1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

REPORTAJE

“¡Claro que apoyamos la transición ecológica! Pero no así”

La España vaciada alza la voz contra los megaproyectos de parques eólicos o fotovoltaicos

Israel Merino / Andrés Santafé Madrid , 20/10/2021

<p>Cientos de personas se han manifestado este fin de semana en Madrid contra los megaproyectos de renovables en las zonas rurales.</p>

Cientos de personas se han manifestado este fin de semana en Madrid contra los megaproyectos de renovables en las zonas rurales.

I.M. / A.S.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Pepe el Rubio no llega a los setenta años. Tiene acento granadino y arrugas de preocupación en los ojos. También tiene diez hectáreas de terreno en Caniles, cerca de Granada. “He sido agricultor toda mi vida”, asegura. Desde el 20 de marzo de este año, su futuro y sus tierras peligran. “Mi nombre apareció en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía. Me daban dos opciones: o alquilaba o me expropiaban la mitad. Si alquilo, mis árboles, que los planté con mis propias manos en el 94, morirán”. A Pepe el Rubio, como a otros muchos agricultores de la España rural, Capital Energy quiere comprarle sus tierras para colocar paneles solares. La compañía, creada por Jesús Martín Buezas –que estuvo casado cinco años con una hija de Florentino Pérez–, tiene en marcha más de 400 proyectos de parques de tecnologías de energía eólica y fotovoltaica en 44 provincias españolas y 11 distritos de Portugal, según explican en su página web. Cuando esta empresa decidió iniciar el proyecto, Pepe el Rubio no pudo dar su opinión, pues nadie le quiso preguntar. “Estoy a favor de la energía renovable, pero no así. Esto es una injusticia que solo va a enriquecer a los de siempre”. 

La plataforma de su localidad es solo una de las más de 180 que el pasado sábado 16 de octubre se dieron cita en Madrid para reclamar una transición ecológica justa y sobre la que puedan decidir. La convocatoria, impulsada por la Alianza Energía y Territorio (ALIENTE), llevó al centro de la capital sus pancartas y esculturas de papel maché con el fin de visibilizar un problema que está haciendo impensable la vida en cantidad de puntos de la España vaciada. Más de cincuenta autobuses acudieron de todo el territorio: la organización se mostró gratamente sorprendida por la respuesta ciudadana. Congregaron entre 5.000 y 8.000 asistentes. 

A pesar del gran número de organizaciones que se dieron cita y de lo aparentemente diferentes que son sus lugares de proveniencia, los paralelismos asoman nada más hablar con los afectados. Para cumplir con los requisitos de la Agenda 2030, aprobada en 2015 por los países miembros de Naciones Unidas, y el Plan España 2050, presentado por Pedro Sánchez, España necesita ampliar de forma drástica su despliegue de energías renovables. A priori, esto no debería suponer ningún inconveniente, pero el problema aparece cuando se lleva a cabo utilizando el mundo rural como una macrofactoría cuyo objetivo es abastecer a los núcleos urbanos. Además, esto se hace sin respetar su paisaje natural y su patrimonio cultural e histórico. Los vecinos, se quejan los manifestantes, suelen tener escasa capacidad de decisión sobre lo que ocurrirá en sus tierras o al lado de sus casas.

ALIENTE nace de una preocupación común ante una transición ecológica que consideran injusta. “El modelo de renovables que se busca imponer no cumple los objetivos para los que fue creado”, sostiene Diana Osuna, portavoz de la plataforma. Defienden una alternativa de renovables que acerque las fuentes de producción a las de consumo y que se base en el ahorro energético, la eficiencia y el autoconsumo en el medio. Denuncian la implantación de un colonialismo energético en el que las grandes ciudades hacen las veces de metrópoli mientras los pueblos, sin voz ni voto, son expoliados a cambio de prácticamente nada. “Es inútil”, sentencia Osuna: “El despliegue de renovables que se plantea solo conseguiría reducir las emisiones un 23%, cuando es necesario un 55%”.

Manifestación en Madrid contra los megaproyectos de renovables en las zonas rurales. // Fuente: I.M. y A.S.

Manifestación en Madrid contra los megaproyectos de renovables en las zonas rurales. // Fuente: I.M. y A.S.

Una de las asociaciones integradas en ALIENTE que se ha acercado a Madrid es la Plataforma en Defensa de las Montañas. “El enemigo está dentro. Dentro del Gobierno de Aragón, quiero decir”, afirma Rosa, una mujer de mediana edad de la comarca de Matarraña, en el este de Teruel. De fondo, mientras Rosa hace sus declaraciones, los vecinos pitan y mandan “cariñosos” saludos al presidente de Aragón.

En su tierra, una pequeña zona natural que vive casi en su totalidad del turismo, Capital Energy también planea instalar un macroparque eólico con molinos de hasta 220 metros. Molinos que, critica Rosa, se cargarían no solo el paisaje natural, al que, asegura, todo el mundo tiene derecho, sino su forma de vida. “Allí vivimos del turismo. Nadie querrá venir a un sitio en el que lo único que se pueda ver en el horizonte sean unos molinos gigantes”.

“Todo esto es culpa del capitalismo voraz. Es empobrecer a la población para enriquecer a los de arriba. A los de los despachos. Aragón ya produce más energía de la que consume. Cuando hablan de riqueza y prosperidad, es mentira. Estas construcciones, a nosotros, solo nos traerían problemas”, añade.

Teruel Existe también acudió a la manifestación Renovables Sí pero No así en Madrid. // Fuente: I.M y A.S.

Teruel Existe también acudió a la manifestación Renovables Sí pero No así en Madrid. // Fuente: I.M y A.S.

En un país en el que existen dos países, una España vaciada y una súper poblada, estas medidas para una supuesta transición energética perpetuarían el centralismo y el consumismo desproporcionado de las grandes ciudades.  Las zonas rurales, que volverían a sufrir la desconsideración gratuita de los centros, serían las que tendrían que pagar el pato y seguir manteniendo, a través de la destrucción de sus tierras y economías, un sistema basado en el expansionismo sin miramiento.

Una transición, en general, que no sería justa. Los manifestantes no solo se quejan por la destrucción de sus paisajes y formas de vida, sino porque nadie les ha preguntado. “Las renovables muy bien, pero no así, poniéndonos cincuenta molinos en la puerta de nuestras casas. Nadie nos ha venido a decir si estamos de acuerdo o no”, asegura Vanesa Ana, otra manifestante que viene de la sierra del Maestrazgo.

“En concreto, en nuestra comarca quieren meternos la mitad de los aerogeneradores previstos para cumplir con los objetivos eólicos de la Agenda 2030”, critica esta joven de veinte años que asegura que ella y sus vecinos están “completamente de acuerdo con el ecologismo, pero vemos algo muy contradictorio que se apueste por destruir el monte para colocar molinos gigantes. Nuestra forma de vida, además, centrada en el turismo rural, se vería completamente destrozada. Hay ingenieros de montes de Teruel que se han opuesto a las eléctricas, que han firmado informes en los que manifiestan que es insostenible lo que nos quieren hacer, pero no les hacen ni caso. Pedimos que estas construcciones se repartan por todo el territorio, no solo en nuestras zonas. Esto no compensa”.

Pero, si ante el avance de estos grandes proyectos energéticos la población se muestra reticente, ¿qué es lo que proponen si no quieren placas solares o gigantescos molinos de fibra de vidrio?

“¡Pues claro que apoyamos la transición ecológica! ¡Claro que queremos energía limpia! Pero no así”, asegura Alfonso, un agricultor de mediana edad que ha venido desde Cúllar, Granada, y que es asociado en la plataforma Agrasana.

En Cúllar, la idea de Capital Energy –este proyecto se englobaría dentro del mismo que afecta a Pepe el Rubio, vecino de Caniles– es expropiar terrenos para llenar el pueblo de paneles solares, según cuentan los afectados. “Quieren colocarlos por todos los caminos. En todo los sitios. Ahora ya no vamos a tener tierra, sino metal”.

“Lo que nosotros pedimos es producir lo que se vaya a consumir en nuestra tierra, no ser la central energética de la ciudad. ¿Por qué tenemos que pagar los platos rotos los de siempre? Creemos que lo mejor es montar un sistema basado en el autoconsumo”.

“Encima, vienen y nos acusan de no querer prosperidad. Nos engañan y nos dicen que esto va a traer riqueza al pueblo, pero qué riqueza va a ser. Montarán los paneles, traerán a cuatro expertos de la ciudad para llevarlos y el pueblo se morirá. Un vacile”, concluye Alfonso.

Todas estas asambleas y asociaciones vecinales se manifiestan, principalmente, por la decisión que ha tomado Capital Energy de construir en sus tierras. Pero ¿quién está detrás de este grupo que pretende, junto a otros, capitalizar y convertir la España rural en una macrocentral que abastezca ciudades y bolsillos?

Este grupo empresarial, fundado en 2002 por el empresario Jesús Martín Buezas, está intentando convertir su firma en uno de los buques insignias de las energías limpias. Su modus operandi ha variado desde su nacimiento. Antes se limitaba a tramitar proyectos  pero ahora quiere desarrollarlos y operarlos: meterse de lleno en los grandes proyectos de renovables (sobre todo, en el sector eólico) que salen a subasta en España, utilizando pequeñas filiales sin empleados, como Green Capital Power. A través de su grupo, Martín Buezas ya ha conseguido más de 400 proyectos, solo en España. En el último ejercicio presentado, el de 2019, obtuvo unos beneficios de 20 millones de euros. Entre quienes se mueven en el sector, Martín Buezas ya es considerado “el rey Midas” de las renovables. 

Otro grupo de manifestantes lleva camisetas estampadas con molinos ensangrentados: “Otra vez no en Sayago”, reza su pancarta. Quienes habitan esta comarca del suroeste de Zamora se pasan unos a otros la patata caliente de hablar con los medios. Finalmente, le toca a Olivia, que expone con preocupación el proyecto que les afecta: “Quieren instalar 66 molinos de 240 metros de altura, los más grandes de toda Europa”. 

Este macroproyecto pretende llevarse a cabo en la Reserva de la Biosfera Transfronteriza Meseta Ibérica, un pequeño paraíso desconocido. Además de que “pagan poco y menos por cada molino y van a destruir toda nuestra economía”, a los inversores, la empresa belga Windvision, se les ha condonado el 95% de los impuestos, expone Olivia con una mezcla de enfado y resignación. Llueve sobre mojado, ya que Sayago lleva durante las últimas décadas sufriendo los bandazos que se han ido dando en política energética: antes de la eólica se instalaron centrales hidroeléctricas, nucleares y térmicas. Un no parar.

La Comunidade de Montes Lórreos en la manifestación de este fin de semana (Madrid). // Fuente: I.M. y A.S.

La Comunidade de Montes Lórreos en la manifestación de este fin de semana (Madrid). // Fuente: I.M. y A.S.

“Quítannos un e póñennos outro, no nos deixan vivir”. María viene de Engrobas, en el interior de A Coruña. Allí también han sufrido el impacto de las distintas centrales energéticas. La planta térmica que antes había cerró y ahora llega el turno de los molinos. Colocados muy cerca de las viviendas, atacan de forma directa a una población que se dedica a la agricultura, a la ganadería y al turismo sostenible. “Nos queremos unha aldea normal”, dice esta mujer, recia trabajadora de la huerta, mientras cuenta cómo algunos de sus vecinos han sufrido la expropiación de sus terrenos. “É unha inxustiza”.

Mientras discurre la manifestación entre Atocha y Sol, algunos vecinos se paran a observarla, entre ellos Alberto, un joven madrileño que ve bien “que los pueblos luchen por lo que es suyo, si no les hacen caso”. “Creo que en la capital no nos damos cuenta de los problemas que tienen en los pueblos”, dice.

“Al lado de mi casa hay una incineradora que podrían mandar a tomar por saco”, interrumpe su acompañante. Siempre tiene que haber alguien que se coma el marrón. Lo bueno sería que no se lo comieran siempre los mismos.

Pepe el Rubio no llega a los setenta años. Tiene acento granadino y arrugas de preocupación en los ojos. También tiene diez hectáreas de terreno en Caniles, cerca de Granada. “He sido agricultor toda mi vida”, asegura. Desde el 20 de marzo de este año, su futuro y sus tierras peligran. “Mi nombre...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Israel Merino / Andrés Santafé

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí