechos Humanos resolvió a su favor. Si la abuela Fata ha conseguido la victoria en Estrasburgo ha sido gracias a su tesón, con el que ha doblegado a la poderosa alianza entre lo religioso y lo nacional que mantiene atenazada a Bosnia.

En el tiempo anterior a la guerra, la abuela Fata vivía en Konjevic Polje, localidad de Bosnia Oriental situada junto al desvío que conduce hacia Srebrenica. En Konjevic Polje, habitada íntegramente por bosniacos –bosnios de tradición musulmana–, Fata y su marido Sacir se dedicaban al cultivo de los cereales y la cría de ganado. Fata se empeñó, con éxito, en que sus siete hijos fuesen escolarizados, en un tiempo en el que el analfabetismo todavía perduraba en la región. Además, fue la mujer del pueblo que acabó con la poligamia, atavismo proscrito por la ley pero practicado a hurtadillas. Cuando Sacir le preguntó si podía tomar a una segunda esposa, Fata le atajó sin contemplaciones: “Poder puedes, pero te cortaré la cabeza”.

Con el estallido de la guerra en Bosnia, Konjevic Polje sufrió, como el resto de comarca, los embates de las tropas serbias, jalonados de crímenes. Aunque los aldeanos consiguieron resistir durante meses, una ofensiva comandada por el general Ratko Mladic puso a la localidad al borde de la caída, por lo que Fata y el resto de la población tuvieron que abandonar sus hogares: tiritando a causa del frío invernal, la mayoría partió con sus bártulos a cuestas y llegaron a Srebrenica en una triste columna de desarrapados. El angosto valle donde se encuentra Srebrenica rebosaba de desplazados bosniacos como Fata, quienes se hacinaban en cualquier espacio protegido de la intemperie y encendían precarias hogueras para entrar en calor. Pese a los bombardeos periódicos de las tropas serbias, depositaban sus esperanzas de sobrevivir en Naciones Unidas, que habían declarado el enclave de Srebrenica como “zona segura”. 

Las garantías de la ONU quedaron en papel mojado en julio de 1995, cuando las tropas de Ratko Mladic se lanzaron sobre Srebrenica ante la pasmosa indolencia de la comunidad internacional

Las garantías de la ONU quedaron en papel mojado en julio de 1995, cuando las tropas de Ratko Mladic se lanzaron sobre Srebrenica ante la pasmosa indolencia de la comunidad internacional. Huyendo del exterminio, miles de varones emprendieron la marcha en una columna que partió a la desesperada hacia los montes, al tiempo que otros permanecían en la base local de Naciones Unidas confiando en el amparo de los cascos azules. Los milicianos serbios diezmaron la columna mediante emboscadas y bombardeos, mientras, frente a las instalaciones de la ONU, separaban a los hombres en edad militar de mujeres y niños. Después de evacuar al segundo grupo, incluida Fata y sus siete hijos, se desató una orgía de ejecuciones en masa. En el genocidio de Srebrenica, el mayor crimen perpetrado en Europa desde la Segunda Guerra Mundial, murieron asesinadas 8.372 personas, casi todos bosniacos. Como el resto de la población del enclave, Fata no salió indemne de Srebrenica: perdió a 22 familiares directos y, sobre todo, a su marido Sacir.  

Al cabo de un lustro como refugiada, Fata volvió a Konjevic Polje, donde se encontró con la misma estampa que numerosos retornados a Bosnia Oriental: alguien había volado su casa por los aires y apenas quedaban en pie los cimientos. Además, para colmo de abusos, en lo que había sido su patio ahora se alzaba una iglesia ortodoxa. El templo se había construido para los desplazados serbios que se instalaron en Konjevic Polje durante la guerra, pero desde su marcha cumplía una sola función: marcar el territorio conquistado. Cuando Fata le pidió explicaciones al pope, este tronó que se encontraban en la República Srpska, la entidad de mayoría serbia consagrada por los Acuerdos de Paz de Dayton. Para su sorpresa, lejos de amilanarse, Fata le contestó: “A mí tu república me da igual. Sal de mi patio”. 

Después de obtener un título de propiedad, Fata reconstruyó su casa mediante ahorros y donaciones, pero la iglesia seguía en su parcela como un recordatorio de Srebrenica. Por eso presentó varias denuncias contra un adversario formidable: la Iglesia Ortodoxa Serbia, de enorme ascendente sobre la clase política por tratarse de un símbolo de la Nación. Mientras el proceso se empantanaba en un cenagal jurídico, primero el presidente de la República Srpska, Milorad Dodik, y luego su vicepresidente, el bosniaco Ramiz Salkic, se acercaron a ofrecerle dinero para comprar su voluntad, pero a ambos los echó con cajas destempladas. También se emplearon contra ella métodos más expeditivos: recibió amenazas, insultos y escupitajos por parte de serbios de la comarca. Cuando se encaró con un policía local que había irrumpido en su terreno, este le asestó una puñalada en la mano. 

Según la creencia general, detrás de las obstrucciones al proceso iniciado por Fata se hallaba la mano del obispo Vasilije Kacavenda, cabeza visible de la Iglesia Ortodoxa Serbia en la región. Kacavenda es un personaje con un historial turbio. Durante décadas ejerció como confidente para los servicios secretos de la Yugoslavia comunista bajo la identidad cifrada de Pablo, y en los ochenta se fue desplazando hacia el nacionalismo serbio. Dos días después de la caída de Srebrenica, había brindado por la liberación de la ciudad de “infieles y católicos”, además de instar a los “hermanos griegos” a expulsar al turco de Chipre y Estambul. La caída de Kacavenda se produjo por un escándalo de pederastia: tras una oleada de denuncias por abusos a menores, se filtraron unos vídeos en los que el prelado mantenía relaciones con seminaristas y Kacavenda presentó su dimisión alegando “problemas de salud”.

Durante estas dos décadas de lucha en los tribunales, Fata Orlovic se ha convertido en un personaje célebre no solo por su tenacidad sin zozobras, sino también por constituir el paradigma de la abuela musulmana de Bosnia Oriental: planta rechoncha, la cabeza envuelta en un hiyab y, en lugar de falda o pantalón, zaragüelles de colores vivos. Su campechanía de anciana de pueblo despierta una notable atención mediática y resulta habitual verla en entrevistas, charlas y reportajes que han hecho de ella un personaje popular. Sin embargo, su fama no está exenta de riesgos, en un país en el que las mujeres de Srebrenica representan una baza tentadora para políticos sin escrúpulos. Cada vez que se acercaban unas elecciones, los líderes bosniacos peregrinaban hasta su casa para retratarse con ella, hasta que Fata se cansó de sus visitas interesadas y amenazó con echarles a golpes de azadón.

la gesta de Fata supone un espaldarazo para las mujeres bosniacas que sobrevivieron a Srebrenica. Tras tomar la decisión de volver solas, se encontraron en la tesitura de iniciar una nueva existencia, lastradas por la memoria del genocidio

El procedimiento judicial que entabló la abuela Fata ha sido largo y dificultoso: pese a obtener sendas resoluciones favorables en 1999 y 2001, el caso regresó al tribunal de primera instancia y ha seguido un curso accidentado hasta llegar a Estrasburgo. Decidida a recuperar su patio y levantar una casa para sus hijos, Fata advertía de que, si no le daban la razón, se tomaría la justicia por su mano y derruiría ella misma la iglesia: “La pusieron ilegalmente e ilegalmente la voy a quitar”. Sin embargo, el fallo del Tribunal de Europeo de Derechos Humanos le ha evitado llegar a tales extremos, al ratificar las sentencias dictadas a su favor hace dos décadas. En lo sucesivo, las autoridades disponen de un plazo de tres meses para cumplir la resolución si no quieren incurrir en delito.

Además de un ejemplo de perseverancia, la gesta de la abuela Fata supone un espaldarazo para las mujeres bosniacas que sobrevivieron a Srebrenica. Tras tomar la decisión de volver solas –sin padres, hermanos, maridos e hijos–, se encontraron en la tesitura de reconstruir sus casas e iniciar una nueva existencia, lastradas por la memoria traumática del genocidio y rodeadas de un ambiente hostil. Incluso su sobreexposición mediática tiene mucho de espejismo, puesto que, cuando se apagan los focos y los periodistas desaparecen, en sus hogares reina una quietud poblada de fantasmas. Aunque, para el colectivo al que pertenece, el triunfo de la abuela Fata representa una vindicación simbólica, la protagonista de la hazaña ha acogido la noticia con sobriedad. Preguntada por su reacción inicial ante la sentencia, Fata se mantuvo fiel a su llaneza socarrona: “Ha valido la pena luchar todos estos años. Le recomiendo a todo el mundo que luche por lo suyo y deje tranquilo lo de los demás”.

El 1 de octubre, CTXT abre nuevo local para su comunidad lectora en el barrio de Chamberí. Se llamará El Taller de CTXT y será bar, librería y espacio de debates, presentaciones de libros, talleres, agitación y...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí