1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Antigitanismo

Sobre violencia racista: cuando los muertos se silencian en casa

Las instituciones españolas contemporáneas –aún las más progresistas– niegan y ocultan el maltrato a los gitanos

Rromani Pativ 15/06/2020

<p>Comisaría de policía de Algeciras.</p>

Comisaría de policía de Algeciras.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Lo único que sabemos es que Daniel Jiménez, joven gitano de Algeciras, fue detenido el pasado lunes 1 de junio y que el viernes 5 su cuerpo sin vida fue entregado a la familia. Así de simple y, al mismo tiempo, así de rotundo y terrible. Paradójicamente, la noticia sobre su extraña muerte asaltaba nuestras redes sociales unos días después de las enormes movilizaciones que el movimiento Black Lives Matter protagonizaba en buena parte de medio mundo a partir del asesinato frente a la cámara de George Floyd en los EE. UU. Existe entre quienes dedican parte de sus vidas a denunciar y combatir el racismo en el Estado español, la amarga sensación de que unas vidas valen más que otras, de que unas muertes horrorizan más que otras. Que la indignación mediática y popular no se produce siempre de la misma manera ni por las mismas causas cuando hablamos de racismo institucional. Esto no quiere decir que hayamos caído en la estúpida trampa de entrar en campeonatos entre quienes precisamente sufren el racismo. Quienes se dedican a tales despropósitos tan solo demuestran no haber comprendido absolutamente nada.

El problema real tiene que ver con quién decide –porque puede hacerlo– mirar hacia otro lado cuando el problema surge en su propia casa. Hace unos meses, Manuel H., padre de familia gitano, era asesinado a tiros en Rociana del Condado, Huelva, mientras cogía un puñado de habas. Como en el caso de Daniel, no hubo grandes movilizaciones. De hecho, su caso ya ha sido olvidado. Lo mismo podría decirse de Manuel Fernández Jiménez, que murió en 2018 recluido en régimen de aislamiento en la cárcel de Albocàsser, Castellón. Su cuerpo inerte, con signos evidentes de maltrato, tampoco despertó la gran indignación de los sectores progresistas de nuestra sociedad. Eleazar García Hernández perdía la vida en septiembre del año pasado tras ser reducido con violencia por un grupo de vigilantes de seguridad y posteriormente por la policía a las puertas del estadio de fútbol de El Molinón, Gijón. Podríamos seguir enumerando casos, pero la pregunta es: ¿serviría de algo?

La mayoría de los casos de maltrato racista sufrido por familias gitanas no son denunciados. A ustedes no les llega ni una cuarta parte de la realidad que nuestro Pueblo experimenta

Vamos a explicarles algo que quizás desconocen. La mayoría de los casos de maltrato racista sufrido por familias gitanas nunca son denunciados. Por lo tanto, a ustedes no les llega ni una cuarta parte de la realidad que nuestro Pueblo experimenta en su propio territorio desde hace siglos. Bofetadas, palizas, amenazas, asesinatos; cuando algo de esto sucede, la primera reacción en el seno de una familia gitana de a pie es la de callar y aconsejar el silencio a los más allegados. Al dolor y la rabia les vence el miedo. Pero mucho cuidado. No crean que este miedo nace de la nada, que es un sentimiento irracional. De hecho, es un miedo que alberga una lógica aplastante. Lo que las instituciones españolas contemporáneas –aún las más progresistas– hacen frente a la posibilidad de reconocer la existencia del racismo es ocultarlo. Eso lo hemos aprendido a base de golpes. De la persecución histórica, de los intentos de genocidio y de la promulgación de leyes específicamente antigitanas hemos pasado al silencio más absoluto sobre ello, que es una actitud típicamente española frente al antigitanismo o todo lo que huela a racismo. No es que el racismo contra los nuestros o contra nuestros compañeros y compañeras de otros pueblos se terminara en 1978, sino que adquirió otro rostro. A la violencia más descarnada se unió el silenciamiento. Probablemente, les resulte más fácil comprender esta actitud cuando el debate gira en torno a la dictadura franquista y a los fraudulentos silencios políticos impuestos en aras de una supuesta concordia que no es sino ausencia de justicia.

 

Ocultar el racismo: un asunto de Estado

Cuando Patxi López ordena que una de las únicas menciones recientes en el ámbito político a los asesinatos policiales racistas en el Estado español desaparezca del diario de sesiones reproduce una antigua lógica racista. La trampa es la siguiente. Si no consta en acta, no existe y si existe, hacemos que no conste en acta. Lo que López, en su terrible ignorancia, desconoce es que por mucho que quieran ocultarlo, el racismo institucional en nuestro territorio es real y que también se manifiesta a través de la violencia policial. En su mano está el alinearse con los elementos más reaccionarios de la derecha –que es lo que precisamente ha hecho– o sumarse a la reconstrucción de una sociedad democrática sana y justa. Y no hay nada más perjudicial para la consecución de ese horizonte que negar compulsivamente un grave problema señalado por cientos de organizaciones de la más diversa índole.

Sabemos que a nuestros aliados les contrarían estas críticas, que les resultan ‘demasiado’. Pero sentimos decir que cuando el problema es el racismo, echamos de menos mayor firmeza, mayor determinación, más solidaridad; y no para que ocupen ustedes el lugar de la voz cantante y hablen por nosotros y nosotras, sino para que miren los problemas de frente, reconozcan su existencia y sean intransigentes en su defensa de una sociedad en la que no se oprima a ningún pueblo. Y esto no es solo cuando están a gusto con las críticas, cuando no les tocan directamente a ustedes. Por otra parte, si hay algo que podemos aprender del movimiento Black Lives Matter, que es el resultado de décadas de organización contra la violencia policial racista en la calle, es su negativa a aceptar concesiones. Un movimiento así se hace respetar porque no pide permiso, no mendiga reconocimiento, se sienta en la mesa con la clara consciencia de que le pertenece tanto o más que a los que están sentados tranquilamente en torno a ella.

El problema del racismo suele ocupar un lugar poco visible en lo que respecta a las reivindicaciones progresistas a nivel europeo

Una de las tendencias más repulsivas enfrentadas durante estos días por los nuestros al llamar la atención sobre el racismo de casa consiste en respondernos con el argumento de que no estamos en los EE UU. Como si hiciera falta. ¿Se imaginan ustedes que, por defender los sindicatos y la lucha contra el capitalismo, la derecha les respondiera con que no estamos en Chicago, que aquí tenemos una historia ‘diferente’? ¿Les suena? ¿No les parecería igualmente absurdo? No hace falta comparar nada. Ustedes, aquí, tienen a sus propios muertos en frente de las narices. Otra cosa es que les moleste tanto reconocerlo, que les contraríe tanto, que prefieran perderse en debates absurdos y tirar balones fuera para no darse de bruces con el asunto. Mientras eso sea así, seguiremos señalándolo como un gesto de hipocresía, cueste lo que cueste. Y sepan que esa actitud también tiene un precio. Y que por mantener determinadas alianzas muchas veces nos vemos obligados a dulcificar nuestra rabia, nuestro dolor, que tienen nombres y apellidos. La pregunta entonces es, ¿quieren alianzas sinceras? Esperamos más de ustedes en esta lucha colectiva contra un enemigo común: el olvido y la injusticia, tenga el rostro que tenga y sea en el territorio que sea, especialmente en este. Sabemos que no hay fascismo sin racismo. Sin embargo, el problema del racismo suele ocupar un lugar poco visible en lo que respecta a las reivindicaciones progresistas a nivel europeo. Porque, a pesar de ello, el racismo es un problema estructural que también anida, no solo en sus casas, sino en sus partidos políticos y en sus movimientos, que también son los nuestros y por eso conocemos tan bien tal realidad. Y no se equivoquen, este grito de impotencia no es para gritar que a nosotros nos matan más. Nos importan las vidas de nuestras hermanas y hermanos afroamericanos en Norteamérica, al igual que la de nuestras hermanas y hermanos africanos y afrodescendientes aquí, en el Estado español, las de nuestras hermanas y hermanos magrebíes, la de nuestras hermanas y hermanos migrantes de Abya Yala; nos importan las vidas de nuestras familias romaníes, aquí y en toda Europa. La pregunta es: ¿les importan a ustedes? ¿Qué ocurre, entonces, cuando los muertos se silencian en casa?

Lo único que sabemos es que Daniel Jiménez, joven gitano de Algeciras, fue detenido el pasado lunes 1 de junio y que el viernes 5 su cuerpo sin vida fue entregado a la familia. Así de simple y, al mismo tiempo, así de rotundo y terrible. Paradójicamente, la noticia sobre su extraña muerte asaltaba nuestras redes...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Rromani Pativ

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí