1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Europa contra sí misma

¿Coronabonos sí o no? No se agobien: esto va para largo

La próxima reunión del Eurogrupo no será el Día D, ni la hora decisiva de la UE: será, en cambio, el inicio de una larga batalla, esa sí, crucial para el futuro del proyecto comunitario

Steven Forti 2/04/2020

<p>Unión.</p>

Unión.

J.R. MORA

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

La Unión Europea (UE) está viviendo posiblemente su mayor crisis. Lo de hace una década ha quedado ya oscurecido por lo que se nos viene encima estas semanas. El brexit ya no copa las portadas de los periódicos. Hay quienes están convencidos de –o al menos esperan– que las instituciones comunitarias sabrán encontrar una respuesta satisfactoria a la emergencia sanitaria y económica del coronavirus. Hay quienes dudan y no saben qué pensar. Y hay quienes auguran, con miedo, resignación o frotándose las manos, que el proyecto cuyos cimientos pusieron De Gasperi, Schuman y Adenauer, tras el final de la Segunda Guerra Mundial, está a punto de implosionar. O de disgregarse lentamente. Todo puede pasar en estos tiempos que más que líquidos son gaseosos. El mundo está cambiando de golpe y todo se tambalea.

El pasado 24 de marzo el Eurogrupo –la reunión de los ministros de Economía y Finanzas de la zona euro– ha mostrado la profunda división que existe entre los Estados del sur –liderados por Italia y España– y los del Norte –con Alemania y Holanda a la cabeza–en torno a las medidas que deben adoptarse. Los primeros, a los que se han sumado Francia, Bélgica, Luxemburgo, Portugal, Grecia, Eslovenia, Irlanda y por último Chipre, hicieron pública una carta en la que pedían utilizar medidas extraordinarias y, más concretamente, los coronabonos, una versión actualizada de los eurobonos que flotan en el aire hace tiempo. Se trata de nueve países que representan más de la mitad de la población y el PIB europeo.

Los segundos, arropados por Austria y Finlandia, tradicionales halcones dentro de la UE, insistieron en la defensa de los instrumentos ya existentes: el primero, el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE). Se trata de un organismo creado en 2012 para encontrar una salida a la crisis de la deuda soberana, que comportó una serie de estrictas condiciones para la devolución de los préstamos. Simplificando, los “hombres de negro” que en tiempos de la nunca olvidada Troika, formada por la Comisión Europea (CE), el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI), impusieron draconianas políticas de austeridad en los países que tuvieron que pedir un rescate.

La incapacidad del Eurogrupo para ponerse de acuerdo y dar una respuesta rápida y valiente ha sido decepcionante. La única respuesta al bloqueo fue ganar tiempo: en la reunión del Consejo Europeo del 26 de marzo los 27 países miembros de la UE firmaron un documento que encarga a la presidenta de la CE, Ursula von der Leyen, y al presidente del mismo, Charles Michel, la elaboración de una propuesta en un plazo de dos semanas. El próximo martes 7 de abril, pues, se volverá a reunir el Eurogrupo con el objetivo de encontrar una solución a medio-largo plazo. Hay quien ve en esta reunión el D-Day, una especie de momento decisivo que puede relanzar o enterrar definitivamente el proyecto de integración europea. Sin duda, será una reunión importante y nos mostrará si la UE tiene un verdadero proyecto de futuro o si no podemos esperar mucho más de lo que ya tenemos.

En el propio ámbito sanitario, los Tratados permiten muy poco margen de acción a Bruselas, precisamente porque los Estados no quisieron ceder soberanía

Sin embargo, no perdamos de vista también que existe un relato catastrofista, impulsado por otros actores internacionales que apuestan por el debilitamiento o el fin de la UE. Un reciente informe de EuvsDisinfo, la unidad de la CE que estudia y contrasta las noticias falsas en la red, ha confirmado que hay un notable esfuerzo, sobre todo de Rusia y China, para desestabilizar la UE, difundiendo noticias según las cuales la Unión está traicionando a sus ciudadanos y agigantando el papel de las ayudas que Pekín y Moscú han enviado a diferentes países europeos.

¿Qué ha hecho hasta ahora la UE?

¿La UE no ha hecho nada? Bueno, las cosas son, como siempre, más complejas. Por un lado, no podemos olvidar que la UE no son Alemania y Holanda, sino unas instituciones en las que participan todos los Estados miembros. Esos mismos Estados que, por distintas razones, y durante años, no han querido avanzar hacia una real integración política, fiscal o bancaria. De aquellos polvos, estos lodos. En el propio ámbito sanitario, los Tratados permiten muy poco margen de acción a Bruselas, precisamente porque los Estados no quisieron ceder soberanía. El comisario para el mercado único, Thierry Breton, consiguió desbloquear la exportación de material sanitario dentro de la UE, después de que algunos Estados se negaran a ello. No se pueden, pues, pedir peras al olmo, ni mucho menos responsabilizar a la UE de todos los males.

Por otro lado, es menester también poner de relieve lo que las instituciones comunitarias han hecho en estas primeras semanas, tras unos evidentes titubeos. En primer lugar, medida impensable tan solo hasta hace un mes, se ha suspendido el Pacto de Estabilidad y Crecimiento, lo que permite a los Estados aumentar el gasto sin tener que respetar las limitaciones que el pacto imponía, como el déficit y la deuda pública al 3% y 60% del PIB, respectivamente. En segundo lugar, no obstante la infeliz expresión, luego corregida, de Christine Lagarde, el BCE ha aprobado el Pandemic Emergency Purchase Programme (PEEP) que implica la compra de deuda de los diferentes Estados hasta 750.000 millones de euros –cifra que podría ampliarse si fuera necesario–. En tercer lugar, el Europarlamento ha aprobado un plan de 37.000 millones de euros para financiar la sanidad de los Estados miembros golpeados por el coronavirus y otro plan de 40.000 millones dirigido a las pymes a través del Banco Europeo de Inversiones (BEI). No es poco, teniendo en cuenta lo que vimos tras la crisis de 2008-2010 –es decir, una respuesta lenta, limitada y equivocada– y el ridículo presupuesto del que dispone la UE, unos 168.000 millones de euros, poco más del 1% del PIB de los países miembros. 

El vicepresidente de la Cámara de diputados, Fabio Rampelli, dirigente de Hermanos de Italia, ha quitado la bandera europea de su despacho. Por ahí van los tiros de los amigos de Orbán, Le Pen y Abascal

Ahora bien, las políticas de quantitative easing sin limitaciones protegen la zona euro de posibles crisis de deuda soberana, pero la política monetaria tiene evidentes límites de eficacia, sobre todo tras el “whatever it takes pronunciado en 2012 por el entonces presidente del BCE, Mario Draghi. Solo unas medidas con ulterior gasto público pueden tener eficacia en la renta disponible de personas y familias, además de la liquidez de las empresas. Sirven pues políticas de inversión pública de apoyo a estas primeras medidas. Es lo que, a fin de cuentas, sugieren también el G7 y el G20 cuando piden reforzar lógicas de intervención coordinada a nivel internacional. Y lo que, sibilinamente, o quizás no tanto, afirmó hace unos días en el Financial Times el mismo Draghi: en tiempos de guerra se debe generar más deuda pública y utilizar rápidamente los recursos. 

¿Italia, Francia y España van en serio?

Se debate mucho sobre la postura adoptada por los gobiernos italiano, español y francés. ¿Van en serio o están jugando de farol? La reacción del presidente del Consejo italiano, Giuseppe Conte, ha sido la más dura. No es extraño teniendo en cuenta la situación sanitaria del país transalpino –el primero en sufrir los estragos del coronavirus– y la de su economía, estancada desde hace más de una década. Además, la deuda pública italiana roza el 135% del PIB, es decir 2,44 billones de euros, y la estabilidad política está en entredicho con la ultraderecha –la Liga de Matteo Salvini y Hermanos de Italia de Giorgia Meloni–, que ya supera el 40% de intención de voto en todos los sondeos. Para entender el puñetazo en la mesa que dio Conte a nivel europeo no se puede perder de vista la política interior y la debilidad del ejecutivo integrado por el Partido Democrático (PD), el Movimiento 5 Estrellas (M5E), la izquierda de Libertad e Igualdad (LeU) e Italia Viva (IV), el nuevo movimiento creado por el ex jefe de Gobierno Matteo Renzi. Mostrar debilidad en esta situación habría significado dejar campo libre a Salvini y Meloni, que no han esperado ni unas horas para reactivar su discurso euroescéptico. Una nota de color: el vicepresidente de la Cámara de Diputados, Fabio Rampelli, dirigente de Hermanos de Italia, ha quitado hace unos días la bandera europea de su despacho. Por ahí van los tiros de los amigos de Orbán, Le Pen y Abascal.

Lo mismo vale para los demás, no sólo para los firmantes de la carta del mal llamado “frente sur”: todos están preocupados por los soberanistas que tienen dentro de sus fronteras. El año que viene Merkel dejará la política y la CDU, en crisis de identidad y sin un liderazgo claro para el futuro, ve como Alternativa para Alemania le sigue robando votos. En 2022 Macron se juega la reelección y la situación en el Hexágono no es especialmente halagüeña para el presidente galo, con un Rassemblement National que puede aprovecharse de la crisis para aumentar sus consensos.

Se está especulando mucho sobre si, más que Italia y España, Francia va en serio al pedir los coronabonos y un cambio de rumbo radical en las políticas comunitarias. Quién sabe. París ha jugado siempre muy bien sus cartas, pensando sobre todo en sus intereses. Puede que la ruptura del eje franco-alemán sea puntual o puede que la alianza con Italia y España sea duradera. Este es el nudo gordiano. Imposible hacer previsiones ahora.

Una batalla que acaba de empezar

¿Esto significa que todo es teatro? Obviamente, no. Conte ha repetido hasta la saciedad que la UE tiene por delante un reto histórico. Y es cierto. En una entrevista reciente en el canal de televisión alemán ARD, el presidente del Consejo italiano defendió los bonos europeos, y explicó que “los ciudadanos alemanes no deberán pagar un solo euro de la deuda italiana. Italia siempre ha pagado sus deudas y seguirá haciéndolo”. Al diario holandés De Telegraaf, Conte añadía una recomendación: debemos evitar que dentro de un tiempo tengamos que decir: “Por fin tenemos la terapia para descubrir luego que el paciente está ya muerto”. Son palabras mayores.

La de estos días a nivel europeo es una confrontación dura. No cabe duda de que Conte se juega su futuro y también el del Ejecutivo que, de momento, se muestra compacto –desde los más pro-europeístas, como el ministro democrático de Economía, Roberto Gualtieri, hasta los sectores más populistas de los grillini, como Alessandro Di Battista– y “blindado” frente a un posible intento de conformar un gobierno de unidad nacional liderado por Mario Draghi en plan “salvador de la patria”. Una opción que gustaría a Salvini y a Renzi. Este riesgo podría materializarse, no de manera inminente, sino después del verano, si la crisis económica y social sigue avanzando. Nadie, ni en el impredecible y heterogéneo M5E, quiere, en realidad, una salida de la UE: según confirman fuentes parlamentarias del mismo Movimiento, todos están convencidos de que los coronabonos son un espejismo. El mismo Paolo Gentiloni, comisario europeo de Asuntos Económicos, ha afirmado que la emisión de bonos para mutualizar la deuda “no se aceptará jamás”: según el expresidente del Consejo italiano, se debe trabajar a largo plazo. El objetivo del gobierno de Conte es pues bloquear el MEDE y obtener en cambio un nuevo mecanismo a través de la BEI (Banco Europeo de Inversiones), es decir, liquidez con la obligación de devolver el dinero en un plazo largo de tiempo sin más condiciones. Se trata, explican, de una “negociación a la baja”: el quid es entender hasta qué punto será a la baja. Nadie niega que el riesgo es acabar como Tsipras.

Quizá se pueda desbloquear el presupuesto europeo, pero poco más. El objetivo es, más bien, trabajar para el futuro con la vista puesta en obtener los famosos eurobonos 

Diferentes fuentes del Partido Democrático subrayan que, muy probablemente, los cambios serán mínimos en la próxima reunión del Eurogrupo. Quizá se pueda desbloquear el presupuesto europeo, pero poco más. El objetivo es, más bien, trabajar para el futuro con la vista puesta en obtener los famosos eurobonos a largo plazo .Diferentes analistas italianos explican que se deben separar las dos cosas. Una cosa es cómo gastar dinero, endeudarse y financiar la deuda ahora mismo: esto se puede hacer con las medidas ya aprobadas por la CE y sobre todo el BCE, que comprará 215.000 de los 325.000 millones de euros de la deuda que Italia tiene que refinanciar este año. Otra es cómo reformar la UE: ahí entrarían los eurobonos y un nuevo Plan Marshall o recovery plan, que comportaría un salto hacia adelante en la integración europea. Se trata de algo no inmediato; ahora, como mucho, se podría empezar a poner los cimientos En esto será crucial la evolución del debate en Alemania, que se está quedando bastante aislada a nivel europeo: los Verdes y parte del SPD están a favor de una solución de este tipo. Todos subrayan, pues, que se trata de una larga batalla que acaba de comenzar.

En Italia el miedo, si acaso, viene derivado de la reacción de los mercados ante un posible empecinamiento de Conte en la cuestión de los coronabonos: esto, explican, podría conllevar un posible aumento de la prima de riesgo. En ese caso, la economía italiana sí que se enfrentaría a graves problemas. Según estimaciones del centro de estudios de Confindustria, la patronal italiana, en 2020 el PIB italiano perdería el 6% y la deuda llegaría hasta el 147%. No es un asunto menor.

Un compromiso a la europea

Las opiniones recogidas en Italia parecen confirmarse también a nivel europeo. No es casualidad que el halcón alemán Klaus Regling, actual director general del MEDE, haya declarado al Financial Times que en el caso de que se abriesen líneas de crédito del MEDE “serían completamente distintas a las de hace una década” por que la de ahora es “una crisis simétrica que no se debe a errores políticos de ningún país”. Una declaración, todo sea dicho, impensable hace unas semanas.

En realidad, Von der Leyen y Michel estarían elaborando una propuesta de fondo de reaseguro de desempleo comunitario –por  valor de entre 80.000 y 100.000 millones de euros– que garantizaría dentro de los tratados existentes una ayuda a los trabajadores en paro por la crisis. Sería una especie de aval para que los países puedan financiar los instrumentos necesarios. Se activaría así el artículo 122.2 del Tratado de la UE que permitiría utilizar recursos del presupuesto comunitario sin pasar por otros organismos financieros como el MEDE. Paralelamente, se podría modificar el presupuesto de los próximos siete años (2021-2027) con un paquete de estímulos para reactivar la economía.

Sería pues una solución de consenso en la “clásica” tradición de la UE. Un compromiso entre países que no quieren quedar como los derrotados ante sus opiniones públicas. No habrá teóricamente ni vencedores ni vencidos. Y, justo después, empezará la batalla del relato donde querrán tener protagonismo las ultraderechas que tienen ya en Hungría su modelo de Estado autoritario. La próxima reunión del Eurogrupo no será pues el D-Day, ni la hora H de la UE: será, en cambio, el inicio de una larga batalla, esa sí, crucial para el futuro del proyecto comunitario.

La Unión Europea (UE) está viviendo posiblemente su mayor crisis. Lo de hace una década ha quedado ya oscurecido por lo que se nos viene encima estas semanas. El brexit ya no copa las portadas de los periódicos. Hay quienes están convencidos de –o al menos esperan– que las instituciones comunitarias sabrán...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Steven Forti

Profesor asociado en Historia Contemporánea en la Universitat Autònoma de Barcelona e investigador del Instituto de Historia Contemporánea de la Universidade Nova de Lisboa. Miembro del Consejo de Redacción de CTXT, es autor de 'Extrema derecha 2.0. Qué es y cómo combatirla' (Siglo XXI de España, 2021).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. danmery

    No es un artículo realista, es más una expresión de deseos que otra cuestión, el mundo cambiará totalmente, eso ya no puede detenerse. Que sea un cambio utópico o distópico es la gran duda.

    Hace 1 año 7 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí