1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Recuerdos

Traducciones, traiciones y transiciones. Del 15M a Podemos

Los dos filósofos rememoran el 15M con el afán de descubrir el ‘punto de vista’ de ese momento para entender la historia reciente y orientarse en el presente

Amador Fernández-Savater Germán Cano 4/12/2021

Acacio Puig

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Volver a la secuencia política 15M-Podemos no tiene que ver necesariamente con la nostalgia, sino con la intuición de que allí hay un punto de vista para entender la historia española reciente y orientarse en la incertidumbre del presente. Es el presupuesto de este diálogo entre Germán Cano y Amador Fernández-Savater, que se encontraron en el 15M, se “desencontraron” durante la etapa de asalto institucional y ahora vuelven a todo aquello para pensar desde una amistad sostenida. El punto de partida fue La fuerza de los débiles (Akal), el libro-balance de Fernández-Savater, y las dos intervenciones se estructuraron en tres puntos: miedo, traducción y pedagogía. El acto tuvo lugar el 19 de noviembre en la librería Enclave de Madrid, fue organizado por el Instituto de Estudios Culturales y Cambio Social y el audio del debate completo puede escucharse aquí.    

********

Germán Cano, miembro del IECCS:

Digámoslo de entrada: es de agradecer que hoy, cerrando 2021, amigos como Amador regresen al “laberinto español” con voluntad de balance. Se agradece porque necesitamos más que nunca extraer aprendizajes en un momento en el que nuestro país parece definirse por una estructura sentimental de regreso melancólico. ¿No volvemos a antiguos imaginarios y surcos históricos puestos en cuestión provisionalmente durante el 15M? En este sentido hay un destacable valor simbólico en la imagen de Pablo Iglesias interviniendo como protagonista en la última fiesta del PCE. Una “vuelta a casa” respetable, pero que limita un posible relato del ciclo 2011-2021 al punto de vista de los hechos consumados, como si la astucia de la razón histórica hegeliana hubiera aprovechado las bisoñas pasiones de la “nueva política” para regresar al hogar.

Asimismo, ¿no expresa la incapacidad de “hacer memoria” de lo ocurrido durante este ciclo 2011-2021 un signo de ese péndulo euforia/depresión al que nos invita el modo de vida neoliberal?

Miedo

No es exagerado hablar del miedo como el “régimen afectivo” de la Transición española. Enrique Tierno Galván, figura fundamental del socialismo ilustrado y protagonista político, escribió en 1987 un evocador prólogo del Leviatán, de Thomas Hobbes, donde avanza una reflexión sobre el miedo político que yo leería en clave nacional. “El miedo político es en intensidad el más embargante y limitador de los miedos posibles. Para quien vive el miedo político nada conserva su sitio ni su cualidad. El mundo se transforma en ojos y cadenas; unos vigilan, otras atan. Es, al mismo tiempo, miedo mental, en cuanto nace de la previsión del futuro; miedo psíquico, en cuanto tememos incurrir aquí y ahora en la ira de quien posee el poder, y miedo moral en cuanto hace que nos temamos a nosotros mismos, pues nuestra propia valoración está disminuida y manchada por la conciencia de que tenemos miedo”. 

No es exagerado hablar del miedo como el “régimen afectivo” de la Transición española

Este horizonte hobbesiano de nuestra cultura política se invoca una y otra vez en un específico discurso liberal de la CT (digo “específico”, porque en España se reivindican poco otros usos liberales de la modernidad). Un marco que, por ejemplo, ha determinado tramposos debates historiográficos entre una historia supuestamente guiada por el rigor objetivo y una memoria afectiva, usurera y oportunista.

Un ejemplo que cita Amador es el maravilloso chiste de Hermano Lobo. Un político, dirigiéndose al pueblo, le espeta “¡O nosotros o el caos!”. “El caos, el caos!” replica el pueblo. A lo que el político contesta: “¡Es igual, también somos nosotros!”. Tiene razón Amador en destacar cómo esa atmósfera heterónoma de miedo se disolvió durante el 15M y sería interesante profundizar aquí en qué sentido la acusación de “adanismo” arrojada contra el movimiento también tenía una cara emancipatoria.

Lo que no termino de ver, por mi interés por la lectura gramsciana de las transiciones, es una lectura del R78 como una simple maniobra del poder “de los fuertes”, como un orden cuya lógica se reproduce simplemente como neutralización del “poder de los débiles”. Quiero decir: aun a pesar de las fisuras, ¿el “consenso” no fue también querido por una gran parte de la población? ¿La “fuerza” de la Transición no fue esa? Plantear que el R78 se apuntala solo desde un escenario hobbesiano, ¿no conduce a no percibir la dinámica aspiracional de deseo de futuro de parte de la sociedad? Como ha señalado Edu Maura en su magnífico Los 90. Euforia y miedo en la modernidad democrática española (Akal, 2018), ¿no se ha definido la estructura sentimental de la historia española reciente por una oscilación entre el miedo –a regresar– y la euforia –de la huida hacia adelante?–. ¿Entre el miedo y la aspiración, pues, más que “miedo o caos”?

Pedagogía

Puede que una posible “lección” del ciclo sea entender que el éxito de una propuesta no habla tanto de su verdad como de su carácter de síntoma como malestar de esa sociedad. Esto lleva a diferenciar la pedagogía de toda apología del éxito.

Sigo creyendo que el enorme desafío del primer Podemos tenía que ver con la necesidad política de impulsar una construcción popular con voluntad hegemónica bajo condiciones materiales y subjetivas determinadas por el sentido común neoliberal. Y esto planteaba un programa de intervención –una pedagogía política– que entendía las limitaciones de la crítica autonomista a la representación y su idea de la “indignidad de hablar por los otros”. Era preciso hablar mejor por los otros; era preciso asumir los riesgos de la lógica del liderazgo e intervenir en la esfera pública mayoritaria, la televisiva.

En su análisis Amador subraya, y no le falta razón en algunas críticas, cómo una mala pedagogía comunicativa, en lugar de emancipar, reduce a la pasividad y forja una militancia disciplinaria de “soldados”. Aunque reconoce la posibilidad pedagógica –recurre a la tesis freudiana de la “educación imposible”–, no termino de  aceptar, posiblemente por limitaciones teóricas mías, su diferencia entre traducción “corporal” y lingüística, como si el discurso tendiera más a coaptar la voluntad “desde arriba”.

Entiendo la necesidad política de Amador de volver sobre el problema estratégico de la fuerza, aunque, creo, su significativa vuelta a Glucksmann y su idea de “plebe” nos lleva a entender el poder desde los parámetros franceses de la derrota del 68: fuera todo Hegel, fuera toda “negatividad” por abstracta (polarización del partido), fuera toda vanguardia y una limitada comprensión del trabajo cultural de Gramsci como mera pedagogía leninista. ¿Es la fuerza “mala” solo la que se deja seducir oscuramente por la impaciencia, el éxito, por la eficacia, por las añagazas de la “fuerza de los fuertes”? No lo creo, o al menos creo que responder a esa importante cuestión implica hacer un doble trabajo de traducción: del poder constituyente sobre el poder constituido, pero también desde el poder constituido sobre el poder constituyente. ¿No hay impotencias propias en la “fuerza de los débiles”?

Traducción

Se ha hablado de Podemos como “la traducción institucional” del 15M. Amador hace bien en profundizar en el sentido concreto de este gesto. En la medida en que reflexiona sobre el tránsito de un “sí se puede” plural, horizontal, cuidadoso, potente en su articulación de “flaquezas”, a un “Podemos”  prepotente –más por su apresurada fascinación por la lógica del poder del adversario que por mala fe–, nos interpela de forma honda a todos quienes vivimos, sufrimos y nos apasionamos por esa transición, donde quizá también nos autoengañamos, nos traicionamos o huimos de nosotros mismos abrazando una erótica del poder vertiginosa, tan seductora como agotadora.

Podemos no pudo sostener en el tiempo, por diferentes causas, su inicial programa gramsciano de articulación hegemónica y llegar así a amplias capas sociales y culturales

¿Desactivó Podemos, con su traducción, la “fuerza de los débiles” del 15M? Creo que la forma de hacer esta pregunta eclipsa otro debate: en qué sentido Podemos no pudo sostener en el tiempo, por diferentes causas, su inicial programa gramsciano de articulación hegemónica y llegar así a amplias capas sociales y culturales. Me parece percibir a veces en el esquema teórico de Amador quizá una deuda excesiva con un planteamiento que separa medios y fines, la “potencia constituyente” de la fuerza de los débiles y el “poder constituido” de los fuertes. Cuando la política se hace desde el segundo, no hay otra posibilidad que no sea la de la “mala traducción”.

Aquí se abre una cuestión compleja: en qué medida la forma del discurso “poderoso”, presto a traducir e instrumentalizar ciertos contenidos populares desde abajo, necesariamente tiene que satisfacer alguna expectativa de gratificación por parte de estos para buscar su asentimiento (la hegemonía aquí se distingue del uso directo de la fuerza). En otras palabras, si la “fuerza de los débiles” termina casi siempre seducida y coaptada por la fuerza de los poderosos, ¿no es porque la “fuerza de los poderosos”, en lugar de ser solo manipuladora, tiene algo en común con la “fuerza de los débiles”? Introducir aquí otra perspectiva dialéctica de la fuerza conduce, creo, a otras posibilidades.

Amador Fernández-Savater:

Gracias Germán, he disfrutado enormemente escuchándote. Lo mejor que le puede pasar a alguien que escribe es encontrar a alguien que lea, que ponga atención y sepa escuchar. Un lector vale por un millón de likes. Paso ahora, no a contestarte, sino a decir algunas palabras sobre los tres puntos que habíamos pactado.

Miedo

Vivimos una democracia bajo amenaza. ¿Qué significa? En primer lugar, una democracia limitada, una democracia donde lo que es posible discutir y hacer tiene límites severos: en el ordenamiento territorial, en el poder económico, en la judicatura, etc.

Esos límites no son, como argumenta la Cultura de la Transición, fruto del diálogo y el acuerdo, sino privilegios y pactos preexistentes, límites a priori del diálogo. El consenso, que la Cultura de la Transición tanto alaba, es la sacralización de unos límites intocables.

Por tanto, lo que se llama “diálogo social” tiene trampa: se da en el interior de límites estrechos y rígidos que no pueden cuestionarse. Para cambiar algo, hay que negarse al diálogo, darle la espalda. Ese es el significado profundo del grito del 15M: “PSOE, PP, la misma mierda es”.

En segundo lugar, esa democracia limitada es al mismo tiempo una democracia temerosa. La amenaza que inocula el miedo plantea, efectivamente, “esto o el caos”. Es decir, si se cuestionan los límites establecidos habrá un retorno al estado de guerra entre conciudadanos. Esos límites, no lo olvidemos, son privilegios de las oligarquías –judiciales, políticas o económicas– cristalizados, naturalizados.

La guerra civil es el fantasma constitutivo de nuestra democracia, nunca hemos salido verdaderamente de ella

Todo dentro de los límites, nada fuera. Fuera de ellos, la nada. La guerra civil es el fantasma constitutivo de nuestra democracia, nunca hemos salido verdaderamente de ella. Los que vayan demasiado lejos en sus cuestionamientos serán enviados inmediatamente a las tinieblas exteriores, señalados como guerracivilistas, amigos de los terroristas, antisistema, chalados, etc.

La cultura de la Transición no es sólo un retórica del consenso, una promesa seductora de bienestar y progreso, sino también una amenaza de muerte. Miedo y esperanza, spes y metus, dos caras de la misma moneda. El discurso del rey en navidades y el discurso del rey del 3 de octubre de 2017, la sonrisa de Pedro Sanchez y la tanqueta en Cádiz. Bajo todo Pedro Sánchez, se disimula siempre un Abascal.

¿Qué es el miedo? El miedo, como sabe la sabiduría popular, se nos mete en el cuerpo. Es un asunto del cuerpo. Sella los límites de lo posible en nuestra propia piel.

¿Cómo? Desafectándonos. El afecto es la fuerza singular que nos pone en movimiento y nos vincula, más allá del interés. El miedo congela los afectos y bloquea de ese modo cualquier desborde, tanto personal como colectivo. Nos separa de lo que sentimos y podemos. Nos separa de lo que sentimos y podemos en común. Inhibe y atomiza.

Por tanto, sólo un despertar de los cuerpos puede desafiar y desplazar los límites de lo posible. La activación del cuerpo con respecto a uno mismo, la activación del cuerpo con respecto a los demás. Potencia y solidaridad, capacidad y sensibilidad común: es la fuerza de los débiles.

Eso fue el 15M, la fuerza del 15M. La capacidad de afectar los cuerpos. De propiciar un despertar de los cuerpos, tanto el de cada uno como el cuerpo común. “Dormíamos, despertamos” se refiere al cuerpo, no sólo a la conciencia. 

Traducción

¿Qué pasó en la traducción institucional de 15M por Podemos? Creo que los cuerpos volvieron a dormirse. El pasaje a la representación nos colocó en posición de espectadores, de opinadores, de fans y de followers, de adoradores del Líder, etc.

Se volvió a instalar la escisión fundamental, base de la dominación, entre cuerpo y palabra, cuerpo y gesto. En las redes sociales se puede criticar despiadadamente todo y que nada cambie, la palabra crítica no compromete el cuerpo, opinar sale gratis.

El cuerpo queda desactivado en favor de la opinión y la gesticulación. El afecto, que nos mueve y desplaza, queda reducido a emoción: el subidón de un mítin, de un zasca en la tele, de un tuit. Pero sin afectos –mucho más sutiles, invisibles, silenciosos que las emociones– no hay transformación personal ni colectiva. Y así los límites de lo posible se fijan de nuevo.

La “batalla cultural” de Podemos toma los contenidos del 15M, pero hace lo contrario: jerarquiza y restringe el ámbito de la política

¿Qué significa traducir? No es una operación obvia. Se puede traducir el signo, se puede traducir el ritmo. Traducir el signo es traducir el lenguaje como información: palabra por palabra, con ayuda del diccionario. Traducir el ritmo es recrear la energía que el cuerpo del que escribe puso en el lenguaje: traducir el “fraseo” propio de un autor, con escucha singular.

¿Qué tipo de traductor fue Podemos? Yo diría que fue un traductor del signo. Tradujo el 15M como información, bajo la unidad mínima de la demanda. “Se trata de traducir demandas”, decía Germán en una conversación con Jorge Alemán, “articular intereses bajo un discurso que pueda representarlas, trabajar comunicativamente” (Del desencanto al populismo, Ned ediciones). Esa traducción traduce en el mejor de los casos el qué (lo que se quiere), pero no el cómo (cómo se quiere).

¿Cómo hace el 15M? Abre la política a cualquiera, politiza cualquier espacio (un barrio o una plaza, un hospital o una escuela luego con las mareas). Cualquiera puede interrogar la vida en común, cualquier espacio puede ser el lugar donde se piense cómo vivir juntos (es decir, la política).

La “batalla cultural” de Podemos toma los contenidos del 15M, pero hace lo contrario: jerarquiza y restringe el ámbito de la política. Reparte el mundo entre la sociedad que tiene demandas y la política que las satisface, entre los creadores de relato y la opinión pública, entre los sujetos del enunciado y los objetos de la enunciación.

En la desactivación de los cuerpos, el miedo vuelve a sellar los límites de lo posible en cada uno y en todos.

Pedagogía

Me parece que el fenómeno más relevante de los últimos años es el “enfriamiento” de los cuerpos, ya casi congelados en pandemia. Un enfriamiento de lo que en el 15M llamábamos “el clima”, es decir, una cierta temperatura. Congelación de una activación singular y colectiva, ser protagonistas de nuestra propia vida. Congelación de una sensibilidad igualitaria hacia lo común, la empatía y la solidaridad con los más débiles: desahuciados, recortados, privatizados.

Vox viene de este frío. De esta generalización de un cuerpo-víctima, de un cuerpo pasivizado que espera soluciones exteriores y busca chivos expiatorios.

Pero, ¿acaso se puede mantener el calor? Hay quien dice que es imposible, que “no se puede vivir siempre movilizado”. Son argumentos que quedan atrapados en la alternativa entre “movilización permanente/ burocratización”.

Sin embargo, hay prácticas que a diario escapan de esa alternativa. Prácticas educativas, prácticas curativas, prácticas sociales que tienen lugar todos los días, sin glaciar los cuerpos, esto es, sin convertirlos en objetos. Son las “actividades imposibles” de Freud.

Modos de enseñanza donde el sujeto que aprende vive su propia aventura intelectual. Modos de curación donde el sujeto dañado aprende a leerse a sí mismo y a convertir el sufrimiento en energía de transformación. Prácticas sociales donde la organización cotidiana convive con una pregunta permanente por el sentido de lo que se hace.

Se trata entonces de inventar una experiencia política similar, instituciones donde lo instituido no se cierre sobre lo instituyente y lo bloquee, caminos para superar la alternativa fatal entre movilización efímera y representación burocratizada, modos de habitar personal y colectivamente la interrogación de lo común.

Volver a la secuencia política 15M-Podemos no tiene que ver necesariamente con la nostalgia, sino con la intuición de que allí hay un punto de vista para entender la historia española reciente y orientarse en la incertidumbre del presente. Es el presupuesto de este diálogo entre Germán Cano y Amador...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Amador Fernández-Savater

Es investigador independiente, activista, editor, 'filósofo pirata'. Ha publicado recientemente 'Habitar y gobernar; inspiraciones para una nueva concepción política' (Ned ediciones, 2020) y 'La fuerza de los débiles; ensayo sobre la eficacia política' (Akal, 2021). Sus diferentes actividades y publicaciones pueden seguirse en www.filosofiapirata.net.

Autor >

Germán Cano

Profesor de Filosofía Contemporánea (UAH).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. joamella

    Respecto del discurso de Germán, otra cosa no es, solamente puedo decir que hasta la mayoría de los que asistieron al acto no se enteraron de lo que decía. Todo, asolutamente todo, se hubiera podido decir en un lenguaje no solamente más entendible, sino, especialmente, más útil y profundo. Allá él con su forma de hablar. Respecto a Amador, la respuesta es ¿Y ahora qué?

    Hace 1 mes 13 días

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí