1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

RÉPLICA

¿De qué “conocimiento” habla Muñoz Molina?

El artículo del escritor deja traslucir un realismo científico un tanto ingenuo y alguna acometida que se asemeja más a un ajuste de cuentas que a un ejercicio de admiración

Joaquín Ivars 11/04/2020

<p><em>Los libros amarillos</em> (1887)</p>

Los libros amarillos (1887)

Vincent Van Gogh

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Hace unos días Antonio Muñoz Molina ha publicado un artículo, muy aplaudido por algunos, que recibe el título de El regreso del conocimiento y con el que se puede estar de acuerdo en los aspectos más obvios. El autor hace afirmaciones que son tan loables como aquello a lo que se refieren (esas frases que dedica al reconocimiento y al aplauso del buen hacer de los conocedores del problema epidémico, al coraje y sacrificio de los técnicos y científicos, etc.). Sin embargo, el texto deja traslucir un realismo científico un tanto ingenuo y alguna acometida que se asemeja más a un ajuste de cuentas que a un ejercicio de admiración, aspectos estos que quizás merecen algún comentario.

Es cierto que el autor, por su propio desarrollo profesional, conoce bien el origen, el efecto y el afecto de las palabras, de los argumentos y de las patrañas. En ese sentido, el texto referido hace acopio intencionado de metralla verbal contra la posmodernidad; una palabra que, como él bien sabe o debería saber, ha sido nutrida por muy diferentes propósitos y abierta a muchas interpretaciones debido a su complejidad histórica y conceptual. El conocimiento traído por la posmodernidad, al menos su cara más controvertida, eso que él y otros denominan “relativismo posmoderno”, es presentado como el responsable de cuantas penurias nos acaecen a diario; sin embargo, parece haber olvidado que es el trabajo intelectual posmoderno el que nos ha revelado el rostro más tenebroso de la modernidad, aquella época que nos trajo las guerras mundiales, la bomba atómica y la guerra fría, la explotación a gran escala del planeta y de sus pobladores y la racionalidad instrumental que simplificó y redujo la complejidad de la vida para hacerla absolutamente controlable de manera científica y técnica por los grandes poderes industriales, políticos y financieros. Suena además un tanto extravagante que Muñoz Molina pretenda conjuntar en España ¿…? modernidad con derecha galopante (como si el comunismo no hubiese sido un movimiento absolutamente moderno), y asocie posmodernidad con una izquierda a la que acusa de encontrar elitismo o autoritarismo en el esfuerzo de búsqueda del conocimiento objetivo. Cuanto menos, resultan un tanto inquietantes esas afirmaciones. Cualquier estudioso poco prejuiciado sabe que ambas, modernidad y posmodernidad, en las derechas y en las izquierdas, se constituyeron como vocablos/herramientas provisionales del conocimiento (histórico, sociológico, filosófico, artístico, político, etc.), y que los hechos que interpretan ofrecen caras horribles, pero también presentan rostros benéficos de los que a veces nos olvidamos. Durante la modernidad un cientificismo exitoso y soberbio repleto de certezas inquebrantables nos trajo graves quebraderos de cabeza, pero también produjo agentes y mecanismos de defensa contra la crueldad de la naturaleza, una mejor higiene y distribución de los alimentos y la puesta en común de la razón como ejes del derecho, la educación y la salud pública. Durante la posmodernidad, pese a quien pese, se han aportado –además de estupideces y laxitudes varias–, incertidumbres ineludibles con las que nos tenemos que acostumbrar a vivir, cambios en las visiones biopolíticas y ecológicas, reflexiones sobre los efectos “colaterales” de la modernidad, etc., y sobre todo una razón compleja que ha de saber articular las diferencias legítimas que en el mundo han surgido más allá de las uniformidades que la modernidad quiso imponer con maneras un tanto groseras, de trazo grueso.

La afirmación de Muñoz Molina de que es necesario prestar una atención primordial a los hechos frente a las opiniones de tertulianos, es en sí misma una opinión

La afirmación de Muñoz Molina de que es necesario prestar una atención primordial a los hechos (hablando de precisión, objetividad, etc.) frente a las opiniones de tertulianos, demagogos, etc. es en sí misma una opinión. Pero sabemos al mismo tiempo que ya Nietzsche nos advirtió de que no existen los hechos sino solo las interpretaciones (incluida esa misma afirmación), y son muchísimos los autores que han seguido esa senda. Por ejemplo (y ya que M. Molina relaciona pragmatismo y cordura en su escrito) algunos pragmatistas norteamericanos –Richard Rorty entre ellos– cuando se encuentran con el problema de la Verdad con mayúsculas, nos han indicado que los conceptos de “verdad” y “falsedad” pertenecen a producciones de nuestros cerebros y a proposiciones de nuestros lenguajes humanos. Es decir, que la verdad no está ahí fuera de nuestras mentes y que no existe en el mundo nada que corrobore nuestras afirmaciones o negaciones, salvo aquellas que son meramente triviales y que solemos consensuar por comodidad (cuando por ejemplo convenimos que la sangre es “roja” o que los pájaros “vuelan”). Es decir, en general nos manejamos con retos y contingencias, con el azar y el sinsentido de nuestras vidas, mediante tentativas y experiencias. Lo hacemos para responder a nuestras circunstancias, sobrevivir a los peligros que nos rodean, y suspendemos la duda agobiante con algunas afirmaciones de carácter axiomático para no perecer por impotencia e inacción. Es decir, más que saber… creemos, y así vamos tirando.

El conocimiento científico es algo que funciona mientras funciona, y cuando falla, dejamos de creer en él y entonces decimos que nos hemos equivocado, que no hemos tenido en cuenta esta o aquella cosa o que determinado avance o experimento puede traer terribles consecuencias (véanse los desastrosos efectos de la talidomida o las atrocidades que generan las fuentes de energía nuclear o la de los combustibles fósiles). De la misma manera que en la ciencia, se producen fracasos absolutos o relativos en todo aquello que también asume sus riesgos: sean producciones artísticas que entran en callejones sin salida o repeticiones superfluas, sean opiniones o pensamientos que se corresponden con sectarismos, prejuicios o supercherías. Y entonces, frente a la incapacidad de nuestras respuestas, si somos exigentes con nosotros mismos, la ética profesional, o simplemente humana, nos obliga a parar, retroceder o modificar el rumbo (pertenezcamos al gremio de los científicos o de los artistas, de los gacetilleros o de los filántropos u ocupemos puestos de filósofos, gobernantes, médicos, ingenieros, bomberos, albañiles, legisladores, profesores o tenderos).

En los siglos XVIII, XIX y muy principios del XX, y tras los éxitos cosechados por personas tan reputadas como pueden serlo Marie Curie, Pasteur, Cajal o Fleming, algunos interesados nos hicieron creer que el objetivo definitivo del saber se correspondía con la pureza del alma humana y sus afanes benefactores; es decir, nos hicieron imaginar a los científicos y a los técnicos como instrumentos del bien, angelicales, para que no entrásemos en otros tipos de elucubraciones éticas. Muerto Dios, viva el hombre y su ciencia. Sin embargo, y antes incluso de la consideración moral, la infalibilidad de la ciencia comenzó a ser cuestionada desde su mismo ámbito teórico o desde la filosofía de la ciencia cuando se le presentaron imposibilidades puramente técnicas o problemas epistemológicos; por citar solo dos ejemplos muy conocidos: 1. Desde la propia teoría científica aparece el Principio de incertidumbre de Heisenberg, que nos alertó sobre nuestra propia influencia como observadores sobre el objeto observado; y 2. Los argumentos sobre la falsabilidad de Karl Popper, que puso sobre la mesa que una teoría científica solo podía calificarse como tal en el caso de que diese opción a ser refutada, lo que deja todo avance científico sujeto a la provisionalidad y a la contingencia.

Esos ejercicios de honestidad intelectual son primordiales para el avance del propio conocimiento. El artículo de Muñoz Molina mezcla diversos perfiles profesionales del saber y de la técnica con cierta ligereza, pero más allá de eso es posible situarlo en el ámbito de un cierto realismo científico ingenuo; algo que ocurre cuando se sitúa el conocimiento científico-técnico en una especie de sobrevuelo neutral por encima de otros medios de aproximación a la realidad sujetos a vientos y veleidades. Me expreso en esos términos porque es bien sabido que no existen conocimientos, ni científicos ni de otro tipo, absolutamente desinteresados. Y los intereses de semejantes conocimientos, mucho más a menudo de lo que queremos reconocer, han guiado nuestras sociedades de diferentes maneras y no siempre por las mejores sendas. El conocimiento no ajeno al dominio, al contrario, se trata de un saber que es poder (y se produce en cualquier nivel de la escala de mando). Desde que los humanos poblaron la tierra, la ciencia/técnica sirvió para dominar. Han sido numerosas las ocasiones en las que se ha aprovechado el conocimiento “objetivo” para someter a pueblos en pro de diferentes intereses dispuestos a hacer lo que fuese necesario y con los mejores medios para conseguir el beneficio de unos pocos. Por decirlo de otro modo, el conocimiento jamás se marchó de la escena, otra cosa es que supiésemos o nos conviniese verlo, pero ni siquiera desapareció del primer plano de los acontecimientos y la atención mediática, así que El regreso del conocimiento carece de sentido hasta metafóricamente.

Cosa muy distinta es que se reconozca públicamente la ética del trabajo de investigadores y científicos. Conocimiento para que esté al servicio y busque el bienestar de la mayoría sin dejar atrás a nadie, desde luego; pero más allá de esos menesteres ocurren más cosas. (Y eso sin tener en cuenta las distintas “opiniones”, “interpretaciones” y “hechos experimentales” que disputan expertos y científicos sobre aquello que hay que hacer o que debería hacerse o que hubiese sido bueno anticipar para suavizar en la medida de lo posible los efectos de la catástrofe. Cuidado con los expertos, que en muchos casos, como las armas, también los carga el diablo). Y además, hasta hace relativamente poco, en que se aprecia cada vez más el despertar de la reflexión sobre sus condiciones de posibilidad, los científicos y técnicos no han destacado por su rebeldía. En general, y con algunas honrosas excepciones, han formado parte de un colectivo un tanto manso, algunos dirán que “responsable”; quizás porque fueron adiestrados en ocuparse al cien por cien de “lo suyo” y por eso no están demasiado acostumbrados al pensamiento crítico más allá de su condición “autosatisfecha” como meros eslabones en cadenas de producción de excelencia y sus contribuciones al mainstream. Afortunadamente este estado de cosas parece estar cambiando, animado de manera importante por las reivindicaciones feministas y las reclamaciones sobre recortes y precariado.

Una cosa es el saber técnico y el coraje de personas para desarrollar acciones salvíficas y otra muy distinta creer que existe una razón científica de rango superior

Hablar como hace Muñoz Molina del conocimiento “sólido y preciso” frente a la delicuescencia de la opinión tiene su interés –no para todos los aspectos de la vida, algunos de los cuales perderían su encanto. ¿Quién no quisiera poder orientarse por conocimientos incuestionables de la existencia para poder acabar con la ignorancia y el prejuicio, con el dolor, la humillación y la muerte)? Sin embargo, desde que Lyotard estudió la condición del saber en las sociedades posmodernas pudimos comprender que la producción de conocimiento, en un altísimo porcentaje y desde hace muchísimo tiempo, solo avanza y aumenta en función de su valor de cambio, no de uso; es decir, el conocimiento se produce para ser vendido (miren en derredor: miles de estudios para elevar los G de un móvil y retrasos y trabas inexplicables en los estudios de energías alternativas; infinitas investigaciones sobre el milagro del crecepelo o la viagra y peleas interminables de quijotes que luchan sin apenas recursos contra la malaria o las enfermedades raras). La inversión en investigación y en técnica se pone donde se obtiene rendimiento económico; se gasta más en proporcionar cacharritos de última generación que en proveer y almacenar los dispositivos imprescindibles frente a las calamidades. Y todo eso nos ha traído consecuencias gravísimas como las que ahora padecemos con esta pandemia que será de un sufrimiento ahora impredecible en aquellos lugares desposeídos por completo de recursos defensivos. Una cosa es el saber técnico aplicado para proteger vidas y el coraje de personas para desarrollar acciones salvíficas y otra muy distinta creer que existe una razón científica de rango superior y al margen de intereses estratégicos que se preocupa de nuestro bienestar y que nos salvará por encima de cualquier otra razón ética o compleja.

“[…] Cada tarde, a las ocho, sobre las calles vacías, estalla como una tormenta súbita un aplauso dirigido no a demagogos embusteros sino a…”, nos dice Muñoz Molina. Como vemos, más allá del pleonasmo “demagogos embusteros”, la demagogia surge en todos lados, no solo en la política. Existen tertulianos, científicos, escritores demagogos, docentes demagogos, fontaneros, artistas, papas, periodistas, empresarios demagogos… Es una acusación fácil pero siempre certera: quien esté libre del pecado de demagogia que tire la primera piedra.

“No hay hechos, solo interpretaciones”, y posiblemente podemos añadir que finalmente no existen las interpretaciones sino solo intereses; que las interpretaciones, tanto científicas como de otro tipo, a veces son muy retorcidas y no prestan servicio al bien común sino que solo favorecen a intereses privados. No reconocerlo así es de ingenuos o de cínicos.

Cuando pase esta pandemia veremos qué queda del reconocimiento al conocimiento más allá de una reacción folklórica fundamentada en el legítimo derecho al miedo y al ánimo colectivo. Otra cosa es que aquellos que tienen influencia mediática, aquellos a los que se les supone un saber autorizado ampliamente galardonado, respondan sin saber realmente de qué hablan cuando lo hacen del conocimiento, o lo hagan desde un lugar rancio y encapsulado, una poltrona metida en una “burbuja privada” de la que nos habla Muñoz Molina: como si llevasen “la diadema de los cascos gigantes para no oír el mundo exterior y estar alimentado a cada momento por un hilo sonoro ajustado a sus preferencias”.

Y al margen de estos disentimientos que algunos consideramos importantes, esperemos no cagarla “científicamente” con los efectos indeseables de algún tratamiento poco contrastado, de alguna medida poco experimentada o de alguna vacuna apresurada; antecedentes tenemos. Por tanto, además de trabajar con denuedo por la salud y la economía crucemos los dedos e invoquemos a los dioses de la fortuna, que buena falta nos hacen.

---------------------------

Joaquín Ivars es profesor titular de la Universidad de Málaga.

Hace unos días Antonio Muñoz Molina ha publicado un artículo, muy aplaudido por algunos, que recibe el título de El regreso del conocimiento y con el que se puede estar de acuerdo en los aspectos...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Joaquín Ivars

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí