1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

El salón eléctrico

Turismo: pan para hoy y pandemia para mañana

El cine vaticinó que esta moderna panacea podía llevarnos al desastre, pero no supimos verlo

Pilar Ruiz 17/07/2020

<p><em>El síndrome de Venecia </em>(Pichler, 2015).</p>

El síndrome de Venecia (Pichler, 2015).

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

La palabra mágica. La que abre todas las puertas, bolsillos y voluntades. No es posible cuestionar a la principal industria –¿industria?– de la potencia mundial en sol y playa, toros y fiesta. Y bares, muchos bares: producción nacional puntera en I+D+I. Para los apologistas de este tesoro nacional, y aunque hablen mucho de “turismo de calidad”, los símbolos intocables de nuestra esencia patria lucen con el rojo de la sangría y el gualdo de la paella.

Todo eran ventajas hasta que una pandemia global se alió con un modelo de explotación vetusto y suicida, en el que por pocos euros un low cost te lleva a Praga, a Roma o a Magaluf y un airbnb te aloja en plena Plaza Mayor de Salamanca o junto a la estatua de Pessoa en Lisboa. Virus paseante, remojado y al sol, por todo el globo. ¿Quién dijo miedo? Brindemos con sangría –siempre por la sanidad pública– en un cine de verano.  

Porque ha vuelto a pasar: el cine vaticinó miles de veces que el turismo, esa moderna panacea, podía llevarnos al desastre, pero no supimos verlo. Y eso que lleva años insistiendo, ya desde Fraga y su meyba en Palomares, aquella Spain tan different del resto de Europa. El “¡Que vienen las suecas!” es hoy una frase convertida en lema de camiseta hipster, pero entonces sirvió para forjar un mito más sociológico que cinematográfico: el del macho ibérico feo y salido que persigue a turistas rubias por la Costa del sol. Un cine hispano-hirsuto con sus propios especialistas, como Mariano Ozores (Operación Bi-ki-ni, 1968; Manolo La Nuit,1973; Fin de semana al desnudo,1974). Pero es Pedro Lazaga quien, con una obra definitiva, El turismo es un gran invento (1968), radiografía el principio –y previsible fin– del fenómeno turístico en España mejor que cualquier tesis sesuda. Desde los sesenta hasta el día de hoy, políticos de todo color y empresarios de raigambre CEOE han tomado como modelo a Paco Martínez Soria.

Culmen de la propaganda desarrollista, el célebre landismo –debería llamarse fraguismo– se convirtió en un modelo triunfante, con o sin Alfredo Landa, inmenso actor que nunca renegó de las películas que le dieron de comer durante un par de décadas, como a muchos otros: Tony Leblanc, Jose Luis López Vázquez, Florinda Chico, Pepe Sacristán, Gracita Morales, Antonio Ozores… Estrellas de éxitos popularísimos que, con el mismo gracejo, instalaron en la psique del público que el turismo era algo intrínseco a nuestro país.  

Se ha llegado a ensalzar al turismo aquel de los sesenta y setenta como responsable último del aperturismo del Régimen al provocar cambios estructurales en la mentalidad carpetovetónica del franquismo y conducirlo hacia una democracia moderna; como si España hubiera pasado del bikini a la urna y 40 años de dictadura fueran solo una mala resaca. A estas alturas ya se sabe que los cambios de régimen tienen que ver con otro tipo de pulsiones un poco más complejas, y si no, recuerden países dictatoriales mantenidos gracias al turismo: bananeros, los llaman. (Cuba: la analogía caribeña que al lobby empresarial no le gusta recordar). Pero las pulsiones siguen ahí: cuando los españoles y españolas dejamos de ser pobres y nosotros mismos nos convertimos en turistas la cosa fue a peor, vean si no cómo acaba la pobre Ana Belén en La pasión turca (Aranda, 1994), y eso que ocurre en la década de oro, los años noventa, cuando el futuro nos sonreía.  

También por ahí fuera avisaron de que irse de vacaciones puede resultar de lo más peliagudo y hasta un típico cuento de hadas de Hollywood como Vacaciones en Roma (Wyler, 1954) tiene final agridulce. Pero es el cine de autor quien cuenta de forma realista el deterioro de empeñarse en viajar por esos mundos de Dios: ahí tienen Viaggio in Italia (Rossellini, 1954) o Dos en la carretera (Donen, 1967). Y en pleno histerismo viajero moderno, los aburridos protagonistas de Lost in Translation (Sofía Coppola, 2003), perdidos en un Japón que encuentran rarísimo. Aunque para raras, Las vacaciones de Mr. Hulot (1953), con un Tati mucho más simpático como agente del caos que, por ejemplo, Ryanair o cualquier otra empresa aeronáutica de las que ahora piden rescates con dineros públicos.  

Quien se lleva la palma en futurología anti-turística es el cine de terror en versión B: son muchas décadas advirtiendo de la peligrosidad de lugares siniestros como lagos y lagunas, campings, casitas rurales en medio del bosque o islas de playas doradas. Es el caso de Piraña (Dante, 1978) y las eternas secuelas de bichos veraniegos asesinos, subgénero en el que reina Tiburón (Spielberg, 1975), en realidad policíaco de asesino en serie –con aletas–, elevada a mito gracias al talento para la narrativa de género de su director. Como ocurre en la serie negra clásica, la corrupción y el crimen oficial forman parte de la historia: el alcalde negacionista ultra liberal –“La Amity Island que madruga”– elige la economía antes que la salud abriendo las playas a los turistas porque hay que convivir con el virus… Perdón: el tiburón.

Con el turismo de masas en pleno auge, también las pasó canutas Leo di Caprio en La playa (Boyle, 2000) por ir de viajero guay que se niega a seguir la trillada guía de Lonely Planet, y hasta Meryl Streep se metió en líos por ir a hacer rafting en Río Salvaje (Hanson,1994), a quién se le ocurre. No se libran ni los outsiders de las autocaravanas, como la familia del clérigo sin fe Harvey Keitel que se ve primero secuestrada por unos asesinos y después masacrada por vampiros mexicanos en Abierto hasta el amanecer (Rodríguez, 1996). Arruinado el cine por el covid –entre otros virus–, el tema tenía que ser recogido por una serie: Ozark (Netflix, 2020). En este Trip Advisor del Diablo, el contable de un cártel mexicano con afición a sisar se ve obligado a convertir una decadente zona turística en lavandería de dinero negro acompañado por su muy burguesa y –en principio– convencional familia. Es uno de estos bobos salidos de las escuelas de negocios que se creen listísimos solo porque conocen los entresijos de los paraísos fiscales –verdaderos hampones internacionales y quid de tantas cuestiones– sin darse cuenta de que no es más que un currito del negocio del narco, por mucho que riegue con millones sucios hoteles, inmobiliarias, funerarias, cuadras de caballos, bares de estriptis, iglesias, fundaciones de caridad, campañas políticas y casinos. (¿Alguien se acuerda de Eurovegas? ¿Y de Gran Scala, Las Vegas de los Monegros?)

Con unos intérpretes de aplauso continuo, sin efectismos y con pulso de acero, Ozark pone en el punto de mira a las ciudades vacacionales y su fauna: camellos y matones, chivatos y polis, pijos y rednecks, funcionarios y políticos corruptos, forman una corte de los milagros necesaria alrededor del dinero sucio. Jason Bateman crea una acerada y sutil crítica de la dinámica del capitalismo: “El dinero de la droga salvó a los bancos de la crisis del 2008”.En este provinciano lugar de vacaciones ya no hay ni bien ni mal ni justicia ni libertad: solo ganancias y explotación bajo un régimen de terror soterrado donde todos son víctimas y verdugos. Y hablando de verdugos, Berlanga, otro glorioso visionario, anticipó en El verdugo, rodada en 1963 –volvemos al principio– cómo el ascenso social materializado en unas vacaciones en Mallorca pueden convertirse en una pesadilla con garrote vil incluido.

Todos somos José Luis, el verdugo, en vacaciones

La Mallorca de los sesenta choca con la de 2020 en el documental Overbooking (Dioscórides, 2019) que denuncia la destrucción sistemática del medio natural y la convivencia en las ciudades ante el cinismo de la clase política y empresarial, culpables de asesinar a la gallina de los huevos de oro. También El síndrome de Venecia (Pichler, 2015) descubre el demencial negocio que lleva hasta esa ciudad monumento a 20 millones de turistas al año: 60.000 visitantes por día en un lugar con menos de 50.000 habitantes. Ya no se aplauden como hace 60 años la llegada de divisas extranjeras como un maná caído del cielo y las nuevas generaciones descubren la cara tenebrosa de un sector en el que la precariedad, los bajos salarios y la explotación son moneda corriente. De ellos son buena prueba las kelis de Hotel Explotación (Georgina Cisquella, 2018).

El turismo de masas se ha revelado como un modelo insostenible que rompe las ciudades y los derechos laborales, congestiona los servicios públicos, encarece la vivienda, acaba con el comercio tradicional y destroza el medio ambiente. Pero no para todos. Voces de aquí y de allí se alzan irritadas: esto no son más que exageraciones, todo va bien mientras seamos productivos. Quien no lo sea, debe atenerse a las consecuencias. La maquinaria exige seguir viajando, consumiendo espacio y energía, gastando, contaminando, explotando lugares y seres humanos como si el desastre mundial solo fuera un mal sueño, mientras se vuelve a poner todos los huevos de la gallina en la misma cesta. Huevos que, además, ya no son de oro. La máquina lo repetirá de mil modos y maneras: todos somos turistas. La pandemia éramos nosotros.

La palabra mágica. La que abre todas las puertas, bolsillos y voluntades. No es posible cuestionar a la principal industria –¿industria?– de la potencia mundial en sol y playa, toros y fiesta. Y bares, muchos bares: producción nacional puntera en I+D+I. Para los apologistas de este tesoro nacional, y aunque...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Pilar Ruiz

Periodista a veces y guionista el resto del tiempo. En una ocasión dirigió una película (Los nombres de Alicia, 2005) y después escribió tres novelas: "El Corazón del caimán", "La danza de la serpiente" (Ediciones B) y "El jardín de los espejos". (Roca, 2020).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí