1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

HAMBRE DE CONTARNOS

Escribir, clase y trabajo: ¿cómo contar lo que nos ahoga?

La epidemia de cansancio y la sensación de falta de tiempo que nos invade están directamente relacionadas con la falta de límites de los horarios laborales

Ignacio Pato 15/10/2021

<p>Aprovechando el tiempo en el metro.</p>

Aprovechando el tiempo en el metro.

Nick

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Había unos carteles que no solían faltar en los pasillos y escaleras de mi colegio. Eran llamadas a la lectura. Hablaban de los libros en general y de su poder para abrirnos puertas que daban a otros mundos, invitaciones a la escapada, a refugiarte de una realidad que apenas estabas comenzando a descubrir. Nos faltaba todavía mucho para entrar en un mercado laboral despedazado, con más tareas que salario y horarios cada vez más desquiciantes, pero ya se nos enseñaba una ventana. Aprendimos que sería necesario un respiro de lo que vendría antes siquiera de acabar la primaria. Reponer una balda, cuadrar una caja, actualizar un excel o repartir pizza en bici apenas existían en nuestra imaginación y ya teníamos un plan de fuga lleno de piratas, criaturas imposibles y el espacio sideral.

Hay otros carteles que nunca faltan en la habitación de muchos hoteles. Dicen “No molestar”. Es un mensaje para las camareras de piso –organizadas de un tiempo a esta parte en el colectivo Las Kellys– aparentemente inocente. El subtexto sin embargo sugiere que aquello con lo que se ganan la vida y pagan facturas, alquileres y estudios de sus hijos estorba. Que su trabajo molesta. No es nostalgia, sino un hecho, que hubo un tiempo en que el obrero que montaba un automóvil y la obrera que hacía un zapato podían llenar el pecho de orgullo cuando veían esos productos sirviendo a otras personas. Hoy en día solo los grandes chefs, quienes quizá menos lo necesitan, son aclamados por los comensales para salir de la cocina y ser aplaudidos con palmas huecas. Y muchos trabajadores en el filo, pensemos en cualquiera de cara al público o atención al cliente, son usados como escudo humano por las empresas para absorber un impacto en salud mental que ya tiene datos, aunque sea entre líneas, en cada CIS. Esas encuestas en las que el 73% contesta que es clase media. Las preguntas acerca de cómo sentir orgullo y cómo contar de manera atractiva algo de lo que necesitas escapar se superponen.

En los libros no suele bastar con los trabajos de los protagonistas. Tenemos interiorizado que hace falta una historia, algo extraordinario. Y claro que sí. Pero es curioso, porque entonces muchos hablan de amor, como si aquí ninguno nos enamorásemos y además varias veces en la vida. Como si fuera siempre más fácil tener y conservar un trabajo que una pareja. Como si no hubiera divorcios que se parecen a la disolución legal de una Unión Temporal de Empresas. Como si fuera incontestable dedicar cuatro páginas a la descripción de un paisaje y dos líneas a la del tipo de actividad que un personaje hace durante un tercio del día. Incluso en esta época, en la que parece que se ha roto catárticamente el tabú de hablar de trabajo en terrazas y redes. En realidad seguimos con mucha más facilidad para verbalizar cómo este nos hace sentir que cuánto cobramos o cuántas horas nos ha llevado tal tarea.

Romper el hechizo del destino

Volvamos a las aulas, esas llenas de paredes con inscripciones tipo “Leer te da vidas extra”. En Rebeldes, la escritora Susan E. Hinton hace que a Ponyboy le encarguen un trabajo para aprobar un suspenso. El profesor le dice que una experiencia personal puede servir. Entonces él asume que tendrá que ir al zoo para contar algo. No concibe que haya nada de valor en su vida, o en la de sus amigos, que en ese momento son su mundo, que merezca la pena ser puesto negro sobre blanco. Sin embargo –y esta es una de las potencias de la obra–, serán algunos de sus compañeros, como Sodapop Curtis, quien le anime a escribir. Sus iguales no solo le reconocen el talento, sino que le señalan la salida del determinismo laboral. Ese que el científico social Paul Willis retrató advirtiendo que “los chicos de clase obrera consiguen trabajos de clase obrera” mediante un sistema de falta de motivación, referencias y contactos que también podríamos llamar “destino”. En El cuerpo, el relato de Stephen King que originó la película Cuenta conmigo, sucede algo parecido. Gordie escribe y Chris le empuja a no dejar de hacerlo. Es casi una misión de clase: Ponyboy y Gordie tienen que contarse a ellos y a sus compañeros. No existe la voz de los sin voz. Existen voces sin altavoz, otras ninguneadas y algunas directamente silenciadas. Prestar oído y tecla, atentos a algunas de ellas, dejando que se cuenten en primera persona, es un ejercicio de justicia narrativa.

También es seguramente una demostración de cierta inteligencia. Recordemos la reseña que la mujer de un crítico de cine hizo sobre Alien: “Es una película en la que nadie hace caso a la mujer y mueren todos menos ella y su gato”. Un acto de escucha radical que hace Katja Oskamp en Marzahn, mon amour, por citar un ejemplo reciente, en un local de pedicura del Berlín oriental. La novela entronca con una preciosa definición que David Graeber hacía de la clase trabajadora: la caring class. Quienes se preocupan, los y las que cuidan. Aunque ese peso haya recaído desproporcionado en hombros femeninos. La magdalena de Proust no la había cocinado Proust, sino su tía Leoncia. Son ellas quienes –ya advertimos hace unas líneas que la nostalgia, y no el trabajo, es lo que estorba– han tenido siempre mucho que hacer y poco que decir. De nuevo, como con la clase, la irrelevancia adquirida. Preguntábamos a nuestras abuelas o tías qué tal estaban y respondían con un lacónico “tirando”, no era raro. “Mejorcita de lo mío” no explicitaba qué era ese “lo mío”. Quizá porque sabían que no iba a ser plato de gusto para nadie asomarse ahí. “Les quitamos hasta sus historias”, escribe María Sánchez en Tierra de mujeres.

Esa profecía autocumplida puede romperse mediante el humor. La clase obrera es quien cuenta los mejores chistes, dijo una vez Ken Loach. Prueben a esconder una cámara en la reunión de un consejo de administración y abúrranse o sucumban de vergüenza ajena ante diferentes y fracasados intentos de chascarrillos. El humor es un recurso de supervivencia, lo sabe tanto el feo que liga como el descartado que resiste a la desesperación. Si en el fútbol el cerrojazo es el derecho a la defensa del débil, la chispa es el contraataque. Lo aprendemos ya desde pequeños, basta imaginar el comando revientasiestas veraniegas que formarían Manolito Gafotas, Marina, la protagonista de la novela Vozdevieja de Elisa Victoria y el Simón de Miqui Otero. El escritor catalán también ha desafiado ese destino de una manera mordaz usando la imagen de SuperMario, el protagonista de un videojuego pero sobre todo un fontanero con derecho a protagonizar su propia aventura.

Son estos tiempos en los que se nos habla de resiliencia, de la capacidad de aguantar. Se insiste en que si no estamos “bien” es porque no estamos poniendo lo suficiente de nuestra parte para estarlo. Por eso es importante separar la culpa de la responsabilidad, con más razón en estos tiempos de catastrofismo paralizante. La ausencia de esta última, como escribe Yayo Herrero, “huele que apesta a desamor y extravía la esperanza”. También seguramente sea importante abonar y regar la autoestima colectiva. Puede que la vida de la mayoría de personas no sea la de los reyes del mambo, pero no hay baile sin músicos. En una época en la que el relato aspiracional sigue provocando tortícolis, no está de menos mirar menos hacia arriba y más hacia los lados. Si convenimos en que escribir, producir sentido, es también lo que se hace en redes sociales con la palabra o la imagen, podemos pensar en que la lucha de clases no descansa ni en vacaciones y también toma forma de contrastes digitales. Entre un yate y un plan de senderismo. Entre una botella de champán y unas latas de cerveza del súper. Entre un vuelo transoceánico y un presupuesto Vueling. Obviamente, el peligro del conformismo romanticón acecha. “Puedes sentirte bien orgulloso de eso, son preciosas”, le conceden al protagonista de La noche fenomenal, de Javier Pérez Andújar, sobre las tres chimeneas de la Fecsa en Sant Adrià de Besós. “Eso nos parece a los pobres”, contesta sin dejarse engatusar. Ver a Peret en las tragaperras de la cafetería Els 3 Tombs puede ser más emocionante, escribió el mencionado Otero, que encontrarse a Elvis en una gasolinera de Montana.

Huellas y tiempo

“No somos nuestro trabajo”, estamos tentados a decir. Normal. ¿Quién querría serlo si echas una mirada a tu alrededor más próximo y todo el mundo está empleado o bien más de lo que soporta o bien menos de lo que necesita? O coloniza o no alcanza, pero la tendencia del mercado laboral es a sabotear, cada vez más consciente de su escasez, la vida. Contar el trabajo es contar su materialidad, sus efectos. El capitalismo se introduce literalmente en las células de nuestro organismo, siguiendo a Alberto Prunetti en Amianto. Como una luz que continúa dentro de nuestro cerebro tras cerrar los ojos, como la pantalla de un terminal de punto de venta o la anticipación constante de acciones pendientes, como le ocurre a Jara en Existiríamos el mar, de Belén Gopegui. Hay una diferencia entre saber y no saber qué es el túnel carpiano sin ser deportista de élite.

La epidemia de cansancio y la sensación de falta de tiempo que nos invade están directamente relacionadas con la falta de límites de los horarios laborales. Y volvemos a la materialidad, no es que estemos todos despistados y a por uvas. No nos engañemos, sí hay personas que son inmunes al pretendido drama de “dejar a alguien en leído”, son los jefes. Sin embargo, seguirá siendo más susceptible de llenar páginas de libros una ruptura que una revuelta durante las horas extra.

Escribir se escribe muchas veces a fondo perdido. No pasa igual con otros oficios. Se trabaja gratis y se manda a ver si agrada lo hecho. Nunca se calcula a cuánto sale la hora de cabezazos contra un editor de texto en blanco. Poder escribir, más allá de becas o descubrimientos de talentos fulgurantes con potencial comercial, debería aproximarse más a un derecho que a un privilegio. Sin embargo, poder hacerlo, en la mayoría de casos en que no es la fuente de ingresos principal de la persona, provoca robar horas al sueño. No es de ahora. Lo saben Luisa Carnés o Toni Morrison o tantas otras.

Y si no se le hurta tiempo a descansar es a la diversión. Shelagh Delaney escribió con diecinueve años una de las obras más aclamadas del teatro británico. Un sabor a miel hace un retrato tan realista de las heridas de género, clase y raza que la crítica conservadora, espantada, le lanzó un consejo malicioso a Delaney: que no volviera a hacer una suya, propia, hasta que no viera más obras. A veces las barreras estructurales, más que de prohibición, toman forma de canon. Lo cierto es que la autora la escribió en diez días. La había empezado como novela pero pronto se dio cuenta de que estaba demasiado ocupada saliendo a bailar y socializando como para hacer un libro de 80.000 palabras. Delaney amplía el horizonte de lo posible no renunciando ni al pan ni a las rosas, sino añadiéndole el deseo de la miel. Un poco de miel para todas, además de rentas básicas, jornadas de cuatro días y un cuerpo de inspección de trabajo que sea el ejército que guarde nuestros sueños.

Puede ser tomando notas en el móvil o en una libreta durante las pausas del trabajo. Hablando a una cámara, que no es sino otra manera de escribir ya sea en cine o stories. Tenemos hambre de contarnos. En esas, somos arroyo o embalse roto, según las veces, según la herida, según la hartura. Después vendrá lo difícil, la organización de palabras, imágenes, ideas. Ajustar el disparo. La película El año del descubrimiento, de Luis López Carrasco, se tardó nueve días en grabar y ocho meses en montar. Tardamos mucho más en escuchar que en oír, mucho más en asimilar un acto que lo que dura ese acto en sí mismo. Contarnos también es cuidarnos y es muy difícil ahogarse solo: visibilicemos el conflicto, las manos que impiden sacar la cabeza del agua. En la película citada, una de las canciones es del grupo Vilma Palma e Vampiros. Un nombre perfectamente pop si no fuera porque la banda lo tomó de una pintada sobre una fábrica de muebles cerrada en la ciudad argentina de Rosario. Estaba medio borrada y originalmente ponía “Vilma Palma e Hijos, vampiros de los obreros”.

Preguntémonos. ¿Toda esta trama hubiera sido posible si el protagonista saliera cada día frito de currar diez horas? ¿Hubiera tenido tal personaje la fuerza para afrontar esta aventura si no tuviese un empleo? Conocemos y nos duele el conflicto y podemos llegar a aborrecerlo por eso, es lógico. Lo habitamos. Pisamos cada día territorios formalmente no en guerra, pero desde luego no pacificados. Tierra a la que el realismo no debe esconderle la condición de lo posible. Un manzano, nos recuerda Sorj Chalandon, puede crecer entre los escombros de una mina abandonada. Basta con que durante el descanso de la comida uno de los trabajadores haya tirado allí el corazón de una pieza de fruta.

Había unos carteles que no solían faltar en los pasillos y escaleras de mi colegio. Eran llamadas a la lectura. Hablaban de los libros en general y de su poder para abrirnos puertas que daban a otros mundos, invitaciones a la escapada, a refugiarte de una realidad que apenas estabas comenzando a...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ignacio Pato

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí