1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

CARTA DE PARÍS

Zemmour, el nuevo mariscal de la ultraderecha francesa

A seis meses de las presidenciales, el comunicador y polemista judío bereber se ha convertido en el favorito de la Francia ‘eterna’ para disputar el Elíseo a Macron, aunque todavía no se ha declarado candidato

Elizabeth Duval 8/10/2021

<p>Éric Zemmour.</p>

Éric Zemmour.

Luis Grañena

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

No es un desguazador al uso del Estado con formas neoliberales, como nuestra ultraderecha patria, sino casi un estatólatra que se reclama heredero de una línea de grandes hombres (tan diversos hacedores de la Historia como Robespierre, Napoleón, el colaboracionista Pétain o De Gaulle). No es un outsider, sino un polemista que aparece en televisión todos los días, incluso en varias cadenas, especializado en compadrear con los poderosos y con la jet set político-cultural de la que él mismo forma y ha formado parte. Éric Zemmour presentándose a las elecciones presidenciales de la República francesa es el equivalente a Federico Jiménez Losantos comunicando cortésmente a los líderes de las derechas que va a tomar las riendas, que ya se ha cansado de sus tonterías. A finales de septiembre, los sondeos le daban el tercer puesto, un punto o tres por debajo de Marine Le Pen. Ahora, a principios de octubre, ya hay sondeos que dicen que la superaría, llegando a una disputada segunda vuelta con Macron… Y eso que ni siquiera ha confirmado su candidatura. 

Zemmour presentándose a las elecciones presidenciales francesas es el equivalente a Jiménez Losantos comunicando cortésmente a los líderes de las derechas que va a tomar las riendas

Quedan seis meses para las elecciones presidenciales, así que todo puede desinflarse o ir a peor. Los cenáculos –lo han dicho Paris Match, Le Parisien, y periódicos reaccionarios cercanos como Valeurs Actuelles– apuntan a que podría declarar oficialmente su candidatura el 11 de noviembre, aniversario del Armisticio, y a que su candidatura se llamaría, risas, redoble de tambores, Vox Populi. Romperá el tablero de las elecciones francesas. Es más: ya lo ha hecho. Marine Le Pen ya ha respondido virando todo a la derecha para proteger su espacio político: quiere meter en la Constitución francesa el control de la inmigración, la prioridad nacional y la superioridad del derecho francés sobre el derecho internacional. Casi nada.

Éric Zemmour (Montreuil, 1958) no encaja en la imagen clásica de la ultraderecha. Quizá sí en su faceta de señor tradicionalista sentado en plató de televisión, afirmando su odio a las feministas y la necesidad de defender Francia de la inmigración (“legal e ilegal”, dijo recientemente, “como defendía el Partido Comunista Francés hace 50 años”). Lo demás –¿quién iba a imaginarse a un judío bereber al lado de conocidos antisemitas franceses?– entra dentro de su mutación más novedosa: la de incorporar a minorías aquiescentes a los mensajes de odio contra sí mismas. Está por ahí Ignacio Garriga en Vox, maneja en Alemania la política lesbiana y ultraderechista Alice Weidel.

Elogios del viejo Le Pen

Fue la periodista de Le Monde Ivanne Trippenbach quien sacó de Le Pen padre una de las declaraciones más reveladoras sobre la figura de Zemmour: “Nuestra única diferencia es que él es judío, así que es difícil llamarlo nazi o fascista: eso le da mayor libertad”. Es verdad: Zemmour ha dicho, por ejemplo, que el régimen de Vichy protegió a los judíos franceses... Una falacia, pero dicha por un judío. Puede exhibir una fervorosa islamofobia, pero nunca podrán decir de él que se trate de un antisemita. Jean-Marie Le Pen, que ya ha confirmado que apoyará a Zemmour si le va bien en los sondeos, se equivoca, y se equivoca queriendo, porque hay equivocaciones que sólo son formas de camuflar lo que de verdad se quiere decir: la única diferencia entre Zemmour y Le Pen es que él es judío, sí, pero eso cobra aquí un cariz onomástico. La principal diferencia es que Zemmour no se llama Le Pen: el olivo en lengua bereber sustituye a la cabeza bretona y todo el peso diabólico del apellido se esfuma, como cuando Marion, nieta del patriarca, insiste una y otra vez desde 2018 en que la llamen Maréchal, lo cual transmite otro miedito francés: ¿mariscal… quién?. No es poca cosa: según cómo repartan las cartas, apellidarse Zemmour y no Le Pen puede ser la diferencia entre un cordón sanitario o frente republicano y un terremoto político.

Zemmour era omnipresente en el ecosistema mediático francés hasta hace unas semanas, cuando el Consejo Superior Audiovisual declaró que el tiempo que pasara en pantalla debía medirse como si se tratara de un candidato más. Antes de eso y durante años –si sólo valoramos el audiovisual, más de veinte; si contamos su participación en periódicos, lleva formando parte de los medios desde su veintena, o sea, desde los años ochenta– tuvo espacio para propagar y difundir a gusto sus ideas. Pero nadie en Francia se imaginaba que fuera a pasarse al otro lado e intervenir activamente en política. Su candidatura, a principios de 2021, era una improbabilidad, sólo alentada por algunas declaraciones tras la derrota de Marine Le Pen en la segunda vuelta de 2017. 

Entonces llegó la llamada Génération Z, un grupo de jóvenes derechistas que llenó las ciudades francesas de carteles “Zemmour président” a finales de junio, justo después de los resultados de las elecciones regionales y municipales en las que la Agrupación Nacional se pegó un histórico batacazo. Nada surge de la nada, y son acciones muy bien coordinadas, antes de las cuales todo parecía demasiado improbable. Los sondeos empezaron a considerar su participación electoral tras una entrevista en un canal de YouTube cercano a Marion-Maréchal Le Pen. Desde verano, en apenas unos cuantos meses, ha pasado de un 5% a un 17%. Los últimos sondeos declaran que sería él, y no Le Pen, quien pasara a la segunda vuelta contra Emmanuel Macron, si bien en un escenario ajustado. ¿Cómo sabemos que ha dado el pistoletazo de salida? Parecerá una broma: la tradición francesa es sacar libros en campaña electoral. Éric Zemmour lanzó libro el 15 de septiembre, La France n’a pas dit son dernier mot, o Francia aún no ha pronunciado sus últimas palabras, vendió 80.000 ejemplares en cinco días y agotó a toda velocidad una primera tirada de 200.000 ejemplares. Por establecer una comparación: Anne Hidalgo, candidata de los socialistas, también sacó un ensayo personal el mismo día, Una mujer francesa. En los mismos cinco días que Zemmour, 975 ejemplares. Sabemos que las ventas de libros no se traducen en votos, pero cualquier extrapolación puede ser desoladora.

¿Cuáles son sus principales diferencias con Le Pen, más allá del nombre? Una paradoja peligrosísima. Paul-Marie Coûteaux, un colaborador cercano –favorable en un principio a la unión de “soberanistas de ambas orillas”, de izquierda y derecha, y luego a la unión entre Los Republicanos y el Reagrupamiento Nacional–, dijo en Paris Match que su objetivo era recoger los votos de “esos dos franceses de cada tres que confían en la autoridad del Estado, creen que la familia es un padre, una madre e hijos y, por ello, juzgan que es necesaria la unión de las derechas”.

Los Republicanos no pasan por su mejor momento, absorbidos a un lado y otro –aunque con conquistas en las regionales– por una guerra interna no abiertamente declarada entre candidatos que ni siquiera pertenecen al partido y dudan si pasar por primarias o presentarse directamente. El Frente Nacional –ahora Reagrupación–, en su permanente intento de no parecer diabólico ante los electores franceses, sigue de capa caída. En esa circunstancia surgen nuevos monstruos.

El erudito educado

Zemmour se cuida mucho de transmitir la imagen de un erudito, un hombre “educado” y culto –aunque su estilo sea la interrupción constante y su muletilla el “ben voyons” (pues vamos a ver)–, con constantes referencias a la historia y grandeza de Francia, capaz de complacer –aunque su mensaje sea radical– a la burguesía ilustrada mientras “habla claro y sin morderse la lengua”, sin maquillar tanto lo que es como para que el maquillaje sea evidente. Pero ha asumido un discurso complotista que lo coloca, en sus intervenciones televisivas, a la derecha de la Reagrupación Nacional. 

Algunos de los grandes ejes de la política francesa en los últimos años han sido el islam, la inmigración, la seguridad, el comunitarismo y el “islamoizquierdismo”. La propuesta de Zemmour es la más radical del panorama francés: casi siguiendo las palabras de Renaud Camus, afirma que existe un proceso de gran sustitución de la población –en este caso francesa– por población musulmana a través de la inmigración masiva, lo que provocará  –y aquí citamos a Zemmour– que en 50 años Francia pueda parecerse “al Líbano en más grande”, convirtiéndose “en una República Islámica” por culpa del “choque de civilizaciones”. Como judío bereber, es inmune a todo aquel que intente recordarle cuánto suena algo así a la conspiración antisemita del plan Kalergi… Pero gusta a los mismos que hablan de ese plan, ya que el enemigo ha pasado a ser árabe. Y el relato cuadra con su historia de grandes hombres y grandes naciones, con una concepción del mundo en la cual Francia siempre está al borde del abismo hasta que llega alguien para levantarla y hacer que se rebele. Zemmour desea con todas sus fuerzas ser ese hombre. Lo que es peor: lleva tantos años en televisión, se ha instalado en tantas casas y cae tan bien a la derecha tradicional, que sus probabilidades de hacerlo podrían ser mejores que las de Marine Le Pen, a la cual califica tranquilamente como “una moderada”, resistiéndose a llamarla “una progre”.

Lo más probable es que, aunque logre un muy buen resultado, Zemmour no triunfe. Según todos los sondeos, Macron volvería a ganar las presidenciales, pues sale de momento victorioso de todos los posibles duelos en la segunda vuelta. Puede que Zemmour haya alcanzado su pico electoral muy pronto, en septiembre, y se desinfle en la campaña, cuando su discurso se vea confrontado al del resto… Pero sólo quedan seis meses, y no parece que su careo con Mélenchon, el líder de la izquierdista La Francia Insumisa, le resultara en absoluto nocivo. En una esfera política y cultural cada vez más derechizada, como es la francesa, donde incluso el ministro de Interior le dijo a Le Pen que era demasiado suave en materia de inmigración, el surgimiento de figuras como Zemmour era inevitable. Macron parece tranquilo en el Elíseo, pero la ultraderecha francesa vuelve a creer que es posible ganar las elecciones, y para ello tiene un nuevo mariscal. Planea una última duda… Que, aunque no venza, quizá acabe convenciendo.

No es un desguazador al uso del Estado con formas neoliberales, como nuestra ultraderecha patria, sino casi un estatólatra que se reclama heredero de una línea de grandes hombres (tan diversos hacedores de la Historia como Robespierre, Napoleón, el colaboracionista Pétain o De Gaulle). No es un outsider,...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Elizabeth Duval

Autora de 'Después de lo trans', 'Reina' y 'Excepción'.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Fernando

    Gracias por esta magnífica colección de reportajes sobre nuestro país vecino. La "internacional del odio" está muy activa por el mundo globalizado y controlado por la corporatocracia. El revisionismo histórico y los medios de comunicación dependientes de las corporaciones están promoviendo a la extrema derecha.

    Hace 1 mes 23 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí